new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged mediadores

EL BURRO COMO MEDIADOR TERAPÉUTICO

  

La Asociación ANDREA ..emplea desde la puesta en marcha del Centro a los burros abandonados y en ocasiones cruelmente maltratados, una vez rehabilitados, como terapeutas para los colectivos más desfavorecidos física, psíquica y socialmente. Además cuenta también con algunos ejemplares de razas en estado crítico de conservación y en serios riesgos de extinción, como los ejemplares de la raza de las “Encartaciones”, la raza de Asnos más amenazada del mundo según un reciente informe de la FAO. Todos ellos forman el equipo de mediadores terapéuticos de la Asociación ANDREA que ayudan a las personas en desventaja a disfrutar de mayor calidad de vida, no solo como un proceso de rehabilitación sino también de prevención mediante la interacción mediada por un terapeuta, entre el animal y el paciente.

  

THE DONKEY LIKE THERAPEUTIC MEDIATOR

  

The Association ANDREA .. uses from the setting in march from the Center to the abandoned donkeys and in occasions cruelly mistreated, once rehabilitated, as therapists for the communities physical, psychic more desfavorecidos and socially. It also has also some copies of races in critical state of conservation and in serious extinction risks, as the copies of the race of "Encartaciones", the threatened race of Asses in the world according to a recent report of FAO. All they not form the team of therapeutic mediators of the Association ANDREA that you/they help people in disadvantage to enjoy bigger quality of life, alone as a rehabilitation process but also of mediating prevention the interaction mediated by a therapist, between the animal and the patient..

    

Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios

Un montón de besos ¡¡

Thank you for your visits and comments

Kisses

     

Textura Kerstin Frank art ¡¡Thanks ¡¡

    

EL BURRO COMO MEDIADOR TERAPÉUTICO

  

La Asociación ANDREA ..emplea desde la puesta en marcha del Centro a los burros abandonados y en ocasiones cruelmente maltratados, una vez rehabilitados, como terapeutas para los colectivos más desfavorecidos física, psíquica y socialmente. Además cuenta también con algunos ejemplares de razas en estado crítico de conservación y en serios riesgos de extinción, como los ejemplares de la raza de las “Encartaciones”, la raza de Asnos más amenazada del mundo según un reciente informe de la FAO. Todos ellos forman el equipo de mediadores terapéuticos de la Asociación ANDREA que ayudan a las personas en desventaja a disfrutar de mayor calidad de vida, no solo como un proceso de rehabilitación sino también de prevención mediante la interacción mediada por un terapeuta, entre el animal y el paciente.

  

THE DONKEY LIKE THERAPEUTIC MEDIATOR

  

The Association ANDREA .. uses from the setting in march from the Center to the abandoned donkeys and in occasions cruelly mistreated, once rehabilitated, as therapists for the communities physical, psychic more desfavorecidos and socially. It also has also some copies of races in critical state of conservation and in serious extinction risks, as the copies of the race of "Encartaciones", the threatened race of Asses in the world according to a recent report of FAO. All they not form the team of therapeutic mediators of the Association ANDREA that you/they help people in disadvantage to enjoy bigger quality of life, alone as a rehabilitation process but also of mediating prevention the interaction mediated by a therapist, between the animal and the patient..

    

Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios

Un montón de besos ¡¡

Thank you for your visits and comments

Kisses

     

Mi Blog - Mi caja de sueños

 

Texturas" Playingwithbrushes". Thanks ¡¡

     

Canciones sin su música

 

Porque te voy a ver tal vez mañana

y porque aún palpita aunque dolido el tiempo

por un instante pacto con mi historia

puedo al fin dar tu rostro a este abandono

poner mi nombre a aquél que desangraste

llamar mi vida a este naufragio

saber que fue todo verdad tu amor

y fue tu desamor verdad del todo

eras tú quien me alzaba de la sombra

y hecha sombra impensable eras tú quien me hería

confieso que te quise salvadora o maligna

mi esplendor o mi muerte eran tu ministerio

y yo te amaba en todos tus poderes

todo lo supe fue ese abismo el que quise

y hoy todavía para mí ya no hay mañana

sino por la violencia con que espero

por mi bien o mi mal volver a verte

una vez más una sola vez más

siempre una sola siempre

una misma vez más.

       

Confesión

 

El día,

está tan bello

que no puede mentir:

comemos de su luz nuestro pan de verdad.

 

Su cuerpo se desciñe

y se tiende y se ofrece.

Esta dicha no engaña: nada quiere.

 

Di: ¿no es más fuerte

que nuestro amor altivo de la muerte

esta sencilla gracia equilibrada

que nada

ejerce?

 

Pero cuánto pavor,

violenta alma mediata,

te infunde todavía esa burlona voz

que a solas te susurra «estás salvada».

 

No, no,

tu destino ni ha muerto ni es tu esclavo.

Soberbia y Miedo, confesad:

la vida toda fue verdad.

      

Contra mi tacto evocador me afano...

 

Contra mi tacto evocador me afano.

Con los más duros y ásperos pertrechos

he trabajado hasta dejar deshechos

por el hierro los dedos de esta mano.

 

Los quiero embrutecer, pero es en vano;

en sus fibras más íntimas, maltrechos,

aún guardan la memoria de tus pechos,

su tibia paz, su peso soberano.

 

Ni violencias ni cóleras impiden

que fieles y calladas a porfía

mis manos sueñen siempre en su querencia,

 

ni mil heridas lograrán que olviden

que acariciaron largamente un día

la piel del esplendor y su opulencia.

       

Desnuda aún, te habías levantado...

 

Desnuda aún, te habías levantado

del lecho, y por los muslos te escurría,

viscoso y denso, tibio todavía,

mi semen de tu entrada derramado.

 

Encendida y dichosa, habías quedado

de pie en la media luz, y en tu sombría

silueta, bajo el sexo relucía

un brillo astral de mercurio exudado.

 

Miraba el tiempo absorto, en el espejo

de aquel instante, una figura suya

definitiva y simple como un nombre:

 

mi semen en tus muslos, su reflejo

de lava mía en luz de luna tuya

alba geológica en mujer y hombre.

       

Dicho a ciegas

 

Di si eran éstas las palabras

Míralas bien

Córtalas con cuidado

Y vamos a guardarlas

Sepultadas debajo de la casa

Tesoro rescatado

Devuelto al culto

Palabras guarecidas

Mantenidas en vida

Que de secreto se alimentan

Reverenciadas en su catacumba

Ocultas mientras dure afuera

la locura lasciva del lenguaje

Para sólo sacarlas

Cuando pisemos el silencio soberano

En la omnisciente noche de la afasia

Y antes de que la clave se nos borre

Mirarlas un instante en su esplendor

Carne verbal viviente en el silencio

Inmaculadas concepciones

Rompedoras del círculo vicioso

Otra vez mediadoras

Para que se hagan mutuos mediadores

Dos que dicen tú y yo

Antes de que la noche del amor los borre

Mas todo está fundado si al borrarse se hablan.

       

Dime mujer dónde escondes tu misterio...

 

(Para Luci Fernández de Alba, que se sorprendió)

 

Dime mujer dónde escondes tu misterio

mujer agua pesada volumen transparente

más secreta cuanto más te desnudas

cuál es la fuerza de tu esplendor inerme

tu deslumbrante armadura de belleza

dime no puedo ya con tantas armas

mujer sentada acostada abandonada

enséñame el reposo el sueño y el olvido

enséñame la lentitud del tiempo

mujer tú que convives con tu ominosa carne

como junto a un animal bueno y tranquilo

mujer desnuda frente al hombre armado

quita de mi cabeza este casco de ira

cálmame cúrame tiéndeme sobre la fresca tierra

quítame este ropaje de fiebre que me asfixia

húndeme debilítame envenena mi perezosa sangre

mujer roca de la tribu desbandada

descíñeme estas mallas y cinturones de rigidez y miedo

con que me aterro y te aterro y nos separo

mujer oscura y húmeda pantano edénico

quiero tu ancha olorosa robusta sabiduría

quiero volver a la tierra y sus zumos nutricios

que corren por tu vientre y tus pechos y que riegan tu carne

quiero recuperar el peso y la rotundidad

quiero que me humedezcas me ablandes me afemines

para entender la feminidad la blandura húmeda del mundo

quiero apoyada la frente en tu regazo materno

traicionar al acerado ejército de los hombres

mujer cómplice única terrible hermana

dame la mano volvamos a inventar el mundo los dos solos

quiero no apartar nunca de ti los ojos

mujer estatua hecha de frutas paloma crecida

déjame siempre ver tu misteriosa presencia

tu mirada de ala y de seda y de lago negro

tu cuerpo tenebroso y radiante plasmado de una vez sin titubeos

tu cuerpo infinitamente más tuyo que para mí el mío

y que entregas de una vez sin titubeos sin guardar nada

tu cuerpo pleno y uno todo iluminado de generosidad

mujer mendiga pródiga puerto del loco Ulises

no me dejes olvidar nunca tu voz de ave memoriosa

tu palabra imantada que en tu interior pronuncias siempre desnuda

tu palabra certera de fulgurante ignorancia

la salvaje pureza de tu amor insensato

desvariado sin freno brutalizado enviciado

el gemido limpísimo de la ternura

la pensativa mirada de la prostitución

la clara verdad cruda

del amor que sorbe y devora y se alimenta

el invisible zarpazo de la adivinación

la aceptación la comprensión la sabiduría sin caminos

la esponjosa maternidad terreno de raíces

mujer casa del doloroso vagabundo

dame a morder la fruta de la vida

la firme fruta de luz de tu cuerpo habitado

déjame recostar mi frente aciaga

en tu grave regazo de paraíso boscoso

desnúdame apacíguame cúrame de esta culpa ácida

de no ser siempre armado sino sólo yo mismo.

       

El extranjero

 

No le toques los pechos Extranjero

A esta sombra con fiebre que esta noche

Anocheció tan hembra

Por los linderos de los residentes

Todo el verano es de ellos

Escúchalos dichosamente extraviados

Sin saber cómo hacer

Para entender bajo sus propias voces

Este lamento de la plenitud

Que tan claro se oye en tu silencio

Y tienes que vagar a solas

Por las quietas afueras de su fiesta

Y poner sólo ecos distantes

En tu ramo nocturno en la sombra cortado

Y bañarte tan solo en murmullos de espumas

No saben que su amo

Tiene en ti un siervo más

Que también el verano te devuelve un rato

Tu corazón con llaga

Nadie sabe aquí el nombre

De tu amor extranjero

Y tienes que alejarte al borde de la noche

A decirlo a sus muertos

Que duermen allá afuera y que piensan en ti

Tras sus pesados párpados cerrados.

       

El quemado

 

De la mañana a la tarde

me consumes, sol; me secas

con tu gran ojo sin alma;

pero así la noche al fin

halla en mí el duro carbón

que no podrá disolver,

y al corazón seco vuelve,

sombría y fresca, la savia

que blanca le sorbió el día.

       

En brazos de la noche

 

Está ya oscurecida la hermosura;

los árboles desnudos

se mecen en la sombra,

y un gran silencio vela suspendido.

 

En brazos de la noche

se guarda y perpetúa la promesa del día,

la prometida plenitud del día

que cumple en sólo prometerse

un don que nos inclina,

y nos fuerza, y nos basta.

 

De noche la hermosura a solas habla;

a solas en el aire solo

late oculto el ardor de su promesa

sin cesar renovada.

 

Y a través de la noche,

desde el oscuro fondo de su entraña,

nos guía y acompaña

heridos de esperanza, al nuevo día,

 

nuevamente a cumplir bajo el sol nuevo

su plenitud igual y suficiente

de prometida nuestra sin fin, siempre la misma.

       

En las fuentes

 

Quién desteje el amor

Ése es quien me desteje

No es nadie

El amor se deshace solo

Como la trenza del río

destrenzada en el mar

No estoy de amor tejido

Estoy tejido de tejerlo

 

De sacar de mis íngrimos telares

Este despótico trabajo

Eternamente abandonando

el fleco que se aleja

A la disipación y su bostezo idiota

Y sólo escapo de su horror

Recogiéndome todo sin recelo

En el lugar donde nace la trama.

      

Encarnaciones

 

Hundido el rostro en tu cabello, aspiro

el sofocante aliento de la noche

que allí estancado humea y flota como el sueño.

Todo el inmenso espacio pesadamente yace

sobre esta tibia tierra adormecida,

sobre el cuarto y el lecho y nuestros miembros,

y la casi secreta agitación

que mueve nuestros pechos.

No respiramos aire, respiramos silencio;

un gran silencio inmóvil

que cubre nuestra piel desnuda

como oscuros aceites.

Y de pronto,

siento que mi ternura me desborda y anega,

que también con la sombra te acaricio,

y te abrazo también con el espacio,

y te rozo los labios con el aire;

que toda esta solícita violencia

es también este vasto silencio conmovido

que arrojado de bruces encima de nosotros

se asoma a nuestro amor,

y lo recorre entero un estremecimiento,

sollozo cálido, ala del destino.

       

Entre los tibios muslos te palpita...

 

Entre los tibios muslos te palpita

un negro corazón febril y hendido

de remoto y sonámbulo latido

que entre oscuras raíces se suscita;

 

un corazón velludo que me invita,

más que el otro cordial y estremecido,

a entrar como en mi casa o en mi nido

hasta tocar el grito que te habita.

 

Cuando yaces desnuda toda, cuando

te abres de piernas ávida y temblando

y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

 

un corazón puedes abrir, y si entro

con la lengua en la entrada que me tiendes,

puedo besar tu corazón por dentro.

       

La música

 

A Alicia Urreta

 

No se ve por ningún lado la fuente de silencio

el estanque de sombra la secreta semilla de tiempo

de donde ella ha debido levantarse

sigilosa descalza alada

mujer blanca y desnuda con un antifaz negro

en su danza de suspiros jugando con el fuego

música silencio viviente tesoro de irónicas monedas puras

chorro de enigmas deslumbrantes surtidor de inquietud

música boca sellada diosa que nada dice

por qué me clavas en el alma este imposible

de qué me estás hablando

qué atávica locura quieres hacerme confesar

qué serpiente dormida quisieras despertarme

adónde me arrastras por este túnel en que has convertido el tiempo

no te rías no huyas deja de socavar la tierra bajo mis pies

adónde quieres precipitarme

música abismo luminoso insidioso amor

música vibración de la ausencia lluvia de heridas

lluvia de claros venenos

lluvia de mudas preguntas sin respuesta

por qué me encadenas así al latido del tiempo

ah insensata avasalladora soy tu esclavo sonámbulo

espérame déjame tocarte enloquezco de libertad

dónde tenía yo estas oscuras entrañas que me acaricias

dónde estaba mi pureza límpida como el rayo

y que recibo ahora de tus manos de agua

música radiante de confusión

mina de luz lenguaje que gravita y gira

lenguaje astral silencio al fin solar

lenguaje movedizo bandada de señas y de risas

sigue durando no te acabes vive

sigue sigue fundando este imperio de éter

no te mueras fuera de ti apenas toque el mundo

va a disiparse este bloque de bondad que ha hecho de mí tu amor

espera llama helada no te vayas

acaba de decir la última sílaba termina esa palabra

materialízate detente formula ya el enigma

qué dices qué decías

ah no me arrebates ya tan fugitivo este blanquísimo dolor...

       

La semana sin ti

 

Quisiera haber nacido de tu vientre,

haber vivido alguna vez dentro de ti,

desde que te conozco soy más huérfano.

 

¡Oh! gruta tierna,

rojo edén caluroso.

Qué alegría haber sido esa ceguera!

 

Quisiera que tu carne se acordara

de haberme aprisionado,

que cuando me miraras

algo se te encogiese en las entrañas,

que sintieras orgullo al recordar

la generosidad sin par con que tu carne

desanudaste para hacerme libre.

 

Por ti he empezado a descifrar

los signos de la vida,

de ti quisiera haberla recibido.

      

Lluvia estival

 

En la apartada noche ya sin nadie,

tibia, agitada, leve cae la lluvia,

sola para sí sola.

 

Íntima bailarina por la noche,

misteriosa, alocada,

gime allá, vuela, ahoga aquí una risa,

caprichosa musita, se interrumpe,

juguetona, inquietante,

viene y va, calla, desde lejos torna

con sonreídas lágrimas,

va a decir algo que en suspiro muere.

 

Y huyendo con susurros

y voces de sirena,

deja en el aire un mórbido perfume

de amor difunto en punzante recuerdo,

 

y en el alma el errático, incurable,

secreto amor de todas las derivas...

      

Miel, aceite

 

Una mancha de miel tiñe la luz

Al tocar la ciudad

Que aun dormida elabora

 

Desde aquí arriba

Se la ve desbordar

Sus ondas caldeadas

Hacia la falda donde el monte

Inicia su inocencia ociosa

 

Tumbadas y abrazadas en el tiempo

La ciudad y la luz

Sin cesar se digieren una a otra

 

Por fin entiendo que un verano

Tanto tiempo esperado ha vuelto así

 

El cielo y la babel mezclan sus aires

 

Bellamente viciada

La rubia luz espesa

Unta las coyunturas

A su nivel es donde el mundo es uno

 

Hundidos en su dulce aceite

Nos deslizamos fuera de su ligadura

Al nivel de una miel

Donde amor y cimiento

Giran uno en el otro sin fractura.

       

Modesto deshaogo

 

Estoy más triste que un zapato ahogado

estoy más triste que el polvo bajo los petates

estoy más triste que el sudor de los enfermos

estoy triste como un niño de visita

como una puta desmaquillada

como el primer autobús al alba

como los calzoncillos de los notarios

triste triste triste de sonreír como un bobo desde los rincones

de ver tallar las cartas en redondo saltándome siempre a mí

de todo lo que se dicen y se dan y se mordisquean en mis narices

estoy harto de quedarme con el saludo en la boca

de salir bien dibujado entre la muchedumbre

para que me borre siempre el estropajo de su roce

de no estar nunca en foco para ningunos ojos

de tener tan desdentada la mirada

de navegar tras la línea del horizonte

con mis banderitas cómicamente izadas

no puedo más de no ser nunca nadie

de que no me dejen jamás probarme otra careta que la de ninguno

de no irrumpir de no alterar el oleaje

de no curvar jamás un tren de ondas

de no desviar a mis corrales la palabra suelta

de que nunca me caiga a mí la lotería de un vuelco visceral

De no poblar ni el más vago sueño ocioso

De saber que ningún mal pensamiento tendrá ya más mi rostro.

Estoy hasta aquí de la avaricia de los privilegiados

de que quieran para ellos solos toda la juventud

todos los influjos en las cosas del mundo

todo el favoritismo de la puta alegría

toda la iniciativa de renuevo y capricho

de que se apropien sin escrúpulos la plusvalía de calor y encuentros

todo el capital de risa y de coloquio

que repartido con justicia

alcanzaría de sobra para alimentarnos a todos

a todos los hambrientos de carne de comunión

y sedientos de vino de comunión

a todos los que están tristes

como faldones arrugados que les cuelgan a los otros

en fin estoy jibosamente desolado

de haber envejecido sin seguro de vida

sin seguro de nombre

sin cavar mi guarida en el espeso ahorro

de no haber cobrado el billete cuando la vida se asomaba a mirarme

de haber tirado siempre deudas al cesto sin mirarlas

y lo que quiero decir es que estoy a fin de cuentas

terriblemente triste de que no me hayáis perdonado.

      

No volverá

 

No volverá

como el calor que el pan exhala,

esta mitad ya de tu vida,

no volverá a entibiarte aquella sangre

que ya corrió.

 

Inhábil como un niño,

tu jaula mal cerrada sus pájaros dispersa;

al viento van tus días,

despedazados aleteos.

 

Lo que ha sido tu vida,

sobre la tierra ahora tiene menos peso

que la huella de un beso

posada en una frente.

 

O como una palabra

(menos aún que un beso);

¿y a quién se la dirás?

¿a quién le confiarás que amaste, odiaste,

tuviste un día el tiempo entre tus brazos?

El nombre del pasado no quiere decir nada

si no es para los labios que lo dicen.

 

Buscarás en el peso del silencio

lo que el presente duramente trenza,

y para tener algo entre las manos,

no dirás «he vivido»,

no hablarás esas sílabas

que conmueven tan fugitivamente al aire...

       

Otra vez en tu fondo empezó eso...

 

Otra vez en tu fondo empezó eso...

Abre sus ojos ciegos el gemido,

se agita en ti, exigente y sumergido,

emprende su agonía sin regreso.

 

Yo te siento luchar bajo mi peso

contra un dios gutural y sordo, y mido

la hondura en que tu cuerpo sacudido

se convulsiona ajeno hasta en su hueso.

 

Me derrumbo cruzando tu derrumbe,

torrente en un torrente y agonía

de otra agonía; y doblemente loco,

 

me derramo en un golfo que sucumbe,

y entregando a otra pérdida la mía,

el fondo humano en las tinieblas toco.

       

Palabras de allá

 

Salí y me entretuve afuera durando días y días;

noches sin noche ni día envuelto en un manto arable

hecho de todas las estaciones

contra la inclemencia de la intimidad.

El muro en que me apoyé, teñido de los matices

de todos los musgos del tiempo, era sin color

y era el espesor y el peso del tiempo.

Un intenso enjambre de oro estallaba

dispersándose en el aire claro y volvía a ser

el centelleo palpitante de oro de sus ondas irradiadas.

Lo que tocaban los ojos,

disuelto por la mirada se tornaba invisible;

y la mirada corría con el alborozo del ímpetu liberado;

pero danzaba, no huía, regresaba a danzar,

abrazaba en la dicha lo visible

que en su transparencia no se ocultaba,

se daba a ver pero abierto y desnudo

a los ojos solos del abrazo.

Recogí del polvo unas palabras secas

(no eran éstas, ni eran otras que éstas) y les dije que sí.

       

Purificado

 

En la noche por fin,

sombrío oasis de los tórridos

arenales del día, largamente,

me he sumergido,

y he disuelto la sal de la tristeza,

y me he purificado

el corazón mordido de impaciencias.

