new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged opaz

du free free pour mister "Ormie"!!!!

à l'occasion du Défi: "Bombing-Art-Summer2012"....

à Geneve.... yo Suede,Ormie,Opaz et les cannetons!

Photos from the #Douro14 Tour in October

Bourgoin jallieu Juillet 2011!

  

theme: lapin/magie

BIGUP: yope/Nacre/Ormie/Bise/Opaz/Suede

En la cocina hay olor a gas

esta todo apagado, hay luna en paz

 

No tengo hambre, voy a revisar

Hay masa en el horno, y no es de pan

 

Olor a una carne

mantel y sal

Es semana santa

sol celestial

 

Sin sábanas

sin un colchón

Duerme tranquilo cono un liron

 

Seco el corazón

 

En la cocina había olor a gas

Ya no cuenta ovejas, hoy duerme en opaz

Busco mi camisa a tientas, voy a desfilar

Planchada y de fiesta, hay olor a gas

 

Olor a una carne

mantel y sal

Es semana santa

sol celestial

 

Sin sábanas

sin un colchón

Duerme tranquilo cono un liron

 

Seco el corazón

 

Hay olor a gas

Hay olor a gas

Odes ♪♫♫

 

View On Black

  

[...]no hay nada frente a mi, sólo un instante

rescatado esta noche, contra un sueño

de ayuntadas imágenes soñado,

duramente esculpido contra el sueño,

a pulso levantado letra a letra,

mientras afuera el tiempo se desboca

y golpea las puertas de mi alma

el mundo con su horario carnicero [...]

 

Octavio Paz

Photos from the #Douro14 Tour in October

515 comes off the Agrium Sub at Opaz Junction onto the Kapuskasing Sub. It will couple onto its train (out of sight behind the locomotives) and head west to Hearst.

Photos from the #Douro14 Tour in October

find me on Facebook

 

Model: Sophia @indeed Modelmanagement

Photography by Andrea Kuhn

Hair & Make-Up: Lea Nehring

Yo Yope, Ormie,Opaz.

 

Suede - June 2011 - Rhone-Alpes

An ONR work train departs Kap for Opaz following train 515 west.

à Geneve.... yo Suede,Ormie,Opaz et les cannetons!

Photos from the #Douro14 Tour in October

Photos from the #Douro14 Tour in October

Fresk réalisée en 2007 à La Rochelle

 

Sly2_Coler_Bes_Stupid_Ba.k2_Opaz_Dylem_Papy

Photos from the #Douro14 Tour in October

Photos from the #Douro14 Tour in October

♪♫♫ Galope de olas

 

View On Black

 

[...]Su presencia cambió mi vida. La casa de pasillos obscuros y muebles empolvados se llenó de aire, de sol, de rumores y reflejos verdes y azules, pueblo numeroso y feliz de reverberaciones y ecos.

¡Cuántas olas es una ola y cómo puede hacer playa o roca o rompeolas un muro, un pecho, una frente que corona de espumas! Hasta los rincones abandonados, los abyectos rincones del polvo y los detritus fueron tocados por sus manos ligeras. Todo se puso a sonreír y por todas partes brillaban dientes blancos. El sol entraba con gusto en las viejas habitaciones y se quedaba en casa por horas, cuando ya hacía tiempo que había abandonado las otras casas, el barrio, la ciudad, el país. Y varias noches, ya tarde, las escandalizadas estrellas lo vieron salir de mi casa, a escondidas. El amor era un juego, una creación perpetua. Todo era playa, arena, lecho de sábanas siempre frescas. Si la abrazaba, ella se erguía, increiblemente esbelta, como el tallo líquido de un chopo; y de pronto esa delgadez florecía en un chorro de plumas blancas, en un penacho de risas que caían sobre mi cabeza y mi espalda y me cubrían de blancuras. O se extendía frente a mi, infinita como el horizonte, hasta que yo también me hacía horizonte y silencio. Plena y sinuosa, me elvolvía como una música o unos labios inmensos. Su presencia era un ir y venir de caricias, de rumores, de besos. Entraba en sus aguas, me ahogaba a medias y en un cerrar de ojos me encontraba arriba, en lo alto del vértigo, misteriosamente suspendido, para caer después como una piedra , y sentirme suavemente depositado en lo seco, como una pluma. Nada es comparable a dormir mecido en las aguas, si no es despertar golpeado por mil alegres látigos ligeros, por arremetidas que se retiran riendo.

