new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Atardece en Zaragoza | by vivas12
Back to photostream

Atardece en Zaragoza

Foto tomada por Jesús Tejón: www.flickr.com/photos/121309437@N03

 

Foto Procesada por Víctor Usieto: www.flickr.com/photos/vivas12/

 

Típica postal del Ebro al su paso por Zaragoza, con el Pilar de fondo, el Puente de Piedra y la Catedral de la Seo. Posiblemente los custro emblemas mas conocidos de Zaragoza, aunque en la foto se puede ver otras edificaciones importantes, como La Lonja o parte de la Torre de San Juan de los Panetes

 

La Catedral-Basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza es un importante templo barroco de España. Según la tradición, se trata del primer templo mariano de la Cristiandad, puesto que en él se conserva y venera el pilar —en realidad, una columna de jaspe— que, según la tradición, fue puesto por la Virgen María quien, viviendo aún en Jerusalén, se habría aparecido en carne mortal al apóstol Santiago el día 2 de enero del año 40. La historia documentada del templo se remonta al siglo IX, cuando según la Historia del traslado de San Vicente de Aimoino, se atestigua la existencia de una iglesia mozárabe en Saraqusta dedicada a Santa María en el mismo lugar en el que actualmente se encuentra la basílica barroca. En torno a este templo se articulaba una de las comunidades de cristianos de la ciudad.

 

El volumen exterior de la Basílica del Pilar alcanza proporciones majestuosas. A lo largo de los siglos, y sobre todo desde la edificación barroca, el templo ha ido engrandeciendo su silueta con el alzado de cúpulas y de torres en sus ángulos.

 

Posee en la actualidad once cúpulas techadas con tejas vidriadas de colores verdes, amarillos, azules y blancos. Una central, en la confluencia entre la nave y el tramo centrales de la iglesia —que consta de tres naves y siete tramos—; dos más pequeñas situadas a ambos lados, en los tramos segundo y sexto, sobre la Santa Capilla y el Coro Mayor; y cuatro menores rodeando en los ángulos a estas dos cúpulas medianas, sobre los tramos primero, tercero, quinto y séptimo de ambas naves laterales. Además, entre los contrafuertes se cierran capillas rematadas con linternas. Las torres, alzadas en su mayor parte en el siglo XX, alcanzan los noventa y ocho metros de altura.

 

La Catedral de la Seo levantada junto al Ebro, bajo la advocación de San Salvador, primera catedral cristiana de Zaragoza, está construida en el solar del antiguo Foro romano de Caesar Augusta, de la iglesia visigoda y de la mezquita mayor de Saraqusta, de cuyo minarete todavía perdura la impronta en la torre actual. El edificio fue comenzado en el siglo XII en estilo románico integrado en la mezquita aljama y ha sido objeto de muchas reformas y ampliaciones por lo que encontramos una abigarrada yuxtaposición de estilos que van desde el románico hasta el neoclásico, del siglo XII a finales del siglo XVIII, pasando por el mudejar y el barroco

 

El exterior de los ábsides de la que fuera mezquita mayor de la ciudad árabe denota en su tramo inferior su inequívoco origen románico en cuanto a su reforma cristiana se refiere. El interior de los ábsides, se conservan dos de los tres originales, conserva, en su decoración y estructura, aunque camuflada por posteriores añadidos, su prístino carácter románico original, de finales del siglo XII, con un interesantísimo grupo escultórico en las arquerías.

 

Junto a los ábsides se hallan los magníficos paneles de ladrillo de la llamada parroquieta de San Miguel, obra fundamental del mudéjar aragonés y construida en el último tercio del siglo XIV. Esbeltos arcos mixtilíneos y un complejo encaje geométrico semejan un rico tapiz árabe en el que se engarzan bellísimos mosaicos y piezas cerámicas.

La obra mudéjar se continúa a través de la tracería calada de los ventanales que se abren por encima de los ábsides, rematado todo el conjunto por el exterior del audaz cimborrio de principios del siglo XVI.

 

Completan los elementos exteriores más interesantes del templo la torre barroca, construida en las últimas décadas del siglo XVII, y la portada neoclásica, iniciada en 1786 sobre la mudéjar original.

 

El Puente de Piedra está situado en el mismo lugar que el puente romano, el actual es gótico del siglo XV. De historia muy accidentada a causa de las crecidas del río y los avatares de la historia, ha sufrido numerosas remociones. Actualmente posee siete arcos vistos y uno oculto bajo la calle que transcurre a la orilla del río.

 

De origen romano, es el puente más antiguo que se conserva sobre el río Ebro, pues puede datarse ya en el siglo I de la Era. Se levantó en el mismo lugar donde hoy se encuentra el actual, de época bajomedieval; un proyecto de gran envergadura que requirió incluso la ayuda del papa aragonés Benedicto XIII, más conocido como el papa Luna, para la concesión de permisos de extracción de material y construcción.

 

Ha sido restaurado en numerosas ocasiones debido a las crecidas del Ebro: una en 1580, cuando se acometieron las reparaciones en las pilas y los tajamares; otra en 1659, bajo la dirección de Felipe de Busignac y Borbón; y, en el siglo XVIII, cuando se levantó, primero, el petril de la margen izquierda, para proteger el Convento de San Lázaro y, segundo, el petril de la margen derecha, para proteger El Pilar de las venidas de El Ebro.

 

Después de los Sitios, las tropas francesas volaron el arco más próximo al Arrabal (margen izquierda), en un intento de ganar tiempo bajo la persecución de los zaragozanos; una cruz sobre la segunda pilastra rememora a los héroes Boggiero y Sas.

 

En la última remodelación, del siglo XX, se dispusieron, en los extremos, los cuatro leones de bronce, obra del escultor Francisco Rallo.

 

También se le llama Puente de los Leones, por las cuatro estatuas de leones en bronce realizadas en 1991 por el escultor Francisco Rallo. Los leones, símbolo de la ciudad, recuerdan a cuatro leones que adornaban el puente hasta principios del siglo XX, cuando se retiraron para ensanchar la calzada.

 

 

23,116 views
891 faves
90 comments
Taken on October 8, 2016