 

Con los miembros ligeros

lavados por la sombra,

salgo al paso del tiempo libremente.

Ahora ya no tengo retención,

ni designios, ni errante

gimo desposeído.

 

Y toda esta hermosura desbordante,

ahora abandonada,

 

si con asentimiento le sonrío,

como mía me expresa.

       

Qué sabes tú, qué sabes tú apartada...

 

¿Qué sabes tú, qué sabes tú apartada

injustamente en tu cruel pureza;

tú sin vicio, sin culpa, sin bajeza,

y sólo yo lascivo y sin coartada?

 

Rompe ya esa inocencia enmascarada,

no dejes que en mí solo el mal escueza;

que responda a la vez de mi flaqueza

y de que tú seas hembra y encarnada;

 

que tengas tetas para ser mordidas,

lengua que dar y nalgas para asidas

y un sexo que violar entre las piernas.

 

No hay más minas del Bien que las cavernas

del Mal profundas; y comprende, amada,

que o te acuestas conmigo o no eres nada.

       

Sé que no sabes que recuerdo tanto...

 

Sé que no sabes que recuerdo tanto

tu piel untuosa y pálida, amasada

con fiebre y luna, y tu boca abrasada,

blanda y jugosa y salada de llanto,

 

y tu implorante gesto de quebranto,

sobre tu frigidez crucificada

y agradecida y tierna aunque insaciada,

y mi esfuerzo patético entretanto,

 

y el amor con que entonces se volvía

tu largo cuerpo de impecable diosa

en su halo de luz y denso efluvio

 

y ofrecías sensual a mi porfía

la masa de las nalgas prodigiosa,

guiando mi mano hacia tu pubis rubio.

       

Si te busco y te sueño y te persigo...

 

Si te busco y te sueño y te persigo,

y deseo tu cuerpo de tal suerte

que tan sólo aborrezco ya la muerte

porque no me podré acostar contigo;

 

si tantos sueños lúbricos abrigo;

si ardiente, y sin pudor, y en celo, y fuerte

te quiero ver, dejándome morderte

el pecho, el muslo, el sensitivo ombligo;

 

si quiero que conmigo, enloquecida

goces tanto que estés avergonzada,

no es sólo por codicia de tus prendas:

 

es para que conmigo, en esta vida,

compartas la impureza, y que manchada,

pero conmovedora, al fin me entiendas.

       

Soplos en la noche

 

Aquí contra mi piel el soplo

de tu respiración dormida

Y al otro lado afuera

El susurro del viento errante por la noche

Que trae de los trasfondos la efusión solitaria

Del tumulto callado de las cosas

Y entre uno y otro soplo

Con las alas abiertas cayendo por el tiempo

La extensión del abrazo

de un dichoso yo mismo de musical ausencia

Que bebe un hondo río de amor y de misterio

Cuyas dos manos son

Dos alientos disímiles.

       

Souvenir

 

A solas en mi cuarto

Busco en la oscuridad

Un eco de tu nombre

Estoy de pie desnudo

Camino y siento esto

Adentrarme desnudo en una sombra

Acogedora y ávida y a eso

Yo lo he llamado siempre con tu nombre.

        

Tu carne olía ricamente a otoño...

 

Tu carne olía ricamente a otoño,

a húmedas hojas muertas, a resinas,

a cítricos aceites y a glicinas

y a la etérea fragancia del madroño.

 

Hábil como una boca era tu coño.

Siempre había, después de tus felinas

agonías de gozo, en las divinas

frondas de tu deseo, otro retoño.

 

Te aflojabas de pronto, exangüe y yerta,

suicidada del éxtasis, baldía,

y casta y virginal como una muerta.

 

Y poco a poco, dulcemente, luego,

absuelto por la muerte renacía

tu amor salvaje y puro como el fuego.

       

Tus ojos que no vi nunca en la vida...

 

Tus ojos que no vi nunca en la vida

turbarse de deseo, ni saciados

dormirse tras la entrega, ni extraviados

mientras gimes loca y sacudida;

 

tu oreja, dulce concha adormecida

que no alojó a mi lengua de obstinados

embates de molusco; tus negados

cerrados labios de piedad prohibida.

 

que hurtan tu lengua, rica pesca extrema,

ni fueron nunca abiertos la diadema

de coral húmeda y abrasadora

 

que por tu rey mi miembro coronase:

yo mismo en todo esto, hora tras hora,

mi muerte fundo y a mi mal doy base.

      

Tus pechos se dormían en sosiego...

 

Tus pechos se dormían en sosiego

entre mis manos, recobrando nido,

fatalmente obedientes al que ha sido

el amor que una vez los marcó al fuego;

 

tu lengua agraz bebía al fin el riego

de mi saliva, aún ayer prohibido,

y mi cuerpo arrancaba del olvido

el tempo de tu ronco espasmo ciego.

 

Qué paz... Tu sexo agreste aún apresaba

gloriosamente el mío. Todo estaba

en su sitio otra vez, pues que eras mía.

 

Afuera revivía un alba enferma.

Devastada y nupcial, la cama olía

a carne exhausta y ácida y a esperma.

       

Un momento estoy solo: tú allá abajo...

 

Un momento estoy solo: tú allá abajo

te ajetreas en torno de mi cosa,

delicada y voraz, dulce y fogosa,

embebida en tu trémulo trabajo.

 

Toda fervor y beso y agasajo

toda salivas suaves y jugosa

calentura carnal, abres la rosa

de los vientos de vértigo en que viajo.

 

Mas la brecha entre el goce y la demencia,

a medida que apuras la cadencia,

intolerablemente me disloca,

 

y al fin me rompe, y soy ya puro embate,

y un yo sin mí ya tuyo a ciegas late

gestándose la noche de tu boca.

       

Vientos

 

Ya por el horizonte

se difunde la noche, agua sombría

que moja lo mojado de las nubes murales.

Yo con pasos ausentes recorro la penumbra,

bajo el ala del Tiempo que sobre mí extendida

ingrávida y pausada se desplaza.

Vientos turbios y equívocos disponen

todo el húmedo clima donde arraiga,

ofrecida a la lluvia su fresca carne pura,

como un fruto partido, el peso del destino.

(Este soplo me llega desde oscuras distancias,

cruzó mares que he visto,

arrastra los perfumes de tierras que he pisado,

llenó claras llanuras o bosques sofocantes

donde yo enmudecía y sangraba de amor.

Y en la mitad de este aterido viento,

donde errabundas gotas viajan ciegamente,

siento soplar de pronto un viento diferente,

abierto y luminoso.)

Oh viento tibio y firme, viento bueno

que plasmaba de pronto en aguda presencia

el campo de mi infancia donde una abeja zumba.

Los árboles se instalan noblemente,

los caminos recorren inamovibles huellas,

los sitios tienen nombres persuasivos

que los hacen carnales como el hueso a la fruta.

Y la luz brota desde todas partes,

luz increada y siempre fiel, que inunda

la llanura sin muros donde un niño,

de estatura menor que las yerbas del mundo,

todo él suspendido de dos intensos ojos

que inmóviles lo clavan

a la inasible rotación del día,

se ve sobrepasado por su propio silencio,

que ya secretamente se entiende con la vida.

 

(Y otra vez desemboco en la áspera tierra

del llovido presente

que palmo a palmo con mis plantas palpo,

andando entre desnudas ondas donde anida

esta memoria que en murmurios muere,

tropezando en la sombra a cada instante

con su imperio cambiante.)

 

Y este múltiple viento informulable,

como el mudo lenguaje de un destino,

recorre con su soplo las horas de mi vida.

Y dice que su afán secreto fue tan solo

entender aquel puro silencio con que un día

yo descifraba el Tiempo.

       

Y sin embargo, a veces, todavía...

 

Y sin embargo, a veces, todavía,

así de pronto, cuando te estoy viendo,

vuelvo a verte como antes, y me enciendo

del mismo modo inútil que solía.

 

Y me pongo a soñar en pleno día,

y reprocho al destino, corrigiendo,

como los locos, lo que fue; y no entiendo

cómo no pude nunca hacerte mía.

 

E imagino que anoche me colmaste

de placeres sin nombre, y que esa chispa

perversa y de ternura en tu mirada

 

prueba que lo otro es nada -que gozaste,

que a ti también este limbo te crispa,

¡que al fin te di el orgasmo!- y lo otro es nada.

   

Tomás Segovia

Canciones sin su música

 

Porque te voy a ver tal vez mañana

y porque aún palpita aunque dolido el tiempo

por un instante pacto con mi historia

puedo al fin dar tu rostro a este abandono

poner mi nombre a aquél que desangraste

llamar mi vida a este naufragio

saber que fue todo verdad tu amor

y fue tu desamor verdad del todo

eras tú quien me alzaba de la sombra

y hecha sombra impensable eras tú quien me hería

confieso que te quise salvadora o maligna

mi esplendor o mi muerte eran tu ministerio

y yo te amaba en todos tus poderes

todo lo supe fue ese abismo el que quise

y hoy todavía para mí ya no hay mañana

sino por la violencia con que espero

por mi bien o mi mal volver a verte

una vez más una sola vez más

siempre una sola siempre

una misma vez más.

       

Confesión

 

El día,

está tan bello

que no puede mentir:

comemos de su luz nuestro pan de verdad.

 

Su cuerpo se desciñe

y se tiende y se ofrece.

Esta dicha no engaña: nada quiere.

 

Di: ¿no es más fuerte

que nuestro amor altivo de la muerte

esta sencilla gracia equilibrada

que nada

ejerce?

 

Pero cuánto pavor,

violenta alma mediata,

te infunde todavía esa burlona voz

que a solas te susurra «estás salvada».

 

No, no,

tu destino ni ha muerto ni es tu esclavo.

Soberbia y Miedo, confesad:

la vida toda fue verdad.

      

Contra mi tacto evocador me afano...

 

Contra mi tacto evocador me afano.

Con los más duros y ásperos pertrechos

he trabajado hasta dejar deshechos

por el hierro los dedos de esta mano.

 

Los quiero embrutecer, pero es en vano;

en sus fibras más íntimas, maltrechos,

aún guardan la memoria de tus pechos,

su tibia paz, su peso soberano.

 

Ni violencias ni cóleras impiden

que fieles y calladas a porfía

mis manos sueñen siempre en su querencia,

 

ni mil heridas lograrán que olviden

que acariciaron largamente un día

la piel del esplendor y su opulencia.

       

Desnuda aún, te habías levantado...

 

Desnuda aún, te habías levantado

del lecho, y por los muslos te escurría,

viscoso y denso, tibio todavía,

mi semen de tu entrada derramado.

 

Encendida y dichosa, habías quedado

de pie en la media luz, y en tu sombría

silueta, bajo el sexo relucía

un brillo astral de mercurio exudado.

 

Miraba el tiempo absorto, en el espejo

de aquel instante, una figura suya

definitiva y simple como un nombre:

 

mi semen en tus muslos, su reflejo

de lava mía en luz de luna tuya

alba geológica en mujer y hombre.

       

Dicho a ciegas

 

Di si eran éstas las palabras

Míralas bien

Córtalas con cuidado

Y vamos a guardarlas

Sepultadas debajo de la casa

Tesoro rescatado

Devuelto al culto

Palabras guarecidas

Mantenidas en vida

Que de secreto se alimentan

Reverenciadas en su catacumba

Ocultas mientras dure afuera

la locura lasciva del lenguaje

Para sólo sacarlas

Cuando pisemos el silencio soberano

En la omnisciente noche de la afasia

Y antes de que la clave se nos borre

Mirarlas un instante en su esplendor

Carne verbal viviente en el silencio

Inmaculadas concepciones

Rompedoras del círculo vicioso

Otra vez mediadoras

Para que se hagan mutuos mediadores

Dos que dicen tú y yo

Antes de que la noche del amor los borre

Mas todo está fundado si al borrarse se hablan.

       

Dime mujer dónde escondes tu misterio...

 

(Para Luci Fernández de Alba, que se sorprendió)

 

Dime mujer dónde escondes tu misterio

mujer agua pesada volumen transparente

más secreta cuanto más te desnudas

cuál es la fuerza de tu esplendor inerme

tu deslumbrante armadura de belleza

dime no puedo ya con tantas armas

mujer sentada acostada abandonada

enséñame el reposo el sueño y el olvido

enséñame la lentitud del tiempo

mujer tú que convives con tu ominosa carne

como junto a un animal bueno y tranquilo

mujer desnuda frente al hombre armado

quita de mi cabeza este casco de ira

cálmame cúrame tiéndeme sobre la fresca tierra

quítame este ropaje de fiebre que me asfixia

húndeme debilítame envenena mi perezosa sangre

mujer roca de la tribu desbandada

descíñeme estas mallas y cinturones de rigidez y miedo

con que me aterro y te aterro y nos separo

mujer oscura y húmeda pantano edénico

quiero tu ancha olorosa robusta sabiduría

quiero volver a la tierra y sus zumos nutricios

que corren por tu vientre y tus pechos y que riegan tu carne

quiero recuperar el peso y la rotundidad

quiero que me humedezcas me ablandes me afemines

para entender la feminidad la blandura húmeda del mundo

quiero apoyada la frente en tu regazo materno

traicionar al acerado ejército de los hombres

mujer cómplice única terrible hermana

dame la mano volvamos a inventar el mundo los dos solos

quiero no apartar nunca de ti los ojos

mujer estatua hecha de frutas paloma crecida

déjame siempre ver tu misteriosa presencia

tu mirada de ala y de seda y de lago negro

tu cuerpo tenebroso y radiante plasmado de una vez sin titubeos

tu cuerpo infinitamente más tuyo que para mí el mío

y que entregas de una vez sin titubeos sin guardar nada

tu cuerpo pleno y uno todo iluminado de generosidad

mujer mendiga pródiga puerto del loco Ulises

no me dejes olvidar nunca tu voz de ave memoriosa

tu palabra imantada que en tu interior pronuncias siempre desnuda

tu palabra certera de fulgurante ignorancia

la salvaje pureza de tu amor insensato

desvariado sin freno brutalizado enviciado

el gemido limpísimo de la ternura

la pensativa mirada de la prostitución

la clara verdad cruda

del amor que sorbe y devora y se alimenta

el invisible zarpazo de la adivinación

la aceptación la comprensión la sabiduría sin caminos

la esponjosa maternidad terreno de raíces

mujer casa del doloroso vagabundo

dame a morder la fruta de la vida

la firme fruta de luz de tu cuerpo habitado

déjame recostar mi frente aciaga

en tu grave regazo de paraíso boscoso

desnúdame apacíguame cúrame de esta culpa ácida

de no ser siempre armado sino sólo yo mismo.

       

El extranjero

 

No le toques los pechos Extranjero

A esta sombra con fiebre que esta noche

Anocheció tan hembra

Por los linderos de los residentes

Todo el verano es de ellos

Escúchalos dichosamente extraviados

Sin saber cómo hacer

Para entender bajo sus propias voces

Este lamento de la plenitud

Que tan claro se oye en tu silencio

Y tienes que vagar a solas

Por las quietas afueras de su fiesta

Y poner sólo ecos distantes

En tu ramo nocturno en la sombra cortado

Y bañarte tan solo en murmullos de espumas

No saben que su amo

Tiene en ti un siervo más

Que también el verano te devuelve un rato

Tu corazón con llaga

Nadie sabe aquí el nombre

De tu amor extranjero

Y tienes que alejarte al borde de la noche

A decirlo a sus muertos

Que duermen allá afuera y que piensan en ti

Tras sus pesados párpados cerrados.

       

El quemado

 

De la mañana a la tarde

me consumes, sol; me secas

con tu gran ojo sin alma;

pero así la noche al fin

halla en mí el duro carbón

que no podrá disolver,

y al corazón seco vuelve,

sombría y fresca, la savia

que blanca le sorbió el día.

       

En brazos de la noche

 

Está ya oscurecida la hermosura;

los árboles desnudos

se mecen en la sombra,

y un gran silencio vela suspendido.

 

En brazos de la noche

se guarda y perpetúa la promesa del día,

la prometida plenitud del día

que cumple en sólo prometerse

un don que nos inclina,

y nos fuerza, y nos basta.

 

De noche la hermosura a solas habla;

a solas en el aire solo

late oculto el ardor de su promesa

sin cesar renovada.

 

Y a través de la noche,

desde el oscuro fondo de su entraña,

nos guía y acompaña

heridos de esperanza, al nuevo día,

 

nuevamente a cumplir bajo el sol nuevo

su plenitud igual y suficiente

de prometida nuestra sin fin, siempre la misma.

       

En las fuentes

 

Quién desteje el amor

Ése es quien me desteje

No es nadie

El amor se deshace solo

Como la trenza del río

destrenzada en el mar

No estoy de amor tejido

Estoy tejido de tejerlo

 

De sacar de mis íngrimos telares

Este despótico trabajo

Eternamente abandonando

el fleco que se aleja

A la disipación y su bostezo idiota

Y sólo escapo de su horror

Recogiéndome todo sin recelo

En el lugar donde nace la trama.

      

Encarnaciones

 

Hundido el rostro en tu cabello, aspiro

el sofocante aliento de la noche

que allí estancado humea y flota como el sueño.

Todo el inmenso espacio pesadamente yace

sobre esta tibia tierra adormecida,

sobre el cuarto y el lecho y nuestros miembros,

y la casi secreta agitación

que mueve nuestros pechos.

No respiramos aire, respiramos silencio;

un gran silencio inmóvil

que cubre nuestra piel desnuda

como oscuros aceites.

Y de pronto,

siento que mi ternura me desborda y anega,

que también con la sombra te acaricio,

y te abrazo también con el espacio,

y te rozo los labios con el aire;

que toda esta solícita violencia

es también este vasto silencio conmovido

que arrojado de bruces encima de nosotros

se asoma a nuestro amor,

y lo recorre entero un estremecimiento,

sollozo cálido, ala del destino.

       

Entre los tibios muslos te palpita...

 

Entre los tibios muslos te palpita

un negro corazón febril y hendido

de remoto y sonámbulo latido

que entre oscuras raíces se suscita;

 

un corazón velludo que me invita,

más que el otro cordial y estremecido,

a entrar como en mi casa o en mi nido

hasta tocar el grito que te habita.

 

Cuando yaces desnuda toda, cuando

te abres de piernas ávida y temblando

y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

 

un corazón puedes abrir, y si entro

con la lengua en la entrada que me tiendes,

puedo besar tu corazón por dentro.

       

La música

 

A Alicia Urreta

 

No se ve por ningún lado la fuente de silencio

el estanque de sombra la secreta semilla de tiempo

de donde ella ha debido levantarse

sigilosa descalza alada

mujer blanca y desnuda con un antifaz negro

en su danza de suspiros jugando con el fuego

música silencio viviente tesoro de irónicas monedas puras

chorro de enigmas deslumbrantes surtidor de inquietud

música boca sellada diosa que nada dice

por qué me clavas en el alma este imposible

de qué me estás hablando

qué atávica locura quieres hacerme confesar

qué serpiente dormida quisieras despertarme

adónde me arrastras por este túnel en que has convertido el tiempo

no te rías no huyas deja de socavar la tierra bajo mis pies

adónde quieres precipitarme

música abismo luminoso insidioso amor

música vibración de la ausencia lluvia de heridas

lluvia de claros venenos

lluvia de mudas preguntas sin respuesta

por qué me encadenas así al latido del tiempo

ah insensata avasalladora soy tu esclavo sonámbulo

espérame déjame tocarte enloquezco de libertad

dónde tenía yo estas oscuras entrañas que me acaricias

dónde estaba mi pureza límpida como el rayo

y que recibo ahora de tus manos de agua

música radiante de confusión

mina de luz lenguaje que gravita y gira

lenguaje astral silencio al fin solar

lenguaje movedizo bandada de señas y de risas

sigue durando no te acabes vive

sigue sigue fundando este imperio de éter

no te mueras fuera de ti apenas toque el mundo

va a disiparse este bloque de bondad que ha hecho de mí tu amor

espera llama helada no te vayas

acaba de decir la última sílaba termina esa palabra

materialízate detente formula ya el enigma

qué dices qué decías

ah no me arrebates ya tan fugitivo este blanquísimo dolor...

       

La semana sin ti

 

Quisiera haber nacido de tu vientre,

haber vivido alguna vez dentro de ti,

desde que te conozco soy más huérfano.

 

¡Oh! gruta tierna,

rojo edén caluroso.

Qué alegría haber sido esa ceguera!

 

Quisiera que tu carne se acordara

de haberme aprisionado,

que cuando me miraras

algo se te encogiese en las entrañas,

que sintieras orgullo al recordar

la generosidad sin par con que tu carne

desanudaste para hacerme libre.

 

Por ti he empezado a descifrar

los signos de la vida,

de ti quisiera haberla recibido.

      

Lluvia estival

 

En la apartada noche ya sin nadie,

tibia, agitada, leve cae la lluvia,

sola para sí sola.

 

Íntima bailarina por la noche,

misteriosa, alocada,

gime allá, vuela, ahoga aquí una risa,

caprichosa musita, se interrumpe,

juguetona, inquietante,

viene y va, calla, desde lejos torna

con sonreídas lágrimas,

va a decir algo que en suspiro muere.

 

Y huyendo con susurros

y voces de sirena,

deja en el aire un mórbido perfume

de amor difunto en punzante recuerdo,

 

y en el alma el errático, incurable,

secreto amor de todas las derivas...

      

Miel, aceite

 

Una mancha de miel tiñe la luz

Al tocar la ciudad

Que aun dormida elabora

 

Desde aquí arriba

Se la ve desbordar

Sus ondas caldeadas

Hacia la falda donde el monte

Inicia su inocencia ociosa

 

Tumbadas y abrazadas en el tiempo

La ciudad y la luz

Sin cesar se digieren una a otra

 

Por fin entiendo que un verano

Tanto tiempo esperado ha vuelto así

 

El cielo y la babel mezclan sus aires

 

Bellamente viciada

La rubia luz espesa

Unta las coyunturas

A su nivel es donde el mundo es uno

 

Hundidos en su dulce aceite

Nos deslizamos fuera de su ligadura

Al nivel de una miel

Donde amor y cimiento

Giran uno en el otro sin fractura.

