new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged operación+chamartín

El paseo de la Castellana (denominado en el siglo XIX como Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa) es una de las avenidas de Madrid (España) que recorre la ciudad desde la plaza de Colón, en el centro, hasta el Nudo Norte. Entró en servicio a comienzos del siglo XX. En la primera década del siglo XXI se compone de seis carriles centrales y cuatro laterales. Su trazado inicial correspondía al del antiguo cauce fluvial del arroyo de la Fuente Castellana (fuente que manaba algo más al norte de la actual plaza del Doctor Marañón), hasta los llamados Nuevos Ministerios, donde se encontraba el antiguo hipódromo de Madrid. Desde allí se hizo una prolongación, proyectada en tiempos de la Primera República, hasta alcanzar casi los límites del antiguo pueblo de Fuencarral (hoy barrio de Madrid).

 

Junto con el paseo del Prado y el paseo de Recoletos, la Castellana forma un eje viario fundamental que atraviesa Madrid de norte a sur. Está prevista su prolongación hacia el norte por Fuencarral, dentro de un proyecto urbanístico conocido como «Operación Chamartín».

 

El paseo de la Castellana tiene su origen en la vía que, en dirección sur-norte, flanqueaba la ciudad de Madrid durante los siglos XVII y XVIII: los paseos del Prado y Recoletos. La prolongación hacia el norte de este eje Prado-Recoletos se planteó ya durante la regencia de María Cristina de Borbón, viuda del rey Fernando VII, y madre de la que posteriormente accedió al trono con el nombre de Isabel II.1 Al principio, el Paseo no se denominaba así oficialmente, sino Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa, en honor a la futura Reina Isabel II, y fue terminado de acondicionar en 1834.

 

Los primeros planos de reforma del paseo datan de 1846, pero fue el proyecto del Ensanche diseñado por Carlos María de Castro, el llamado Plan Castro (1857), el que convirtió el conjunto Prado-Recoletos-Castellana, en la principal vía que atravesaba la ciudad de sur a norte. Al oeste quedaba el viejo núcleo de la villa en tanto que al oeste se disponía el ensanche de la ciudad.

Obelisco de la Fuente Castellana. Situado inicialmente en el lugar en el que había estado el pilón que recogía las aguas de la fuente Castellana, en la plaza de Emilio Castelar, posteriormente fue trasladado a la plaza de Manuel Becerra y, en 1970, a su actual ubicación en el parque de la Arganzuela.

 

En 1916 el Gobierno encargó un proyecto de Ensanche al ingeniero Juan Merlo, quien realizó un plano de los nuevos límites de Madrid. Para 1916, Núñez Granés hizo un primer proyecto para prolongar esta vía. Aunque en un principio, se pensó que el trazado debía seguir el curso del cauce del arroyo del Bajo Abroñigal, Núñez Granés propuso que la prolongación de la Castellana fuera en línea recta, cruzada por cuatro plazas, siendo la primera de ellas la de Alfonso XIII.

 

Durante el siglo XIX y los primeros años del siglo XX se construyeron un buen número de palacios, que fueron en su mayor parte derribados hasta los años setenta del siglo XX.

 

En 1926, la Junta Técnica de Extensión aprobó un nuevo proyecto, basado en el de Núñez Granés. A lo largo de la nueva vía –que mediría 5.005 metros– se proyectaron seis plazas. En 1929, el Ayuntamiento convocó un concurso internacional de Ordenación de Madrid, que incluía la prolongación de la Castellana.

 

Tras la Guerra Civil Española, la vía estaba muy dañada y en 1941, el dictador Francisco Franco elaboró el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, en el cual, se proponía la prolongación de la Castellana como una vía triunfal que se llamaría avenida del Generalísimo. Consistía en una amplia avenida con abundantes plazas para ser utilizada en grandes manifestaciones, concentraciones y desfiles político-militares.

 

Tras la muerte de Franco, se planteó la construcción de las torres KIO, eligiéndose el proyecto del arquitecto estadounidense John Burgee. Propuso construir dos torres de cristal y granito de veintisiete pisos cada una y otros dos edificios posteriores de diez plantas. Las torres presentaron una gran novedad: tenían una inclinación de un 15% sobre el Paseo de la Castellana para dar la sensación de una puerta.

 

Lugares singulares del paseo de la Castellana

 

Tras su arranque en la plaza de Colón, el Paseo tiene en ambos márgenes gran cantidad de edificios públicos, especialmente ministerios y embajadas de diferentes países. Son edificios que datan de finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. En este primer tramo, que es sinuoso y más estrecho que los subsiguientes, se encuentran las plazas de Emilio Castelar y del Doctor Marañón.

 

Tras pasar la plaza del Doctor Marañón, encontramos el Museo de Ciencias Naturales y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales en la acera par, y tras la siguiente plaza, San Juan de la Cruz, se encuentran los Nuevos Ministerios, complejo que agrupa varios edificios públicos.

 

Una vez pasados los Nuevos Ministerios, comienza un tramo de avenida posterior al resto, conocido entre 1952 y 1981 como Avenida del Generalísimo, donde los edificios predominantes son tanto viviendas como oficinas. En este tramo se encuentra el complejo financiero de AZCA, el más importante de la ciudad. Este tramo del paseo está interrumpido por tres plazas: Plaza de Lima, Plaza de Cuzco y Plaza de Castilla.

 

Encontramos en torno a la Plaza de Lima el Palacio Municipal de Exposiciones y Congresos y el estadio Santiago Bernabéu. Además, este tramo incluye dos grandes intercambiadores de transportes, Plaza de Castilla y Nuevos Ministerios.

 

Pasada la Plaza de Castilla, se encuentra el último tramo, con características propias de una autopista urbana, puesto que carece de cruces a nivel y semáforos en la calzada central. En el lado impar se encuentra el nuevo complejo Cuatro Torres Business Area, en los terrenos de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid.

 

Transportes en el paseo de la Castellana

 

En su tramo norte, entre el final y la Plaza del Doctor Marañón, la avenida es recorrida por la línea 10 del Metro de Madrid, con paradas en Begoña, Plaza de Castilla, Cuzco, Lima, Nuevos Ministerios y Gregorio Marañón. Desde la Plaza del Doctor Marañón hacia Colón, no hay ninguna línea de Metro que recorra el eje, pero es cruzado por las líneas 5 en la estación de Rubén Darío y 4 en la estación de Colón.

 

Si bien no hay tampoco ninguna línea de autobuses que la recorra entera, las principales líneas del eje son la 27, que recorre el eje desde Plaza de Castilla hasta Colón, y la 147 que la recorre desde la Plaza del Doctor Marañón hasta la altura del Hospital La Paz. Otras líneas importantes son la 14 que discurre por el paseo entre Nuevos Ministerios y Colón, la 40 que utiliza la avenida entre la Plaza de Cuzco y la Plaza Doctor Marañón, la 45 que tiene paradas entre la Plaza San Juan de la Cruz y la Plaza de Colón, y la 150 que presta servicio desde la Plaza de Lima hasta Colón. Otras líneas que recorren parcialmente el paseo son la 5, la 7, la 12, la 16, la 66, la 67, la 126, la 134, la 135, la 173, la 174, la 176, la 178 y la T62, así como diversas líneas de autobuses nocturnos (N1, N23, N24, L10) y la práctica totalidad de los autobuses interurbanos de los corredores 1 y 7, que al tener la cabecera en el intercambiador de Plaza de Castilla deben usar el último tramo del paseo para salir de Madrid.

 

Por último, en cuanto a transporte ferroviario, el ADIF tiene una estación en Nuevos Ministerios con parada de las líneas C-2, C-3, C-4, C-7, C-8 y C-10 de Cercanías Renfe Madrid. Asímismo, aunque no estén en el Paseo propiamente dicho, las estaciones de Recoletos y Chamartín puede decirse que prestan servicio a los extremos sur y norte del paseo, respectivamente.

 

es.wikipedia.org/wiki/Paseo_de_la_Castellana

 

Paseo de la Castellana (English: The Castilian's Mall), commonly known as La Castellana, is one of the longest and widest avenues of Madrid. It is named after an old fountain that used to exist in Plaza de Castilla. It starts at Plaza de Colón, passes through the Nuevos Ministerios, Plaza de Lima, Plaza de Cuzco, Plaza de Castilla, and ends near the Nudo Norte (North Junction), connecting with the M-30 and the road to Colmenar Viejo. The Paseo de la Castellana is the continuation of Paseo de Recoletos and Paseo del Prado, and these three avenues vertebrate de north-south axis of the city.

 

As part of an ambitious project called Operación Chamartín, it is planned to extend it further to the north, where a big number of railway lines will be dug underground and the area will be transformed with high-rise buildings. This project was recently brought to life again, after many years of debate.

 

To the west of La Castellana lie the districts of Chamberí and Tetuán, and to the east, the districts of Salamanca and Chamartín.

 

Many business, banking and financial buildings are located along La Castellana or its immediate proximity (including, among others, those that form AZCA, Puerta de Europa and the CTBA). Also, many of the most important embassies are located in or around the stretch between Plaza de Colón and Plaza del Doctor Marañón. Other landmarks that can be found along this street are the Nuevos Ministerios complex, where the offices of several ministries of the Spanish Government are located, and the Santiago Bernabéu Stadium.

 

Between 1952 and 1981, the stretch north of Nuevos Ministerios was called Avenida del Generalísimo.

 

en.wikipedia.org/wiki/Paseo_de_la_Castellana

El paseo de la Castellana (denominado en el siglo XIX como Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa) es una de las avenidas de Madrid (España) que recorre la ciudad desde la plaza de Colón, en el centro, hasta el Nudo Norte. Entró en servicio a comienzos del siglo XX. En la primera década del siglo XXI se compone de seis carriles centrales y cuatro laterales. Su trazado inicial correspondía al del antiguo cauce fluvial del arroyo de la Fuente Castellana (fuente que manaba algo más al norte de la actual plaza del Doctor Marañón), hasta los llamados Nuevos Ministerios, donde se encontraba el antiguo hipódromo de Madrid. Desde allí se hizo una prolongación, proyectada en tiempos de la Primera República, hasta alcanzar casi los límites del antiguo pueblo de Fuencarral (hoy barrio de Madrid).

 

Junto con el paseo del Prado y el paseo de Recoletos, la Castellana forma un eje viario fundamental que atraviesa Madrid de norte a sur. Está prevista su prolongación hacia el norte por Fuencarral, dentro de un proyecto urbanístico conocido como «Operación Chamartín».

 

El paseo de la Castellana tiene su origen en la vía que, en dirección sur-norte, flanqueaba la ciudad de Madrid durante los siglos XVII y XVIII: los paseos del Prado y Recoletos. La prolongación hacia el norte de este eje Prado-Recoletos se planteó ya durante la regencia de María Cristina de Borbón, viuda del rey Fernando VII, y madre de la que posteriormente accedió al trono con el nombre de Isabel II.1 Al principio, el Paseo no se denominaba así oficialmente, sino Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa, en honor a la futura Reina Isabel II, y fue terminado de acondicionar en 1834.

 

Los primeros planos de reforma del paseo datan de 1846, pero fue el proyecto del Ensanche diseñado por Carlos María de Castro, el llamado Plan Castro (1857), el que convirtió el conjunto Prado-Recoletos-Castellana, en la principal vía que atravesaba la ciudad de sur a norte. Al oeste quedaba el viejo núcleo de la villa en tanto que al oeste se disponía el ensanche de la ciudad.

Obelisco de la Fuente Castellana. Situado inicialmente en el lugar en el que había estado el pilón que recogía las aguas de la fuente Castellana, en la plaza de Emilio Castelar, posteriormente fue trasladado a la plaza de Manuel Becerra y, en 1970, a su actual ubicación en el parque de la Arganzuela.

 

En 1916 el Gobierno encargó un proyecto de Ensanche al ingeniero Juan Merlo, quien realizó un plano de los nuevos límites de Madrid. Para 1916, Núñez Granés hizo un primer proyecto para prolongar esta vía. Aunque en un principio, se pensó que el trazado debía seguir el curso del cauce del arroyo del Bajo Abroñigal, Núñez Granés propuso que la prolongación de la Castellana fuera en línea recta, cruzada por cuatro plazas, siendo la primera de ellas la de Alfonso XIII.

