new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged eficiencia+energética

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

Masterplan Plan Director “More London” Southwarks London, U.K.

 

Arquitectos: Foster & Partners con KSS Architects Limited. 1998-2003-2010

 

El plan director “More London” se concibe con el fin de reordenar la ribera sur del Támesis, entre el London Bridge y el Tower Bridge. El proyecto constituye un elemento clave en la regeneración Southwarks y ocupa una posición estratégica en la ruta peatonal turística y cultural que incluye la Tate Modern, el Globe Theatre, la catedral de Southwark y el HMS Belfasthasat el London Bridge. Establece un barrio completamente nuevo, sobre una zona urbana que había permanecido sin desarrollar durante décadas, con una rica mezcla de usos, que incluyen el nuevo ayuntamiento de la ciudad, oficinas, un hotel de 4 estrellas, zona comercial y hostelera, y gimnasio, además de la nueva sede del Teatro Infantil Unicornio; un complejo con capacidad para 18.000 puestos de trabajo. Más de la mitad de su superficie se destina a espacios públicos, incluyendo dos grandes plazas y “la pala” un anfiteatro hundido junto al Ayuntamiento para actuaciones al aire libre. El tratamiento paisajístico combina zonas arboladas y láminas de agua, además de esculturas realizadas por artistas como Stephan Balkenhol, Fiona Banner, David Batchelor.

 

Los edificios, proyectados para conseguir la mayor eficiencia energética, se edifican entre los años 2000 y 2010 con proyectos de la oficina Foster & Partners, salvo el hotel The Hilton London Tower Bridge, obra del equipo de arquitectos Jestico + Whiles, en 2006 y el Teatro Unicornio obra de Keith Williams Architects

  

www.facebook.com/stloureda

twitter.com/Woody_Twitt

 

Ⓒ Saúl Tuñón Loureda

 

El Ayuntamiento de Londres es la sede de la Autoridad del Gran Londres (GLA), que se compone del Alcalde de Londres y la Asamblea de Londres. Se sitúa en Southwark, en la orilla sur del Río Támesis, cerca del Puente de la Torre. Fue diseñado por Norman Foster y abrió en julio de 2002, dos años después de que se creara la Autoridad del Gran Londres.

 

El edificio tiene una extraña forma bulbosa, supuestamente destinada a reducir su superficie y por tanto mejorar su eficiencia energética, aunque el exceso de consumo de energía provocado por el uso exclusivo de cristal en una fachada doble sobrepasa el beneficio de la forma. A pesar de afirmar que el edificio "demuestra el potencial de un edificio público sostenible y casi no contaminante", las mediciones del consumo de energía han demostrado que el edificio es bastante ineficiente en cuanto al consumo de energía (375 kWh/m2/año), con una clasificación del Certificado de Eficiencia Energética en 2012 de "D" Se ha comparado con el casco de Darth Vader, un huevo deforme, una cochinilla y un casco de motocicleta. El antiguo alcalde Ken Livingstone se refirió a él como un "testículo de cristal", mientras que el actual alcalde, Boris Johnson, se ha referido a él como "la gónada de cristal" y más educadamente como "la cebolla". Sus diseñadores concibieron originalmente el edificio como una gran esfera que sobresaliera sobre el Támesis, pero optaron por un edificio más convencional en su lugar, girado 180 grados. No tiene parte frontal o trasera en el sentido convencional, sino que su forma se deriva de una esfera.

 

Una escalera helicoidal de 500 m, que recuerda a la del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, asciende toda la altura del edificio. En la cima del edificio de diez plantas hay un espacio de exposiciones y reuniones llamado "London's Living Room", con una mirador abierto ocasionalmente al público. La escalera ofrece vistas del interior del edificio, y pretende simbolizar la transparencia; Foster usó un elemento similar en su reconstrucción del Reichstag en Berlín. En 2006 se anunció que la Agencia del Cambio Climático de Londres instalaría células solares fotovoltaicas en el edificio.

 

El edificio se sitúa en el municipio de Southwark, junto al Río Támesis. Forma parte de un proyecto mayor llamado More London, que incluye oficinas y tiendas. Junto al Ayuntamiento hay un anfiteatro hundido llamado The Scoop, usado en verano para actuaciones al aire libre; sin embargo, no es parte de la jurisdicción de la GLA. The Scoop y sus alrededores fueron diseñados por Townshend Landscape Architects. La estación del Metro de Londres y National Rail más cercana es London Bridge.