       

Modesto deshaogo

 

Estoy más triste que un zapato ahogado

estoy más triste que el polvo bajo los petates

estoy más triste que el sudor de los enfermos

estoy triste como un niño de visita

como una puta desmaquillada

como el primer autobús al alba

como los calzoncillos de los notarios

triste triste triste de sonreír como un bobo desde los rincones

de ver tallar las cartas en redondo saltándome siempre a mí

de todo lo que se dicen y se dan y se mordisquean en mis narices

estoy harto de quedarme con el saludo en la boca

de salir bien dibujado entre la muchedumbre

para que me borre siempre el estropajo de su roce

de no estar nunca en foco para ningunos ojos

de tener tan desdentada la mirada

de navegar tras la línea del horizonte

con mis banderitas cómicamente izadas

no puedo más de no ser nunca nadie

de que no me dejen jamás probarme otra careta que la de ninguno

de no irrumpir de no alterar el oleaje

de no curvar jamás un tren de ondas

de no desviar a mis corrales la palabra suelta

de que nunca me caiga a mí la lotería de un vuelco visceral

De no poblar ni el más vago sueño ocioso

De saber que ningún mal pensamiento tendrá ya más mi rostro.

Estoy hasta aquí de la avaricia de los privilegiados

de que quieran para ellos solos toda la juventud

todos los influjos en las cosas del mundo

todo el favoritismo de la puta alegría

toda la iniciativa de renuevo y capricho

de que se apropien sin escrúpulos la plusvalía de calor y encuentros

todo el capital de risa y de coloquio

que repartido con justicia

alcanzaría de sobra para alimentarnos a todos

a todos los hambrientos de carne de comunión

y sedientos de vino de comunión

a todos los que están tristes

como faldones arrugados que les cuelgan a los otros

en fin estoy jibosamente desolado

de haber envejecido sin seguro de vida

sin seguro de nombre

sin cavar mi guarida en el espeso ahorro

de no haber cobrado el billete cuando la vida se asomaba a mirarme

de haber tirado siempre deudas al cesto sin mirarlas

y lo que quiero decir es que estoy a fin de cuentas

terriblemente triste de que no me hayáis perdonado.

      

No volverá

 

No volverá

como el calor que el pan exhala,

esta mitad ya de tu vida,

no volverá a entibiarte aquella sangre

que ya corrió.

 

Inhábil como un niño,

tu jaula mal cerrada sus pájaros dispersa;

al viento van tus días,

despedazados aleteos.

 

Lo que ha sido tu vida,

sobre la tierra ahora tiene menos peso

que la huella de un beso

posada en una frente.

 

O como una palabra

(menos aún que un beso);

¿y a quién se la dirás?

¿a quién le confiarás que amaste, odiaste,

tuviste un día el tiempo entre tus brazos?

El nombre del pasado no quiere decir nada

si no es para los labios que lo dicen.

 

Buscarás en el peso del silencio

lo que el presente duramente trenza,

y para tener algo entre las manos,

no dirás «he vivido»,

no hablarás esas sílabas

que conmueven tan fugitivamente al aire...

       

Otra vez en tu fondo empezó eso...

 

Otra vez en tu fondo empezó eso...

Abre sus ojos ciegos el gemido,

se agita en ti, exigente y sumergido,

emprende su agonía sin regreso.

 

Yo te siento luchar bajo mi peso

contra un dios gutural y sordo, y mido

la hondura en que tu cuerpo sacudido

se convulsiona ajeno hasta en su hueso.

 

Me derrumbo cruzando tu derrumbe,

torrente en un torrente y agonía

de otra agonía; y doblemente loco,

 

me derramo en un golfo que sucumbe,

y entregando a otra pérdida la mía,

el fondo humano en las tinieblas toco.

       

Palabras de allá

 

Salí y me entretuve afuera durando días y días;

noches sin noche ni día envuelto en un manto arable

hecho de todas las estaciones

contra la inclemencia de la intimidad.

El muro en que me apoyé, teñido de los matices

de todos los musgos del tiempo, era sin color

y era el espesor y el peso del tiempo.

Un intenso enjambre de oro estallaba

dispersándose en el aire claro y volvía a ser

el centelleo palpitante de oro de sus ondas irradiadas.

Lo que tocaban los ojos,

disuelto por la mirada se tornaba invisible;

y la mirada corría con el alborozo del ímpetu liberado;

pero danzaba, no huía, regresaba a danzar,

abrazaba en la dicha lo visible

que en su transparencia no se ocultaba,

se daba a ver pero abierto y desnudo

a los ojos solos del abrazo.

Recogí del polvo unas palabras secas

(no eran éstas, ni eran otras que éstas) y les dije que sí.

       

Purificado

 

En la noche por fin,

sombrío oasis de los tórridos

arenales del día, largamente,

me he sumergido,

y he disuelto la sal de la tristeza,

y me he purificado

el corazón mordido de impaciencias.

 

Con los miembros ligeros

lavados por la sombra,

salgo al paso del tiempo libremente.

Ahora ya no tengo retención,

ni designios, ni errante

gimo desposeído.

 

Y toda esta hermosura desbordante,

ahora abandonada,

 

si con asentimiento le sonrío,

como mía me expresa.

       

Qué sabes tú, qué sabes tú apartada...

 

¿Qué sabes tú, qué sabes tú apartada

injustamente en tu cruel pureza;

tú sin vicio, sin culpa, sin bajeza,

y sólo yo lascivo y sin coartada?

 

Rompe ya esa inocencia enmascarada,

no dejes que en mí solo el mal escueza;

que responda a la vez de mi flaqueza

y de que tú seas hembra y encarnada;

 

que tengas tetas para ser mordidas,

lengua que dar y nalgas para asidas

y un sexo que violar entre las piernas.

 

No hay más minas del Bien que las cavernas

del Mal profundas; y comprende, amada,

que o te acuestas conmigo o no eres nada.

       

Sé que no sabes que recuerdo tanto...

 

Sé que no sabes que recuerdo tanto

tu piel untuosa y pálida, amasada

con fiebre y luna, y tu boca abrasada,

blanda y jugosa y salada de llanto,

 

y tu implorante gesto de quebranto,

sobre tu frigidez crucificada

y agradecida y tierna aunque insaciada,

y mi esfuerzo patético entretanto,

 

y el amor con que entonces se volvía

tu largo cuerpo de impecable diosa

en su halo de luz y denso efluvio

 

y ofrecías sensual a mi porfía

la masa de las nalgas prodigiosa,

guiando mi mano hacia tu pubis rubio.

       

Si te busco y te sueño y te persigo...

 

Si te busco y te sueño y te persigo,

y deseo tu cuerpo de tal suerte

que tan sólo aborrezco ya la muerte

porque no me podré acostar contigo;

 

si tantos sueños lúbricos abrigo;

si ardiente, y sin pudor, y en celo, y fuerte

te quiero ver, dejándome morderte

el pecho, el muslo, el sensitivo ombligo;

 

si quiero que conmigo, enloquecida

goces tanto que estés avergonzada,

no es sólo por codicia de tus prendas:

 

es para que conmigo, en esta vida,

compartas la impureza, y que manchada,

pero conmovedora, al fin me entiendas.

       

Soplos en la noche

 

Aquí contra mi piel el soplo

de tu respiración dormida

Y al otro lado afuera

El susurro del viento errante por la noche

Que trae de los trasfondos la efusión solitaria

Del tumulto callado de las cosas

Y entre uno y otro soplo

Con las alas abiertas cayendo por el tiempo

La extensión del abrazo

de un dichoso yo mismo de musical ausencia

Que bebe un hondo río de amor y de misterio

Cuyas dos manos son

Dos alientos disímiles.

       

Souvenir

 

A solas en mi cuarto

Busco en la oscuridad

Un eco de tu nombre

Estoy de pie desnudo

Camino y siento esto

Adentrarme desnudo en una sombra

Acogedora y ávida y a eso

Yo lo he llamado siempre con tu nombre.

        

Tu carne olía ricamente a otoño...

 

Tu carne olía ricamente a otoño,

a húmedas hojas muertas, a resinas,

a cítricos aceites y a glicinas

y a la etérea fragancia del madroño.

 

Hábil como una boca era tu coño.

Siempre había, después de tus felinas

agonías de gozo, en las divinas

frondas de tu deseo, otro retoño.

 

Te aflojabas de pronto, exangüe y yerta,

suicidada del éxtasis, baldía,

y casta y virginal como una muerta.

 

Y poco a poco, dulcemente, luego,

absuelto por la muerte renacía

tu amor salvaje y puro como el fuego.

       

Tus ojos que no vi nunca en la vida...

 

Tus ojos que no vi nunca en la vida

turbarse de deseo, ni saciados

dormirse tras la entrega, ni extraviados

mientras gimes loca y sacudida;

 

tu oreja, dulce concha adormecida

que no alojó a mi lengua de obstinados

embates de molusco; tus negados

cerrados labios de piedad prohibida.

 

que hurtan tu lengua, rica pesca extrema,

ni fueron nunca abiertos la diadema

de coral húmeda y abrasadora

 

que por tu rey mi miembro coronase:

yo mismo en todo esto, hora tras hora,

mi muerte fundo y a mi mal doy base.

      

Tus pechos se dormían en sosiego...

 

Tus pechos se dormían en sosiego

entre mis manos, recobrando nido,

fatalmente obedientes al que ha sido

el amor que una vez los marcó al fuego;

 

tu lengua agraz bebía al fin el riego

de mi saliva, aún ayer prohibido,

y mi cuerpo arrancaba del olvido

el tempo de tu ronco espasmo ciego.

 

Qué paz... Tu sexo agreste aún apresaba

gloriosamente el mío. Todo estaba

en su sitio otra vez, pues que eras mía.

 

Afuera revivía un alba enferma.

Devastada y nupcial, la cama olía

a carne exhausta y ácida y a esperma.

       

Un momento estoy solo: tú allá abajo...

 

Un momento estoy solo: tú allá abajo

te ajetreas en torno de mi cosa,

delicada y voraz, dulce y fogosa,

embebida en tu trémulo trabajo.

 

Toda fervor y beso y agasajo

toda salivas suaves y jugosa

calentura carnal, abres la rosa

de los vientos de vértigo en que viajo.

 

Mas la brecha entre el goce y la demencia,

a medida que apuras la cadencia,

intolerablemente me disloca,

 

y al fin me rompe, y soy ya puro embate,

y un yo sin mí ya tuyo a ciegas late

gestándose la noche de tu boca.

       

Vientos

 

Ya por el horizonte

se difunde la noche, agua sombría

que moja lo mojado de las nubes murales.

Yo con pasos ausentes recorro la penumbra,

bajo el ala del Tiempo que sobre mí extendida

ingrávida y pausada se desplaza.

Vientos turbios y equívocos disponen

todo el húmedo clima donde arraiga,

ofrecida a la lluvia su fresca carne pura,

como un fruto partido, el peso del destino.

(Este soplo me llega desde oscuras distancias,

cruzó mares que he visto,

arrastra los perfumes de tierras que he pisado,

llenó claras llanuras o bosques sofocantes

donde yo enmudecía y sangraba de amor.

Y en la mitad de este aterido viento,

donde errabundas gotas viajan ciegamente,

siento soplar de pronto un viento diferente,

abierto y luminoso.)

Oh viento tibio y firme, viento bueno

que plasmaba de pronto en aguda presencia

el campo de mi infancia donde una abeja zumba.

Los árboles se instalan noblemente,

los caminos recorren inamovibles huellas,

los sitios tienen nombres persuasivos

que los hacen carnales como el hueso a la fruta.

Y la luz brota desde todas partes,

luz increada y siempre fiel, que inunda

la llanura sin muros donde un niño,

de estatura menor que las yerbas del mundo,

todo él suspendido de dos intensos ojos

que inmóviles lo clavan

a la inasible rotación del día,

se ve sobrepasado por su propio silencio,

que ya secretamente se entiende con la vida.

 

(Y otra vez desemboco en la áspera tierra

del llovido presente

que palmo a palmo con mis plantas palpo,

andando entre desnudas ondas donde anida

esta memoria que en murmurios muere,

tropezando en la sombra a cada instante

con su imperio cambiante.)

 

Y este múltiple viento informulable,

como el mudo lenguaje de un destino,

recorre con su soplo las horas de mi vida.

Y dice que su afán secreto fue tan solo

entender aquel puro silencio con que un día

yo descifraba el Tiempo.

       

Y sin embargo, a veces, todavía...

 

Y sin embargo, a veces, todavía,

así de pronto, cuando te estoy viendo,

vuelvo a verte como antes, y me enciendo

del mismo modo inútil que solía.

 

Y me pongo a soñar en pleno día,

y reprocho al destino, corrigiendo,

como los locos, lo que fue; y no entiendo

cómo no pude nunca hacerte mía.

 

E imagino que anoche me colmaste

de placeres sin nombre, y que esa chispa

perversa y de ternura en tu mirada

 

prueba que lo otro es nada -que gozaste,

que a ti también este limbo te crispa,

¡que al fin te di el orgasmo!- y lo otro es nada.

   

Tomás Segovia

Canciones sin su música

 

Porque te voy a ver tal vez mañana

y porque aún palpita aunque dolido el tiempo

por un instante pacto con mi historia

puedo al fin dar tu rostro a este abandono

poner mi nombre a aquél que desangraste

llamar mi vida a este naufragio

saber que fue todo verdad tu amor

y fue tu desamor verdad del todo

eras tú quien me alzaba de la sombra

y hecha sombra impensable eras tú quien me hería

confieso que te quise salvadora o maligna

mi esplendor o mi muerte eran tu ministerio

y yo te amaba en todos tus poderes

todo lo supe fue ese abismo el que quise

y hoy todavía para mí ya no hay mañana

sino por la violencia con que espero

por mi bien o mi mal volver a verte

una vez más una sola vez más

siempre una sola siempre

una misma vez más.

       

Confesión

 

El día,

está tan bello

que no puede mentir:

comemos de su luz nuestro pan de verdad.

 

Su cuerpo se desciñe

y se tiende y se ofrece.

Esta dicha no engaña: nada quiere.

 

Di: ¿no es más fuerte

que nuestro amor altivo de la muerte

esta sencilla gracia equilibrada

que nada

ejerce?

 

Pero cuánto pavor,

violenta alma mediata,

te infunde todavía esa burlona voz

que a solas te susurra «estás salvada».

 

No, no,

tu destino ni ha muerto ni es tu esclavo.

Soberbia y Miedo, confesad:

la vida toda fue verdad.

      

Contra mi tacto evocador me afano...

 

Contra mi tacto evocador me afano.

Con los más duros y ásperos pertrechos

he trabajado hasta dejar deshechos

por el hierro los dedos de esta mano.

 

Los quiero embrutecer, pero es en vano;

en sus fibras más íntimas, maltrechos,

aún guardan la memoria de tus pechos,

su tibia paz, su peso soberano.

 

Ni violencias ni cóleras impiden

que fieles y calladas a porfía

mis manos sueñen siempre en su querencia,

 

ni mil heridas lograrán que olviden

que acariciaron largamente un día

la piel del esplendor y su opulencia.

       

Desnuda aún, te habías levantado...

 

Desnuda aún, te habías levantado

del lecho, y por los muslos te escurría,

viscoso y denso, tibio todavía,

mi semen de tu entrada derramado.

 

Encendida y dichosa, habías quedado

de pie en la media luz, y en tu sombría

silueta, bajo el sexo relucía

un brillo astral de mercurio exudado.

 

Miraba el tiempo absorto, en el espejo

de aquel instante, una figura suya

definitiva y simple como un nombre:

 

mi semen en tus muslos, su reflejo

de lava mía en luz de luna tuya

alba geológica en mujer y hombre.

       

Dicho a ciegas

 

Di si eran éstas las palabras

Míralas bien

Córtalas con cuidado

Y vamos a guardarlas

Sepultadas debajo de la casa

Tesoro rescatado

Devuelto al culto

Palabras guarecidas

Mantenidas en vida

Que de secreto se alimentan

Reverenciadas en su catacumba

Ocultas mientras dure afuera

la locura lasciva del lenguaje

Para sólo sacarlas

Cuando pisemos el silencio soberano

En la omnisciente noche de la afasia

Y antes de que la clave se nos borre

Mirarlas un instante en su esplendor

Carne verbal viviente en el silencio

Inmaculadas concepciones

Rompedoras del círculo vicioso

Otra vez mediadoras

Para que se hagan mutuos mediadores

Dos que dicen tú y yo

Antes de que la noche del amor los borre

Mas todo está fundado si al borrarse se hablan.

       

Dime mujer dónde escondes tu misterio...

 

(Para Luci Fernández de Alba, que se sorprendió)

 

Dime mujer dónde escondes tu misterio

mujer agua pesada volumen transparente

más secreta cuanto más te desnudas

cuál es la fuerza de tu esplendor inerme

tu deslumbrante armadura de belleza

dime no puedo ya con tantas armas

mujer sentada acostada abandonada

enséñame el reposo el sueño y el olvido

enséñame la lentitud del tiempo

mujer tú que convives con tu ominosa carne

como junto a un animal bueno y tranquilo

mujer desnuda frente al hombre armado

quita de mi cabeza este casco de ira

cálmame cúrame tiéndeme sobre la fresca tierra

quítame este ropaje de fiebre que me asfixia

húndeme debilítame envenena mi perezosa sangre

mujer roca de la tribu desbandada

descíñeme estas mallas y cinturones de rigidez y miedo

con que me aterro y te aterro y nos separo

mujer oscura y húmeda pantano edénico

quiero tu ancha olorosa robusta sabiduría

quiero volver a la tierra y sus zumos nutricios

que corren por tu vientre y tus pechos y que riegan tu carne

quiero recuperar el peso y la rotundidad

quiero que me humedezcas me ablandes me afemines

para entender la feminidad la blandura húmeda del mundo

quiero apoyada la frente en tu regazo materno

traicionar al acerado ejército de los hombres

mujer cómplice única terrible hermana

dame la mano volvamos a inventar el mundo los dos solos

quiero no apartar nunca de ti los ojos

mujer estatua hecha de frutas paloma crecida

déjame siempre ver tu misteriosa presencia

tu mirada de ala y de seda y de lago negro

tu cuerpo tenebroso y radiante plasmado de una vez sin titubeos

tu cuerpo infinitamente más tuyo que para mí el mío

y que entregas de una vez sin titubeos sin guardar nada

tu cuerpo pleno y uno todo iluminado de generosidad

mujer mendiga pródiga puerto del loco Ulises

no me dejes olvidar nunca tu voz de ave memoriosa

tu palabra imantada que en tu interior pronuncias siempre desnuda

tu palabra certera de fulgurante ignorancia

la salvaje pureza de tu amor insensato

desvariado sin freno brutalizado enviciado

el gemido limpísimo de la ternura

la pensativa mirada de la prostitución

la clara verdad cruda

del amor que sorbe y devora y se alimenta

el invisible zarpazo de la adivinación

la aceptación la comprensión la sabiduría sin caminos

la esponjosa maternidad terreno de raíces

mujer casa del doloroso vagabundo

dame a morder la fruta de la vida

la firme fruta de luz de tu cuerpo habitado

déjame recostar mi frente aciaga

en tu grave regazo de paraíso boscoso

desnúdame apacíguame cúrame de esta culpa ácida

de no ser siempre armado sino sólo yo mismo.

       

El extranjero

 

No le toques los pechos Extranjero

A esta sombra con fiebre que esta noche

Anocheció tan hembra

Por los linderos de los residentes

Todo el verano es de ellos

Escúchalos dichosamente extraviados

Sin saber cómo hacer

Para entender bajo sus propias voces

Este lamento de la plenitud

Que tan claro se oye en tu silencio

Y tienes que vagar a solas

Por las quietas afueras de su fiesta

Y poner sólo ecos distantes

En tu ramo nocturno en la sombra cortado

Y bañarte tan solo en murmullos de espumas

No saben que su amo

Tiene en ti un siervo más

Que también el verano te devuelve un rato

Tu corazón con llaga

Nadie sabe aquí el nombre

De tu amor extranjero

Y tienes que alejarte al borde de la noche

A decirlo a sus muertos

Que duermen allá afuera y que piensan en ti

Tras sus pesados párpados cerrados.

       

El quemado

 

De la mañana a la tarde

me consumes, sol; me secas

con tu gran ojo sin alma;

pero así la noche al fin

halla en mí el duro carbón

que no podrá disolver,

y al corazón seco vuelve,

sombría y fresca, la savia

que blanca le sorbió el día.

       

En brazos de la noche

 

Está ya oscurecida la hermosura;

los árboles desnudos

se mecen en la sombra,

y un gran silencio vela suspendido.

 

En brazos de la noche

se guarda y perpetúa la promesa del día,

la prometida plenitud del día

que cumple en sólo prometerse

un don que nos inclina,

y nos fuerza, y nos basta.

 

De noche la hermosura a solas habla;

a solas en el aire solo

late oculto el ardor de su promesa

sin cesar renovada.

 

Y a través de la noche,

desde el oscuro fondo de su entraña,

nos guía y acompaña

heridos de esperanza, al nuevo día,

 

nuevamente a cumplir bajo el sol nuevo

su plenitud igual y suficiente

de prometida nuestra sin fin, siempre la misma.

       

En las fuentes

 

Quién desteje el amor

Ése es quien me desteje

No es nadie

El amor se deshace solo

Como la trenza del río

destrenzada en el mar

No estoy de amor tejido

Estoy tejido de tejerlo

 

De sacar de mis íngrimos telares

Este despótico trabajo

Eternamente abandonando

el fleco que se aleja

A la disipación y su bostezo idiota

Y sólo escapo de su horror

Recogiéndome todo sin recelo

En el lugar donde nace la trama.

      

Encarnaciones

 

Hundido el rostro en tu cabello, aspiro

el sofocante aliento de la noche

que allí estancado humea y flota como el sueño.

Todo el inmenso espacio pesadamente yace

sobre esta tibia tierra adormecida,

sobre el cuarto y el lecho y nuestros miembros,

y la casi secreta agitación

que mueve nuestros pechos.

