new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged ferrocarril+ave

100-011 procedente de Madrid-Puerta de Atocha y con destinación en Castellón de la Plana a su paso por Roca.

 

Hace más de un año se inauguró el primer servicio “AVE” entre Valencia y Castellón por medio de la implantación del tercer hilo para la utilización del ancho internacional, cosa que se hizo muy curiosa al ver una de estas unidades por vías en las que habitualmente circulan trenes de cercanías.

 

En estos servicios se esperaron trenes como el 100-011 que acabaron por tocarles bajar y fue cazado por diversos aficionados pocas semanas de la inauguración. En este caso lo vemos después de pasar el pueblo de Roca con Albuixech al fondo.

 

Agradecimientos a las personas que hicieron posible la foto.

Josep Vidal.

 

Photography Infrared.

FullSpectrum.

Filtre IR 630nm.

Postproducció Ps: Pintura al Óleo

Cólliga.

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

Caza de conejos silvestre con hurones. Regeneracio Forestal S.L. es la primera empresa española en realizar tareas de control de la plaga de conejos en las líneas de Alta Velocidad de Ferrocarril (AVE) utilizando para ello Hurones, tratándose de un método natural y sostenible con el medio ambiente.

Para la cual REFOR S.L. empresa pionera en esta técnica de control de la plaga de conejos en las líneas de ferrocarril por medio de hurones, creo varios equipos de trabajo móviles, que podían desplazarse a aquellas zonas donde se detectaran problemas, bien por denuncias vecinales (los conejos utilizan las instalaciones ferroviarias como refugio y dañan a los cultivos colindantes) o detectadas por el personal de ADIF bien por la vigilancia de la vía o por las averías generadas por los conejos. Estos equipos disponían de un vehículo de transporte especial adaptado para el correcto transporte tanto de los hurones como de los conejos apresados. Los equipos están formados por varios cazadores con la autorización pertinente para la caza con hurones, un recurso preventivo y un Piloto de Seguridad para la circulación (habilitación de ADIF) y son coordinados y supervisados por un Ingeniero Superior, todos ellos personal de REFOR S.L.

Las madrigueras de los conejos, pasadizos intrincados, pueden llegar a tener 40 metros de longitud. Para hacerlas mueven toneladas de tierra. Y si la población de roedores es numerosa el terreno acaba convirtiéndose en una masa vaporosa y endeble como puede apreciase en las cunetas de la línea convencional Madrid – Aranjuez en el trayecto Seseña – Aranjuez donde en algunos puntos el terreno se hunde al andar por causa de las madrigueras, como se pudo apreciar en las tareas de prevención de incendios forestales de ADIF realizadas por REFOR S.L. Un problema. Sobre todo, si les da por excavar sus guaridas bajo las vías del AVE, líneas convencionales de ferrocarril, autovías y autopistas. Esto hoy en día está ocurriendo. Las zonas de exclusión de la alta velocidad ferroviaria, así como las inmediaciones de las líneas convencionales, carreteras, autovías, autopistas y otras infraestructuras donde los conejos se encuentran protegidos puesto que no pueden ser cazados; ofrecen a estos bichos un lugar perfecto puesto que se encuentran a salvo de depredadores y cazadores. Sin amenazas. Junto a las vías -y bajo ellas- es un buen sitio para vivir y también para reproducirse, actividad que los conejos practican con extraordinaria agilidad. Pero la presencia de los malditos roedores también amenaza con disminuir la estabilidad de la infraestructura sobre la que discurren los trenes. Tanto por el peligro que suponen las kilométricas madrigueras en terraplenes y trincheras, sino también por los daños que los animales causan a las líneas de comunicación y señalización. Los incisivos de los conejos crecen sin cesar y por eso necesitan desgastarlos, roer lo que sea. También los cables. Esto genera importantes «costes de reparación y reposición, al tiempo que pueden llegar a suponer un riesgo potencial para la seguridad ferroviaria».

El gran aumento del número de los roedores en esta zona, denunciado en numerosas ocasiones por las organizaciones agrarias por los daños que producen en las cosechas, se ha sentido de manera especial en el entorno de las vías férreas. El motivo es que al estar valladas -al igual que las autovías y autopistas- sirven de "santuario" en el que estos pequeños animales se refugian de la acción humana. Con ello, los terraplenes sobre los que se asientan las vías se convierten en un lugar donde excavan sus madrigueras para cobijarse y procrear. Los lagomorfos (conejos), si no hay enfermedades de por medio, tienen la muy conocida tendencia a reproducirse en gran numero y convertirse en auténtica plaga. Han encontrado en los protegidos y vallados taludes que flanquean el trazado del Ave inexpugnables y seguros fortines desde los que nocturnamente avanzar sobre las cosechas vecinas. Los daños a los cultivos son tremendos y en algunas ocasiones destruir cosechas colindantes e instalaciones de riego o agrarias.