 

es.wikipedia.org/wiki/Ayuntamiento_de_Londres

 

City Hall is the headquarters of the Greater London Authority (GLA), which comprises the Mayor of London and the London Assembly. It is located in Southwark, on the south bank of the River Thames near Tower Bridge. It was designed by Norman Foster and opened in July 2002, two years after the Greater London Authority was created.

 

Background

 

For the first two years of its existence, the Greater London Authority was based at Romney House, Marsham Street in Westminster. Meetings of the London Assembly took place at Emmanuel Centre, also on Marsham Street.

 

City Hall was constructed at a cost of £43 million on a site formerly occupied by wharves serving the Pool of London. The building does not belong to the GLA but is leased under a 25-year rent. Despite its name, City Hall is neither located in nor does it serve a city (as recognised by English constitutional law), often adding to the confusion of Greater London with the City of London, which has its headquarters at Guildhall. In June 2011 Mayor Boris Johnson announced that for the duration of the London 2012 Olympic Games, the building would be called London House.

 

The predecessors of the Greater London Authority, namely the Greater London Council and the London County Council, had their headquarters at County Hall, upstream on the South Bank. Although County Hall's old council chamber is still intact, the building is unavailable for use by the GLA due to its conversion into, among other things, a luxury hotel, amusement arcade and aquarium.

 

The building has an unusual, bulbous shape, purportedly intended to reduce its surface area and thus improve energy efficiency, although the excess energy consumption caused by the exclusive use of glass (in a double facade) overwhelms the benefit of shape. Despite claiming the building "demonstrates the potential for a sustainable, virtually non-polluting public building", energy use measurements have shown this building to be fairly inefficient in terms of energy use (375 kWh/m2/yr), with a 2012 Display Energy Performance Certificate rating of "D". It has been compared variously to Darth Vader's helmet, a misshapen egg, a woodlouse and a motorcycle helmet. Former mayor Ken Livingstone referred to it as a "glass testicle", while the present mayor, Boris Johnson, has referred to it as "The Glass Gonad" and more politely as "The Onion". Its designers reportedly saw the building as a giant sphere hanging over the Thames, but opted for a more conventionally rooted building instead. It has no front or back in conventional terms but derives its shape from a modified sphere.

 

A 500-metre (1,640 ft) helical walkway, reminiscent of that in New York's Solomon R. Guggenheim Museum, ascends the full height of the building. At the top of the ten-storey building is an exhibition and meeting space called "London's Living Room", with an open viewing deck which is occasionally open to the public. The walkway provides views of the interior of the building, and is intended to symbolise transparency; a similar device was used by Foster in his design for the rebuilt Reichstag (parliament) in Germany. In 2006 it was announced that solar photovoltaic cells would be fitted to the building by the London Climate Change Agency.

 

The building is located on the River Thames in the London Borough of Southwark. It forms part of a larger development called More London, including offices and shops. Next to City Hall is a sunken amphitheatre called The Scoop, which is used in the summer months for open-air performances; it is not, however, part of the GLA's jurisdiction. The Scoop and surrounding landscape were designed by Townshend Landscape Architects. The nearest London Underground and National Rail station is London Bridge.

 

en.wikipedia.org/wiki/City_Hall,_London

www.facebook.com/stloureda

twitter.com/Woody_Twitt

 

Ⓒ Saúl Tuñón Loureda

 

El Ayuntamiento de Londres es la sede de la Autoridad del Gran Londres (GLA), que se compone del Alcalde de Londres y la Asamblea de Londres. Se sitúa en Southwark, en la orilla sur del Río Támesis, cerca del Puente de la Torre. Fue diseñado por Norman Foster y abrió en julio de 2002, dos años después de que se creara la Autoridad del Gran Londres.

 

El edificio tiene una extraña forma bulbosa, supuestamente destinada a reducir su superficie y por tanto mejorar su eficiencia energética, aunque el exceso de consumo de energía provocado por el uso exclusivo de cristal en una fachada doble sobrepasa el beneficio de la forma. A pesar de afirmar que el edificio "demuestra el potencial de un edificio público sostenible y casi no contaminante", las mediciones del consumo de energía han demostrado que el edificio es bastante ineficiente en cuanto al consumo de energía (375 kWh/m2/año), con una clasificación del Certificado de Eficiencia Energética en 2012 de "D" Se ha comparado con el casco de Darth Vader, un huevo deforme, una cochinilla y un casco de motocicleta. El antiguo alcalde Ken Livingstone se refirió a él como un "testículo de cristal", mientras que el actual alcalde, Boris Johnson, se ha referido a él como "la gónada de cristal" y más educadamente como "la cebolla". Sus diseñadores concibieron originalmente el edificio como una gran esfera que sobresaliera sobre el Támesis, pero optaron por un edificio más convencional en su lugar, girado 180 grados. No tiene parte frontal o trasera en el sentido convencional, sino que su forma se deriva de una esfera.