No respiramos aire, respiramos silencio;

un gran silencio inmóvil

que cubre nuestra piel desnuda

como oscuros aceites.

Y de pronto,

siento que mi ternura me desborda y anega,

que también con la sombra te acaricio,

y te abrazo también con el espacio,

y te rozo los labios con el aire;

que toda esta solícita violencia

es también este vasto silencio conmovido

que arrojado de bruces encima de nosotros

se asoma a nuestro amor,

y lo recorre entero un estremecimiento,

sollozo cálido, ala del destino.

       

Entre los tibios muslos te palpita...

 

Entre los tibios muslos te palpita

un negro corazón febril y hendido

de remoto y sonámbulo latido

que entre oscuras raíces se suscita;

 

un corazón velludo que me invita,

más que el otro cordial y estremecido,

a entrar como en mi casa o en mi nido

hasta tocar el grito que te habita.

 

Cuando yaces desnuda toda, cuando

te abres de piernas ávida y temblando

y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

 

un corazón puedes abrir, y si entro

con la lengua en la entrada que me tiendes,

puedo besar tu corazón por dentro.

       

La música

 

A Alicia Urreta

 

No se ve por ningún lado la fuente de silencio

el estanque de sombra la secreta semilla de tiempo

de donde ella ha debido levantarse

sigilosa descalza alada

mujer blanca y desnuda con un antifaz negro

en su danza de suspiros jugando con el fuego

música silencio viviente tesoro de irónicas monedas puras

chorro de enigmas deslumbrantes surtidor de inquietud

música boca sellada diosa que nada dice

por qué me clavas en el alma este imposible

de qué me estás hablando

qué atávica locura quieres hacerme confesar

qué serpiente dormida quisieras despertarme

adónde me arrastras por este túnel en que has convertido el tiempo

no te rías no huyas deja de socavar la tierra bajo mis pies

adónde quieres precipitarme

música abismo luminoso insidioso amor

música vibración de la ausencia lluvia de heridas

lluvia de claros venenos

lluvia de mudas preguntas sin respuesta

por qué me encadenas así al latido del tiempo

ah insensata avasalladora soy tu esclavo sonámbulo

espérame déjame tocarte enloquezco de libertad

dónde tenía yo estas oscuras entrañas que me acaricias

dónde estaba mi pureza límpida como el rayo

y que recibo ahora de tus manos de agua

música radiante de confusión

mina de luz lenguaje que gravita y gira

lenguaje astral silencio al fin solar

lenguaje movedizo bandada de señas y de risas

sigue durando no te acabes vive

sigue sigue fundando este imperio de éter

no te mueras fuera de ti apenas toque el mundo

va a disiparse este bloque de bondad que ha hecho de mí tu amor

espera llama helada no te vayas

acaba de decir la última sílaba termina esa palabra

materialízate detente formula ya el enigma

qué dices qué decías

ah no me arrebates ya tan fugitivo este blanquísimo dolor...

       

La semana sin ti

 

Quisiera haber nacido de tu vientre,

haber vivido alguna vez dentro de ti,

desde que te conozco soy más huérfano.

 

¡Oh! gruta tierna,

rojo edén caluroso.

Qué alegría haber sido esa ceguera!

 

Quisiera que tu carne se acordara

de haberme aprisionado,

que cuando me miraras

algo se te encogiese en las entrañas,

que sintieras orgullo al recordar

la generosidad sin par con que tu carne

desanudaste para hacerme libre.

 

Por ti he empezado a descifrar

los signos de la vida,

de ti quisiera haberla recibido.

      

Lluvia estival

 

En la apartada noche ya sin nadie,

tibia, agitada, leve cae la lluvia,

sola para sí sola.

 

Íntima bailarina por la noche,

misteriosa, alocada,

gime allá, vuela, ahoga aquí una risa,

caprichosa musita, se interrumpe,

juguetona, inquietante,

viene y va, calla, desde lejos torna

con sonreídas lágrimas,

va a decir algo que en suspiro muere.

 

Y huyendo con susurros

y voces de sirena,

deja en el aire un mórbido perfume

de amor difunto en punzante recuerdo,

 

y en el alma el errático, incurable,

secreto amor de todas las derivas...

      

Miel, aceite

 

Una mancha de miel tiñe la luz

Al tocar la ciudad

Que aun dormida elabora

 

Desde aquí arriba

Se la ve desbordar

Sus ondas caldeadas

Hacia la falda donde el monte

Inicia su inocencia ociosa

 

Tumbadas y abrazadas en el tiempo

La ciudad y la luz

Sin cesar se digieren una a otra

 

Por fin entiendo que un verano

Tanto tiempo esperado ha vuelto así

 

El cielo y la babel mezclan sus aires

 

Bellamente viciada

La rubia luz espesa

Unta las coyunturas

A su nivel es donde el mundo es uno

 

Hundidos en su dulce aceite

Nos deslizamos fuera de su ligadura

Al nivel de una miel

Donde amor y cimiento

Giran uno en el otro sin fractura.

       

Modesto deshaogo

 

Estoy más triste que un zapato ahogado

estoy más triste que el polvo bajo los petates

estoy más triste que el sudor de los enfermos

estoy triste como un niño de visita

como una puta desmaquillada

como el primer autobús al alba

como los calzoncillos de los notarios

triste triste triste de sonreír como un bobo desde los rincones

de ver tallar las cartas en redondo saltándome siempre a mí

de todo lo que se dicen y se dan y se mordisquean en mis narices

estoy harto de quedarme con el saludo en la boca

de salir bien dibujado entre la muchedumbre

para que me borre siempre el estropajo de su roce

de no estar nunca en foco para ningunos ojos

de tener tan desdentada la mirada

de navegar tras la línea del horizonte

con mis banderitas cómicamente izadas

no puedo más de no ser nunca nadie

de que no me dejen jamás probarme otra careta que la de ninguno

de no irrumpir de no alterar el oleaje

de no curvar jamás un tren de ondas

de no desviar a mis corrales la palabra suelta

de que nunca me caiga a mí la lotería de un vuelco visceral

De no poblar ni el más vago sueño ocioso

De saber que ningún mal pensamiento tendrá ya más mi rostro.

Estoy hasta aquí de la avaricia de los privilegiados

de que quieran para ellos solos toda la juventud

todos los influjos en las cosas del mundo

todo el favoritismo de la puta alegría

toda la iniciativa de renuevo y capricho

de que se apropien sin escrúpulos la plusvalía de calor y encuentros

todo el capital de risa y de coloquio

que repartido con justicia

alcanzaría de sobra para alimentarnos a todos

a todos los hambrientos de carne de comunión

y sedientos de vino de comunión

a todos los que están tristes

como faldones arrugados que les cuelgan a los otros

en fin estoy jibosamente desolado

de haber envejecido sin seguro de vida

sin seguro de nombre

sin cavar mi guarida en el espeso ahorro

de no haber cobrado el billete cuando la vida se asomaba a mirarme

de haber tirado siempre deudas al cesto sin mirarlas

y lo que quiero decir es que estoy a fin de cuentas

terriblemente triste de que no me hayáis perdonado.

      

No volverá

 

No volverá

como el calor que el pan exhala,

esta mitad ya de tu vida,

no volverá a entibiarte aquella sangre

que ya corrió.

 

Inhábil como un niño,

tu jaula mal cerrada sus pájaros dispersa;

al viento van tus días,

despedazados aleteos.

 

Lo que ha sido tu vida,

sobre la tierra ahora tiene menos peso

que la huella de un beso

posada en una frente.

 

O como una palabra

(menos aún que un beso);

¿y a quién se la dirás?

¿a quién le confiarás que amaste, odiaste,

tuviste un día el tiempo entre tus brazos?

El nombre del pasado no quiere decir nada

si no es para los labios que lo dicen.

 

Buscarás en el peso del silencio

lo que el presente duramente trenza,

y para tener algo entre las manos,

no dirás «he vivido»,

no hablarás esas sílabas

que conmueven tan fugitivamente al aire...

       

Otra vez en tu fondo empezó eso...

 

Otra vez en tu fondo empezó eso...

Abre sus ojos ciegos el gemido,

se agita en ti, exigente y sumergido,

emprende su agonía sin regreso.

 

Yo te siento luchar bajo mi peso

contra un dios gutural y sordo, y mido

la hondura en que tu cuerpo sacudido

se convulsiona ajeno hasta en su hueso.

 

Me derrumbo cruzando tu derrumbe,

torrente en un torrente y agonía

de otra agonía; y doblemente loco,

 

me derramo en un golfo que sucumbe,

y entregando a otra pérdida la mía,

el fondo humano en las tinieblas toco.

       

Palabras de allá

 

Salí y me entretuve afuera durando días y días;

noches sin noche ni día envuelto en un manto arable

hecho de todas las estaciones

contra la inclemencia de la intimidad.

El muro en que me apoyé, teñido de los matices

de todos los musgos del tiempo, era sin color

y era el espesor y el peso del tiempo.

Un intenso enjambre de oro estallaba

dispersándose en el aire claro y volvía a ser

el centelleo palpitante de oro de sus ondas irradiadas.

Lo que tocaban los ojos,

disuelto por la mirada se tornaba invisible;

y la mirada corría con el alborozo del ímpetu liberado;

pero danzaba, no huía, regresaba a danzar,

abrazaba en la dicha lo visible

que en su transparencia no se ocultaba,

se daba a ver pero abierto y desnudo

a los ojos solos del abrazo.

Recogí del polvo unas palabras secas

(no eran éstas, ni eran otras que éstas) y les dije que sí.

       

Purificado

 

En la noche por fin,

sombrío oasis de los tórridos

arenales del día, largamente,

me he sumergido,

y he disuelto la sal de la tristeza,

y me he purificado

el corazón mordido de impaciencias.

 

Con los miembros ligeros

lavados por la sombra,

salgo al paso del tiempo libremente.

Ahora ya no tengo retención,

ni designios, ni errante

gimo desposeído.

 

Y toda esta hermosura desbordante,

ahora abandonada,

 

si con asentimiento le sonrío,

como mía me expresa.

       

Qué sabes tú, qué sabes tú apartada...

 

¿Qué sabes tú, qué sabes tú apartada

injustamente en tu cruel pureza;

tú sin vicio, sin culpa, sin bajeza,

y sólo yo lascivo y sin coartada?

 

Rompe ya esa inocencia enmascarada,

no dejes que en mí solo el mal escueza;

que responda a la vez de mi flaqueza

y de que tú seas hembra y encarnada;

 

que tengas tetas para ser mordidas,

lengua que dar y nalgas para asidas

y un sexo que violar entre las piernas.

 

No hay más minas del Bien que las cavernas

del Mal profundas; y comprende, amada,

que o te acuestas conmigo o no eres nada.

       

Sé que no sabes que recuerdo tanto...

 

Sé que no sabes que recuerdo tanto

tu piel untuosa y pálida, amasada

con fiebre y luna, y tu boca abrasada,

blanda y jugosa y salada de llanto,

 

y tu implorante gesto de quebranto,

sobre tu frigidez crucificada

y agradecida y tierna aunque insaciada,

y mi esfuerzo patético entretanto,

 

y el amor con que entonces se volvía

tu largo cuerpo de impecable diosa

en su halo de luz y denso efluvio

 

y ofrecías sensual a mi porfía

la masa de las nalgas prodigiosa,

guiando mi mano hacia tu pubis rubio.

       

Si te busco y te sueño y te persigo...

 

Si te busco y te sueño y te persigo,

y deseo tu cuerpo de tal suerte

que tan sólo aborrezco ya la muerte

porque no me podré acostar contigo;

 

si tantos sueños lúbricos abrigo;

si ardiente, y sin pudor, y en celo, y fuerte

te quiero ver, dejándome morderte

el pecho, el muslo, el sensitivo ombligo;

 

si quiero que conmigo, enloquecida

goces tanto que estés avergonzada,

no es sólo por codicia de tus prendas:

 

es para que conmigo, en esta vida,

compartas la impureza, y que manchada,

pero conmovedora, al fin me entiendas.

       

Soplos en la noche

 

Aquí contra mi piel el soplo

de tu respiración dormida

Y al otro lado afuera

El susurro del viento errante por la noche

Que trae de los trasfondos la efusión solitaria

Del tumulto callado de las cosas

Y entre uno y otro soplo

Con las alas abiertas cayendo por el tiempo

La extensión del abrazo

de un dichoso yo mismo de musical ausencia

Que bebe un hondo río de amor y de misterio

Cuyas dos manos son

Dos alientos disímiles.

       

Souvenir

 

A solas en mi cuarto

Busco en la oscuridad

Un eco de tu nombre

Estoy de pie desnudo

Camino y siento esto

Adentrarme desnudo en una sombra

Acogedora y ávida y a eso

Yo lo he llamado siempre con tu nombre.

        

Tu carne olía ricamente a otoño...

 

Tu carne olía ricamente a otoño,

a húmedas hojas muertas, a resinas,

a cítricos aceites y a glicinas

y a la etérea fragancia del madroño.

 

Hábil como una boca era tu coño.

Siempre había, después de tus felinas

agonías de gozo, en las divinas

frondas de tu deseo, otro retoño.

 

Te aflojabas de pronto, exangüe y yerta,

suicidada del éxtasis, baldía,

y casta y virginal como una muerta.

 

Y poco a poco, dulcemente, luego,

absuelto por la muerte renacía

tu amor salvaje y puro como el fuego.

       

Tus ojos que no vi nunca en la vida...

 

Tus ojos que no vi nunca en la vida

turbarse de deseo, ni saciados

dormirse tras la entrega, ni extraviados

mientras gimes loca y sacudida;

 

tu oreja, dulce concha adormecida

que no alojó a mi lengua de obstinados

embates de molusco; tus negados

cerrados labios de piedad prohibida.

 

que hurtan tu lengua, rica pesca extrema,

ni fueron nunca abiertos la diadema

de coral húmeda y abrasadora

 

que por tu rey mi miembro coronase:

yo mismo en todo esto, hora tras hora,

mi muerte fundo y a mi mal doy base.

      

Tus pechos se dormían en sosiego...

 

Tus pechos se dormían en sosiego

entre mis manos, recobrando nido,

fatalmente obedientes al que ha sido

el amor que una vez los marcó al fuego;

 

tu lengua agraz bebía al fin el riego

de mi saliva, aún ayer prohibido,

y mi cuerpo arrancaba del olvido

el tempo de tu ronco espasmo ciego.

 

Qué paz... Tu sexo agreste aún apresaba

gloriosamente el mío. Todo estaba

en su sitio otra vez, pues que eras mía.

 

Afuera revivía un alba enferma.

Devastada y nupcial, la cama olía

a carne exhausta y ácida y a esperma.

       

Un momento estoy solo: tú allá abajo...

 

Un momento estoy solo: tú allá abajo

te ajetreas en torno de mi cosa,

delicada y voraz, dulce y fogosa,

embebida en tu trémulo trabajo.

 

Toda fervor y beso y agasajo

toda salivas suaves y jugosa

calentura carnal, abres la rosa

de los vientos de vértigo en que viajo.

 

Mas la brecha entre el goce y la demencia,

a medida que apuras la cadencia,

intolerablemente me disloca,

 

y al fin me rompe, y soy ya puro embate,

y un yo sin mí ya tuyo a ciegas late

gestándose la noche de tu boca.

       

Vientos

 

Ya por el horizonte

se difunde la noche, agua sombría

que moja lo mojado de las nubes murales.

Yo con pasos ausentes recorro la penumbra,

bajo el ala del Tiempo que sobre mí extendida

ingrávida y pausada se desplaza.

Vientos turbios y equívocos disponen

todo el húmedo clima donde arraiga,

ofrecida a la lluvia su fresca carne pura,

como un fruto partido, el peso del destino.

(Este soplo me llega desde oscuras distancias,

cruzó mares que he visto,

arrastra los perfumes de tierras que he pisado,

llenó claras llanuras o bosques sofocantes

donde yo enmudecía y sangraba de amor.

Y en la mitad de este aterido viento,

donde errabundas gotas viajan ciegamente,

siento soplar de pronto un viento diferente,

abierto y luminoso.)

Oh viento tibio y firme, viento bueno

que plasmaba de pronto en aguda presencia

el campo de mi infancia donde una abeja zumba.

Los árboles se instalan noblemente,

los caminos recorren inamovibles huellas,

los sitios tienen nombres persuasivos

que los hacen carnales como el hueso a la fruta.

Y la luz brota desde todas partes,

luz increada y siempre fiel, que inunda

la llanura sin muros donde un niño,

de estatura menor que las yerbas del mundo,

todo él suspendido de dos intensos ojos

que inmóviles lo clavan

a la inasible rotación del día,

se ve sobrepasado por su propio silencio,

que ya secretamente se entiende con la vida.

 

(Y otra vez desemboco en la áspera tierra

del llovido presente

que palmo a palmo con mis plantas palpo,

andando entre desnudas ondas donde anida

esta memoria que en murmurios muere,

tropezando en la sombra a cada instante

con su imperio cambiante.)

 

Y este múltiple viento informulable,

como el mudo lenguaje de un destino,

recorre con su soplo las horas de mi vida.

Y dice que su afán secreto fue tan solo

entender aquel puro silencio con que un día

yo descifraba el Tiempo.

       

Y sin embargo, a veces, todavía...

 

Y sin embargo, a veces, todavía,

así de pronto, cuando te estoy viendo,

vuelvo a verte como antes, y me enciendo

del mismo modo inútil que solía.

 

Y me pongo a soñar en pleno día,

y reprocho al destino, corrigiendo,

como los locos, lo que fue; y no entiendo

cómo no pude nunca hacerte mía.

 

E imagino que anoche me colmaste

de placeres sin nombre, y que esa chispa

perversa y de ternura en tu mirada

 

prueba que lo otro es nada -que gozaste,

que a ti también este limbo te crispa,

¡que al fin te di el orgasmo!- y lo otro es nada.

   

Tomás Segovia

Cejusc - formatura de mediadores e conciliadores - 15/12/2017

Canciones sin su música

 

Porque te voy a ver tal vez mañana

y porque aún palpita aunque dolido el tiempo

por un instante pacto con mi historia

puedo al fin dar tu rostro a este abandono

poner mi nombre a aquél que desangraste

llamar mi vida a este naufragio

saber que fue todo verdad tu amor

y fue tu desamor verdad del todo

eras tú quien me alzaba de la sombra

y hecha sombra impensable eras tú quien me hería

confieso que te quise salvadora o maligna

mi esplendor o mi muerte eran tu ministerio

y yo te amaba en todos tus poderes

todo lo supe fue ese abismo el que quise

y hoy todavía para mí ya no hay mañana

sino por la violencia con que espero

por mi bien o mi mal volver a verte

una vez más una sola vez más

siempre una sola siempre

una misma vez más.

       

Confesión

 

El día,

está tan bello

que no puede mentir:

comemos de su luz nuestro pan de verdad.

 

Su cuerpo se desciñe

y se tiende y se ofrece.

Esta dicha no engaña: nada quiere.

 

Di: ¿no es más fuerte

que nuestro amor altivo de la muerte

esta sencilla gracia equilibrada

que nada

ejerce?

 

Pero cuánto pavor,

violenta alma mediata,

te infunde todavía esa burlona voz

que a solas te susurra «estás salvada».

 

No, no,

tu destino ni ha muerto ni es tu esclavo.

Soberbia y Miedo, confesad:

la vida toda fue verdad.

      

Contra mi tacto evocador me afano...

 

Contra mi tacto evocador me afano.

Con los más duros y ásperos pertrechos

he trabajado hasta dejar deshechos

por el hierro los dedos de esta mano.

 

Los quiero embrutecer, pero es en vano;

en sus fibras más íntimas, maltrechos,

aún guardan la memoria de tus pechos,

su tibia paz, su peso soberano.

 

Ni violencias ni cóleras impiden

que fieles y calladas a porfía

mis manos sueñen siempre en su querencia,

 

ni mil heridas lograrán que olviden

que acariciaron largamente un día

la piel del esplendor y su opulencia.

       

Desnuda aún, te habías levantado...

 

Desnuda aún, te habías levantado

del lecho, y por los muslos te escurría,

viscoso y denso, tibio todavía,

mi semen de tu entrada derramado.

 

Encendida y dichosa, habías quedado

de pie en la media luz, y en tu sombría

silueta, bajo el sexo relucía

un brillo astral de mercurio exudado.

 

Miraba el tiempo absorto, en el espejo

de aquel instante, una figura suya

definitiva y simple como un nombre:

 

mi semen en tus muslos, su reflejo

de lava mía en luz de luna tuya

alba geológica en mujer y hombre.

       

Dicho a ciegas

 

Di si eran éstas las palabras

Míralas bien

Córtalas con cuidado

Y vamos a guardarlas

Sepultadas debajo de la casa

Tesoro rescatado

Devuelto al culto

Palabras guarecidas

Mantenidas en vida

Que de secreto se alimentan

Reverenciadas en su catacumba

Ocultas mientras dure afuera

la locura lasciva del lenguaje

Para sólo sacarlas

Cuando pisemos el silencio soberano

En la omnisciente noche de la afasia

Y antes de que la clave se nos borre

Mirarlas un instante en su esplendor

Carne verbal viviente en el silencio

Inmaculadas concepciones

Rompedoras del círculo vicioso

Otra vez mediadoras

Para que se hagan mutuos mediadores

Dos que dicen tú y yo

Antes de que la noche del amor los borre

Mas todo está fundado si al borrarse se hablan.

       

Dime mujer dónde escondes tu misterio...