 

Durante el siglo XIX y los primeros años del siglo XX se construyeron un buen número de palacios, que fueron en su mayor parte derribados hasta los años setenta del siglo XX.

 

En 1926, la Junta Técnica de Extensión aprobó un nuevo proyecto, basado en el de Núñez Granés. A lo largo de la nueva vía –que mediría 5.005 metros– se proyectaron seis plazas. En 1929, el Ayuntamiento convocó un concurso internacional de Ordenación de Madrid, que incluía la prolongación de la Castellana.

 

Tras la Guerra Civil Española, la vía estaba muy dañada y en 1941, el dictador Francisco Franco elaboró el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, en el cual, se proponía la prolongación de la Castellana como una vía triunfal que se llamaría avenida del Generalísimo. Consistía en una amplia avenida con abundantes plazas para ser utilizada en grandes manifestaciones, concentraciones y desfiles político-militares.

 

Tras la muerte de Franco, se planteó la construcción de las torres KIO, eligiéndose el proyecto del arquitecto estadounidense John Burgee. Propuso construir dos torres de cristal y granito de veintisiete pisos cada una y otros dos edificios posteriores de diez plantas. Las torres presentaron una gran novedad: tenían una inclinación de un 15% sobre el Paseo de la Castellana para dar la sensación de una puerta.

 

Lugares singulares del paseo de la Castellana

 

Tras su arranque en la plaza de Colón, el Paseo tiene en ambos márgenes gran cantidad de edificios públicos, especialmente ministerios y embajadas de diferentes países. Son edificios que datan de finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. En este primer tramo, que es sinuoso y más estrecho que los subsiguientes, se encuentran las plazas de Emilio Castelar y del Doctor Marañón.

 

Tras pasar la plaza del Doctor Marañón, encontramos el Museo de Ciencias Naturales y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales en la acera par, y tras la siguiente plaza, San Juan de la Cruz, se encuentran los Nuevos Ministerios, complejo que agrupa varios edificios públicos.

 

Una vez pasados los Nuevos Ministerios, comienza un tramo de avenida posterior al resto, conocido entre 1952 y 1981 como Avenida del Generalísimo, donde los edificios predominantes son tanto viviendas como oficinas. En este tramo se encuentra el complejo financiero de AZCA, el más importante de la ciudad. Este tramo del paseo está interrumpido por tres plazas: Plaza de Lima, Plaza de Cuzco y Plaza de Castilla.

 

Encontramos en torno a la Plaza de Lima el Palacio Municipal de Exposiciones y Congresos y el estadio Santiago Bernabéu. Además, este tramo incluye dos grandes intercambiadores de transportes, Plaza de Castilla y Nuevos Ministerios.

 

Pasada la Plaza de Castilla, se encuentra el último tramo, con características propias de una autopista urbana, puesto que carece de cruces a nivel y semáforos en la calzada central. En el lado impar se encuentra el nuevo complejo Cuatro Torres Business Area, en los terrenos de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid.

 

Transportes en el paseo de la Castellana

 

En su tramo norte, entre el final y la Plaza del Doctor Marañón, la avenida es recorrida por la línea 10 del Metro de Madrid, con paradas en Begoña, Plaza de Castilla, Cuzco, Lima, Nuevos Ministerios y Gregorio Marañón. Desde la Plaza del Doctor Marañón hacia Colón, no hay ninguna línea de Metro que recorra el eje, pero es cruzado por las líneas 5 en la estación de Rubén Darío y 4 en la estación de Colón.

 

Si bien no hay tampoco ninguna línea de autobuses que la recorra entera, las principales líneas del eje son la 27, que recorre el eje desde Plaza de Castilla hasta Colón, y la 147 que la recorre desde la Plaza del Doctor Marañón hasta la altura del Hospital La Paz. Otras líneas importantes son la 14 que discurre por el paseo entre Nuevos Ministerios y Colón, la 40 que utiliza la avenida entre la Plaza de Cuzco y la Plaza Doctor Marañón, la 45 que tiene paradas entre la Plaza San Juan de la Cruz y la Plaza de Colón, y la 150 que presta servicio desde la Plaza de Lima hasta Colón. Otras líneas que recorren parcialmente el paseo son la 5, la 7, la 12, la 16, la 66, la 67, la 126, la 134, la 135, la 173, la 174, la 176, la 178 y la T62, así como diversas líneas de autobuses nocturnos (N1, N23, N24, L10) y la práctica totalidad de los autobuses interurbanos de los corredores 1 y 7, que al tener la cabecera en el intercambiador de Plaza de Castilla deben usar el último tramo del paseo para salir de Madrid.

 

Por último, en cuanto a transporte ferroviario, el ADIF tiene una estación en Nuevos Ministerios con parada de las líneas C-2, C-3, C-4, C-7, C-8 y C-10 de Cercanías Renfe Madrid. Asímismo, aunque no estén en el Paseo propiamente dicho, las estaciones de Recoletos y Chamartín puede decirse que prestan servicio a los extremos sur y norte del paseo, respectivamente.

 

es.wikipedia.org/wiki/Paseo_de_la_Castellana

 

Paseo de la Castellana (English: The Castilian's Mall), commonly known as La Castellana, is one of the longest and widest avenues of Madrid. It is named after an old fountain that used to exist in Plaza de Castilla. It starts at Plaza de Colón, passes through the Nuevos Ministerios, Plaza de Lima, Plaza de Cuzco, Plaza de Castilla, and ends near the Nudo Norte (North Junction), connecting with the M-30 and the road to Colmenar Viejo. The Paseo de la Castellana is the continuation of Paseo de Recoletos and Paseo del Prado, and these three avenues vertebrate de north-south axis of the city.

 

As part of an ambitious project called Operación Chamartín, it is planned to extend it further to the north, where a big number of railway lines will be dug underground and the area will be transformed with high-rise buildings. This project was recently brought to life again, after many years of debate.

 

To the west of La Castellana lie the districts of Chamberí and Tetuán, and to the east, the districts of Salamanca and Chamartín.

 

Many business, banking and financial buildings are located along La Castellana or its immediate proximity (including, among others, those that form AZCA, Puerta de Europa and the CTBA). Also, many of the most important embassies are located in or around the stretch between Plaza de Colón and Plaza del Doctor Marañón. Other landmarks that can be found along this street are the Nuevos Ministerios complex, where the offices of several ministries of the Spanish Government are located, and the Santiago Bernabéu Stadium.

 

Between 1952 and 1981, the stretch north of Nuevos Ministerios was called Avenida del Generalísimo.

 

en.wikipedia.org/wiki/Paseo_de_la_Castellana

"La Operación Chamartín es una vergüenza y una humillación a los madrileños"

 

www.elconfidencial.com/cultura/2019-07-21/mangada-operaci...

The Paseo de la Castellana (called in the nineteenth century Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa) is an avenue of Madrid that runs through the city from Plaza de Colón, in the center, to the Nudo Norte. It entered service at the beginning of the twentieth century. In the first decade of the 21st century it is composed of six central lanes (main road) and four lateral lanes (service road).

 

Its initial layout corresponded to the old riverbed of the Fuente Castellana stream (source that flowed slightly to the north of the current square of Doctor Marañón), and extended beyond the spring, to the so-called Nuevos Ministerios, where it was located. the old hippodrome of Madrid. From there an extension was made, projected in the times of the First Republic, until almost reaching the limits of the old town of Fuencarral (now Madrid neighborhood).

 

Along with Paseo del Prado and Paseo de Recoletos, La Castellana forms a fundamental road axis that crosses Madrid from north to south. Its prolongation towards the north is foreseen by Fuencarral, within an urbanistic project known as "Operation Chamartín".

 

El paseo de la Castellana (denominado en el siglo xix Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa) es una avenida de Madrid que recorre la ciudad desde la plaza de Colón, en el centro, hasta el Nudo Norte. Entró en servicio a comienzos del siglo xx. En la primera década del siglo xxi se compone de seis carriles centrales (vía principal) y cuatro laterales (vía de servicio).

 

Su trazado inicial correspondía al del antiguo cauce fluvial del arroyo de la Fuente Castellana (fuente que manaba algo más al norte de la actual plaza del Doctor Marañón), y se prolongaba más allá de dicho manantial, hasta los llamados Nuevos Ministerios, donde se encontraba el antiguo hipódromo de Madrid. Desde allí se hizo una prolongación, proyectada en tiempos de la Primera República, hasta alcanzar casi los límites del antiguo pueblo de Fuencarral (hoy barrio de Madrid).

 

Junto con el paseo del Prado y el paseo de Recoletos, la Castellana forma un eje viario fundamental que atraviesa Madrid de norte a sur. Está prevista su prolongación hacia el norte por Fuencarral, dentro de un proyecto urbanístico conocido como «Operación Chamartín».

Paseo de la Castellana (English: Promenade of the Castilian), commonly known as La Castellana, is one of the longest and widest avenues of Madrid. It is named after an old fountain that used to exist in Plaza de Castilla. It starts at Plaza de Colón, passes through the Nuevos Ministerios, Plaza de Lima, Plaza de Cuzco, Plaza de Castilla, and ends near the Nudo Norte (North Junction), connecting with the M-30 and the road to Colmenar Viejo. The Paseo de la Castellana is the continuation of Paseo de Recoletos and Paseo del Prado, and these three avenues vertebrate de north-south axis of the city.

 

As part of an ambitious project called Operación Chamartín, it is planned to extend it further to the north, where a big number of railway lines will be dug underground and the area will be transformed with high-rise buildings. This project was recently brought to life again, after many years of debate.

 

To the west of La Castellana lie the districts of Chamberí and Tetuán, and to the east, the districts of Salamanca and Chamartín.

 

Many business, banking and financial buildings are located along La Castellana or its immediate proximity (including, among others, those that form AZCA, Puerta de Europa and the CTBA). Also, many of the most important embassies are located in or around the stretch between Plaza de Colón and Plaza del Doctor Marañón. Other landmarks that can be found along this street are the Nuevos Ministerios complex, where the offices of several ministries of the Spanish Government are located, and the Santiago Bernabéu Stadium.

 

Between 1952 and 1981, the stretch north of Nuevos Ministerios was called Avenida del Generalísimo.

VUELVE EL PELOTAZO DE LA OPERACIÓN CHAMARTÍN ¡AY CARMENA!

  

Por Marat

 

Aproximadamente dos meses antes de las elecciones municipales volvieron de nuevo los buitres de la especulación madrileña a sus territorios de caza de la zona norte de Madrid capital.

 

Ya no se llaman Operación Chamartín. Ahora se llaman Distrito Castellana Norte.

 

Esta especulación urbanística indecente se inició en 1993 con una alianza entre el ladrillo (Constructora San José, poco conocida pero con sus escándalos de sospechas de compra de políticos) y la banca (BBVA, Francisco González y sus mariachis de la prensa sepia y de negocios y de la Brunete mediática en general) que, a su vez, en coalición con el PSOE y el PP, apostaron por hincarle el diente a los terrenos aledaños a la estación de Renfe de Chamartín, ubicados entre Pío XII y la Castellana.

 

Estos terrenos son, en realidad, una entelequia. Ningún medio de desinformación los señala (algunos, cercanos a la nueva corporación callan incluso la operación), ni interés económico implicado ubica su localización (distritocastellananorte.com/zona-de-actuacion/) de modo identificable. ¿Porqué es una incognita su localización exacta? Creo que hay muchos más motivos de lo que mi corta inteligencia alcanza pero, entre ellos, se encuentra el que hay una expropiación a familias propietarias de por medio un tanto extraña e irregular. Sobre ello sabe mucho el ex concejal del PSOE Jesús Espelosín, que en su día los representó.