 

Una escalera helicoidal de 500 m, que recuerda a la del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, asciende toda la altura del edificio. En la cima del edificio de diez plantas hay un espacio de exposiciones y reuniones llamado "London's Living Room", con una mirador abierto ocasionalmente al público. La escalera ofrece vistas del interior del edificio, y pretende simbolizar la transparencia; Foster usó un elemento similar en su reconstrucción del Reichstag en Berlín. En 2006 se anunció que la Agencia del Cambio Climático de Londres instalaría células solares fotovoltaicas en el edificio.

 

El edificio se sitúa en el municipio de Southwark, junto al Río Támesis. Forma parte de un proyecto mayor llamado More London, que incluye oficinas y tiendas. Junto al Ayuntamiento hay un anfiteatro hundido llamado The Scoop, usado en verano para actuaciones al aire libre; sin embargo, no es parte de la jurisdicción de la GLA. The Scoop y sus alrededores fueron diseñados por Townshend Landscape Architects. La estación del Metro de Londres y National Rail más cercana es London Bridge.

 

es.wikipedia.org/wiki/Ayuntamiento_de_Londres

 

City Hall is the headquarters of the Greater London Authority (GLA), which comprises the Mayor of London and the London Assembly. It is located in Southwark, on the south bank of the River Thames near Tower Bridge. It was designed by Norman Foster and opened in July 2002, two years after the Greater London Authority was created.

 

Background

 

For the first two years of its existence, the Greater London Authority was based at Romney House, Marsham Street in Westminster. Meetings of the London Assembly took place at Emmanuel Centre, also on Marsham Street.

 

City Hall was constructed at a cost of £43 million on a site formerly occupied by wharves serving the Pool of London. The building does not belong to the GLA but is leased under a 25-year rent. Despite its name, City Hall is neither located in nor does it serve a city (as recognised by English constitutional law), often adding to the confusion of Greater London with the City of London, which has its headquarters at Guildhall. In June 2011 Mayor Boris Johnson announced that for the duration of the London 2012 Olympic Games, the building would be called London House.

 

The predecessors of the Greater London Authority, namely the Greater London Council and the London County Council, had their headquarters at County Hall, upstream on the South Bank. Although County Hall's old council chamber is still intact, the building is unavailable for use by the GLA due to its conversion into, among other things, a luxury hotel, amusement arcade and aquarium.

 

The building has an unusual, bulbous shape, purportedly intended to reduce its surface area and thus improve energy efficiency, although the excess energy consumption caused by the exclusive use of glass (in a double facade) overwhelms the benefit of shape. Despite claiming the building "demonstrates the potential for a sustainable, virtually non-polluting public building", energy use measurements have shown this building to be fairly inefficient in terms of energy use (375 kWh/m2/yr), with a 2012 Display Energy Performance Certificate rating of "D". It has been compared variously to Darth Vader's helmet, a misshapen egg, a woodlouse and a motorcycle helmet. Former mayor Ken Livingstone referred to it as a "glass testicle", while the present mayor, Boris Johnson, has referred to it as "The Glass Gonad" and more politely as "The Onion". Its designers reportedly saw the building as a giant sphere hanging over the Thames, but opted for a more conventionally rooted building instead. It has no front or back in conventional terms but derives its shape from a modified sphere.

 

A 500-metre (1,640 ft) helical walkway, reminiscent of that in New York's Solomon R. Guggenheim Museum, ascends the full height of the building. At the top of the ten-storey building is an exhibition and meeting space called "London's Living Room", with an open viewing deck which is occasionally open to the public. The walkway provides views of the interior of the building, and is intended to symbolise transparency; a similar device was used by Foster in his design for the rebuilt Reichstag (parliament) in Germany. In 2006 it was announced that solar photovoltaic cells would be fitted to the building by the London Climate Change Agency.

 

The building is located on the River Thames in the London Borough of Southwark. It forms part of a larger development called More London, including offices and shops. Next to City Hall is a sunken amphitheatre called The Scoop, which is used in the summer months for open-air performances; it is not, however, part of the GLA's jurisdiction. The Scoop and surrounding landscape were designed by Townshend Landscape Architects. The nearest London Underground and National Rail station is London Bridge.