 

(Para Luci Fernández de Alba, que se sorprendió)

 

Dime mujer dónde escondes tu misterio

mujer agua pesada volumen transparente

más secreta cuanto más te desnudas

cuál es la fuerza de tu esplendor inerme

tu deslumbrante armadura de belleza

dime no puedo ya con tantas armas

mujer sentada acostada abandonada

enséñame el reposo el sueño y el olvido

enséñame la lentitud del tiempo

mujer tú que convives con tu ominosa carne

como junto a un animal bueno y tranquilo

mujer desnuda frente al hombre armado

quita de mi cabeza este casco de ira

cálmame cúrame tiéndeme sobre la fresca tierra

quítame este ropaje de fiebre que me asfixia

húndeme debilítame envenena mi perezosa sangre

mujer roca de la tribu desbandada

descíñeme estas mallas y cinturones de rigidez y miedo

con que me aterro y te aterro y nos separo

mujer oscura y húmeda pantano edénico

quiero tu ancha olorosa robusta sabiduría

quiero volver a la tierra y sus zumos nutricios

que corren por tu vientre y tus pechos y que riegan tu carne

quiero recuperar el peso y la rotundidad

quiero que me humedezcas me ablandes me afemines

para entender la feminidad la blandura húmeda del mundo

quiero apoyada la frente en tu regazo materno

traicionar al acerado ejército de los hombres

mujer cómplice única terrible hermana

dame la mano volvamos a inventar el mundo los dos solos

quiero no apartar nunca de ti los ojos

mujer estatua hecha de frutas paloma crecida

déjame siempre ver tu misteriosa presencia

tu mirada de ala y de seda y de lago negro

tu cuerpo tenebroso y radiante plasmado de una vez sin titubeos

tu cuerpo infinitamente más tuyo que para mí el mío

y que entregas de una vez sin titubeos sin guardar nada

tu cuerpo pleno y uno todo iluminado de generosidad

mujer mendiga pródiga puerto del loco Ulises

no me dejes olvidar nunca tu voz de ave memoriosa

tu palabra imantada que en tu interior pronuncias siempre desnuda

tu palabra certera de fulgurante ignorancia

la salvaje pureza de tu amor insensato

desvariado sin freno brutalizado enviciado

el gemido limpísimo de la ternura

la pensativa mirada de la prostitución

la clara verdad cruda

del amor que sorbe y devora y se alimenta

el invisible zarpazo de la adivinación

la aceptación la comprensión la sabiduría sin caminos

la esponjosa maternidad terreno de raíces

mujer casa del doloroso vagabundo

dame a morder la fruta de la vida

la firme fruta de luz de tu cuerpo habitado

déjame recostar mi frente aciaga

en tu grave regazo de paraíso boscoso

desnúdame apacíguame cúrame de esta culpa ácida

de no ser siempre armado sino sólo yo mismo.

       

El extranjero

 

No le toques los pechos Extranjero

A esta sombra con fiebre que esta noche

Anocheció tan hembra

Por los linderos de los residentes

Todo el verano es de ellos

Escúchalos dichosamente extraviados

Sin saber cómo hacer

Para entender bajo sus propias voces

Este lamento de la plenitud

Que tan claro se oye en tu silencio

Y tienes que vagar a solas

Por las quietas afueras de su fiesta

Y poner sólo ecos distantes

En tu ramo nocturno en la sombra cortado

Y bañarte tan solo en murmullos de espumas

No saben que su amo

Tiene en ti un siervo más

Que también el verano te devuelve un rato

Tu corazón con llaga

Nadie sabe aquí el nombre

De tu amor extranjero

Y tienes que alejarte al borde de la noche

A decirlo a sus muertos

Que duermen allá afuera y que piensan en ti

Tras sus pesados párpados cerrados.

       

El quemado

 

De la mañana a la tarde

me consumes, sol; me secas

con tu gran ojo sin alma;

pero así la noche al fin

halla en mí el duro carbón

que no podrá disolver,

y al corazón seco vuelve,

sombría y fresca, la savia

que blanca le sorbió el día.

       

En brazos de la noche

 

Está ya oscurecida la hermosura;

los árboles desnudos

se mecen en la sombra,

y un gran silencio vela suspendido.

 

En brazos de la noche

se guarda y perpetúa la promesa del día,

la prometida plenitud del día

que cumple en sólo prometerse

un don que nos inclina,

y nos fuerza, y nos basta.

 

De noche la hermosura a solas habla;

a solas en el aire solo

late oculto el ardor de su promesa

sin cesar renovada.

 

Y a través de la noche,

desde el oscuro fondo de su entraña,

nos guía y acompaña

heridos de esperanza, al nuevo día,

 

nuevamente a cumplir bajo el sol nuevo

su plenitud igual y suficiente

de prometida nuestra sin fin, siempre la misma.

       

En las fuentes

 

Quién desteje el amor

Ése es quien me desteje

No es nadie

El amor se deshace solo

Como la trenza del río

destrenzada en el mar

No estoy de amor tejido

Estoy tejido de tejerlo

 

De sacar de mis íngrimos telares

Este despótico trabajo

Eternamente abandonando

el fleco que se aleja

A la disipación y su bostezo idiota

Y sólo escapo de su horror

Recogiéndome todo sin recelo

En el lugar donde nace la trama.

      

Encarnaciones

 

Hundido el rostro en tu cabello, aspiro

el sofocante aliento de la noche

que allí estancado humea y flota como el sueño.

Todo el inmenso espacio pesadamente yace

sobre esta tibia tierra adormecida,

sobre el cuarto y el lecho y nuestros miembros,

y la casi secreta agitación

que mueve nuestros pechos.

No respiramos aire, respiramos silencio;

un gran silencio inmóvil

que cubre nuestra piel desnuda

como oscuros aceites.

Y de pronto,

siento que mi ternura me desborda y anega,

que también con la sombra te acaricio,

y te abrazo también con el espacio,

y te rozo los labios con el aire;

que toda esta solícita violencia

es también este vasto silencio conmovido

que arrojado de bruces encima de nosotros

se asoma a nuestro amor,

y lo recorre entero un estremecimiento,

sollozo cálido, ala del destino.

       

Entre los tibios muslos te palpita...

 

Entre los tibios muslos te palpita

un negro corazón febril y hendido

de remoto y sonámbulo latido

que entre oscuras raíces se suscita;

 

un corazón velludo que me invita,

más que el otro cordial y estremecido,

a entrar como en mi casa o en mi nido

hasta tocar el grito que te habita.

 

Cuando yaces desnuda toda, cuando

te abres de piernas ávida y temblando

y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

 

un corazón puedes abrir, y si entro

con la lengua en la entrada que me tiendes,

puedo besar tu corazón por dentro.

       

La música

 

A Alicia Urreta

 

No se ve por ningún lado la fuente de silencio

el estanque de sombra la secreta semilla de tiempo

de donde ella ha debido levantarse

sigilosa descalza alada

mujer blanca y desnuda con un antifaz negro

en su danza de suspiros jugando con el fuego

música silencio viviente tesoro de irónicas monedas puras

chorro de enigmas deslumbrantes surtidor de inquietud

música boca sellada diosa que nada dice

por qué me clavas en el alma este imposible

de qué me estás hablando

qué atávica locura quieres hacerme confesar

qué serpiente dormida quisieras despertarme

adónde me arrastras por este túnel en que has convertido el tiempo

no te rías no huyas deja de socavar la tierra bajo mis pies

adónde quieres precipitarme

música abismo luminoso insidioso amor

música vibración de la ausencia lluvia de heridas

lluvia de claros venenos

lluvia de mudas preguntas sin respuesta

por qué me encadenas así al latido del tiempo

ah insensata avasalladora soy tu esclavo sonámbulo

espérame déjame tocarte enloquezco de libertad

dónde tenía yo estas oscuras entrañas que me acaricias

dónde estaba mi pureza límpida como el rayo

y que recibo ahora de tus manos de agua

música radiante de confusión

mina de luz lenguaje que gravita y gira

lenguaje astral silencio al fin solar

lenguaje movedizo bandada de señas y de risas

sigue durando no te acabes vive

sigue sigue fundando este imperio de éter

no te mueras fuera de ti apenas toque el mundo

va a disiparse este bloque de bondad que ha hecho de mí tu amor

espera llama helada no te vayas

acaba de decir la última sílaba termina esa palabra

materialízate detente formula ya el enigma

qué dices qué decías

ah no me arrebates ya tan fugitivo este blanquísimo dolor...

       

La semana sin ti

 

Quisiera haber nacido de tu vientre,

haber vivido alguna vez dentro de ti,

desde que te conozco soy más huérfano.

 

¡Oh! gruta tierna,

rojo edén caluroso.

Qué alegría haber sido esa ceguera!

 

Quisiera que tu carne se acordara

de haberme aprisionado,

que cuando me miraras

algo se te encogiese en las entrañas,

que sintieras orgullo al recordar

la generosidad sin par con que tu carne

desanudaste para hacerme libre.

 

Por ti he empezado a descifrar

los signos de la vida,

de ti quisiera haberla recibido.

      

Lluvia estival

 

En la apartada noche ya sin nadie,

tibia, agitada, leve cae la lluvia,

sola para sí sola.

 

Íntima bailarina por la noche,

misteriosa, alocada,

gime allá, vuela, ahoga aquí una risa,

caprichosa musita, se interrumpe,

juguetona, inquietante,

viene y va, calla, desde lejos torna

con sonreídas lágrimas,

va a decir algo que en suspiro muere.

 

Y huyendo con susurros

y voces de sirena,

deja en el aire un mórbido perfume

de amor difunto en punzante recuerdo,

 

y en el alma el errático, incurable,

secreto amor de todas las derivas...

      

Miel, aceite

 

Una mancha de miel tiñe la luz

Al tocar la ciudad

Que aun dormida elabora

 

Desde aquí arriba

Se la ve desbordar

Sus ondas caldeadas

Hacia la falda donde el monte

Inicia su inocencia ociosa

 

Tumbadas y abrazadas en el tiempo

La ciudad y la luz

Sin cesar se digieren una a otra

 

Por fin entiendo que un verano

Tanto tiempo esperado ha vuelto así

 

El cielo y la babel mezclan sus aires

 

Bellamente viciada

La rubia luz espesa

Unta las coyunturas

A su nivel es donde el mundo es uno

 

Hundidos en su dulce aceite

Nos deslizamos fuera de su ligadura

Al nivel de una miel

Donde amor y cimiento

Giran uno en el otro sin fractura.

       

Modesto deshaogo

 

Estoy más triste que un zapato ahogado

estoy más triste que el polvo bajo los petates

estoy más triste que el sudor de los enfermos

estoy triste como un niño de visita

como una puta desmaquillada

como el primer autobús al alba

como los calzoncillos de los notarios

triste triste triste de sonreír como un bobo desde los rincones

de ver tallar las cartas en redondo saltándome siempre a mí

de todo lo que se dicen y se dan y se mordisquean en mis narices

estoy harto de quedarme con el saludo en la boca

de salir bien dibujado entre la muchedumbre

para que me borre siempre el estropajo de su roce

de no estar nunca en foco para ningunos ojos

de tener tan desdentada la mirada

de navegar tras la línea del horizonte

con mis banderitas cómicamente izadas

no puedo más de no ser nunca nadie

de que no me dejen jamás probarme otra careta que la de ninguno

de no irrumpir de no alterar el oleaje

de no curvar jamás un tren de ondas

de no desviar a mis corrales la palabra suelta

de que nunca me caiga a mí la lotería de un vuelco visceral

De no poblar ni el más vago sueño ocioso

De saber que ningún mal pensamiento tendrá ya más mi rostro.

Estoy hasta aquí de la avaricia de los privilegiados

de que quieran para ellos solos toda la juventud

todos los influjos en las cosas del mundo

todo el favoritismo de la puta alegría

toda la iniciativa de renuevo y capricho

de que se apropien sin escrúpulos la plusvalía de calor y encuentros

todo el capital de risa y de coloquio

que repartido con justicia

alcanzaría de sobra para alimentarnos a todos

a todos los hambrientos de carne de comunión

y sedientos de vino de comunión

a todos los que están tristes

como faldones arrugados que les cuelgan a los otros

en fin estoy jibosamente desolado

de haber envejecido sin seguro de vida

sin seguro de nombre

sin cavar mi guarida en el espeso ahorro

de no haber cobrado el billete cuando la vida se asomaba a mirarme

de haber tirado siempre deudas al cesto sin mirarlas

y lo que quiero decir es que estoy a fin de cuentas

terriblemente triste de que no me hayáis perdonado.

      

No volverá

 

No volverá

como el calor que el pan exhala,

esta mitad ya de tu vida,

no volverá a entibiarte aquella sangre

que ya corrió.

 

Inhábil como un niño,

tu jaula mal cerrada sus pájaros dispersa;

al viento van tus días,

despedazados aleteos.

 

Lo que ha sido tu vida,

sobre la tierra ahora tiene menos peso

que la huella de un beso

posada en una frente.

 

O como una palabra

(menos aún que un beso);

¿y a quién se la dirás?

¿a quién le confiarás que amaste, odiaste,

tuviste un día el tiempo entre tus brazos?

El nombre del pasado no quiere decir nada

si no es para los labios que lo dicen.

 

Buscarás en el peso del silencio

lo que el presente duramente trenza,

y para tener algo entre las manos,

no dirás «he vivido»,

no hablarás esas sílabas

que conmueven tan fugitivamente al aire...

       

Otra vez en tu fondo empezó eso...

 

Otra vez en tu fondo empezó eso...

Abre sus ojos ciegos el gemido,

se agita en ti, exigente y sumergido,

emprende su agonía sin regreso.

 

Yo te siento luchar bajo mi peso

contra un dios gutural y sordo, y mido

la hondura en que tu cuerpo sacudido

se convulsiona ajeno hasta en su hueso.

 

Me derrumbo cruzando tu derrumbe,

torrente en un torrente y agonía

de otra agonía; y doblemente loco,

 

me derramo en un golfo que sucumbe,

y entregando a otra pérdida la mía,

el fondo humano en las tinieblas toco.

       

Palabras de allá

 

Salí y me entretuve afuera durando días y días;

noches sin noche ni día envuelto en un manto arable

hecho de todas las estaciones

contra la inclemencia de la intimidad.

El muro en que me apoyé, teñido de los matices

de todos los musgos del tiempo, era sin color

y era el espesor y el peso del tiempo.

Un intenso enjambre de oro estallaba

dispersándose en el aire claro y volvía a ser

el centelleo palpitante de oro de sus ondas irradiadas.

Lo que tocaban los ojos,

disuelto por la mirada se tornaba invisible;

y la mirada corría con el alborozo del ímpetu liberado;

pero danzaba, no huía, regresaba a danzar,

abrazaba en la dicha lo visible

que en su transparencia no se ocultaba,

se daba a ver pero abierto y desnudo

a los ojos solos del abrazo.

Recogí del polvo unas palabras secas

(no eran éstas, ni eran otras que éstas) y les dije que sí.

       

Purificado

 

En la noche por fin,

sombrío oasis de los tórridos

arenales del día, largamente,

me he sumergido,

y he disuelto la sal de la tristeza,

y me he purificado

el corazón mordido de impaciencias.

 

Con los miembros ligeros

lavados por la sombra,

salgo al paso del tiempo libremente.

Ahora ya no tengo retención,

ni designios, ni errante

gimo desposeído.

 

Y toda esta hermosura desbordante,

ahora abandonada,

 

si con asentimiento le sonrío,

como mía me expresa.

       

Qué sabes tú, qué sabes tú apartada...

 

¿Qué sabes tú, qué sabes tú apartada

injustamente en tu cruel pureza;

tú sin vicio, sin culpa, sin bajeza,

y sólo yo lascivo y sin coartada?

 

Rompe ya esa inocencia enmascarada,

no dejes que en mí solo el mal escueza;

que responda a la vez de mi flaqueza

y de que tú seas hembra y encarnada;

 

que tengas tetas para ser mordidas,

lengua que dar y nalgas para asidas

y un sexo que violar entre las piernas.

 

No hay más minas del Bien que las cavernas

del Mal profundas; y comprende, amada,

que o te acuestas conmigo o no eres nada.

       

Sé que no sabes que recuerdo tanto...

 

Sé que no sabes que recuerdo tanto

tu piel untuosa y pálida, amasada

con fiebre y luna, y tu boca abrasada,

blanda y jugosa y salada de llanto,

 

y tu implorante gesto de quebranto,

sobre tu frigidez crucificada

y agradecida y tierna aunque insaciada,

y mi esfuerzo patético entretanto,

 

y el amor con que entonces se volvía

tu largo cuerpo de impecable diosa

en su halo de luz y denso efluvio

 

y ofrecías sensual a mi porfía

la masa de las nalgas prodigiosa,

guiando mi mano hacia tu pubis rubio.

       

Si te busco y te sueño y te persigo...

 

Si te busco y te sueño y te persigo,

y deseo tu cuerpo de tal suerte

que tan sólo aborrezco ya la muerte

porque no me podré acostar contigo;

 

si tantos sueños lúbricos abrigo;

si ardiente, y sin pudor, y en celo, y fuerte

te quiero ver, dejándome morderte

el pecho, el muslo, el sensitivo ombligo;

 

si quiero que conmigo, enloquecida

goces tanto que estés avergonzada,

no es sólo por codicia de tus prendas:

 

es para que conmigo, en esta vida,

compartas la impureza, y que manchada,

pero conmovedora, al fin me entiendas.

       

Soplos en la noche

 

Aquí contra mi piel el soplo

de tu respiración dormida

Y al otro lado afuera

El susurro del viento errante por la noche

Que trae de los trasfondos la efusión solitaria

Del tumulto callado de las cosas

Y entre uno y otro soplo

Con las alas abiertas cayendo por el tiempo

La extensión del abrazo

de un dichoso yo mismo de musical ausencia

Que bebe un hondo río de amor y de misterio

Cuyas dos manos son

Dos alientos disímiles.

       

Souvenir

 

A solas en mi cuarto

Busco en la oscuridad

Un eco de tu nombre

Estoy de pie desnudo

Camino y siento esto

Adentrarme desnudo en una sombra

Acogedora y ávida y a eso

Yo lo he llamado siempre con tu nombre.

        

Tu carne olía ricamente a otoño...

 

Tu carne olía ricamente a otoño,

a húmedas hojas muertas, a resinas,

a cítricos aceites y a glicinas

y a la etérea fragancia del madroño.

 

Hábil como una boca era tu coño.

Siempre había, después de tus felinas

agonías de gozo, en las divinas

frondas de tu deseo, otro retoño.

 

Te aflojabas de pronto, exangüe y yerta,

suicidada del éxtasis, baldía,

y casta y virginal como una muerta.

 

Y poco a poco, dulcemente, luego,

absuelto por la muerte renacía

tu amor salvaje y puro como el fuego.

       

Tus ojos que no vi nunca en la vida...

 

Tus ojos que no vi nunca en la vida

turbarse de deseo, ni saciados

dormirse tras la entrega, ni extraviados

mientras gimes loca y sacudida;

 

tu oreja, dulce concha adormecida

que no alojó a mi lengua de obstinados

embates de molusco; tus negados

cerrados labios de piedad prohibida.

 

que hurtan tu lengua, rica pesca extrema,

ni fueron nunca abiertos la diadema

de coral húmeda y abrasadora

 

que por tu rey mi miembro coronase:

yo mismo en todo esto, hora tras hora,

mi muerte fundo y a mi mal doy base.

      

Tus pechos se dormían en sosiego...

 

Tus pechos se dormían en sosiego

entre mis manos, recobrando nido,

fatalmente obedientes al que ha sido

el amor que una vez los marcó al fuego;

 

tu lengua agraz bebía al fin el riego

de mi saliva, aún ayer prohibido,

y mi cuerpo arrancaba del olvido

el tempo de tu ronco espasmo ciego.

 

Qué paz... Tu sexo agreste aún apresaba

gloriosamente el mío. Todo estaba

en su sitio otra vez, pues que eras mía.

 

Afuera revivía un alba enferma.

Devastada y nupcial, la cama olía

a carne exhausta y ácida y a esperma.

       

Un momento estoy solo: tú allá abajo...

 

Un momento estoy solo: tú allá abajo

te ajetreas en torno de mi cosa,

delicada y voraz, dulce y fogosa,

embebida en tu trémulo trabajo.

 

Toda fervor y beso y agasajo

toda salivas suaves y jugosa

calentura carnal, abres la rosa

de los vientos de vértigo en que viajo.

 

Mas la brecha entre el goce y la demencia,

a medida que apuras la cadencia,

intolerablemente me disloca,

 

y al fin me rompe, y soy ya puro embate,

y un yo sin mí ya tuyo a ciegas late

gestándose la noche de tu boca.

       

Vientos

 

Ya por el horizonte

se difunde la noche, agua sombría

que moja lo mojado de las nubes murales.

Yo con pasos ausentes recorro la penumbra,

bajo el ala del Tiempo que sobre mí extendida

ingrávida y pausada se desplaza.

Vientos turbios y equívocos disponen

todo el húmedo clima donde arraiga,

ofrecida a la lluvia su fresca carne pura,

como un fruto partido, el peso del destino.

(Este soplo me llega desde oscuras distancias,

cruzó mares que he visto,

arrastra los perfumes de tierras que he pisado,

llenó claras llanuras o bosques sofocantes

donde yo enmudecía y sangraba de amor.

Y en la mitad de este aterido viento,

donde errabundas gotas viajan ciegamente,

siento soplar de pronto un viento diferente,

abierto y luminoso.)

Oh viento tibio y firme, viento bueno

que plasmaba de pronto en aguda presencia

el campo de mi infancia donde una abeja zumba.

Los árboles se instalan noblemente,

los caminos recorren inamovibles huellas,

los sitios tienen nombres persuasivos

que los hacen carnales como el hueso a la fruta.

Y la luz brota desde todas partes,

luz increada y siempre fiel, que inunda

la llanura sin muros donde un niño,

de estatura menor que las yerbas del mundo,

todo él suspendido de dos intensos ojos

que inmóviles lo clavan

a la inasible rotación del día,

se ve sobrepasado por su propio silencio,

que ya secretamente se entiende con la vida.

 

(Y otra vez desemboco en la áspera tierra

del llovido presente

que palmo a palmo con mis plantas palpo,

andando entre desnudas ondas donde anida

esta memoria que en murmurios muere,

tropezando en la sombra a cada instante

con su imperio cambiante.)

 

Y este múltiple viento informulable,

como el mudo lenguaje de un destino,

recorre con su soplo las horas de mi vida.

Y dice que su afán secreto fue tan solo

entender aquel puro silencio con que un día

yo descifraba el Tiempo.