 

Quizá también tenga que ver con el vacío que representa la localización concreta de esos terrenos que la unión del cemento que constituirá la continuidad entre las 4 torres de la soberbia, edificadas en su día en los antiguos terrenos del Real Madrid, vendidos en rara connivencia municipal y maletines de por medio, que hicieron las delicias del constructor Florentino Pérez, y la zona de Las Tablas y San Chinarro (la zona de actuación conforma un área de más de 3 millones de metros cuadrados en la que participan 31 empresas, 10 ellas internacionales) pronto constituirán un eje de inseguridad ciudadana brutal, derivado de que estamos ante conglomerados de cemento dormitorio sin auténtica vida de barrio y social.

 

No quieren los del pelotazo de la recuperación económica que, de nuevo se basará en sol y cemento, que se sepa que van a crear espacios de “territorio comanche” en el que vivirán atrapados pijos despistados (al otro lado La Moraleja, que eso sí que es saber vivir) que deberán entrar en sus garajes con las ventanillas y los seguros del coche puestos. No importa. Electoralmente alimentarán el discurso reaccionario sobre una inseguridad ciudadana compatible con sus fantasías de vivir orientados al norte, cerca de “la buena vida”.

 

Eso sí, por en medio nos han vendido que los terrenos en los que los que se llevará a cabo este nuevo engendro especulativo estaban abandonados y degradados (zona no edificada y punto) y que toda la operación será “medioambiental y socialmente responsable”, que conlleva una “apuesta por la movilidad” (Comunidad de Madrid y Ayuntamiento poniendo dinero público por delante, para prolongar más líneas de metro donde no se cogerá porque la densidad de población será baja y con personal que usa al coche hasta para ir a mear), que habrá “planificación participativa” (ya han comprado a gran parte del movimiento ciudadano) y que durante el período de construcción se generarán 121.000 empleos (que volverán al paro cuando hayan acabado su tarea).

 

Lo de que volverán a ser un elemento de repetición de la burbuja inmobiliaria, con sus conocidos efectos devastadores, parece ser una cuestión menor.

 

Los cálculos del proyecto indican que, como mínimo el negocio para el BBVA (73% de la participación en el proyecto) y Constructora San José (27%) será de 6.000 millones de euros.

 

¿Qué explica la demora en el lanzamiento de esta operación urbanística, que requiere un Plan Parcial, si nació la idea del pelotazo en 1993, mucho antes de la actual crisis capitalista y 22 años después aún está por ponerse en marcha? Lo ignoro.

 

Pero la mezcla de intereses entre sectores de los negocios representados por el PP y al PSOE en litigio de participación en el pelotazo, la pelea entre instituciones (Estado central, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, representadas por partidos distintos), los intereses de los expropiados durante el proceso de recalificación de los terrenos y la crisis económica, en la última etapa, explican en parte que se haya esperado a este momento para sacarlo del cajón y ponerlo en la mesa del despacho de Manuela Carmena, pasando ya por tropecientos ediles.

 

Para entender una parte de toda esta compleja maraña de intereses, les remito a un artículo mío, de hace 5 años, cuando pareció que volvía a moverse el tema en los medios de presión-comunicación, que ha sido borrado de algunas páginas “alternativas” (no de todas) y que les aporto por mi cuenta, en una dirección html expresamente creada a tal efecto, antes de que desaparezca del resto de rastros dejados en su día en Internet. Insisto en recomendarles su lectura, larga, como es mi estilo habitual, para que se entienda de qué estamos hablando. Por cierto, la dirección del blog de asaltarloscielos es antigua. Sigan con la actual, que contiúa fiel a la Comuna de París, a pesar de que copien el bombre varios podemitas que asaltarán, con el tiempo, alguna concejalía de hacienda.

 

Mi bisoñez de entonces (sigo siendo un pardillo) me hizo ignorar que las iniciativas de presión sobre las instituciones implicadas en el proyecto en 2010 eran más una comprobación de “sensibilidades” por parte de la mafia del negocio en espera den tiempos mejores que una realidad al alcance de su mano, dado que las inversiones públicas en cualquier proyecto (necesarias para sacarlo adelante) estaban muertas por efecto de la crisis económica.

 

En los dos meses largos que van desde mediados de Abril a las actuales fechas finales de Junio uno se ha fijado en un conjunto de detalles muy significativos:

 

Ana Botella intentando pactar con la oposición el relanzamiento de la Operación Chamartín

 

Ana Botella aparcando la cuestión de la aprobación de la Operación Chamartín y dejando el “marrón” a la siguiente corporación municipal.

 

Ana Botella destituyendo a la funcionaria (Carmen Casanova era jefa de servicio de Coordinación del Ayuntamiento de Madrid) que frenó dicha operación tres días antes del 24-M.

 

Manuela Carmena en Campaña oponiéndose a la Operación Chamartín, así como a la Operación Campamento (será un tema abierto en breve) en la campaña de Ahora Madrid

Francisco González, Presidente del BBVA culpando a Manuela Carmena de parar la Operación Chamartín por su inexperiencia, explicándole que el pelotazo crearía 121.000 puestos de trabajo -¡qué bien calculados!- y 3.300 millones, que luego han subido a 3.400.

 

Manuela Carmena indicando que la Operación Chamartín no era tan necesaria.

 

Los mandados del BBVA ofreciéndose a explicar a Manuela Carmena la importancia económica y social de la Operación Chmartín

 

Manuela Carmena mostrando una predisposición a estudiar el tema a cambio de viviendas sociales ¿Ustedes creen que vivirían en esa zona de Madrid muchas familias de clase trabajadora, perdón excluidas de “clase media”?

 

Manuela Carmena reuniéndose con Antonio Béjar, hombre de paja de Francisco González (BBVA) y de la mafia de la construcción.

 

Manuela Carmena comprometiéndose ante los “responsables” de la Operación Chamartín a estudiar el proyecto.

 

¿Debo seguir con el relato o ya captan ustedes de qué puede ir la cosa?

 

Por en medio, enmierdando la campaña, la indecente Esperanza Aguirre utilizó aquello de lo que disponía sobre un arquitecto (casualidad), que era marido de Manuela Carmena (casualidad) y que fue empleado de un ex concejal de la FSM, hoy PSM-PSOE, Jesús Espelosín, al que el PP acusó en su día de haber comprado terrenos de la Operación, que escribió un libro denunciando el asunto de esa Operación y que parece haber representado los intereses de las familias expropiadas de los terrenos previstos para el pelotazo.

 

Me faltan datos. Muchos.

 

Creo que algunos de ustedes ya saben lo que pienso de la señora Carmena. Y los que no lo sepan pueden ponerse al día aquí.

 

Pero me parece que entre pasar la patata caliente por parte de la señora Botella a la señora Carmena, las presiones de Francisco Gonzalez (BBVA) con el asunto del empleo que dará el pelotazo y el dinero que podría cobrar la corporación endeudada si aprobase el Plan Parcial que abre las puertas al sempiterno, y nunca aprobado, proyecto, las cacas expuestas públicamente del señor Leira como empresario y toda la dinámica descrita, sólo falta un detalle que no nos hablan: que la mafia del dinero y el ladrillo han presionado a la señora Carmena para que saque del cajón a su mesa de trabajo el emblanquecido como nuevo proyecto Distrito Castellana Norte.

 

Llevo días siendo presionado para que me sume al mensaje de que hay mucha mierda que echar encima contra la versión femenina de un Tierno, que como la masculina, tampoco me gusta un pelo porque es la expresión de la pequeña y mediana burguesías para que les saquen del atolladero de la crisis capitalista que les ha hecho perder pie.

 

Yo a eso no juego. No cuenten conmigo para fabricar basura que sé de dónde viene y a qué intereses sirve.

 

Me limito a emplazar a varios interlocutores sobre un asunto turbio que, en mi opinión, deben aclarar, cada uno en el grado en el que les corresponde:

 

Al PSOE municipal y al PSOE de Magdalena Álvarez, que saben algo de esto

 

A Manuela Carmena, patrona de la Fundación Sistema del PSOE y alcaldesa de la villa de Madrid.

 

A un ex consejero del PSOE en la Comunidad de Madrid, al que por diversas cuestiones que conozco sobre su pasado, considero especialmente honesto, Eduardo Mangada, del Club de Debates Urbanos

 

Se trata de conocer si algo de las posiciones de ellos ha cambiado en relación con la Operación Chamartín.

 

En el caso de Manuela Carmena, si resiste a dichas presiones y a la que aparecerá ya sobre la Operación Campamento, ligada a Felipe González, se niega a aceptarlas y planea combate sobre la cuestión, contará con todo mi apoyo entusiasta en tal cuestión; no en otras.

 

Si está dispuesta al trágala, ella o/y sus hambrient@s (de moqueta) muchach@s, recibirán toda mi crítica y condena

  

marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2015/06/vuelve-el-...

  

www.nuevatribuna.es/articulo/economia/operacion-chamartin...

VUELVE EL PELOTAZO DE LA OPERACIÓN CHAMARTÍN ¡AY CARMENA!

  

Por Marat

 

Aproximadamente dos meses antes de las elecciones municipales volvieron de nuevo los buitres de la especulación madrileña a sus territorios de caza de la zona norte de Madrid capital.

 

Ya no se llaman Operación Chamartín. Ahora se llaman Distrito Castellana Norte.

 

Esta especulación urbanística indecente se inició en 1993 con una alianza entre el ladrillo (Constructora San José, poco conocida pero con sus escándalos de sospechas de compra de políticos) y la banca (BBVA, Francisco González y sus mariachis de la prensa sepia y de negocios y de la Brunete mediática en general) que, a su vez, en coalición con el PSOE y el PP, apostaron por hincarle el diente a los terrenos aledaños a la estación de Renfe de Chamartín, ubicados entre Pío XII y la Castellana.

 

Estos terrenos son, en realidad, una entelequia. Ningún medio de desinformación los señala (algunos, cercanos a la nueva corporación callan incluso la operación), ni interés económico implicado ubica su localización (distritocastellananorte.com/zona-de-actuacion/) de modo identificable. ¿Porqué es una incognita su localización exacta? Creo que hay muchos más motivos de lo que mi corta inteligencia alcanza pero, entre ellos, se encuentra el que hay una expropiación a familias propietarias de por medio un tanto extraña e irregular. Sobre ello sabe mucho el ex concejal del PSOE Jesús Espelosín, que en su día los representó.

 

Quizá también tenga que ver con el vacío que representa la localización concreta de esos terrenos que la unión del cemento que constituirá la continuidad entre las 4 torres de la soberbia, edificadas en su día en los antiguos terrenos del Real Madrid, vendidos en rara connivencia municipal y maletines de por medio, que hicieron las delicias del constructor Florentino Pérez, y la zona de Las Tablas y San Chinarro (la zona de actuación conforma un área de más de 3 millones de metros cuadrados en la que participan 31 empresas, 10 ellas internacionales) pronto constituirán un eje de inseguridad ciudadana brutal, derivado de que estamos ante conglomerados de cemento dormitorio sin auténtica vida de barrio y social.

 

No quieren los del pelotazo de la recuperación económica que, de nuevo se basará en sol y cemento, que se sepa que van a crear espacios de “territorio comanche” en el que vivirán atrapados pijos despistados (al otro lado La Moraleja, que eso sí que es saber vivir) que deberán entrar en sus garajes con las ventanillas y los seguros del coche puestos. No importa. Electoralmente alimentarán el discurso reaccionario sobre una inseguridad ciudadana compatible con sus fantasías de vivir orientados al norte, cerca de “la buena vida”.

 

Eso sí, por en medio nos han vendido que los terrenos en los que los que se llevará a cabo este nuevo engendro especulativo estaban abandonados y degradados (zona no edificada y punto) y que toda la operación será “medioambiental y socialmente responsable”, que conlleva una “apuesta por la movilidad” (Comunidad de Madrid y Ayuntamiento poniendo dinero público por delante, para prolongar más líneas de metro donde no se cogerá porque la densidad de población será baja y con personal que usa al coche hasta para ir a mear), que habrá “planificación participativa” (ya han comprado a gran parte del movimiento ciudadano) y que durante el período de construcción se generarán 121.000 empleos (que volverán al paro cuando hayan acabado su tarea).