Los trabajos se desarrollarán básicamente en las trincheras y terraplenes de más altura por donde pasan los convoyes. En cuanto al medio utilizado para la caza, este destaca por ser compatible con la naturaleza al no usar sustancias tóxicas o armas de fuego. Es el denominado como "hurón y capillo". Se introduce un hurón, depredador habitual del conejo, en una red de madrigueras, sellando las vías de escape con un "capillo" o red. Así, los roedores sólo pueden acabar muertos por el hurón o atrapados. Los conejos capturados pueden ser usados tras su inspección y vacunación para la repoblación de lugares y cotos donde por las muertes causadas por la mixomatosis y la hemorragia vírica la especie está muy mermada. Su declive ha traído como consecuencia la de sus especializados predadores: lince y águila imperial. En cotos de caza pueden utilizarse para su repoblación lo cual es más ventajoso para su explotación cinegética puesto que estos conejos están adaptados a la vida silvestre y se reduce la repoblación con conejos procedentes de granjas con nula adaptación y que pueden variar el ecosistema al ser introducidos en el medio También pueden ser eliminados por los procedimientos adecuados, incineradoras o gestoras de animales muertos.

Al hurón hay que cuidarle en grado extremo dándole agua siempre que se pueda y no dejándoles cazar durante toda la jornada. Se cansan pronto. Por eso no se puede cazar con un hurón solo. Regeneracio Forestal S.L. lleva tres hurones, por los menos por cazador, para cazar una jornada, alternándoles según el terreno. Cuando el hurón ha cazado se duerme en el acomodo donde se les porta. Para lo cual los equipos de REFOR S.L. disponen de vehículos especialmente preparados para el transporte y acomodo de los hurones con jaulas y abundante agua. Así como para el transporte de las presas. La paciencia y la máxima atención es fundamental para el cazador de esta modalidad. A veces salen varios conejos del vivar y el hurón sigue dentro trabajando. Por eso es recomendable recoger los conejos abatidos al final de la operación y con el hurón en su acomodo. Puesto que puede quedarse dentro de una madriguera si caza algún conejo y permanecer en la misma durante horas o perderlo.

INTRODUCCION HISTORICA DE LA CAZA CON HURONES: Nadie sabe a ciencia cierta cuándo fue domesticado, pero algunos hallazgos arqueológicos del hurón datan del 1500 a.C. cita requerida. Se cree que la domesticación fue similar a la del gato. Hay quien dice que los antiguos egipcios tenían hurones, pero es más creíble que los europeos que visitaban Egipto viesen gatos, y pensaran que usar un pequeño carnívoro para proteger las reservas de grano era una gran idea. Al no haberse encontrado hurones momificados ni jeroglíficos que los representen, esta teoría tiene poco fundamento. Sí se sabe, en cambio, que César Augusto envió hurones o mangostas (denominadas "viverrae" por Plinio el Viejo) a las Islas Baleares para controlar las plagas de conejos hacia el año 6 a.C. El hurón desciende probablemente del turón (Mustela putorius), por lo que el nombre científico más utilizado para este animal es Mustela putorius furo. También es posible que los hurones tengan como antepasados al turón de la estepa (Mustela eversmannii). Durante cientos de años el principal uso de los hurones fue la caza de lagomorfos (conejos). Con su naturaleza agresiva y su cuerpo largo y estilizado, están bien adaptados para entrar en madrigueras y cazar a los animales que haya dentro. Aún se usan para cazar en algunos países, sobre todo en Australia donde los conejos son una plaga y, a pesar de la tecnología moderna, la combinación de unas cuantas redes y un par de hurones resulta muy efectiva. En España, el uso de hurones para la caza está regulado en cada Comunidad Autónoma. Las distintas comunidades autónomas conceden autorizaciones especiales a ADIF para el control de la plaga de conejos en sus explotaciones ferroviarias.

 

De nuevo en el AVE de vuelta a Barcelona, retratando a la gente que aprovecha el tiempo con su ordenador. Acuarela sobre papel de 160gr. cuaderno de 12x12cm.

Renfe Operadora: dos UT de la serie 104 realizando un servicio de alta velocidad regional Avant de Toledo a Madrid.

 

Renfe Operadora: two Class 104 EMUs working an Avant regional high speed train from Toledo to Madrid.

Renfe Operadora: una UT de la serie 104 realizando un servicio de alta velocidad regional Avant de Madrid a Puertollano.

 

Renfe Operadora: a Class 104 EMU working an Avant regional high speed train from Madrid to Puertollano.

Tren, Ferrocarril, Ave, Mercancías,

Dibujo hecho por mí mismamente a plumilla cibernética (con base fotográfica), por medio de la valiosa ayuda del programa Paint de Microsoft

Edificio neo-mudéjar de la estación de ferrocarril AVE de Toledo. Inaugurado el jueves 24 de abril de 1919. Su construcción duró 5 años. El arquitecto fue el francés E. Hourdille.

Dibujo a plumilla cibernética con base fotográfica, hecho por mí mismamente.

ferrocarril ave fenix

de la estación de ferrocarril AVE de Toledo

dibujado a plumilla cibernética con base fotográfica

detalle de una de las puertas de la fachada interior (andenes) del edificio neomudéjar de la estación de ferrocarril AVE de Toledo