       

Y sin embargo, a veces, todavía...

 

Y sin embargo, a veces, todavía,

así de pronto, cuando te estoy viendo,

vuelvo a verte como antes, y me enciendo

del mismo modo inútil que solía.

 

Y me pongo a soñar en pleno día,

y reprocho al destino, corrigiendo,

como los locos, lo que fue; y no entiendo

cómo no pude nunca hacerte mía.

 

E imagino que anoche me colmaste

de placeres sin nombre, y que esa chispa

perversa y de ternura en tu mirada

 

prueba que lo otro es nada -que gozaste,

que a ti también este limbo te crispa,

¡que al fin te di el orgasmo!- y lo otro es nada.

   

Tomás Segovia

Canciones sin su música

 

Porque te voy a ver tal vez mañana

y porque aún palpita aunque dolido el tiempo

por un instante pacto con mi historia

puedo al fin dar tu rostro a este abandono

poner mi nombre a aquél que desangraste

llamar mi vida a este naufragio

saber que fue todo verdad tu amor

y fue tu desamor verdad del todo

eras tú quien me alzaba de la sombra

y hecha sombra impensable eras tú quien me hería

confieso que te quise salvadora o maligna

mi esplendor o mi muerte eran tu ministerio

y yo te amaba en todos tus poderes

todo lo supe fue ese abismo el que quise

y hoy todavía para mí ya no hay mañana

sino por la violencia con que espero

por mi bien o mi mal volver a verte

una vez más una sola vez más

siempre una sola siempre

una misma vez más.

       

Confesión

 

El día,

está tan bello

que no puede mentir:

comemos de su luz nuestro pan de verdad.

 

Su cuerpo se desciñe

y se tiende y se ofrece.

Esta dicha no engaña: nada quiere.

 

Di: ¿no es más fuerte

que nuestro amor altivo de la muerte

esta sencilla gracia equilibrada

que nada

ejerce?

 

Pero cuánto pavor,

violenta alma mediata,

te infunde todavía esa burlona voz

que a solas te susurra «estás salvada».

 

No, no,

tu destino ni ha muerto ni es tu esclavo.

Soberbia y Miedo, confesad:

la vida toda fue verdad.

      

Contra mi tacto evocador me afano...

 

Contra mi tacto evocador me afano.

Con los más duros y ásperos pertrechos

he trabajado hasta dejar deshechos

por el hierro los dedos de esta mano.

 

Los quiero embrutecer, pero es en vano;

en sus fibras más íntimas, maltrechos,

aún guardan la memoria de tus pechos,

su tibia paz, su peso soberano.

 

Ni violencias ni cóleras impiden

que fieles y calladas a porfía

mis manos sueñen siempre en su querencia,

 

ni mil heridas lograrán que olviden

que acariciaron largamente un día

la piel del esplendor y su opulencia.

       

Desnuda aún, te habías levantado...

 

Desnuda aún, te habías levantado

del lecho, y por los muslos te escurría,

viscoso y denso, tibio todavía,

mi semen de tu entrada derramado.

 

Encendida y dichosa, habías quedado

de pie en la media luz, y en tu sombría

silueta, bajo el sexo relucía

un brillo astral de mercurio exudado.

 

Miraba el tiempo absorto, en el espejo

de aquel instante, una figura suya

definitiva y simple como un nombre:

 

mi semen en tus muslos, su reflejo

de lava mía en luz de luna tuya

alba geológica en mujer y hombre.

       

Dicho a ciegas

 

Di si eran éstas las palabras

Míralas bien

Córtalas con cuidado

Y vamos a guardarlas

Sepultadas debajo de la casa

Tesoro rescatado

Devuelto al culto

Palabras guarecidas

Mantenidas en vida

Que de secreto se alimentan

Reverenciadas en su catacumba

Ocultas mientras dure afuera

la locura lasciva del lenguaje

Para sólo sacarlas

Cuando pisemos el silencio soberano

En la omnisciente noche de la afasia

Y antes de que la clave se nos borre

Mirarlas un instante en su esplendor

Carne verbal viviente en el silencio

Inmaculadas concepciones

Rompedoras del círculo vicioso

Otra vez mediadoras

Para que se hagan mutuos mediadores

Dos que dicen tú y yo

Antes de que la noche del amor los borre

Mas todo está fundado si al borrarse se hablan.

       

Dime mujer dónde escondes tu misterio...

 

(Para Luci Fernández de Alba, que se sorprendió)

 

Dime mujer dónde escondes tu misterio

mujer agua pesada volumen transparente

más secreta cuanto más te desnudas

cuál es la fuerza de tu esplendor inerme

tu deslumbrante armadura de belleza

dime no puedo ya con tantas armas

mujer sentada acostada abandonada

enséñame el reposo el sueño y el olvido

enséñame la lentitud del tiempo

mujer tú que convives con tu ominosa carne

como junto a un animal bueno y tranquilo

mujer desnuda frente al hombre armado

quita de mi cabeza este casco de ira

cálmame cúrame tiéndeme sobre la fresca tierra

quítame este ropaje de fiebre que me asfixia

húndeme debilítame envenena mi perezosa sangre

mujer roca de la tribu desbandada

descíñeme estas mallas y cinturones de rigidez y miedo

con que me aterro y te aterro y nos separo

mujer oscura y húmeda pantano edénico

quiero tu ancha olorosa robusta sabiduría

quiero volver a la tierra y sus zumos nutricios

que corren por tu vientre y tus pechos y que riegan tu carne

quiero recuperar el peso y la rotundidad

quiero que me humedezcas me ablandes me afemines

para entender la feminidad la blandura húmeda del mundo

quiero apoyada la frente en tu regazo materno

traicionar al acerado ejército de los hombres

mujer cómplice única terrible hermana

dame la mano volvamos a inventar el mundo los dos solos

quiero no apartar nunca de ti los ojos

mujer estatua hecha de frutas paloma crecida

déjame siempre ver tu misteriosa presencia

tu mirada de ala y de seda y de lago negro

tu cuerpo tenebroso y radiante plasmado de una vez sin titubeos

tu cuerpo infinitamente más tuyo que para mí el mío

y que entregas de una vez sin titubeos sin guardar nada

tu cuerpo pleno y uno todo iluminado de generosidad

mujer mendiga pródiga puerto del loco Ulises

no me dejes olvidar nunca tu voz de ave memoriosa

tu palabra imantada que en tu interior pronuncias siempre desnuda

tu palabra certera de fulgurante ignorancia

la salvaje pureza de tu amor insensato

desvariado sin freno brutalizado enviciado

el gemido limpísimo de la ternura

la pensativa mirada de la prostitución

la clara verdad cruda

del amor que sorbe y devora y se alimenta

el invisible zarpazo de la adivinación

la aceptación la comprensión la sabiduría sin caminos

la esponjosa maternidad terreno de raíces

mujer casa del doloroso vagabundo

dame a morder la fruta de la vida

la firme fruta de luz de tu cuerpo habitado

déjame recostar mi frente aciaga

en tu grave regazo de paraíso boscoso

desnúdame apacíguame cúrame de esta culpa ácida

de no ser siempre armado sino sólo yo mismo.

       

El extranjero

 

No le toques los pechos Extranjero

A esta sombra con fiebre que esta noche

Anocheció tan hembra

Por los linderos de los residentes

Todo el verano es de ellos

Escúchalos dichosamente extraviados

Sin saber cómo hacer

Para entender bajo sus propias voces

Este lamento de la plenitud

Que tan claro se oye en tu silencio

Y tienes que vagar a solas

Por las quietas afueras de su fiesta

Y poner sólo ecos distantes

En tu ramo nocturno en la sombra cortado

Y bañarte tan solo en murmullos de espumas

No saben que su amo

Tiene en ti un siervo más

Que también el verano te devuelve un rato

Tu corazón con llaga

Nadie sabe aquí el nombre

De tu amor extranjero

Y tienes que alejarte al borde de la noche

A decirlo a sus muertos

Que duermen allá afuera y que piensan en ti

Tras sus pesados párpados cerrados.

       

El quemado

 

De la mañana a la tarde

me consumes, sol; me secas

con tu gran ojo sin alma;

pero así la noche al fin

halla en mí el duro carbón

que no podrá disolver,

y al corazón seco vuelve,

sombría y fresca, la savia

que blanca le sorbió el día.

       

En brazos de la noche

 

Está ya oscurecida la hermosura;

los árboles desnudos

se mecen en la sombra,

y un gran silencio vela suspendido.

 

En brazos de la noche

se guarda y perpetúa la promesa del día,

la prometida plenitud del día

que cumple en sólo prometerse

un don que nos inclina,

y nos fuerza, y nos basta.

 

De noche la hermosura a solas habla;

a solas en el aire solo

late oculto el ardor de su promesa

sin cesar renovada.

 

Y a través de la noche,

desde el oscuro fondo de su entraña,

nos guía y acompaña

heridos de esperanza, al nuevo día,

 

nuevamente a cumplir bajo el sol nuevo

su plenitud igual y suficiente

de prometida nuestra sin fin, siempre la misma.

       

En las fuentes

 

Quién desteje el amor

Ése es quien me desteje

No es nadie

El amor se deshace solo

Como la trenza del río

destrenzada en el mar

No estoy de amor tejido

Estoy tejido de tejerlo

 

De sacar de mis íngrimos telares

Este despótico trabajo

Eternamente abandonando

el fleco que se aleja

A la disipación y su bostezo idiota

Y sólo escapo de su horror

Recogiéndome todo sin recelo

En el lugar donde nace la trama.

      

Encarnaciones

 

Hundido el rostro en tu cabello, aspiro

el sofocante aliento de la noche

que allí estancado humea y flota como el sueño.

Todo el inmenso espacio pesadamente yace

sobre esta tibia tierra adormecida,

sobre el cuarto y el lecho y nuestros miembros,

y la casi secreta agitación

que mueve nuestros pechos.

No respiramos aire, respiramos silencio;

un gran silencio inmóvil

que cubre nuestra piel desnuda

como oscuros aceites.

Y de pronto,

siento que mi ternura me desborda y anega,

que también con la sombra te acaricio,

y te abrazo también con el espacio,

y te rozo los labios con el aire;

que toda esta solícita violencia

es también este vasto silencio conmovido

que arrojado de bruces encima de nosotros

se asoma a nuestro amor,

y lo recorre entero un estremecimiento,

sollozo cálido, ala del destino.

       

Entre los tibios muslos te palpita...

 

Entre los tibios muslos te palpita

un negro corazón febril y hendido

de remoto y sonámbulo latido

que entre oscuras raíces se suscita;

 

un corazón velludo que me invita,

más que el otro cordial y estremecido,

a entrar como en mi casa o en mi nido

hasta tocar el grito que te habita.

 

Cuando yaces desnuda toda, cuando

te abres de piernas ávida y temblando

y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

 

un corazón puedes abrir, y si entro

con la lengua en la entrada que me tiendes,

puedo besar tu corazón por dentro.

       

La música

 

A Alicia Urreta

 

No se ve por ningún lado la fuente de silencio

el estanque de sombra la secreta semilla de tiempo

de donde ella ha debido levantarse

sigilosa descalza alada

mujer blanca y desnuda con un antifaz negro

en su danza de suspiros jugando con el fuego

música silencio viviente tesoro de irónicas monedas puras

chorro de enigmas deslumbrantes surtidor de inquietud

música boca sellada diosa que nada dice

por qué me clavas en el alma este imposible

de qué me estás hablando

qué atávica locura quieres hacerme confesar

qué serpiente dormida quisieras despertarme

adónde me arrastras por este túnel en que has convertido el tiempo

no te rías no huyas deja de socavar la tierra bajo mis pies

adónde quieres precipitarme

música abismo luminoso insidioso amor

música vibración de la ausencia lluvia de heridas

lluvia de claros venenos

lluvia de mudas preguntas sin respuesta

por qué me encadenas así al latido del tiempo

ah insensata avasalladora soy tu esclavo sonámbulo

espérame déjame tocarte enloquezco de libertad

dónde tenía yo estas oscuras entrañas que me acaricias

dónde estaba mi pureza límpida como el rayo

y que recibo ahora de tus manos de agua

música radiante de confusión

mina de luz lenguaje que gravita y gira

lenguaje astral silencio al fin solar

lenguaje movedizo bandada de señas y de risas

sigue durando no te acabes vive

sigue sigue fundando este imperio de éter

no te mueras fuera de ti apenas toque el mundo

va a disiparse este bloque de bondad que ha hecho de mí tu amor

espera llama helada no te vayas

acaba de decir la última sílaba termina esa palabra

materialízate detente formula ya el enigma

qué dices qué decías

ah no me arrebates ya tan fugitivo este blanquísimo dolor...

       

La semana sin ti

 

Quisiera haber nacido de tu vientre,

haber vivido alguna vez dentro de ti,

desde que te conozco soy más huérfano.

 

¡Oh! gruta tierna,

rojo edén caluroso.

Qué alegría haber sido esa ceguera!

 

Quisiera que tu carne se acordara

de haberme aprisionado,

que cuando me miraras

algo se te encogiese en las entrañas,

que sintieras orgullo al recordar

la generosidad sin par con que tu carne

desanudaste para hacerme libre.

 

Por ti he empezado a descifrar

los signos de la vida,

de ti quisiera haberla recibido.

      

Lluvia estival

 

En la apartada noche ya sin nadie,

tibia, agitada, leve cae la lluvia,

sola para sí sola.

 

Íntima bailarina por la noche,

misteriosa, alocada,

gime allá, vuela, ahoga aquí una risa,

caprichosa musita, se interrumpe,

juguetona, inquietante,

viene y va, calla, desde lejos torna

con sonreídas lágrimas,

va a decir algo que en suspiro muere.

 

Y huyendo con susurros

y voces de sirena,

deja en el aire un mórbido perfume

de amor difunto en punzante recuerdo,

 

y en el alma el errático, incurable,

secreto amor de todas las derivas...

      

Miel, aceite

 

Una mancha de miel tiñe la luz

Al tocar la ciudad

Que aun dormida elabora

 

Desde aquí arriba

Se la ve desbordar

Sus ondas caldeadas

Hacia la falda donde el monte

Inicia su inocencia ociosa

 

Tumbadas y abrazadas en el tiempo

La ciudad y la luz

Sin cesar se digieren una a otra

 

Por fin entiendo que un verano

Tanto tiempo esperado ha vuelto así

 

El cielo y la babel mezclan sus aires

 

Bellamente viciada

La rubia luz espesa

Unta las coyunturas

A su nivel es donde el mundo es uno

 

Hundidos en su dulce aceite

Nos deslizamos fuera de su ligadura

Al nivel de una miel

Donde amor y cimiento

Giran uno en el otro sin fractura.

       

Modesto deshaogo

 

Estoy más triste que un zapato ahogado

estoy más triste que el polvo bajo los petates

estoy más triste que el sudor de los enfermos

estoy triste como un niño de visita

como una puta desmaquillada

como el primer autobús al alba

como los calzoncillos de los notarios

triste triste triste de sonreír como un bobo desde los rincones

de ver tallar las cartas en redondo saltándome siempre a mí

de todo lo que se dicen y se dan y se mordisquean en mis narices

estoy harto de quedarme con el saludo en la boca

de salir bien dibujado entre la muchedumbre

para que me borre siempre el estropajo de su roce

de no estar nunca en foco para ningunos ojos

de tener tan desdentada la mirada

de navegar tras la línea del horizonte

con mis banderitas cómicamente izadas

no puedo más de no ser nunca nadie

de que no me dejen jamás probarme otra careta que la de ninguno

de no irrumpir de no alterar el oleaje

de no curvar jamás un tren de ondas

de no desviar a mis corrales la palabra suelta

de que nunca me caiga a mí la lotería de un vuelco visceral

De no poblar ni el más vago sueño ocioso

De saber que ningún mal pensamiento tendrá ya más mi rostro.

Estoy hasta aquí de la avaricia de los privilegiados

de que quieran para ellos solos toda la juventud

todos los influjos en las cosas del mundo

todo el favoritismo de la puta alegría

toda la iniciativa de renuevo y capricho

de que se apropien sin escrúpulos la plusvalía de calor y encuentros

todo el capital de risa y de coloquio

que repartido con justicia

alcanzaría de sobra para alimentarnos a todos

a todos los hambrientos de carne de comunión

y sedientos de vino de comunión

a todos los que están tristes

como faldones arrugados que les cuelgan a los otros

en fin estoy jibosamente desolado

de haber envejecido sin seguro de vida

sin seguro de nombre

sin cavar mi guarida en el espeso ahorro

de no haber cobrado el billete cuando la vida se asomaba a mirarme

de haber tirado siempre deudas al cesto sin mirarlas

y lo que quiero decir es que estoy a fin de cuentas

terriblemente triste de que no me hayáis perdonado.

      

No volverá

 

No volverá

como el calor que el pan exhala,

esta mitad ya de tu vida,

no volverá a entibiarte aquella sangre

que ya corrió.

 

Inhábil como un niño,

tu jaula mal cerrada sus pájaros dispersa;

al viento van tus días,

despedazados aleteos.

 

Lo que ha sido tu vida,

sobre la tierra ahora tiene menos peso

que la huella de un beso

posada en una frente.

 

O como una palabra

(menos aún que un beso);

¿y a quién se la dirás?

¿a quién le confiarás que amaste, odiaste,

tuviste un día el tiempo entre tus brazos?

El nombre del pasado no quiere decir nada

si no es para los labios que lo dicen.

 

Buscarás en el peso del silencio

lo que el presente duramente trenza,

y para tener algo entre las manos,

no dirás «he vivido»,

no hablarás esas sílabas

que conmueven tan fugitivamente al aire...

       

Otra vez en tu fondo empezó eso...

 

Otra vez en tu fondo empezó eso...

Abre sus ojos ciegos el gemido,

se agita en ti, exigente y sumergido,

emprende su agonía sin regreso.

 

Yo te siento luchar bajo mi peso

contra un dios gutural y sordo, y mido

la hondura en que tu cuerpo sacudido

se convulsiona ajeno hasta en su hueso.

 

Me derrumbo cruzando tu derrumbe,

torrente en un torrente y agonía

de otra agonía; y doblemente loco,

 

me derramo en un golfo que sucumbe,

y entregando a otra pérdida la mía,

el fondo humano en las tinieblas toco.

       

Palabras de allá

 

Salí y me entretuve afuera durando días y días;

noches sin noche ni día envuelto en un manto arable

hecho de todas las estaciones

contra la inclemencia de la intimidad.

El muro en que me apoyé, teñido de los matices

de todos los musgos del tiempo, era sin color

y era el espesor y el peso del tiempo.

Un intenso enjambre de oro estallaba

dispersándose en el aire claro y volvía a ser

el centelleo palpitante de oro de sus ondas irradiadas.

Lo que tocaban los ojos,

disuelto por la mirada se tornaba invisible;

y la mirada corría con el alborozo del ímpetu liberado;

pero danzaba, no huía, regresaba a danzar,

abrazaba en la dicha lo visible

que en su transparencia no se ocultaba,

se daba a ver pero abierto y desnudo

a los ojos solos del abrazo.

Recogí del polvo unas palabras secas

(no eran éstas, ni eran otras que éstas) y les dije que sí.

       

Purificado

 

En la noche por fin,

sombrío oasis de los tórridos

arenales del día, largamente,

me he sumergido,

y he disuelto la sal de la tristeza,

y me he purificado

el corazón mordido de impaciencias.

 

Con los miembros ligeros

lavados por la sombra,

salgo al paso del tiempo libremente.

Ahora ya no tengo retención,

ni designios, ni errante

gimo desposeído.

 

Y toda esta hermosura desbordante,

ahora abandonada,

 

si con asentimiento le sonrío,

como mía me expresa.

       

Qué sabes tú, qué sabes tú apartada...

 

¿Qué sabes tú, qué sabes tú apartada

injustamente en tu cruel pureza;

tú sin vicio, sin culpa, sin bajeza,

y sólo yo lascivo y sin coartada?

 

Rompe ya esa inocencia enmascarada,

no dejes que en mí solo el mal escueza;

que responda a la vez de mi flaqueza

y de que tú seas hembra y encarnada;

 

que tengas tetas para ser mordidas,

lengua que dar y nalgas para asidas

y un sexo que violar entre las piernas.

 

No hay más minas del Bien que las cavernas

del Mal profundas; y comprende, amada,

que o te acuestas conmigo o no eres nada.

       

Sé que no sabes que recuerdo tanto...

 

Sé que no sabes que recuerdo tanto

tu piel untuosa y pálida, amasada

con fiebre y luna, y tu boca abrasada,

blanda y jugosa y salada de llanto,

 

y tu implorante gesto de quebranto,

sobre tu frigidez crucificada

y agradecida y tierna aunque insaciada,

y mi esfuerzo patético entretanto,

 

y el amor con que entonces se volvía

tu largo cuerpo de impecable diosa

en su halo de luz y denso efluvio

 

y ofrecías sensual a mi porfía

la masa de las nalgas prodigiosa,

guiando mi mano hacia tu pubis rubio.

       

Si te busco y te sueño y te persigo...

 

Si te busco y te sueño y te persigo,

y deseo tu cuerpo de tal suerte

que tan sólo aborrezco ya la muerte

porque no me podré acostar contigo;

 

si tantos sueños lúbricos abrigo;

si ardiente, y sin pudor, y en celo, y fuerte

te quiero ver, dejándome morderte

el pecho, el muslo, el sensitivo ombligo;

 

si quiero que conmigo, enloquecida

goces tanto que estés avergonzada,

no es sólo por codicia de tus prendas:

 

es para que conmigo, en esta vida,

compartas la impureza, y que manchada,

pero conmovedora, al fin me entiendas.

       

Soplos en la noche

 

Aquí contra mi piel el soplo

de tu respiración dormida

Y al otro lado afuera

El susurro del viento errante por la noche

Que trae de los trasfondos la efusión solitaria

Del tumulto callado de las cosas

Y entre uno y otro soplo

Con las alas abiertas cayendo por el tiempo

La extensión del abrazo

de un dichoso yo mismo de musical ausencia

Que bebe un hondo río de amor y de misterio

Cuyas dos manos son

Dos alientos disímiles.