 

Lo de que volverán a ser un elemento de repetición de la burbuja inmobiliaria, con sus conocidos efectos devastadores, parece ser una cuestión menor.

 

Los cálculos del proyecto indican que, como mínimo el negocio para el BBVA (73% de la participación en el proyecto) y Constructora San José (27%) será de 6.000 millones de euros.

 

¿Qué explica la demora en el lanzamiento de esta operación urbanística, que requiere un Plan Parcial, si nació la idea del pelotazo en 1993, mucho antes de la actual crisis capitalista y 22 años después aún está por ponerse en marcha? Lo ignoro.

 

Pero la mezcla de intereses entre sectores de los negocios representados por el PP y al PSOE en litigio de participación en el pelotazo, la pelea entre instituciones (Estado central, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, representadas por partidos distintos), los intereses de los expropiados durante el proceso de recalificación de los terrenos y la crisis económica, en la última etapa, explican en parte que se haya esperado a este momento para sacarlo del cajón y ponerlo en la mesa del despacho de Manuela Carmena, pasando ya por tropecientos ediles.

 

Para entender una parte de toda esta compleja maraña de intereses, les remito a un artículo mío, de hace 5 años, cuando pareció que volvía a moverse el tema en los medios de presión-comunicación, que ha sido borrado de algunas páginas “alternativas” (no de todas) y que les aporto por mi cuenta, en una dirección html expresamente creada a tal efecto, antes de que desaparezca del resto de rastros dejados en su día en Internet. Insisto en recomendarles su lectura, larga, como es mi estilo habitual, para que se entienda de qué estamos hablando. Por cierto, la dirección del blog de asaltarloscielos es antigua. Sigan con la actual, que contiúa fiel a la Comuna de París, a pesar de que copien el bombre varios podemitas que asaltarán, con el tiempo, alguna concejalía de hacienda.

 

Mi bisoñez de entonces (sigo siendo un pardillo) me hizo ignorar que las iniciativas de presión sobre las instituciones implicadas en el proyecto en 2010 eran más una comprobación de “sensibilidades” por parte de la mafia del negocio en espera den tiempos mejores que una realidad al alcance de su mano, dado que las inversiones públicas en cualquier proyecto (necesarias para sacarlo adelante) estaban muertas por efecto de la crisis económica.

 

En los dos meses largos que van desde mediados de Abril a las actuales fechas finales de Junio uno se ha fijado en un conjunto de detalles muy significativos:

 

Ana Botella intentando pactar con la oposición el relanzamiento de la Operación Chamartín

 

Ana Botella aparcando la cuestión de la aprobación de la Operación Chamartín y dejando el “marrón” a la siguiente corporación municipal.

 

Ana Botella destituyendo a la funcionaria (Carmen Casanova era jefa de servicio de Coordinación del Ayuntamiento de Madrid) que frenó dicha operación tres días antes del 24-M.

 

Manuela Carmena en Campaña oponiéndose a la Operación Chamartín, así como a la Operación Campamento (será un tema abierto en breve) en la campaña de Ahora Madrid

Francisco González, Presidente del BBVA culpando a Manuela Carmena de parar la Operación Chamartín por su inexperiencia, explicándole que el pelotazo crearía 121.000 puestos de trabajo -¡qué bien calculados!- y 3.300 millones, que luego han subido a 3.400.

 

Manuela Carmena indicando que la Operación Chamartín no era tan necesaria.

 

Los mandados del BBVA ofreciéndose a explicar a Manuela Carmena la importancia económica y social de la Operación Chmartín

 

Manuela Carmena mostrando una predisposición a estudiar el tema a cambio de viviendas sociales ¿Ustedes creen que vivirían en esa zona de Madrid muchas familias de clase trabajadora, perdón excluidas de “clase media”?

 

Manuela Carmena reuniéndose con Antonio Béjar, hombre de paja de Francisco González (BBVA) y de la mafia de la construcción.

 

Manuela Carmena comprometiéndose ante los “responsables” de la Operación Chamartín a estudiar el proyecto.

 

¿Debo seguir con el relato o ya captan ustedes de qué puede ir la cosa?

 

Por en medio, enmierdando la campaña, la indecente Esperanza Aguirre utilizó aquello de lo que disponía sobre un arquitecto (casualidad), que era marido de Manuela Carmena (casualidad) y que fue empleado de un ex concejal de la FSM, hoy PSM-PSOE, Jesús Espelosín, al que el PP acusó en su día de haber comprado terrenos de la Operación, que escribió un libro denunciando el asunto de esa Operación y que parece haber representado los intereses de las familias expropiadas de los terrenos previstos para el pelotazo.

 

Me faltan datos. Muchos.

 

Creo que algunos de ustedes ya saben lo que pienso de la señora Carmena. Y los que no lo sepan pueden ponerse al día aquí.

 

Pero me parece que entre pasar la patata caliente por parte de la señora Botella a la señora Carmena, las presiones de Francisco Gonzalez (BBVA) con el asunto del empleo que dará el pelotazo y el dinero que podría cobrar la corporación endeudada si aprobase el Plan Parcial que abre las puertas al sempiterno, y nunca aprobado, proyecto, las cacas expuestas públicamente del señor Leira como empresario y toda la dinámica descrita, sólo falta un detalle que no nos hablan: que la mafia del dinero y el ladrillo han presionado a la señora Carmena para que saque del cajón a su mesa de trabajo el emblanquecido como nuevo proyecto Distrito Castellana Norte.

 

Llevo días siendo presionado para que me sume al mensaje de que hay mucha mierda que echar encima contra la versión femenina de un Tierno, que como la masculina, tampoco me gusta un pelo porque es la expresión de la pequeña y mediana burguesías para que les saquen del atolladero de la crisis capitalista que les ha hecho perder pie.

 

Yo a eso no juego. No cuenten conmigo para fabricar basura que sé de dónde viene y a qué intereses sirve.

 

Me limito a emplazar a varios interlocutores sobre un asunto turbio que, en mi opinión, deben aclarar, cada uno en el grado en el que les corresponde:

 

Al PSOE municipal y al PSOE de Magdalena Álvarez, que saben algo de esto

 

A Manuela Carmena, patrona de la Fundación Sistema del PSOE y alcaldesa de la villa de Madrid.

 

A un ex consejero del PSOE en la Comunidad de Madrid, al que por diversas cuestiones que conozco sobre su pasado, considero especialmente honesto, Eduardo Mangada, del Club de Debates Urbanos

 

Se trata de conocer si algo de las posiciones de ellos ha cambiado en relación con la Operación Chamartín.

 

En el caso de Manuela Carmena, si resiste a dichas presiones y a la que aparecerá ya sobre la Operación Campamento, ligada a Felipe González, se niega a aceptarlas y planea combate sobre la cuestión, contará con todo mi apoyo entusiasta en tal cuestión; no en otras.

 

Si está dispuesta al trágala, ella o/y sus hambrient@s (de moqueta) muchach@s, recibirán toda mi crítica y condena

  

marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2015/06/vuelve-el-...

  

www.nuevatribuna.es/articulo/economia/operacion-chamartin...

VUELVE EL PELOTAZO DE LA OPERACIÓN CHAMARTÍN ¡AY CARMENA!

  

Por Marat

 

Aproximadamente dos meses antes de las elecciones municipales volvieron de nuevo los buitres de la especulación madrileña a sus territorios de caza de la zona norte de Madrid capital.

 

Ya no se llaman Operación Chamartín. Ahora se llaman Distrito Castellana Norte.

 

Esta especulación urbanística indecente se inició en 1993 con una alianza entre el ladrillo (Constructora San José, poco conocida pero con sus escándalos de sospechas de compra de políticos) y la banca (BBVA, Francisco González y sus mariachis de la prensa sepia y de negocios y de la Brunete mediática en general) que, a su vez, en coalición con el PSOE y el PP, apostaron por hincarle el diente a los terrenos aledaños a la estación de Renfe de Chamartín, ubicados entre Pío XII y la Castellana.

 

Estos terrenos son, en realidad, una entelequia. Ningún medio de desinformación los señala (algunos, cercanos a la nueva corporación callan incluso la operación), ni interés económico implicado ubica su localización (distritocastellananorte.com/zona-de-actuacion/) de modo identificable. ¿Porqué es una incognita su localización exacta? Creo que hay muchos más motivos de lo que mi corta inteligencia alcanza pero, entre ellos, se encuentra el que hay una expropiación a familias propietarias de por medio un tanto extraña e irregular. Sobre ello sabe mucho el ex concejal del PSOE Jesús Espelosín, que en su día los representó.

 

Quizá también tenga que ver con el vacío que representa la localización concreta de esos terrenos que la unión del cemento que constituirá la continuidad entre las 4 torres de la soberbia, edificadas en su día en los antiguos terrenos del Real Madrid, vendidos en rara connivencia municipal y maletines de por medio, que hicieron las delicias del constructor Florentino Pérez, y la zona de Las Tablas y San Chinarro (la zona de actuación conforma un área de más de 3 millones de metros cuadrados en la que participan 31 empresas, 10 ellas internacionales) pronto constituirán un eje de inseguridad ciudadana brutal, derivado de que estamos ante conglomerados de cemento dormitorio sin auténtica vida de barrio y social.

 

No quieren los del pelotazo de la recuperación económica que, de nuevo se basará en sol y cemento, que se sepa que van a crear espacios de “territorio comanche” en el que vivirán atrapados pijos despistados (al otro lado La Moraleja, que eso sí que es saber vivir) que deberán entrar en sus garajes con las ventanillas y los seguros del coche puestos. No importa. Electoralmente alimentarán el discurso reaccionario sobre una inseguridad ciudadana compatible con sus fantasías de vivir orientados al norte, cerca de “la buena vida”.

 

Eso sí, por en medio nos han vendido que los terrenos en los que los que se llevará a cabo este nuevo engendro especulativo estaban abandonados y degradados (zona no edificada y punto) y que toda la operación será “medioambiental y socialmente responsable”, que conlleva una “apuesta por la movilidad” (Comunidad de Madrid y Ayuntamiento poniendo dinero público por delante, para prolongar más líneas de metro donde no se cogerá porque la densidad de población será baja y con personal que usa al coche hasta para ir a mear), que habrá “planificación participativa” (ya han comprado a gran parte del movimiento ciudadano) y que durante el período de construcción se generarán 121.000 empleos (que volverán al paro cuando hayan acabado su tarea).

 

Lo de que volverán a ser un elemento de repetición de la burbuja inmobiliaria, con sus conocidos efectos devastadores, parece ser una cuestión menor.

 

Los cálculos del proyecto indican que, como mínimo el negocio para el BBVA (73% de la participación en el proyecto) y Constructora San José (27%) será de 6.000 millones de euros.

 

¿Qué explica la demora en el lanzamiento de esta operación urbanística, que requiere un Plan Parcial, si nació la idea del pelotazo en 1993, mucho antes de la actual crisis capitalista y 22 años después aún está por ponerse en marcha? Lo ignoro.

 

Pero la mezcla de intereses entre sectores de los negocios representados por el PP y al PSOE en litigio de participación en el pelotazo, la pelea entre instituciones (Estado central, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, representadas por partidos distintos), los intereses de los expropiados durante el proceso de recalificación de los terrenos y la crisis económica, en la última etapa, explican en parte que se haya esperado a este momento para sacarlo del cajón y ponerlo en la mesa del despacho de Manuela Carmena, pasando ya por tropecientos ediles.

 

Para entender una parte de toda esta compleja maraña de intereses, les remito a un artículo mío, de hace 5 años, cuando pareció que volvía a moverse el tema en los medios de presión-comunicación, que ha sido borrado de algunas páginas “alternativas” (no de todas) y que les aporto por mi cuenta, en una dirección html expresamente creada a tal efecto, antes de que desaparezca del resto de rastros dejados en su día en Internet. Insisto en recomendarles su lectura, larga, como es mi estilo habitual, para que se entienda de qué estamos hablando. Por cierto, la dirección del blog de asaltarloscielos es antigua. Sigan con la actual, que contiúa fiel a la Comuna de París, a pesar de que copien el bombre varios podemitas que asaltarán, con el tiempo, alguna concejalía de hacienda.

