flickr-free-ic3d pan white

Blue Rosita

Desconfigurar la realidad; reintegrarla posteriormente en esa habitación de pájaros y nubes que es tu interior. No hay hecho o situación que no (te) sirva para elevarte -coger aire, pisar la circunstancia, utilizarla como muelle, dar el salto-, extender las manos y alcanzar esa realidad no más cercana ahora por su descenso o retroceso, sino por la talla de tus vuelos -cada vez más altos-.

Me quedo con tu azul, con el limbo azul desde el que todo surge, motor de cortocircuitos mentales y -tímidos- pentagramas neuronales. Todo lo demás es un continuo acto reflejo de las ondas inconformistas propagándose por tu cerebro; ávidas de una mejora que no es posible sin reinvención, sin movimiento como constante inquebrantable. Por eso te mueves, por eso es tan imposible que no seas como eres, cuando el "todo" se queda corto y se convierte en mínimo -un simple mínimo- requerido para la supervivencia. Debo confesar que hay un trocito de tu azul en mí que guardo, que eres tú en mí, inborrable; unas ondas que me llaman, que me invitan a moverme, que me guardan una sonrisa y dicen que todo es posible -aunque ahora no estés aquí y no te pueda ver- si me muevo, simplemente si me muevo, si lo intento una vez más, por ese limbo azul desde el que creas el mundo.

2,812 views
61 faves
27 comments
Taken on December 21, 2009