       

Souvenir

 

A solas en mi cuarto

Busco en la oscuridad

Un eco de tu nombre

Estoy de pie desnudo

Camino y siento esto

Adentrarme desnudo en una sombra

Acogedora y ávida y a eso

Yo lo he llamado siempre con tu nombre.

        

Tu carne olía ricamente a otoño...

 

Tu carne olía ricamente a otoño,

a húmedas hojas muertas, a resinas,

a cítricos aceites y a glicinas

y a la etérea fragancia del madroño.

 

Hábil como una boca era tu coño.

Siempre había, después de tus felinas

agonías de gozo, en las divinas

frondas de tu deseo, otro retoño.

 

Te aflojabas de pronto, exangüe y yerta,

suicidada del éxtasis, baldía,

y casta y virginal como una muerta.

 

Y poco a poco, dulcemente, luego,

absuelto por la muerte renacía

tu amor salvaje y puro como el fuego.

       

Tus ojos que no vi nunca en la vida...

 

Tus ojos que no vi nunca en la vida

turbarse de deseo, ni saciados

dormirse tras la entrega, ni extraviados

mientras gimes loca y sacudida;

 

tu oreja, dulce concha adormecida

que no alojó a mi lengua de obstinados

embates de molusco; tus negados

cerrados labios de piedad prohibida.

 

que hurtan tu lengua, rica pesca extrema,

ni fueron nunca abiertos la diadema

de coral húmeda y abrasadora

 

que por tu rey mi miembro coronase:

yo mismo en todo esto, hora tras hora,

mi muerte fundo y a mi mal doy base.

      

Tus pechos se dormían en sosiego...

 

Tus pechos se dormían en sosiego

entre mis manos, recobrando nido,

fatalmente obedientes al que ha sido

el amor que una vez los marcó al fuego;

 

tu lengua agraz bebía al fin el riego

de mi saliva, aún ayer prohibido,

y mi cuerpo arrancaba del olvido

el tempo de tu ronco espasmo ciego.

 

Qué paz... Tu sexo agreste aún apresaba

gloriosamente el mío. Todo estaba

en su sitio otra vez, pues que eras mía.

 

Afuera revivía un alba enferma.

Devastada y nupcial, la cama olía

a carne exhausta y ácida y a esperma.

       

Un momento estoy solo: tú allá abajo...

 

Un momento estoy solo: tú allá abajo

te ajetreas en torno de mi cosa,

delicada y voraz, dulce y fogosa,

embebida en tu trémulo trabajo.

 

Toda fervor y beso y agasajo

toda salivas suaves y jugosa

calentura carnal, abres la rosa

de los vientos de vértigo en que viajo.

 

Mas la brecha entre el goce y la demencia,

a medida que apuras la cadencia,

intolerablemente me disloca,

 

y al fin me rompe, y soy ya puro embate,

y un yo sin mí ya tuyo a ciegas late

gestándose la noche de tu boca.

       

Vientos

 

Ya por el horizonte

se difunde la noche, agua sombría

que moja lo mojado de las nubes murales.

Yo con pasos ausentes recorro la penumbra,

bajo el ala del Tiempo que sobre mí extendida

ingrávida y pausada se desplaza.

Vientos turbios y equívocos disponen

todo el húmedo clima donde arraiga,

ofrecida a la lluvia su fresca carne pura,

como un fruto partido, el peso del destino.

(Este soplo me llega desde oscuras distancias,

cruzó mares que he visto,

arrastra los perfumes de tierras que he pisado,

llenó claras llanuras o bosques sofocantes

donde yo enmudecía y sangraba de amor.

Y en la mitad de este aterido viento,

donde errabundas gotas viajan ciegamente,

siento soplar de pronto un viento diferente,

abierto y luminoso.)

Oh viento tibio y firme, viento bueno

que plasmaba de pronto en aguda presencia

el campo de mi infancia donde una abeja zumba.

Los árboles se instalan noblemente,

los caminos recorren inamovibles huellas,

los sitios tienen nombres persuasivos

que los hacen carnales como el hueso a la fruta.

Y la luz brota desde todas partes,

luz increada y siempre fiel, que inunda

la llanura sin muros donde un niño,

de estatura menor que las yerbas del mundo,

todo él suspendido de dos intensos ojos

que inmóviles lo clavan

a la inasible rotación del día,

se ve sobrepasado por su propio silencio,

que ya secretamente se entiende con la vida.

 

(Y otra vez desemboco en la áspera tierra

del llovido presente

que palmo a palmo con mis plantas palpo,

andando entre desnudas ondas donde anida

esta memoria que en murmurios muere,

tropezando en la sombra a cada instante

con su imperio cambiante.)

 

Y este múltiple viento informulable,

como el mudo lenguaje de un destino,

recorre con su soplo las horas de mi vida.

Y dice que su afán secreto fue tan solo

entender aquel puro silencio con que un día

yo descifraba el Tiempo.

       

Y sin embargo, a veces, todavía...

 

Y sin embargo, a veces, todavía,

así de pronto, cuando te estoy viendo,

vuelvo a verte como antes, y me enciendo

del mismo modo inútil que solía.

 

Y me pongo a soñar en pleno día,

y reprocho al destino, corrigiendo,

como los locos, lo que fue; y no entiendo

cómo no pude nunca hacerte mía.

 

E imagino que anoche me colmaste

de placeres sin nombre, y que esa chispa

perversa y de ternura en tu mirada

 

prueba que lo otro es nada -que gozaste,

que a ti también este limbo te crispa,

¡que al fin te di el orgasmo!- y lo otro es nada.

   

Tomás Segovia

Canciones sin su música

 

Porque te voy a ver tal vez mañana

y porque aún palpita aunque dolido el tiempo

por un instante pacto con mi historia

puedo al fin dar tu rostro a este abandono

poner mi nombre a aquél que desangraste

llamar mi vida a este naufragio

saber que fue todo verdad tu amor

y fue tu desamor verdad del todo

eras tú quien me alzaba de la sombra

y hecha sombra impensable eras tú quien me hería

confieso que te quise salvadora o maligna

mi esplendor o mi muerte eran tu ministerio

y yo te amaba en todos tus poderes

todo lo supe fue ese abismo el que quise

y hoy todavía para mí ya no hay mañana

sino por la violencia con que espero

por mi bien o mi mal volver a verte

una vez más una sola vez más

siempre una sola siempre

una misma vez más.

       

Confesión

 

El día,

está tan bello

que no puede mentir:

comemos de su luz nuestro pan de verdad.

 

Su cuerpo se desciñe

y se tiende y se ofrece.

Esta dicha no engaña: nada quiere.

 

Di: ¿no es más fuerte

que nuestro amor altivo de la muerte

esta sencilla gracia equilibrada

que nada

ejerce?

 

Pero cuánto pavor,

violenta alma mediata,

te infunde todavía esa burlona voz

que a solas te susurra «estás salvada».

 

No, no,

tu destino ni ha muerto ni es tu esclavo.

Soberbia y Miedo, confesad:

la vida toda fue verdad.

      

Contra mi tacto evocador me afano...

 

Contra mi tacto evocador me afano.

Con los más duros y ásperos pertrechos

he trabajado hasta dejar deshechos

por el hierro los dedos de esta mano.

 

Los quiero embrutecer, pero es en vano;

en sus fibras más íntimas, maltrechos,

aún guardan la memoria de tus pechos,

su tibia paz, su peso soberano.

 

Ni violencias ni cóleras impiden

que fieles y calladas a porfía

mis manos sueñen siempre en su querencia,

 

ni mil heridas lograrán que olviden

que acariciaron largamente un día

la piel del esplendor y su opulencia.

       

Desnuda aún, te habías levantado...

 

Desnuda aún, te habías levantado

del lecho, y por los muslos te escurría,

viscoso y denso, tibio todavía,

mi semen de tu entrada derramado.

 

Encendida y dichosa, habías quedado

de pie en la media luz, y en tu sombría

silueta, bajo el sexo relucía

un brillo astral de mercurio exudado.

 

Miraba el tiempo absorto, en el espejo

de aquel instante, una figura suya

definitiva y simple como un nombre:

 

mi semen en tus muslos, su reflejo

de lava mía en luz de luna tuya

alba geológica en mujer y hombre.

       

Dicho a ciegas

 

Di si eran éstas las palabras

Míralas bien

Córtalas con cuidado

Y vamos a guardarlas

Sepultadas debajo de la casa

Tesoro rescatado

Devuelto al culto

Palabras guarecidas

Mantenidas en vida

Que de secreto se alimentan

Reverenciadas en su catacumba

Ocultas mientras dure afuera

la locura lasciva del lenguaje

Para sólo sacarlas

Cuando pisemos el silencio soberano

En la omnisciente noche de la afasia

Y antes de que la clave se nos borre

Mirarlas un instante en su esplendor

Carne verbal viviente en el silencio

Inmaculadas concepciones

Rompedoras del círculo vicioso

Otra vez mediadoras

Para que se hagan mutuos mediadores

Dos que dicen tú y yo

Antes de que la noche del amor los borre

Mas todo está fundado si al borrarse se hablan.

       

Dime mujer dónde escondes tu misterio...

 

(Para Luci Fernández de Alba, que se sorprendió)

 

Dime mujer dónde escondes tu misterio

mujer agua pesada volumen transparente

más secreta cuanto más te desnudas

cuál es la fuerza de tu esplendor inerme

tu deslumbrante armadura de belleza

dime no puedo ya con tantas armas

mujer sentada acostada abandonada

enséñame el reposo el sueño y el olvido

enséñame la lentitud del tiempo

mujer tú que convives con tu ominosa carne

como junto a un animal bueno y tranquilo

mujer desnuda frente al hombre armado

quita de mi cabeza este casco de ira

cálmame cúrame tiéndeme sobre la fresca tierra

quítame este ropaje de fiebre que me asfixia

húndeme debilítame envenena mi perezosa sangre

mujer roca de la tribu desbandada

descíñeme estas mallas y cinturones de rigidez y miedo

con que me aterro y te aterro y nos separo

mujer oscura y húmeda pantano edénico

quiero tu ancha olorosa robusta sabiduría

quiero volver a la tierra y sus zumos nutricios

que corren por tu vientre y tus pechos y que riegan tu carne

quiero recuperar el peso y la rotundidad

quiero que me humedezcas me ablandes me afemines

para entender la feminidad la blandura húmeda del mundo

quiero apoyada la frente en tu regazo materno

traicionar al acerado ejército de los hombres

mujer cómplice única terrible hermana

dame la mano volvamos a inventar el mundo los dos solos

quiero no apartar nunca de ti los ojos

mujer estatua hecha de frutas paloma crecida

déjame siempre ver tu misteriosa presencia

tu mirada de ala y de seda y de lago negro

tu cuerpo tenebroso y radiante plasmado de una vez sin titubeos

tu cuerpo infinitamente más tuyo que para mí el mío

y que entregas de una vez sin titubeos sin guardar nada

tu cuerpo pleno y uno todo iluminado de generosidad

mujer mendiga pródiga puerto del loco Ulises

no me dejes olvidar nunca tu voz de ave memoriosa

tu palabra imantada que en tu interior pronuncias siempre desnuda

tu palabra certera de fulgurante ignorancia

la salvaje pureza de tu amor insensato

desvariado sin freno brutalizado enviciado

el gemido limpísimo de la ternura

la pensativa mirada de la prostitución

la clara verdad cruda

del amor que sorbe y devora y se alimenta

el invisible zarpazo de la adivinación

la aceptación la comprensión la sabiduría sin caminos

la esponjosa maternidad terreno de raíces

mujer casa del doloroso vagabundo

dame a morder la fruta de la vida

la firme fruta de luz de tu cuerpo habitado

déjame recostar mi frente aciaga

en tu grave regazo de paraíso boscoso

desnúdame apacíguame cúrame de esta culpa ácida

de no ser siempre armado sino sólo yo mismo.

       

El extranjero

 

No le toques los pechos Extranjero

A esta sombra con fiebre que esta noche

Anocheció tan hembra

Por los linderos de los residentes

Todo el verano es de ellos

Escúchalos dichosamente extraviados

Sin saber cómo hacer

Para entender bajo sus propias voces

Este lamento de la plenitud

Que tan claro se oye en tu silencio

Y tienes que vagar a solas

Por las quietas afueras de su fiesta

Y poner sólo ecos distantes

En tu ramo nocturno en la sombra cortado

Y bañarte tan solo en murmullos de espumas

No saben que su amo

Tiene en ti un siervo más

Que también el verano te devuelve un rato

Tu corazón con llaga

Nadie sabe aquí el nombre

De tu amor extranjero

Y tienes que alejarte al borde de la noche

A decirlo a sus muertos

Que duermen allá afuera y que piensan en ti

Tras sus pesados párpados cerrados.

       

El quemado

 

De la mañana a la tarde

me consumes, sol; me secas

con tu gran ojo sin alma;

pero así la noche al fin

halla en mí el duro carbón

que no podrá disolver,

y al corazón seco vuelve,

sombría y fresca, la savia

que blanca le sorbió el día.

       

En brazos de la noche

 

Está ya oscurecida la hermosura;

los árboles desnudos

se mecen en la sombra,

y un gran silencio vela suspendido.

 

En brazos de la noche

se guarda y perpetúa la promesa del día,

la prometida plenitud del día

que cumple en sólo prometerse

un don que nos inclina,

y nos fuerza, y nos basta.

 

De noche la hermosura a solas habla;

a solas en el aire solo

late oculto el ardor de su promesa

sin cesar renovada.

 

Y a través de la noche,

desde el oscuro fondo de su entraña,

nos guía y acompaña

heridos de esperanza, al nuevo día,

 

nuevamente a cumplir bajo el sol nuevo

su plenitud igual y suficiente

de prometida nuestra sin fin, siempre la misma.

       

En las fuentes

 

Quién desteje el amor

Ése es quien me desteje

No es nadie

El amor se deshace solo

Como la trenza del río

destrenzada en el mar

No estoy de amor tejido

Estoy tejido de tejerlo

 

De sacar de mis íngrimos telares

Este despótico trabajo

Eternamente abandonando

el fleco que se aleja

A la disipación y su bostezo idiota

Y sólo escapo de su horror

Recogiéndome todo sin recelo

En el lugar donde nace la trama.

      

Encarnaciones

 

Hundido el rostro en tu cabello, aspiro

el sofocante aliento de la noche

que allí estancado humea y flota como el sueño.

Todo el inmenso espacio pesadamente yace

sobre esta tibia tierra adormecida,

sobre el cuarto y el lecho y nuestros miembros,

y la casi secreta agitación

que mueve nuestros pechos.

No respiramos aire, respiramos silencio;

un gran silencio inmóvil

que cubre nuestra piel desnuda

como oscuros aceites.

Y de pronto,

siento que mi ternura me desborda y anega,

que también con la sombra te acaricio,

y te abrazo también con el espacio,

y te rozo los labios con el aire;

que toda esta solícita violencia

es también este vasto silencio conmovido

que arrojado de bruces encima de nosotros

se asoma a nuestro amor,

y lo recorre entero un estremecimiento,

sollozo cálido, ala del destino.

       

Entre los tibios muslos te palpita...

 

Entre los tibios muslos te palpita

un negro corazón febril y hendido

de remoto y sonámbulo latido

que entre oscuras raíces se suscita;

 

un corazón velludo que me invita,

más que el otro cordial y estremecido,

a entrar como en mi casa o en mi nido

hasta tocar el grito que te habita.

 

Cuando yaces desnuda toda, cuando

te abres de piernas ávida y temblando

y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

 

un corazón puedes abrir, y si entro

con la lengua en la entrada que me tiendes,

puedo besar tu corazón por dentro.

       

La música

 

A Alicia Urreta

 

No se ve por ningún lado la fuente de silencio

el estanque de sombra la secreta semilla de tiempo

de donde ella ha debido levantarse

sigilosa descalza alada

mujer blanca y desnuda con un antifaz negro

en su danza de suspiros jugando con el fuego

música silencio viviente tesoro de irónicas monedas puras

chorro de enigmas deslumbrantes surtidor de inquietud

música boca sellada diosa que nada dice

por qué me clavas en el alma este imposible

de qué me estás hablando

qué atávica locura quieres hacerme confesar

qué serpiente dormida quisieras despertarme

adónde me arrastras por este túnel en que has convertido el tiempo

no te rías no huyas deja de socavar la tierra bajo mis pies

adónde quieres precipitarme

música abismo luminoso insidioso amor

música vibración de la ausencia lluvia de heridas

lluvia de claros venenos

lluvia de mudas preguntas sin respuesta

por qué me encadenas así al latido del tiempo

ah insensata avasalladora soy tu esclavo sonámbulo

espérame déjame tocarte enloquezco de libertad

dónde tenía yo estas oscuras entrañas que me acaricias

dónde estaba mi pureza límpida como el rayo

y que recibo ahora de tus manos de agua

música radiante de confusión

mina de luz lenguaje que gravita y gira

lenguaje astral silencio al fin solar

lenguaje movedizo bandada de señas y de risas

sigue durando no te acabes vive

sigue sigue fundando este imperio de éter

no te mueras fuera de ti apenas toque el mundo

va a disiparse este bloque de bondad que ha hecho de mí tu amor

espera llama helada no te vayas

acaba de decir la última sílaba termina esa palabra

materialízate detente formula ya el enigma

qué dices qué decías

ah no me arrebates ya tan fugitivo este blanquísimo dolor...

       

La semana sin ti

 

Quisiera haber nacido de tu vientre,

haber vivido alguna vez dentro de ti,

desde que te conozco soy más huérfano.

 

¡Oh! gruta tierna,

rojo edén caluroso.

Qué alegría haber sido esa ceguera!

 

Quisiera que tu carne se acordara

de haberme aprisionado,

que cuando me miraras

algo se te encogiese en las entrañas,

que sintieras orgullo al recordar

la generosidad sin par con que tu carne

desanudaste para hacerme libre.

 

Por ti he empezado a descifrar

los signos de la vida,

de ti quisiera haberla recibido.

      

Lluvia estival

 

En la apartada noche ya sin nadie,

tibia, agitada, leve cae la lluvia,

sola para sí sola.

 

Íntima bailarina por la noche,

misteriosa, alocada,

gime allá, vuela, ahoga aquí una risa,

caprichosa musita, se interrumpe,

juguetona, inquietante,

viene y va, calla, desde lejos torna

con sonreídas lágrimas,

va a decir algo que en suspiro muere.

 

Y huyendo con susurros

y voces de sirena,

deja en el aire un mórbido perfume

de amor difunto en punzante recuerdo,

 

y en el alma el errático, incurable,

secreto amor de todas las derivas...

      

Miel, aceite

 

Una mancha de miel tiñe la luz

Al tocar la ciudad

Que aun dormida elabora

 

Desde aquí arriba

Se la ve desbordar

Sus ondas caldeadas

Hacia la falda donde el monte

Inicia su inocencia ociosa

 

Tumbadas y abrazadas en el tiempo

La ciudad y la luz

Sin cesar se digieren una a otra

 

Por fin entiendo que un verano

Tanto tiempo esperado ha vuelto así

 

El cielo y la babel mezclan sus aires

 

Bellamente viciada

La rubia luz espesa

Unta las coyunturas

A su nivel es donde el mundo es uno

 

Hundidos en su dulce aceite

Nos deslizamos fuera de su ligadura

Al nivel de una miel

Donde amor y cimiento

Giran uno en el otro sin fractura.

       

Modesto deshaogo

 

Estoy más triste que un zapato ahogado

estoy más triste que el polvo bajo los petates

estoy más triste que el sudor de los enfermos

estoy triste como un niño de visita

como una puta desmaquillada

como el primer autobús al alba

como los calzoncillos de los notarios

triste triste triste de sonreír como un bobo desde los rincones

de ver tallar las cartas en redondo saltándome siempre a mí

de todo lo que se dicen y se dan y se mordisquean en mis narices

estoy harto de quedarme con el saludo en la boca

de salir bien dibujado entre la muchedumbre

para que me borre siempre el estropajo de su roce

de no estar nunca en foco para ningunos ojos

de tener tan desdentada la mirada

de navegar tras la línea del horizonte

con mis banderitas cómicamente izadas

no puedo más de no ser nunca nadie

de que no me dejen jamás probarme otra careta que la de ninguno

de no irrumpir de no alterar el oleaje

de no curvar jamás un tren de ondas

de no desviar a mis corrales la palabra suelta

de que nunca me caiga a mí la lotería de un vuelco visceral

De no poblar ni el más vago sueño ocioso

De saber que ningún mal pensamiento tendrá ya más mi rostro.

Estoy hasta aquí de la avaricia de los privilegiados

de que quieran para ellos solos toda la juventud

todos los influjos en las cosas del mundo

todo el favoritismo de la puta alegría

toda la iniciativa de renuevo y capricho

de que se apropien sin escrúpulos la plusvalía de calor y encuentros

todo el capital de risa y de coloquio

que repartido con justicia

alcanzaría de sobra para alimentarnos a todos

a todos los hambrientos de carne de comunión

y sedientos de vino de comunión

a todos los que están tristes

como faldones arrugados que les cuelgan a los otros

en fin estoy jibosamente desolado

de haber envejecido sin seguro de vida

sin seguro de nombre

sin cavar mi guarida en el espeso ahorro

de no haber cobrado el billete cuando la vida se asomaba a mirarme

de haber tirado siempre deudas al cesto sin mirarlas

y lo que quiero decir es que estoy a fin de cuentas

terriblemente triste de que no me hayáis perdonado.

      

No volverá

 

No volverá

como el calor que el pan exhala,

esta mitad ya de tu vida,

no volverá a entibiarte aquella sangre

que ya corrió.

 

Inhábil como un niño,

tu jaula mal cerrada sus pájaros dispersa;

al viento van tus días,

despedazados aleteos.

 

Lo que ha sido tu vida,

sobre la tierra ahora tiene menos peso

que la huella de un beso

posada en una frente.

 

O como una palabra

(menos aún que un beso);

¿y a quién se la dirás?