 

Mi bisoñez de entonces (sigo siendo un pardillo) me hizo ignorar que las iniciativas de presión sobre las instituciones implicadas en el proyecto en 2010 eran más una comprobación de “sensibilidades” por parte de la mafia del negocio en espera den tiempos mejores que una realidad al alcance de su mano, dado que las inversiones públicas en cualquier proyecto (necesarias para sacarlo adelante) estaban muertas por efecto de la crisis económica.

 

En los dos meses largos que van desde mediados de Abril a las actuales fechas finales de Junio uno se ha fijado en un conjunto de detalles muy significativos:

 

Ana Botella intentando pactar con la oposición el relanzamiento de la Operación Chamartín

 

Ana Botella aparcando la cuestión de la aprobación de la Operación Chamartín y dejando el “marrón” a la siguiente corporación municipal.

 

Ana Botella destituyendo a la funcionaria (Carmen Casanova era jefa de servicio de Coordinación del Ayuntamiento de Madrid) que frenó dicha operación tres días antes del 24-M.

 

Manuela Carmena en Campaña oponiéndose a la Operación Chamartín, así como a la Operación Campamento (será un tema abierto en breve) en la campaña de Ahora Madrid

Francisco González, Presidente del BBVA culpando a Manuela Carmena de parar la Operación Chamartín por su inexperiencia, explicándole que el pelotazo crearía 121.000 puestos de trabajo -¡qué bien calculados!- y 3.300 millones, que luego han subido a 3.400.

 

Manuela Carmena indicando que la Operación Chamartín no era tan necesaria.

 

Los mandados del BBVA ofreciéndose a explicar a Manuela Carmena la importancia económica y social de la Operación Chmartín

 

Manuela Carmena mostrando una predisposición a estudiar el tema a cambio de viviendas sociales ¿Ustedes creen que vivirían en esa zona de Madrid muchas familias de clase trabajadora, perdón excluidas de “clase media”?

 

Manuela Carmena reuniéndose con Antonio Béjar, hombre de paja de Francisco González (BBVA) y de la mafia de la construcción.

 

Manuela Carmena comprometiéndose ante los “responsables” de la Operación Chamartín a estudiar el proyecto.

 

¿Debo seguir con el relato o ya captan ustedes de qué puede ir la cosa?

 

Por en medio, enmierdando la campaña, la indecente Esperanza Aguirre utilizó aquello de lo que disponía sobre un arquitecto (casualidad), que era marido de Manuela Carmena (casualidad) y que fue empleado de un ex concejal de la FSM, hoy PSM-PSOE, Jesús Espelosín, al que el PP acusó en su día de haber comprado terrenos de la Operación, que escribió un libro denunciando el asunto de esa Operación y que parece haber representado los intereses de las familias expropiadas de los terrenos previstos para el pelotazo.

 

Me faltan datos. Muchos.

 

Creo que algunos de ustedes ya saben lo que pienso de la señora Carmena. Y los que no lo sepan pueden ponerse al día aquí.

 

Pero me parece que entre pasar la patata caliente por parte de la señora Botella a la señora Carmena, las presiones de Francisco Gonzalez (BBVA) con el asunto del empleo que dará el pelotazo y el dinero que podría cobrar la corporación endeudada si aprobase el Plan Parcial que abre las puertas al sempiterno, y nunca aprobado, proyecto, las cacas expuestas públicamente del señor Leira como empresario y toda la dinámica descrita, sólo falta un detalle que no nos hablan: que la mafia del dinero y el ladrillo han presionado a la señora Carmena para que saque del cajón a su mesa de trabajo el emblanquecido como nuevo proyecto Distrito Castellana Norte.

 

Llevo días siendo presionado para que me sume al mensaje de que hay mucha mierda que echar encima contra la versión femenina de un Tierno, que como la masculina, tampoco me gusta un pelo porque es la expresión de la pequeña y mediana burguesías para que les saquen del atolladero de la crisis capitalista que les ha hecho perder pie.

 

Yo a eso no juego. No cuenten conmigo para fabricar basura que sé de dónde viene y a qué intereses sirve.

 

Me limito a emplazar a varios interlocutores sobre un asunto turbio que, en mi opinión, deben aclarar, cada uno en el grado en el que les corresponde:

 

Al PSOE municipal y al PSOE de Magdalena Álvarez, que saben algo de esto

 

A Manuela Carmena, patrona de la Fundación Sistema del PSOE y alcaldesa de la villa de Madrid.

 

A un ex consejero del PSOE en la Comunidad de Madrid, al que por diversas cuestiones que conozco sobre su pasado, considero especialmente honesto, Eduardo Mangada, del Club de Debates Urbanos

 

Se trata de conocer si algo de las posiciones de ellos ha cambiado en relación con la Operación Chamartín.

 

En el caso de Manuela Carmena, si resiste a dichas presiones y a la que aparecerá ya sobre la Operación Campamento, ligada a Felipe González, se niega a aceptarlas y planea combate sobre la cuestión, contará con todo mi apoyo entusiasta en tal cuestión; no en otras.

 

Si está dispuesta al trágala, ella o/y sus hambrient@s (de moqueta) muchach@s, recibirán toda mi crítica y condena

  

marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2015/06/vuelve-el-...

  

www.nuevatribuna.es/articulo/economia/operacion-chamartin...

VUELVE EL PELOTAZO DE LA OPERACIÓN CHAMARTÍN ¡AY CARMENA!

  

Por Marat

 

Aproximadamente dos meses antes de las elecciones municipales volvieron de nuevo los buitres de la especulación madrileña a sus territorios de caza de la zona norte de Madrid capital.

 

Ya no se llaman Operación Chamartín. Ahora se llaman Distrito Castellana Norte.

 

Esta especulación urbanística indecente se inició en 1993 con una alianza entre el ladrillo (Constructora San José, poco conocida pero con sus escándalos de sospechas de compra de políticos) y la banca (BBVA, Francisco González y sus mariachis de la prensa sepia y de negocios y de la Brunete mediática en general) que, a su vez, en coalición con el PSOE y el PP, apostaron por hincarle el diente a los terrenos aledaños a la estación de Renfe de Chamartín, ubicados entre Pío XII y la Castellana.

 

Estos terrenos son, en realidad, una entelequia. Ningún medio de desinformación los señala (algunos, cercanos a la nueva corporación callan incluso la operación), ni interés económico implicado ubica su localización (distritocastellananorte.com/zona-de-actuacion/) de modo identificable. ¿Porqué es una incognita su localización exacta? Creo que hay muchos más motivos de lo que mi corta inteligencia alcanza pero, entre ellos, se encuentra el que hay una expropiación a familias propietarias de por medio un tanto extraña e irregular. Sobre ello sabe mucho el ex concejal del PSOE Jesús Espelosín, que en su día los representó.

 

Quizá también tenga que ver con el vacío que representa la localización concreta de esos terrenos que la unión del cemento que constituirá la continuidad entre las 4 torres de la soberbia, edificadas en su día en los antiguos terrenos del Real Madrid, vendidos en rara connivencia municipal y maletines de por medio, que hicieron las delicias del constructor Florentino Pérez, y la zona de Las Tablas y San Chinarro (la zona de actuación conforma un área de más de 3 millones de metros cuadrados en la que participan 31 empresas, 10 ellas internacionales) pronto constituirán un eje de inseguridad ciudadana brutal, derivado de que estamos ante conglomerados de cemento dormitorio sin auténtica vida de barrio y social.

 

No quieren los del pelotazo de la recuperación económica que, de nuevo se basará en sol y cemento, que se sepa que van a crear espacios de “territorio comanche” en el que vivirán atrapados pijos despistados (al otro lado La Moraleja, que eso sí que es saber vivir) que deberán entrar en sus garajes con las ventanillas y los seguros del coche puestos. No importa. Electoralmente alimentarán el discurso reaccionario sobre una inseguridad ciudadana compatible con sus fantasías de vivir orientados al norte, cerca de “la buena vida”.

 

Eso sí, por en medio nos han vendido que los terrenos en los que los que se llevará a cabo este nuevo engendro especulativo estaban abandonados y degradados (zona no edificada y punto) y que toda la operación será “medioambiental y socialmente responsable”, que conlleva una “apuesta por la movilidad” (Comunidad de Madrid y Ayuntamiento poniendo dinero público por delante, para prolongar más líneas de metro donde no se cogerá porque la densidad de población será baja y con personal que usa al coche hasta para ir a mear), que habrá “planificación participativa” (ya han comprado a gran parte del movimiento ciudadano) y que durante el período de construcción se generarán 121.000 empleos (que volverán al paro cuando hayan acabado su tarea).

 

Lo de que volverán a ser un elemento de repetición de la burbuja inmobiliaria, con sus conocidos efectos devastadores, parece ser una cuestión menor.

 

Los cálculos del proyecto indican que, como mínimo el negocio para el BBVA (73% de la participación en el proyecto) y Constructora San José (27%) será de 6.000 millones de euros.

 

¿Qué explica la demora en el lanzamiento de esta operación urbanística, que requiere un Plan Parcial, si nació la idea del pelotazo en 1993, mucho antes de la actual crisis capitalista y 22 años después aún está por ponerse en marcha? Lo ignoro.

 

Pero la mezcla de intereses entre sectores de los negocios representados por el PP y al PSOE en litigio de participación en el pelotazo, la pelea entre instituciones (Estado central, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, representadas por partidos distintos), los intereses de los expropiados durante el proceso de recalificación de los terrenos y la crisis económica, en la última etapa, explican en parte que se haya esperado a este momento para sacarlo del cajón y ponerlo en la mesa del despacho de Manuela Carmena, pasando ya por tropecientos ediles.

 

Para entender una parte de toda esta compleja maraña de intereses, les remito a un artículo mío, de hace 5 años, cuando pareció que volvía a moverse el tema en los medios de presión-comunicación, que ha sido borrado de algunas páginas “alternativas” (no de todas) y que les aporto por mi cuenta, en una dirección html expresamente creada a tal efecto, antes de que desaparezca del resto de rastros dejados en su día en Internet. Insisto en recomendarles su lectura, larga, como es mi estilo habitual, para que se entienda de qué estamos hablando. Por cierto, la dirección del blog de asaltarloscielos es antigua. Sigan con la actual, que contiúa fiel a la Comuna de París, a pesar de que copien el bombre varios podemitas que asaltarán, con el tiempo, alguna concejalía de hacienda.

 

Mi bisoñez de entonces (sigo siendo un pardillo) me hizo ignorar que las iniciativas de presión sobre las instituciones implicadas en el proyecto en 2010 eran más una comprobación de “sensibilidades” por parte de la mafia del negocio en espera den tiempos mejores que una realidad al alcance de su mano, dado que las inversiones públicas en cualquier proyecto (necesarias para sacarlo adelante) estaban muertas por efecto de la crisis económica.

 

En los dos meses largos que van desde mediados de Abril a las actuales fechas finales de Junio uno se ha fijado en un conjunto de detalles muy significativos:

 

Ana Botella intentando pactar con la oposición el relanzamiento de la Operación Chamartín

 

Ana Botella aparcando la cuestión de la aprobación de la Operación Chamartín y dejando el “marrón” a la siguiente corporación municipal.

 

Ana Botella destituyendo a la funcionaria (Carmen Casanova era jefa de servicio de Coordinación del Ayuntamiento de Madrid) que frenó dicha operación tres días antes del 24-M.

 

Manuela Carmena en Campaña oponiéndose a la Operación Chamartín, así como a la Operación Campamento (será un tema abierto en breve) en la campaña de Ahora Madrid

Francisco González, Presidente del BBVA culpando a Manuela Carmena de parar la Operación Chamartín por su inexperiencia, explicándole que el pelotazo crearía 121.000 puestos de trabajo -¡qué bien calculados!- y 3.300 millones, que luego han subido a 3.400.

 

Manuela Carmena indicando que la Operación Chamartín no era tan necesaria.