 

en.wikipedia.org/wiki/City_Hall,_London

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

Masterplan Plan Director “More London” Southwarks London, U.K.

 

Arquitectos: Foster & Partners con KSS Architects Limited. 1998-2003-2010

 

El plan director “More London” se concibe con el fin de reordenar la ribera sur del Támesis, entre el London Bridge y el Tower Bridge. El proyecto constituye un elemento clave en la regeneración Southwarks y ocupa una posición estratégica en la ruta peatonal turística y cultural que incluye la Tate Modern, el Globe Theatre, la catedral de Southwark y el HMS Belfasthasat el London Bridge. Establece un barrio completamente nuevo, sobre una zona urbana que había permanecido sin desarrollar durante décadas, con una rica mezcla de usos, que incluyen el nuevo ayuntamiento de la ciudad, oficinas, un hotel de 4 estrellas, zona comercial y hostelera, y gimnasio, además de la nueva sede del Teatro Infantil Unicornio; un complejo con capacidad para 18.000 puestos de trabajo. Más de la mitad de su superficie se destina a espacios públicos, incluyendo dos grandes plazas y “la pala” un anfiteatro hundido junto al Ayuntamiento para actuaciones al aire libre. El tratamiento paisajístico combina zonas arboladas y láminas de agua, además de esculturas realizadas por artistas como Stephan Balkenhol, Fiona Banner, David Batchelor.

 

Los edificios, proyectados para conseguir la mayor eficiencia energética, se edifican entre los años 2000 y 2010 con proyectos de la oficina Foster & Partners, salvo el hotel The Hilton London Tower Bridge, obra del equipo de arquitectos Jestico + Whiles, en 2006 y el Teatro Unicornio obra de Keith Williams Architects

  

Lugar+Citadino

The city is a great placed beyond your door.

La ciudad es un gran lugar más allá de tu puerta.

 

Picture | Fotografía 1,308

Facts about the picture:

Night picture from the Plaza de la Aviación fountain

From Torres de Tajamar appartment complex

Providencia Ave.

Near of the Salvador subway station

Municipality of Providencia

Greater Santiago

Chile

 

Datos sobre la fotografía:

Toma nocturna de la fuente de la Plaza de la Aviación

Desde cercanías de Torres de Tajamar

Avenida Providencia esquina José Miguel Infante

Cerca del Metro Salvador (L1)

Comuna de Providencia

Gran Santiago

Chile

 

We´re Speaking English

Providencia´s amazing fountain

The night photography is literally an underworld inside the art of photography. Personally, is one of my favorite styles of picture, taking in mind that this style requires a lot of efforts, that if are well used, this could reward favourably on terms of learning curve and photographic quality.

 

Few days ago, i´ve experienced my last session, considering that the last weekend was a large weekend (due to a holiday on friday), realized in Las Condes (with a picture of Parque Titanium previously posted), and now, with a new picture, in Providencia.

 

On this opportunity, we have an amazing picture from the fountain placed at the Plaza de la Aviación square, a place that in nights (on weekdays primarily, due that on weekends by energy savings applied by our owner -Providencia´s municipality- the fountain doesn´t work), has one of the greatest night illuminations, accompanied for a coordinated water rythm at high speed or possible rythms.

 

With a subway station only a few metres of distance, and a very easy access by public transportation (bus) or walking, this place deserves to be knowed by all inhabitants of Santiago, specially during this months, with and upcoming spring. Perhaps have a deep chlorine odor and needs an improving of pedestrian lighting, but really, is a place that deserves be explored inside this great city, and indeed, for be a great point for put in practice photography skills.

 

+

Se Habla Español

Sorprendente fuente de Providencia

La fotografía nocturna es literalmente un submundo dentro del arte de la fotografía. Personalmente es una de mis preferidas, ya que exige muchos esfuerzos, que sí son bien aprovechados, éstos pueden retribuir positivamente en términos de curva de aprendizaje y calidad fotográfica. Hace pocos días atrás tuve la última sesión, aprovechando que hubo un feriado extenso, y que se realizó en el sector de Las Condes (con la fotografía del Parque Titanium publicada previamente) y ahora con una nueva entrega, en la comuna de Providencia.

 

En esta ocasión, tenemos una espectacular fotografía de la fuente ubicada en el entorno de la Plaza de la Aviación, que durante la noche (en días de semana fundamentalmente, debido a que por razones de eficiencia energética se apaga durante los fines de semana) posee una de las mejores iluminaciones nocturnas, que son acompañadas por un coordinado ritmo del agua a diferentes velocidades o ritmos.