¿a quién le confiarás que amaste, odiaste,

tuviste un día el tiempo entre tus brazos?

El nombre del pasado no quiere decir nada

si no es para los labios que lo dicen.

 

Buscarás en el peso del silencio

lo que el presente duramente trenza,

y para tener algo entre las manos,

no dirás «he vivido»,

no hablarás esas sílabas

que conmueven tan fugitivamente al aire...

       

Otra vez en tu fondo empezó eso...

 

Otra vez en tu fondo empezó eso...

Abre sus ojos ciegos el gemido,

se agita en ti, exigente y sumergido,

emprende su agonía sin regreso.

 

Yo te siento luchar bajo mi peso

contra un dios gutural y sordo, y mido

la hondura en que tu cuerpo sacudido

se convulsiona ajeno hasta en su hueso.

 

Me derrumbo cruzando tu derrumbe,

torrente en un torrente y agonía

de otra agonía; y doblemente loco,

 

me derramo en un golfo que sucumbe,

y entregando a otra pérdida la mía,

el fondo humano en las tinieblas toco.

       

Palabras de allá

 

Salí y me entretuve afuera durando días y días;

noches sin noche ni día envuelto en un manto arable

hecho de todas las estaciones

contra la inclemencia de la intimidad.

El muro en que me apoyé, teñido de los matices

de todos los musgos del tiempo, era sin color

y era el espesor y el peso del tiempo.

Un intenso enjambre de oro estallaba

dispersándose en el aire claro y volvía a ser

el centelleo palpitante de oro de sus ondas irradiadas.

Lo que tocaban los ojos,

disuelto por la mirada se tornaba invisible;

y la mirada corría con el alborozo del ímpetu liberado;

pero danzaba, no huía, regresaba a danzar,

abrazaba en la dicha lo visible

que en su transparencia no se ocultaba,

se daba a ver pero abierto y desnudo

a los ojos solos del abrazo.

Recogí del polvo unas palabras secas

(no eran éstas, ni eran otras que éstas) y les dije que sí.

       

Purificado

 

En la noche por fin,

sombrío oasis de los tórridos

arenales del día, largamente,

me he sumergido,

y he disuelto la sal de la tristeza,

y me he purificado

el corazón mordido de impaciencias.

 

Con los miembros ligeros

lavados por la sombra,

salgo al paso del tiempo libremente.

Ahora ya no tengo retención,

ni designios, ni errante

gimo desposeído.

 

Y toda esta hermosura desbordante,

ahora abandonada,

 

si con asentimiento le sonrío,

como mía me expresa.

       

Qué sabes tú, qué sabes tú apartada...

 

¿Qué sabes tú, qué sabes tú apartada

injustamente en tu cruel pureza;

tú sin vicio, sin culpa, sin bajeza,

y sólo yo lascivo y sin coartada?

 

Rompe ya esa inocencia enmascarada,

no dejes que en mí solo el mal escueza;

que responda a la vez de mi flaqueza

y de que tú seas hembra y encarnada;

 

que tengas tetas para ser mordidas,

lengua que dar y nalgas para asidas

y un sexo que violar entre las piernas.

 

No hay más minas del Bien que las cavernas

del Mal profundas; y comprende, amada,

que o te acuestas conmigo o no eres nada.

       

Sé que no sabes que recuerdo tanto...

 

Sé que no sabes que recuerdo tanto

tu piel untuosa y pálida, amasada

con fiebre y luna, y tu boca abrasada,

blanda y jugosa y salada de llanto,

 

y tu implorante gesto de quebranto,

sobre tu frigidez crucificada

y agradecida y tierna aunque insaciada,

y mi esfuerzo patético entretanto,

 

y el amor con que entonces se volvía

tu largo cuerpo de impecable diosa

en su halo de luz y denso efluvio

 

y ofrecías sensual a mi porfía

la masa de las nalgas prodigiosa,

guiando mi mano hacia tu pubis rubio.

       

Si te busco y te sueño y te persigo...

 

Si te busco y te sueño y te persigo,

y deseo tu cuerpo de tal suerte

que tan sólo aborrezco ya la muerte

porque no me podré acostar contigo;

 

si tantos sueños lúbricos abrigo;

si ardiente, y sin pudor, y en celo, y fuerte

te quiero ver, dejándome morderte

el pecho, el muslo, el sensitivo ombligo;

 

si quiero que conmigo, enloquecida

goces tanto que estés avergonzada,

no es sólo por codicia de tus prendas:

 

es para que conmigo, en esta vida,

compartas la impureza, y que manchada,

pero conmovedora, al fin me entiendas.

       

Soplos en la noche

 

Aquí contra mi piel el soplo

de tu respiración dormida

Y al otro lado afuera

El susurro del viento errante por la noche

Que trae de los trasfondos la efusión solitaria

Del tumulto callado de las cosas

Y entre uno y otro soplo

Con las alas abiertas cayendo por el tiempo

La extensión del abrazo

de un dichoso yo mismo de musical ausencia

Que bebe un hondo río de amor y de misterio

Cuyas dos manos son

Dos alientos disímiles.

       

Souvenir

 

A solas en mi cuarto

Busco en la oscuridad

Un eco de tu nombre

Estoy de pie desnudo

Camino y siento esto

Adentrarme desnudo en una sombra

Acogedora y ávida y a eso

Yo lo he llamado siempre con tu nombre.

        

Tu carne olía ricamente a otoño...

 

Tu carne olía ricamente a otoño,

a húmedas hojas muertas, a resinas,

a cítricos aceites y a glicinas

y a la etérea fragancia del madroño.

 

Hábil como una boca era tu coño.

Siempre había, después de tus felinas

agonías de gozo, en las divinas

frondas de tu deseo, otro retoño.

 

Te aflojabas de pronto, exangüe y yerta,

suicidada del éxtasis, baldía,

y casta y virginal como una muerta.

 

Y poco a poco, dulcemente, luego,

absuelto por la muerte renacía

tu amor salvaje y puro como el fuego.

       

Tus ojos que no vi nunca en la vida...

 

Tus ojos que no vi nunca en la vida

turbarse de deseo, ni saciados

dormirse tras la entrega, ni extraviados

mientras gimes loca y sacudida;

 

tu oreja, dulce concha adormecida

que no alojó a mi lengua de obstinados

embates de molusco; tus negados

cerrados labios de piedad prohibida.

 

que hurtan tu lengua, rica pesca extrema,

ni fueron nunca abiertos la diadema

de coral húmeda y abrasadora

 

que por tu rey mi miembro coronase:

yo mismo en todo esto, hora tras hora,

mi muerte fundo y a mi mal doy base.

      

Tus pechos se dormían en sosiego...

 

Tus pechos se dormían en sosiego

entre mis manos, recobrando nido,

fatalmente obedientes al que ha sido

el amor que una vez los marcó al fuego;

 

tu lengua agraz bebía al fin el riego

de mi saliva, aún ayer prohibido,

y mi cuerpo arrancaba del olvido

el tempo de tu ronco espasmo ciego.

 

Qué paz... Tu sexo agreste aún apresaba

gloriosamente el mío. Todo estaba

en su sitio otra vez, pues que eras mía.

 

Afuera revivía un alba enferma.

Devastada y nupcial, la cama olía

a carne exhausta y ácida y a esperma.

       

Un momento estoy solo: tú allá abajo...

 

Un momento estoy solo: tú allá abajo

te ajetreas en torno de mi cosa,

delicada y voraz, dulce y fogosa,

embebida en tu trémulo trabajo.

 

Toda fervor y beso y agasajo

toda salivas suaves y jugosa

calentura carnal, abres la rosa

de los vientos de vértigo en que viajo.

 

Mas la brecha entre el goce y la demencia,

a medida que apuras la cadencia,

intolerablemente me disloca,

 

y al fin me rompe, y soy ya puro embate,

y un yo sin mí ya tuyo a ciegas late

gestándose la noche de tu boca.

       

Vientos

 

Ya por el horizonte

se difunde la noche, agua sombría

que moja lo mojado de las nubes murales.

Yo con pasos ausentes recorro la penumbra,

bajo el ala del Tiempo que sobre mí extendida

ingrávida y pausada se desplaza.

Vientos turbios y equívocos disponen

todo el húmedo clima donde arraiga,

ofrecida a la lluvia su fresca carne pura,

como un fruto partido, el peso del destino.

(Este soplo me llega desde oscuras distancias,

cruzó mares que he visto,

arrastra los perfumes de tierras que he pisado,

llenó claras llanuras o bosques sofocantes

donde yo enmudecía y sangraba de amor.

Y en la mitad de este aterido viento,

donde errabundas gotas viajan ciegamente,

siento soplar de pronto un viento diferente,

abierto y luminoso.)

Oh viento tibio y firme, viento bueno

que plasmaba de pronto en aguda presencia

el campo de mi infancia donde una abeja zumba.

Los árboles se instalan noblemente,

los caminos recorren inamovibles huellas,

los sitios tienen nombres persuasivos

que los hacen carnales como el hueso a la fruta.

Y la luz brota desde todas partes,

luz increada y siempre fiel, que inunda

la llanura sin muros donde un niño,

de estatura menor que las yerbas del mundo,

todo él suspendido de dos intensos ojos

que inmóviles lo clavan

a la inasible rotación del día,

se ve sobrepasado por su propio silencio,

que ya secretamente se entiende con la vida.

 

(Y otra vez desemboco en la áspera tierra

del llovido presente

que palmo a palmo con mis plantas palpo,

andando entre desnudas ondas donde anida

esta memoria que en murmurios muere,

tropezando en la sombra a cada instante

con su imperio cambiante.)

 

Y este múltiple viento informulable,

como el mudo lenguaje de un destino,

recorre con su soplo las horas de mi vida.

Y dice que su afán secreto fue tan solo

entender aquel puro silencio con que un día

yo descifraba el Tiempo.

       

Y sin embargo, a veces, todavía...

 

Y sin embargo, a veces, todavía,

así de pronto, cuando te estoy viendo,

vuelvo a verte como antes, y me enciendo

del mismo modo inútil que solía.

 

Y me pongo a soñar en pleno día,

y reprocho al destino, corrigiendo,

como los locos, lo que fue; y no entiendo

cómo no pude nunca hacerte mía.

 

E imagino que anoche me colmaste

de placeres sin nombre, y que esa chispa

perversa y de ternura en tu mirada

 

prueba que lo otro es nada -que gozaste,

que a ti también este limbo te crispa,

¡que al fin te di el orgasmo!- y lo otro es nada.

   

Tomás Segovia

La portada de esta iglesia es una sinfonía de belleza románica de los siglos XII y XIII.

Arriba Cristo Majestad con los símbolos de los evangelistas, animales monstruosos a ambos lados de las arquivoltas, escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento, en el tímpano el Juicio Final con Cristo juzgando a los hombres, la Virgen y los Apóstoles actuando como mediadores.

Capiteles decorados y columnas cariátides con importantes personajes en piedra modélicamente labrada, completan esta portada.

Iglesia de Santa María la Real de Sangüesa (Navarra) – Spain.

--------------------------------------------------------------

The facade of this church is a symphony of Romanesque beauty of the twelfth and thirteenth centuries.

Above Christ in Majesty with the symbols of the evangelists, monstrous animals on both sides of the archivolts, scenes from the Old and New Testament, the Last Judgment tympanum with Christ judging men, the Virgin and the Apostles acting as mediators.

Caryatids columns and capitals decorated with important figures in carved stone models complete this facade.

The Church of Santa María la Real de Sangüesa (Navarra) - Spain.

 

MÍSTICOS Y VISIONARIOS

La doctrina contrarreformista eleva la figura de los santos y los convierte en mediadores entre el hombre y Dios. Su ejemplo, la contemplación, la plegaria, la renuncia a los bienes materiales o un ideal de vida contemplativa, predisponen al creyente a intensificar la vivencia de la fe cristiana y le facilitan la comunión con la divinidad. El éxtasis místico, las visiones iluminadas o la actitud de abnegación y entrega incondicional a la esperanza de la fe son algunos de los signos externos del ideal de vida cristiana. La pintura del siglo XVII que hace una exaltación de las experiencias sobrenaturales que trasladan a los protagonistas a estadios de plenitud religiosa, es un buen reflejo de ello. Lejos de generar reacciones de incredulidad, este tipo de experiencias desvela en los creyentes una respuesta emotiva y una conmoción piadosa y sentimental.

___________

MYSTICS AND VISIONARIES

The counter-reform doctrine elevates the figure of the saints and makes them mediators between man and God. Their example, contemplation, prayer, the renunciation of material goods or an ideal of contemplative life, predispose the believer to intensify the living of the Christian faith and facilitate communion with the divinity. Mystical ecstasy, enlightened visions or an attitude of self-denial and unconditional dedication to the hope of the faith are some of the external signs of the ideal of Christian life. The 17th century painting that exalts the supernatural experiences that take the protagonists to stages of religious fullness is a good reflection of this. Far from generating reactions of incredulity, this type of experience reveals in believers an emotional response and a pious and sentimental shock.

 

Sacerdote y sirvientes del templo shinto Meiji Jingu en Yoyogi, Shibuya, Japan / Japón・日本・東京都・渋谷区・明治神宮 wedding / shrine / religion / priest

 

Kannushi es el término general con el que actualmente se denomina a los sacerdotes (shinshoku) de los templos shinto y desde tiempos ancestrales ha sido empleado para señalar a aquellos que sirven en los rituales a las deidades.

 

Los kannushi eran mediadores (nakatorimachi) entre los kami y los humanos sirviendo a los primeros en favor de estos últimos. A veces el kannushi interpretaba el rol del kami para transmitir su voluntad a la humanidad e incluso hoy día siguen practicándose algunos rituales en los que podemos observar su forma original como tōya, tōnin, e ichinen kannushi.

Un equipo compuesto por enfermeras/os, médicos/as, pediatras y traductores/mediadores de Cruz Roja apoya cada día a cientos de personas con problemas de salud y a enfermos crónicos en el corazón de la capital de Grecia. Se trata de servicios muy útiles para las personas refugiadas no solo por la atención en salud que reciben sino por el hecho de acudir acompañadas de traductores y mediadores sociales, que son quienes se encargan de que las personas tengan la información adecuada que les transmite el personal de salud y las prescripciones a seguir.

 

A team comprising nurses, doctors, paediatricians, translators and mediators from the Red Cross offers daily support to hundreds of people with everything from a minor complaint to a chronic illness in the heart of the Greek capital. They offer an essential service to refugees, not just because of the healthcare they receive, but also thanks to the translators and mediators who accompany them. These translators and mediators ensure that the refugees are able to follow the health personnel’s instructions correctly and understand the prescriptions they are given.

 

Foto: Beatriz Garlaschi/ Cruz Roja

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

Cejusc - formatura de mediadores e conciliadores - 15/12/2017

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

© Cámara de Comercio de Bogotá / 48 por Segundo - Todos los Derechos reservados

 

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

Cejusc - formatura de mediadores e conciliadores - 15/12/2017

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

Por cuarto año consecutivo, INESE organizó su ya tradicional Torneo de Pádel dirigido al colectivo de la Mediación.

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

Cejusc - formatura de mediadores e conciliadores - 15/12/2017

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

La directora del Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria (SACU), Rosa Muñoz, en la entrega de los diplomas a los mediadores universitarios.

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

Cejusc - formatura de mediadores e conciliadores - 15/12/2017

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

PESSEBRE DE LA PLAÇA SANT JAUME (2016): HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

[CAT]

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA, de J.V.FOIX

 

Ho sap tothom, i és profecia.

 

La meva mare ho va dir un dia

Quan m’acotxava amb blats lleugers;

Enllà del somni ho repetia

L’aigua dels astres mitjancers

I els vidres balbs d’una establia

Tota d’arrels, al fosc d’un prat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els nois que ronden per les cales

Hi cullen plomes per les ales

I algues de sol, i amb veu d’albat,

Criden per l’ull de les escales

Que a cal fuster hi ha novetat.

Els qui ballaven per les sales

Surten i guaiten, des del moll,

Un estel nou que passa el coll.

 

El coraller ho sap pel pirata

Que amaga els tints en bucs d’escata

Quan crema l’arbre dels escrits;

Al capità d’una fragata

Li ho diu la rosa de les nits.

L’or i l’escuma d’una mata

Clamen, somnàmbuls, pel serrat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

El plor dels rics salpa pels aires,

I les rialles dels captaires

Solquen els glaços del teulat.

Un pastor ho conta als vinyataires:

A cal fuster hi ha novetat.

El roc dels cims escampa flaires,

I al Port mateix, amb roig roent,

Pinten, pallards, l’Ajuntament.

 

El jutge crema paperassa

Dels anys revolts, a un cap de plaça,

I el mestre d’aixa riu tot sol.

El fum dels recs ja no escridassa

I els pescadors faran un bol,

Tot és silenci al ras de raça

Quan els ho diu l’autoritat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Els de la Vall i els de Colera

Salten contents, a llur manera,

I els de la Selva s’han mudat;

Amb flors de fenc calquen a l’era:

A cal fuster hi ha novetat.

De Pau i Palau-saverdera

Porten les mels de llur cinglera

I omplen els dolls de vi moscat.

 

Els de Banyuls i els de Portvendres

Entren amb llanes de mars tendres

I un raig de mots de bon copsar

Pels qui, entre vents, saben comprendre’s.

Els traginers de Perpinyà,

Amb sang barrada en drap de cendres,

Clamen dels dalts del pic nevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

Res no s’acaba i tot comença.

Vénen mecànics de remença

Amb olis nous de llibertat;

Una Veu canta en recompensa:

Que a cal fuster hi ha novetat.

Des d’Alacant a la Provença

Qui mor no mor, si el son és clar

Quan neix la llum en el quintar.

 

La gent s’agleva en la nit dura,

Tots anuncien la ventura,

Les Illes porten el saïm,

I els de l’Urgell, farina pura:

Qui res no té, clarors dels cim.

La fe que bull no té captura

I no es fa el Pa sense el Llevat:

A cal fuster hi ha novetat.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Nadal de 1953

 

-----

 

[ESP]

LO SABE TODO EL MUNDO, Y ES PROFECÍA, de J.V.FOIX

 

Lo sabe todo el mundo, y es profecía.

 

Mi madre lo dijo un día

Cuando m'acotxava con trigos ligeros;

Allá del sueño lo repetía

El agua de los astros mediadores

Y los cristales ateridos de un establo

Toda de raíces, al oscuro de un prado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los chicos que rondan por las calas

Hay cosechan plumas por las alas

Y algas de sol, y con voz de Albats,

Llaman por el ojo de las escaleras

Que en casa del carpintero hay novedad.

Los que bailaban por las salas

Salen y se asoman, desde el muelle,

Una estrella nuevo que pasa el cuello.

 

El coralero lo sabe por el pirata

Que esconde los tintes en buques de escama

Cuando arde el árbol de los escritos;

Al capitán de una fragata

Se lo dice la rosa de las noches.

El oro y la espuma de una mata

Claman, sonámbulos, por aserrado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

El llanto de los ricos zarpa por los aires,

Y las risas de los mendigos

Surcan los hielos del tejado.

Un pastor lo cuenta a los viticultores:

En casa del carpintero hay novedad.

El roc de las cumbres esparce aromas,

Y el Puerto mismo, con rojo al rojo,

Pintan, Pallardó, el Ayuntamiento.

 

El juez crema papeleo

De los años curvas, a un jefe de plaza,

Y el carpintero de ribera río solo.

El humo de los riegos ya no grita

Y los pescadores harán un bol,

Todo es silencio al ras de raza

Cuando se lo dice la autoridad:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Los del Valle y los de Colera

Saltan contentos, a su manera,

Y los de la Selva han mudado;

Con flores de heno calcan en la era:

En casa del carpintero hay novedad.

De Paz y Palau Saverdera

Llevan las mieles de su risco

Y llenan los chorros de vino moscatel.

 

Los de Banyuls y los de Portvendres

Entran con lanas de mares tiernos

Y un rayo de palabras de buen captar

Para los que, entre vientos, saben comprenderse.

Los arrieros de Perpiñán,

Con sangre encerrada en paño de cenizas,

Claman los altos del pico nevado:

En casa del carpintero hay novedad.

 

Nada se acaba y todo empieza.

Vienen mecánicos de remença

Con aceites nuevos de libertad;

Una Voz canta en recompensa:

Que en casa del carpintero hay novedad.

Desde Alicante en la Provenza

Quien muere no muere, si el sueño es claro

Cuando nace la luz en el quintal.

 

La gente s'agleva en la noche dura,

Todos anuncian la ventura,

Las Islas llevan la manteca,

Y los del Urgell, harina pura:

Quien nada tiene, luces de la cima.

La fe que hierve no tiene captura

Y no se hace el Pan sin Levadura:

En casa del carpintero hay novedad.

 

J.V.Foix

 

El Port de la Selva

Navidad 1953

 

HO SAP TOTHOM, I ÉS PROFECIA

A CAL FUSTER HI HA NOVETAT

Instal·lació conceptual per un cicle nadalenc

Interpretació lliure del poema del J. V. Foix del recull "ONZE NADALS I UN CAP D'ANY"

Organització: INSTITUT DE CULTURA DE BARCELONA

Idea i realització:

QUIM DOMENE

TOTI TORONELL

Equip tècnic:

TXELL FARRÀS

NORBE FERNANDEZ

CRISTINA MORETA

ROSA MARIA PUJIOLA

XEVI SOLER

Muntatge Musical:

JOAN BRAMON

Versadors:

GEMMA BALAGUER

SILVIA CASANOVA

MÒNICA JAUME

ARLETTE MANA

JOSEP PADRALS

JORDI PADRÓS

MARIBEL SERVERA

NUNNA TORONELL

PAULA TORONELL

TOTI TORONELL

Realització de vídeo:

NOR-B

Agraïments:

FUNDACIÓ J.V. FOIX

MUSEU DELS SANTS D'OLOT

FORN DE PA NÀSIA

EL LLEDONER

DOLORS RUSSIÑOL

MARTA CULLELL

BAUHAUS.ARCHIV BERLIN

1 3 4 5 6 7 ••• 49 50