 

Los mandados del BBVA ofreciéndose a explicar a Manuela Carmena la importancia económica y social de la Operación Chmartín

 

Manuela Carmena mostrando una predisposición a estudiar el tema a cambio de viviendas sociales ¿Ustedes creen que vivirían en esa zona de Madrid muchas familias de clase trabajadora, perdón excluidas de “clase media”?

 

Manuela Carmena reuniéndose con Antonio Béjar, hombre de paja de Francisco González (BBVA) y de la mafia de la construcción.

 

Manuela Carmena comprometiéndose ante los “responsables” de la Operación Chamartín a estudiar el proyecto.

 

¿Debo seguir con el relato o ya captan ustedes de qué puede ir la cosa?

 

Por en medio, enmierdando la campaña, la indecente Esperanza Aguirre utilizó aquello de lo que disponía sobre un arquitecto (casualidad), que era marido de Manuela Carmena (casualidad) y que fue empleado de un ex concejal de la FSM, hoy PSM-PSOE, Jesús Espelosín, al que el PP acusó en su día de haber comprado terrenos de la Operación, que escribió un libro denunciando el asunto de esa Operación y que parece haber representado los intereses de las familias expropiadas de los terrenos previstos para el pelotazo.

 

Me faltan datos. Muchos.

 

Creo que algunos de ustedes ya saben lo que pienso de la señora Carmena. Y los que no lo sepan pueden ponerse al día aquí.

 

Pero me parece que entre pasar la patata caliente por parte de la señora Botella a la señora Carmena, las presiones de Francisco Gonzalez (BBVA) con el asunto del empleo que dará el pelotazo y el dinero que podría cobrar la corporación endeudada si aprobase el Plan Parcial que abre las puertas al sempiterno, y nunca aprobado, proyecto, las cacas expuestas públicamente del señor Leira como empresario y toda la dinámica descrita, sólo falta un detalle que no nos hablan: que la mafia del dinero y el ladrillo han presionado a la señora Carmena para que saque del cajón a su mesa de trabajo el emblanquecido como nuevo proyecto Distrito Castellana Norte.

 

Llevo días siendo presionado para que me sume al mensaje de que hay mucha mierda que echar encima contra la versión femenina de un Tierno, que como la masculina, tampoco me gusta un pelo porque es la expresión de la pequeña y mediana burguesías para que les saquen del atolladero de la crisis capitalista que les ha hecho perder pie.

 

Yo a eso no juego. No cuenten conmigo para fabricar basura que sé de dónde viene y a qué intereses sirve.

 

Me limito a emplazar a varios interlocutores sobre un asunto turbio que, en mi opinión, deben aclarar, cada uno en el grado en el que les corresponde:

 

Al PSOE municipal y al PSOE de Magdalena Álvarez, que saben algo de esto

 

A Manuela Carmena, patrona de la Fundación Sistema del PSOE y alcaldesa de la villa de Madrid.

 

A un ex consejero del PSOE en la Comunidad de Madrid, al que por diversas cuestiones que conozco sobre su pasado, considero especialmente honesto, Eduardo Mangada, del Club de Debates Urbanos

 

Se trata de conocer si algo de las posiciones de ellos ha cambiado en relación con la Operación Chamartín.

 

En el caso de Manuela Carmena, si resiste a dichas presiones y a la que aparecerá ya sobre la Operación Campamento, ligada a Felipe González, se niega a aceptarlas y planea combate sobre la cuestión, contará con todo mi apoyo entusiasta en tal cuestión; no en otras.

 

Si está dispuesta al trágala, ella o/y sus hambrient@s (de moqueta) muchach@s, recibirán toda mi crítica y condena

  

marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2015/06/vuelve-el-...

  

www.nuevatribuna.es/articulo/economia/operacion-chamartin...

VUELVE EL PELOTAZO DE LA OPERACIÓN CHAMARTÍN ¡AY CARMENA!

  

Por Marat

 

Aproximadamente dos meses antes de las elecciones municipales volvieron de nuevo los buitres de la especulación madrileña a sus territorios de caza de la zona norte de Madrid capital.

 

Ya no se llaman Operación Chamartín. Ahora se llaman Distrito Castellana Norte.

 

Esta especulación urbanística indecente se inició en 1993 con una alianza entre el ladrillo (Constructora San José, poco conocida pero con sus escándalos de sospechas de compra de políticos) y la banca (BBVA, Francisco González y sus mariachis de la prensa sepia y de negocios y de la Brunete mediática en general) que, a su vez, en coalición con el PSOE y el PP, apostaron por hincarle el diente a los terrenos aledaños a la estación de Renfe de Chamartín, ubicados entre Pío XII y la Castellana.

 

Estos terrenos son, en realidad, una entelequia. Ningún medio de desinformación los señala (algunos, cercanos a la nueva corporación callan incluso la operación), ni interés económico implicado ubica su localización (distritocastellananorte.com/zona-de-actuacion/) de modo identificable. ¿Porqué es una incognita su localización exacta? Creo que hay muchos más motivos de lo que mi corta inteligencia alcanza pero, entre ellos, se encuentra el que hay una expropiación a familias propietarias de por medio un tanto extraña e irregular. Sobre ello sabe mucho el ex concejal del PSOE Jesús Espelosín, que en su día los representó.

 

Quizá también tenga que ver con el vacío que representa la localización concreta de esos terrenos que la unión del cemento que constituirá la continuidad entre las 4 torres de la soberbia, edificadas en su día en los antiguos terrenos del Real Madrid, vendidos en rara connivencia municipal y maletines de por medio, que hicieron las delicias del constructor Florentino Pérez, y la zona de Las Tablas y San Chinarro (la zona de actuación conforma un área de más de 3 millones de metros cuadrados en la que participan 31 empresas, 10 ellas internacionales) pronto constituirán un eje de inseguridad ciudadana brutal, derivado de que estamos ante conglomerados de cemento dormitorio sin auténtica vida de barrio y social.

 

No quieren los del pelotazo de la recuperación económica que, de nuevo se basará en sol y cemento, que se sepa que van a crear espacios de “territorio comanche” en el que vivirán atrapados pijos despistados (al otro lado La Moraleja, que eso sí que es saber vivir) que deberán entrar en sus garajes con las ventanillas y los seguros del coche puestos. No importa. Electoralmente alimentarán el discurso reaccionario sobre una inseguridad ciudadana compatible con sus fantasías de vivir orientados al norte, cerca de “la buena vida”.

 

Eso sí, por en medio nos han vendido que los terrenos en los que los que se llevará a cabo este nuevo engendro especulativo estaban abandonados y degradados (zona no edificada y punto) y que toda la operación será “medioambiental y socialmente responsable”, que conlleva una “apuesta por la movilidad” (Comunidad de Madrid y Ayuntamiento poniendo dinero público por delante, para prolongar más líneas de metro donde no se cogerá porque la densidad de población será baja y con personal que usa al coche hasta para ir a mear), que habrá “planificación participativa” (ya han comprado a gran parte del movimiento ciudadano) y que durante el período de construcción se generarán 121.000 empleos (que volverán al paro cuando hayan acabado su tarea).

 

Lo de que volverán a ser un elemento de repetición de la burbuja inmobiliaria, con sus conocidos efectos devastadores, parece ser una cuestión menor.

 

Los cálculos del proyecto indican que, como mínimo el negocio para el BBVA (73% de la participación en el proyecto) y Constructora San José (27%) será de 6.000 millones de euros.

 

¿Qué explica la demora en el lanzamiento de esta operación urbanística, que requiere un Plan Parcial, si nació la idea del pelotazo en 1993, mucho antes de la actual crisis capitalista y 22 años después aún está por ponerse en marcha? Lo ignoro.

 

Pero la mezcla de intereses entre sectores de los negocios representados por el PP y al PSOE en litigio de participación en el pelotazo, la pelea entre instituciones (Estado central, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, representadas por partidos distintos), los intereses de los expropiados durante el proceso de recalificación de los terrenos y la crisis económica, en la última etapa, explican en parte que se haya esperado a este momento para sacarlo del cajón y ponerlo en la mesa del despacho de Manuela Carmena, pasando ya por tropecientos ediles.

 

Para entender una parte de toda esta compleja maraña de intereses, les remito a un artículo mío, de hace 5 años, cuando pareció que volvía a moverse el tema en los medios de presión-comunicación, que ha sido borrado de algunas páginas “alternativas” (no de todas) y que les aporto por mi cuenta, en una dirección html expresamente creada a tal efecto, antes de que desaparezca del resto de rastros dejados en su día en Internet. Insisto en recomendarles su lectura, larga, como es mi estilo habitual, para que se entienda de qué estamos hablando. Por cierto, la dirección del blog de asaltarloscielos es antigua. Sigan con la actual, que contiúa fiel a la Comuna de París, a pesar de que copien el bombre varios podemitas que asaltarán, con el tiempo, alguna concejalía de hacienda.

 

Mi bisoñez de entonces (sigo siendo un pardillo) me hizo ignorar que las iniciativas de presión sobre las instituciones implicadas en el proyecto en 2010 eran más una comprobación de “sensibilidades” por parte de la mafia del negocio en espera den tiempos mejores que una realidad al alcance de su mano, dado que las inversiones públicas en cualquier proyecto (necesarias para sacarlo adelante) estaban muertas por efecto de la crisis económica.

 

En los dos meses largos que van desde mediados de Abril a las actuales fechas finales de Junio uno se ha fijado en un conjunto de detalles muy significativos:

 

Ana Botella intentando pactar con la oposición el relanzamiento de la Operación Chamartín

 

Ana Botella aparcando la cuestión de la aprobación de la Operación Chamartín y dejando el “marrón” a la siguiente corporación municipal.

 

Ana Botella destituyendo a la funcionaria (Carmen Casanova era jefa de servicio de Coordinación del Ayuntamiento de Madrid) que frenó dicha operación tres días antes del 24-M.

 

Manuela Carmena en Campaña oponiéndose a la Operación Chamartín, así como a la Operación Campamento (será un tema abierto en breve) en la campaña de Ahora Madrid

Francisco González, Presidente del BBVA culpando a Manuela Carmena de parar la Operación Chamartín por su inexperiencia, explicándole que el pelotazo crearía 121.000 puestos de trabajo -¡qué bien calculados!- y 3.300 millones, que luego han subido a 3.400.

 

Manuela Carmena indicando que la Operación Chamartín no era tan necesaria.

 

Los mandados del BBVA ofreciéndose a explicar a Manuela Carmena la importancia económica y social de la Operación Chmartín

 

Manuela Carmena mostrando una predisposición a estudiar el tema a cambio de viviendas sociales ¿Ustedes creen que vivirían en esa zona de Madrid muchas familias de clase trabajadora, perdón excluidas de “clase media”?

 

Manuela Carmena reuniéndose con Antonio Béjar, hombre de paja de Francisco González (BBVA) y de la mafia de la construcción.

 

Manuela Carmena comprometiéndose ante los “responsables” de la Operación Chamartín a estudiar el proyecto.

 

¿Debo seguir con el relato o ya captan ustedes de qué puede ir la cosa?

 

Por en medio, enmierdando la campaña, la indecente Esperanza Aguirre utilizó aquello de lo que disponía sobre un arquitecto (casualidad), que era marido de Manuela Carmena (casualidad) y que fue empleado de un ex concejal de la FSM, hoy PSM-PSOE, Jesús Espelosín, al que el PP acusó en su día de haber comprado terrenos de la Operación, que escribió un libro denunciando el asunto de esa Operación y que parece haber representado los intereses de las familias expropiadas de los terrenos previstos para el pelotazo.

 

Me faltan datos. Muchos.

 

Creo que algunos de ustedes ya saben lo que pienso de la señora Carmena. Y los que no lo sepan pueden ponerse al día aquí.