 

Pero jamás llegué al centro de su ser. Nunca toqué el nudo del ay y de la muerte. Quiza en las olas no existe ese sitio secreto que hace vulnerable y mortal a la mujer, ese pequeño botón eléctrico donde todo se enlaza, se crispa y se yergue, para luego desfallecer . Su sensibilidad, como las mujeres, se propagaba en ondas, sólo que no eran ondas concéntricas, sino excéntricas, que se extendían cada vez más lejos, hasta tocar otros astros. Amarla era prolongarse en contactos remotos, vibrar con estrellas lejanas que no sospechamos. Pero su centro... no, no tenia centro, sino un vacío parecido al de los torbellinos, que me chupaba y me asfixiaba.

 

Tendido el uno al lado de otro , cambiábamos confidencias, cuchicheos, risas. Hecha un ovillo, caía sobre mi pecho y allí se desplegaba como una vegetación de rumores. Cantaba a mi oido, caracola. Se hacia humilde y transparente, echada a mis pies como un animalito, agua mansa. Era tan límpida que podía leer todos sus pensamientos. Ciertas noches su piel se cubría de fosforecencias y abrazarla era abrazar un pedazo de noche tatuada de fuego. Pero se hacia tambien negra y amarga. A horas inesperadas mugía, suspiraba, se retorcía. Sus gemidos despertaban a los vecinos. Al oírla el viento del mar se ponía a rascar la puerta de la casa o deliraba en voz alta por las azoteas. Los días nublados la irritaban; rompía muebles, decía malas palabras, me cubría de insultos y de una espuma gris y verdosa. Escupía, lloraba, juraba, profetizaba. Sujeta a la luna,a las estrellas, al influjo de la luz de otros mundos, cambiaba de humor y de semblante de una manera que a mi me parecia fantástica, pero que era fatal como la marea.

 

Empezó a quejarse de soledad. Llené la casa de caracolas y conchas, pequeños barcos veleros, que en sus días de furia hacía naufragar (junto con los otros, cargados de imágenes, que todas las noches salían de mi frente y se hundían en sus feroces o graciosos torbellinos). ¡Cuántos pequeños tesoros se perdieron en ese tiempo! Pero no le bastaban mis barcos ni el canto silencioso de las caracolas. Tuve que instalar en la casa una colonia de peces. Confieso que no sin celos los veía nadar en mi amiga, acariciar sus pechos, dormir entre sus piernas, adornar su cabellera con leves relámpagos de colores.

 

Entre todos aquellos peces había unos particularmente repulsivos y feroces, unos pequeños tigres de acuario, de grandes ojos fijos y bocas hendidas y carniceras. No sé por que aberración mi amiga se complacía en jugar con ellos, mostrándoles sin rubor una preferencia cuyo significado prefiero ignorar. Pasaba largas horas encerrada con aquellas horribles criaturas. Un día no pude más; eché la puerta abajo y me arrojé sobre ellos. Ágiles y fantasmales, se me escapaban entre las manos mientras ella reía y me golpeaba hasta derribarme. Sentí que me ahogaba. Y cuando estaba a punto de morir, morado ya, me depositó suavemente en la orilla y empezó a besarme diciendo no sé qué cosas. Me sentí muy débil, molido y humillado. Y al mismo tiempo la voluptuosidad me hizo cerrar los ojos. Porque su voz era dulce y me hablaba de la muerte deliciosa de los ahogados. Cuando volví en mí, empezé a temerla y odiarla[...]

 

O. Paz

 

Mi vida con la ola

 

Make sure to look at this full size

1 3 4 5 6 7 ••• 79 80