 

Pero me parece que entre pasar la patata caliente por parte de la señora Botella a la señora Carmena, las presiones de Francisco Gonzalez (BBVA) con el asunto del empleo que dará el pelotazo y el dinero que podría cobrar la corporación endeudada si aprobase el Plan Parcial que abre las puertas al sempiterno, y nunca aprobado, proyecto, las cacas expuestas públicamente del señor Leira como empresario y toda la dinámica descrita, sólo falta un detalle que no nos hablan: que la mafia del dinero y el ladrillo han presionado a la señora Carmena para que saque del cajón a su mesa de trabajo el emblanquecido como nuevo proyecto Distrito Castellana Norte.

 

Llevo días siendo presionado para que me sume al mensaje de que hay mucha mierda que echar encima contra la versión femenina de un Tierno, que como la masculina, tampoco me gusta un pelo porque es la expresión de la pequeña y mediana burguesías para que les saquen del atolladero de la crisis capitalista que les ha hecho perder pie.

 

Yo a eso no juego. No cuenten conmigo para fabricar basura que sé de dónde viene y a qué intereses sirve.

 

Me limito a emplazar a varios interlocutores sobre un asunto turbio que, en mi opinión, deben aclarar, cada uno en el grado en el que les corresponde:

 

Al PSOE municipal y al PSOE de Magdalena Álvarez, que saben algo de esto

 

A Manuela Carmena, patrona de la Fundación Sistema del PSOE y alcaldesa de la villa de Madrid.

 

A un ex consejero del PSOE en la Comunidad de Madrid, al que por diversas cuestiones que conozco sobre su pasado, considero especialmente honesto, Eduardo Mangada, del Club de Debates Urbanos

 

Se trata de conocer si algo de las posiciones de ellos ha cambiado en relación con la Operación Chamartín.

 

En el caso de Manuela Carmena, si resiste a dichas presiones y a la que aparecerá ya sobre la Operación Campamento, ligada a Felipe González, se niega a aceptarlas y planea combate sobre la cuestión, contará con todo mi apoyo entusiasta en tal cuestión; no en otras.

 

Si está dispuesta al trágala, ella o/y sus hambrient@s (de moqueta) muchach@s, recibirán toda mi crítica y condena

  

marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2015/06/vuelve-el-...

  

www.nuevatribuna.es/articulo/economia/operacion-chamartin...

VUELVE EL PELOTAZO DE LA OPERACIÓN CHAMARTÍN ¡AY CARMENA!

  

Por Marat

 

Aproximadamente dos meses antes de las elecciones municipales volvieron de nuevo los buitres de la especulación madrileña a sus territorios de caza de la zona norte de Madrid capital.

 

Ya no se llaman Operación Chamartín. Ahora se llaman Distrito Castellana Norte.

 

Esta especulación urbanística indecente se inició en 1993 con una alianza entre el ladrillo (Constructora San José, poco conocida pero con sus escándalos de sospechas de compra de políticos) y la banca (BBVA, Francisco González y sus mariachis de la prensa sepia y de negocios y de la Brunete mediática en general) que, a su vez, en coalición con el PSOE y el PP, apostaron por hincarle el diente a los terrenos aledaños a la estación de Renfe de Chamartín, ubicados entre Pío XII y la Castellana.

 

Estos terrenos son, en realidad, una entelequia. Ningún medio de desinformación los señala (algunos, cercanos a la nueva corporación callan incluso la operación), ni interés económico implicado ubica su localización (distritocastellananorte.com/zona-de-actuacion/) de modo identificable. ¿Porqué es una incognita su localización exacta? Creo que hay muchos más motivos de lo que mi corta inteligencia alcanza pero, entre ellos, se encuentra el que hay una expropiación a familias propietarias de por medio un tanto extraña e irregular. Sobre ello sabe mucho el ex concejal del PSOE Jesús Espelosín, que en su día los representó.

 

Quizá también tenga que ver con el vacío que representa la localización concreta de esos terrenos que la unión del cemento que constituirá la continuidad entre las 4 torres de la soberbia, edificadas en su día en los antiguos terrenos del Real Madrid, vendidos en rara connivencia municipal y maletines de por medio, que hicieron las delicias del constructor Florentino Pérez, y la zona de Las Tablas y San Chinarro (la zona de actuación conforma un área de más de 3 millones de metros cuadrados en la que participan 31 empresas, 10 ellas internacionales) pronto constituirán un eje de inseguridad ciudadana brutal, derivado de que estamos ante conglomerados de cemento dormitorio sin auténtica vida de barrio y social.

 

No quieren los del pelotazo de la recuperación económica que, de nuevo se basará en sol y cemento, que se sepa que van a crear espacios de “territorio comanche” en el que vivirán atrapados pijos despistados (al otro lado La Moraleja, que eso sí que es saber vivir) que deberán entrar en sus garajes con las ventanillas y los seguros del coche puestos. No importa. Electoralmente alimentarán el discurso reaccionario sobre una inseguridad ciudadana compatible con sus fantasías de vivir orientados al norte, cerca de “la buena vida”.

 

Eso sí, por en medio nos han vendido que los terrenos en los que los que se llevará a cabo este nuevo engendro especulativo estaban abandonados y degradados (zona no edificada y punto) y que toda la operación será “medioambiental y socialmente responsable”, que conlleva una “apuesta por la movilidad” (Comunidad de Madrid y Ayuntamiento poniendo dinero público por delante, para prolongar más líneas de metro donde no se cogerá porque la densidad de población será baja y con personal que usa al coche hasta para ir a mear), que habrá “planificación participativa” (ya han comprado a gran parte del movimiento ciudadano) y que durante el período de construcción se generarán 121.000 empleos (que volverán al paro cuando hayan acabado su tarea).

 

Lo de que volverán a ser un elemento de repetición de la burbuja inmobiliaria, con sus conocidos efectos devastadores, parece ser una cuestión menor.

 

Los cálculos del proyecto indican que, como mínimo el negocio para el BBVA (73% de la participación en el proyecto) y Constructora San José (27%) será de 6.000 millones de euros.

 

¿Qué explica la demora en el lanzamiento de esta operación urbanística, que requiere un Plan Parcial, si nació la idea del pelotazo en 1993, mucho antes de la actual crisis capitalista y 22 años después aún está por ponerse en marcha? Lo ignoro.

 

Pero la mezcla de intereses entre sectores de los negocios representados por el PP y al PSOE en litigio de participación en el pelotazo, la pelea entre instituciones (Estado central, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento, representadas por partidos distintos), los intereses de los expropiados durante el proceso de recalificación de los terrenos y la crisis económica, en la última etapa, explican en parte que se haya esperado a este momento para sacarlo del cajón y ponerlo en la mesa del despacho de Manuela Carmena, pasando ya por tropecientos ediles.

 

Para entender una parte de toda esta compleja maraña de intereses, les remito a un artículo mío, de hace 5 años, cuando pareció que volvía a moverse el tema en los medios de presión-comunicación, que ha sido borrado de algunas páginas “alternativas” (no de todas) y que les aporto por mi cuenta, en una dirección html expresamente creada a tal efecto, antes de que desaparezca del resto de rastros dejados en su día en Internet. Insisto en recomendarles su lectura, larga, como es mi estilo habitual, para que se entienda de qué estamos hablando. Por cierto, la dirección del blog de asaltarloscielos es antigua. Sigan con la actual, que contiúa fiel a la Comuna de París, a pesar de que copien el bombre varios podemitas que asaltarán, con el tiempo, alguna concejalía de hacienda.

 

Mi bisoñez de entonces (sigo siendo un pardillo) me hizo ignorar que las iniciativas de presión sobre las instituciones implicadas en el proyecto en 2010 eran más una comprobación de “sensibilidades” por parte de la mafia del negocio en espera den tiempos mejores que una realidad al alcance de su mano, dado que las inversiones públicas en cualquier proyecto (necesarias para sacarlo adelante) estaban muertas por efecto de la crisis económica.

 

En los dos meses largos que van desde mediados de Abril a las actuales fechas finales de Junio uno se ha fijado en un conjunto de detalles muy significativos:

 

Ana Botella intentando pactar con la oposición el relanzamiento de la Operación Chamartín

 

Ana Botella aparcando la cuestión de la aprobación de la Operación Chamartín y dejando el “marrón” a la siguiente corporación municipal.

 

Ana Botella destituyendo a la funcionaria (Carmen Casanova era jefa de servicio de Coordinación del Ayuntamiento de Madrid) que frenó dicha operación tres días antes del 24-M.

 

Manuela Carmena en Campaña oponiéndose a la Operación Chamartín, así como a la Operación Campamento (será un tema abierto en breve) en la campaña de Ahora Madrid

Francisco González, Presidente del BBVA culpando a Manuela Carmena de parar la Operación Chamartín por su inexperiencia, explicándole que el pelotazo crearía 121.000 puestos de trabajo -¡qué bien calculados!- y 3.300 millones, que luego han subido a 3.400.

 

Manuela Carmena indicando que la Operación Chamartín no era tan necesaria.

 

Los mandados del BBVA ofreciéndose a explicar a Manuela Carmena la importancia económica y social de la Operación Chmartín

 

Manuela Carmena mostrando una predisposición a estudiar el tema a cambio de viviendas sociales ¿Ustedes creen que vivirían en esa zona de Madrid muchas familias de clase trabajadora, perdón excluidas de “clase media”?

 

Manuela Carmena reuniéndose con Antonio Béjar, hombre de paja de Francisco González (BBVA) y de la mafia de la construcción.

 

Manuela Carmena comprometiéndose ante los “responsables” de la Operación Chamartín a estudiar el proyecto.

 

¿Debo seguir con el relato o ya captan ustedes de qué puede ir la cosa?

 

Por en medio, enmierdando la campaña, la indecente Esperanza Aguirre utilizó aquello de lo que disponía sobre un arquitecto (casualidad), que era marido de Manuela Carmena (casualidad) y que fue empleado de un ex concejal de la FSM, hoy PSM-PSOE, Jesús Espelosín, al que el PP acusó en su día de haber comprado terrenos de la Operación, que escribió un libro denunciando el asunto de esa Operación y que parece haber representado los intereses de las familias expropiadas de los terrenos previstos para el pelotazo.

 

Me faltan datos. Muchos.

 

Creo que algunos de ustedes ya saben lo que pienso de la señora Carmena. Y los que no lo sepan pueden ponerse al día aquí.

 

Pero me parece que entre pasar la patata caliente por parte de la señora Botella a la señora Carmena, las presiones de Francisco Gonzalez (BBVA) con el asunto del empleo que dará el pelotazo y el dinero que podría cobrar la corporación endeudada si aprobase el Plan Parcial que abre las puertas al sempiterno, y nunca aprobado, proyecto, las cacas expuestas públicamente del señor Leira como empresario y toda la dinámica descrita, sólo falta un detalle que no nos hablan: que la mafia del dinero y el ladrillo han presionado a la señora Carmena para que saque del cajón a su mesa de trabajo el emblanquecido como nuevo proyecto Distrito Castellana Norte.

 

Llevo días siendo presionado para que me sume al mensaje de que hay mucha mierda que echar encima contra la versión femenina de un Tierno, que como la masculina, tampoco me gusta un pelo porque es la expresión de la pequeña y mediana burguesías para que les saquen del atolladero de la crisis capitalista que les ha hecho perder pie.

 

Yo a eso no juego. No cuenten conmigo para fabricar basura que sé de dónde viene y a qué intereses sirve.

 

Me limito a emplazar a varios interlocutores sobre un asunto turbio que, en mi opinión, deben aclarar, cada uno en el grado en el que les corresponde:

 

Al PSOE municipal y al PSOE de Magdalena Álvarez, que saben algo de esto

 

A Manuela Carmena, patrona de la Fundación Sistema del PSOE y alcaldesa de la villa de Madrid.

 

A un ex consejero del PSOE en la Comunidad de Madrid, al que por diversas cuestiones que conozco sobre su pasado, considero especialmente honesto, Eduardo Mangada, del Club de Debates Urbanos

 

Se trata de conocer si algo de las posiciones de ellos ha cambiado en relación con la Operación Chamartín.

 

En el caso de Manuela Carmena, si resiste a dichas presiones y a la que aparecerá ya sobre la Operación Campamento, ligada a Felipe González, se niega a aceptarlas y planea combate sobre la cuestión, contará con todo mi apoyo entusiasta en tal cuestión; no en otras.

 

Si está dispuesta al trágala, ella o/y sus hambrient@s (de moqueta) muchach@s, recibirán toda mi crítica y condena

  

marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2015/06/vuelve-el-...

  

www.nuevatribuna.es/articulo/economia/operacion-chamartin...

La Comunidad contará con una nueva variante a la Nacional I que permitirá descongestionar el tráfico en la zona norte de la región, cuyo proyecto se pondrá en marcha de forma inmediata, tras el estudio informativo que va a encargar el Ministerio de Fomento, cumpliéndose así el compromiso adquirido por la presidenta regional, Cristina Cifuentes, en su programa electoral.

 

Esta es una de las principales conclusiones del encuentro mantenido entre la presidenta del Ejecutivo autonómico y la ministra de Fomento, Ana Pastor, en el que se han abordado las nuevas infraestructuras para Madrid, como la conexión de Cercanías con el aeropuerto de Barajas, también compromiso electoral, que estará en funcionamiento antes de final de año, una vez finalizada en septiembre la obra civil.

  

De esta manera, la estación de Atocha estará conectada con el aeropuerto de Barajas, a través de una lanzadera, en sólo 20 minutos. Asimismo, se sincronizarán los horarios para que aquellos viajeros del tren de alta velocidad puedan realizar, mediante un ascensor que se está construyendo en la citada estación, la conexión con la línea de cercanías que llegará sin paradas al aeropuerto madrileño.

 

En la reunión también se ha abordado la importancia de la Operación Chamartín, que es apoyada por las dos administraciones, dado que “supondrá un importante desarrollo para Madrid, que tiene que salir adelante, también con la implicación del Ayuntamiento de la capital”, concluye la presidenta del Gobierno regional.

   

La Comunidad contará con una nueva variante a la Nacional I que permitirá descongestionar el tráfico en la zona norte de la región, cuyo proyecto se pondrá en marcha de forma inmediata, tras el estudio informativo que va a encargar el Ministerio de Fomento, cumpliéndose así el compromiso adquirido por la presidenta regional, Cristina Cifuentes, en su programa electoral.

 

Esta es una de las principales conclusiones del encuentro mantenido entre la presidenta del Ejecutivo autonómico y la ministra de Fomento, Ana Pastor, en el que se han abordado las nuevas infraestructuras para Madrid, como la conexión de Cercanías con el aeropuerto de Barajas, también compromiso electoral, que estará en funcionamiento antes de final de año, una vez finalizada en septiembre la obra civil.

  

De esta manera, la estación de Atocha estará conectada con el aeropuerto de Barajas, a través de una lanzadera, en sólo 20 minutos. Asimismo, se sincronizarán los horarios para que aquellos viajeros del tren de alta velocidad puedan realizar, mediante un ascensor que se está construyendo en la citada estación, la conexión con la línea de cercanías que llegará sin paradas al aeropuerto madrileño.

 

En la reunión también se ha abordado la importancia de la Operación Chamartín, que es apoyada por las dos administraciones, dado que “supondrá un importante desarrollo para Madrid, que tiene que salir adelante, también con la implicación del Ayuntamiento de la capital”, concluye la presidenta del Gobierno regional.

   

La Comunidad contará con una nueva variante a la Nacional I que permitirá descongestionar el tráfico en la zona norte de la región, cuyo proyecto se pondrá en marcha de forma inmediata, tras el estudio informativo que va a encargar el Ministerio de Fomento, cumpliéndose así el compromiso adquirido por la presidenta regional, Cristina Cifuentes, en su programa electoral.

 

Esta es una de las principales conclusiones del encuentro mantenido entre la presidenta del Ejecutivo autonómico y la ministra de Fomento, Ana Pastor, en el que se han abordado las nuevas infraestructuras para Madrid, como la conexión de Cercanías con el aeropuerto de Barajas, también compromiso electoral, que estará en funcionamiento antes de final de año, una vez finalizada en septiembre la obra civil.

  

De esta manera, la estación de Atocha estará conectada con el aeropuerto de Barajas, a través de una lanzadera, en sólo 20 minutos. Asimismo, se sincronizarán los horarios para que aquellos viajeros del tren de alta velocidad puedan realizar, mediante un ascensor que se está construyendo en la citada estación, la conexión con la línea de cercanías que llegará sin paradas al aeropuerto madrileño.

 

En la reunión también se ha abordado la importancia de la Operación Chamartín, que es apoyada por las dos administraciones, dado que “supondrá un importante desarrollo para Madrid, que tiene que salir adelante, también con la implicación del Ayuntamiento de la capital”, concluye la presidenta del Gobierno regional.

   

Tras la reunión mantenida en el Ministerio de Fomento sobre la prolongación de la Castellana las noticias son negativas porque que la decisión unilateral del Ayuntamiento de paralizar este proyecto conlleva que la operación Chamartín no se pueda poner en marcha esta legislatura. Su propuesta, un documento de bases sin cobertura legal, supone menos infraestructuras, menos zonas verdes, menos viviendas, menos inversión y sobre todo no poder generar los 120.000 empleos previstos. Éstas son las consecuencias del urbanismo ideológico que se está aplicando en el Ayuntamiento de Madrid.

Incluye una nueva línea de Metro, conexiones con la M-30, M-40 y M-607 y el soterramiento del nudo norte

Supone una inversión de 11.000 millones de euros y durante su ejecución se crearán 25.000 empleos

El proyecto prevé la llegada de 50.000 residentes y de unos 88.000 trabajadores en la zona

Tras la reunión mantenida en el Ministerio de Fomento sobre la prolongación de la Castellana las noticias son negativas porque que la decisión unilateral del Ayuntamiento de paralizar este proyecto conlleva que la operación Chamartín no se pueda poner en marcha esta legislatura. Su propuesta, un documento de bases sin cobertura legal, supone menos infraestructuras, menos zonas verdes, menos viviendas, menos inversión y sobre todo no poder generar los 120.000 empleos previstos. Éstas son las consecuencias del urbanismo ideológico que se está aplicando en el Ayuntamiento de Madrid.

El paseo de la Castellana es una de las principales avenidas de Madrid (España), actualmente con seis carriles centrales y cuatro laterales, que recorre la ciudad desde la plaza de Colón, en el centro, hasta el Nudo Norte. Su trazado inicial correspondía al del antiguo cauce fluvial del arroyo de la Fuente Castellana, hasta los llamados Nuevos Ministerios, donde se encontraba el antiguo hipódromo de Madrid. Desde allí se hizo una prolongación, proyectada en tiempos de la Primera República, hasta alcanzar casi los límites del antiguo pueblo de Fuencarral (hoy barrio de Madrid).

 

Junto con el paseo del Prado y el paseo de Recoletos, la Castellana forma un eje viario fundamental que atraviesa Madrid de norte a sur. Está prevista su prolongación hacia el norte por Fuencarral, dentro de un importante proyecto urbanístico conocido como «Operación Chamartín».

 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha lamentado hoy que la •decisión unilateral” del Ayuntamiento de Madrid de rechazar el proyecto consensuado para la prolongación de la Castellana vaya a impedir, “con toda probabilidad”, que la operación Chamartín se pueda poner en marcha esta legislatura.

 

Cifuentes ha hecho estas afirmaciones tras participar esta tarde en una reunión convocada en el Ministerio de Fomento por la titular en funciones de este departamento, Ana Pastor, a la que ha asistido también la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena,

 

En declaraciones al término de la reunión, la presidenta regional ha afirmado que el Ayuntamiento ha decidido “de forma unilateral” rechazar un proyecto que ya se había consensuado tras 20 años y a cambio “lo que presenta no es un proyecto sino un documento de bases que no tiene cobertura legal, puesto que no cumple con lo requerido en el Plan General de Urbanismo”. Un documento, ha subrayado, cuya puesta en marcha supondría “entre tres años y medio y cuatro” más de retraso y que, por tanto, “no se podría hacer en esta legislatura”.

 

A su juicio, esto es “una noticia muy negativa”, porque supone “que no se van a poder crear esos 120.000 puestos de trabajo que estaban previstos y que son tan importantes”. También “va a suponer menos infraestructuras de transporte para la Comunidad”, incluidas tres estaciones de Metro, una estación de Cercanías, una línea de autobuses de alta capacidad y un nudo de comunicaciones fundamental para mejorar toda la zona norte de la ciudad de Madrid, los nuevos desarrollos y los municipios cercanos; menos zonas verdes y menos viviendas protegidas, e impedirá también el soterramiento de las vías y poder llevar a cabo la mejora de la estación de Chamartín.

 

El paseo de la Castellana es una de las principales avenidas de Madrid (España), actualmente con seis carriles centrales y cuatro laterales, que recorre la ciudad desde la plaza de Colón, en el centro, hasta el Nudo Norte. Su trazado inicial correspondía al del antiguo cauce fluvial del arroyo de la Fuente Castellana hasta los llamados Nuevos Ministerios, donde se encontraba el antiguo hipódromo de Madrid. Desde allí se hizo una prolongación, proyectada en tiempos de la Primera República, hasta alcanzar casi los límites del antiguo pueblo de Fuencarral (hoy barrio de Madrid).

 

Junto con el paseo del Prado y el paseo de Recoletos, la Castellana forma un eje viario fundamental que atraviesa Madrid de norte a sur. Está prevista su prolongación hacia el norte por Fuencarral, dentro de un importante proyecto urbanístico conocido como «Operación Chamartín».

 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha lamentado hoy que la •decisión unilateral” del Ayuntamiento de Madrid de rechazar el proyecto consensuado para la prolongación de la Castellana vaya a impedir, “con toda probabilidad”, que la operación Chamartín se pueda poner en marcha esta legislatura.

 

Cifuentes ha hecho estas afirmaciones tras participar esta tarde en una reunión convocada en el Ministerio de Fomento por la titular en funciones de este departamento, Ana Pastor, a la que ha asistido también la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena,

 

En declaraciones al término de la reunión, la presidenta regional ha afirmado que el Ayuntamiento ha decidido “de forma unilateral” rechazar un proyecto que ya se había consensuado tras 20 años y a cambio “lo que presenta no es un proyecto sino un documento de bases que no tiene cobertura legal, puesto que no cumple con lo requerido en el Plan General de Urbanismo”. Un documento, ha subrayado, cuya puesta en marcha supondría “entre tres años y medio y cuatro” más de retraso y que, por tanto, “no se podría hacer en esta legislatura”.

 

A su juicio, esto es “una noticia muy negativa”, porque supone “que no se van a poder crear esos 120.000 puestos de trabajo que estaban previstos y que son tan importantes”. También “va a suponer menos infraestructuras de transporte para la Comunidad”, incluidas tres estaciones de Metro, una estación de Cercanías, una línea de autobuses de alta capacidad y un nudo de comunicaciones fundamental para mejorar toda la zona norte de la ciudad de Madrid, los nuevos desarrollos y los municipios cercanos; menos zonas verdes y menos viviendas protegidas, e impedirá también el soterramiento de las vías y poder llevar a cabo la mejora de la estación de Chamartín.

 

Tras la reunión mantenida en el Ministerio de Fomento sobre la prolongación de la Castellana las noticias son negativas porque que la decisión unilateral del Ayuntamiento de paralizar este proyecto conlleva que la operación Chamartín no se pueda poner en marcha esta legislatura. Su propuesta, un documento de bases sin cobertura legal, supone menos infraestructuras, menos zonas verdes, menos viviendas, menos inversión y sobre todo no poder generar los 120.000 empleos previstos. Éstas son las consecuencias del urbanismo ideológico que se está aplicando en el Ayuntamiento de Madrid.

Proyecto: Christian Robles, Propósito: Ampliación Proyectos II, ETSAG UAH.

Infografía: Christian Robles

Fecha: 19-01-2009

 

Vista de la localización de la propuesta. Situada en la antigua propuesta de la Operación Chamartín, Madrid.

Marcha por los terrenos de la Operación Chamartín y plantación de árboles

Chamartín (L1, L10, Futura Operación Chamartín, Futura línea), Renfe.