 

Este lugar tiene la gracia de tener una estación de Metro a pocos metros, lo que hace que sea fácil acceso. Es uno de los lugares que cualquier santiaguino debiera conocer sí o sí dentro de estos meses, con una primavera en ciernes. Si bien el olor a cloro puede ser un poco molesto y también se requieren mejoras en la iluminación que reduzca la probabilidad de tener problemas (robos), es un lugar que merece ser explorado dentro de esta gran ciudad, como también, de ser un muy buen punto de referencia para aprender sobre la fotografía nocturna.

 

Lugar+Citadino at | en: Flickr

Picture and text posted by | Fotografía y texto posteados por: Felipe Burgos

 

Aldea+Citadina

Other places of Lugar+Citadino | Otros lugares de Lugar+Citadino.

500px page

Facebook Fan Page

Twitter

E-Mail Contact | Correo electrónico de contacto: lugar.citadino@gmail.com

 

Information about | Información acerca del ©:

All Rights Reserved | Todos los Derechos Reservados

 

2009 - 2014

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

Shard London Bridge “The Shard”

 

32 London Bridge Street, Southwark Londres, Reino Unido.

Arquitecto: Renzo Piano 2009-12

 

Shard London Bridge, anteriormente conocido como London Bridge Tower, también conocido como The Shard of Glass, 32 London Bridge y The Shard. The Shard es el rascacielos más alto de la Unión Europea con 310 metros de altura. Desde su inauguración en julio de 2012, la silueta de The Shard ha determinado el skyline de Londres para siempre. En sus 87 plantas, 72 de ellas utilizables, cuenta con oficinas (plantas 3-28), restaurantes (31-33), el lujoso hotel Shangri-La (34-52), apartamentos (53-65), un mirador (68-72) y la aguja (73-87). Los apartamentos privados de los que solo hay 10, uno por planta, salieron a la venta por precios de entre 30 y 50 millones de libras esterlinas. El mirador del edificio, conocido como "The View", se ha convertido junto al London Eye en el mejor lugar para observar Londres desde las alturas. The View está dividido en tres plantas, dos de ellas cerradas y una terraza descubierta, y la vista que se ofrece es de 360º, siendo posible divisar hasta 65 kilómetros a la redonda. La altura del mirador es casi el doble que la de la noria London Eye

 

The Place

25 London Bridge Street, The Gem, New London Bridge House Redevelopment

 

Renzo Piano Building Workshop S.r.l. 2011-13

  

es.wikipedia.org/wiki/Shard_London_Bridge

 

www.londres.es/the-shard

www.the-shard.com/

 

es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Rascacielos_en_Londres

 

www.e-architect.co.uk/london/the-shard-london

 

www.emporis.com/buildings/256420/the-place-london-united-...

 

Renzo Piano www.rpbw.com/

 

es.wikipedia.org/wiki/Renzo_Piano

 

London City Hall (Nuevo Ayuntamiento) 110 Queens Walk Southwarks London, UK.

 

Arquitectos: Norman Foster y Ken Shuttleworth (Foster & Partners) 1998 - 2002

 

La sede de la autoridad del Gran Londres, proyectado por la oficina del arquitecto británico Norman Foster, se ha convertido en el nuevo icono de la Capital británica. Es el elemento más destacado del proyecto urbanístico “More London” concebido para reordenar la ribera sur del Támesis, entre el London Bridge y el Tower Bridge, y se sitúa en las proximidades de este último.

Destaca por su original forma, un esferoide ovalado distorsionado realizado en vidrio y acero, que se justifica en la necesidad de reducción de la superficie total acristalada del edificio, sacándole el máximo partido, eludiendo la luz sur directa y aprovechando la luz difusa procedente del norte. Un gran esqueleto de acero recubierto de una membrana de vidrio. Su concepción interior y su aspecto exterior pretenden transmitir la transparencia y la accesibilidad del proceso democrático, por lo que se genera mediante una rampa interior por la que el pueblo simbólicamente puede caminar, junto a la cámara de debates de sus representantes electos y por encima de ellos. Todo el edificio se desarrolla a partir de un sistema de comunicaciones helicoidales que circundan las distintas dependencias. La imagen de esta poderosa rampa nos recuerda otra obra de Foster con un simbolismo similar, la cúpula del Reichstag de Berlín.

En la planta inferior, conectada a la plaza central del More, se sitúan una cafetería y una librería. La planta de acceso está reservada a exposiciones, la principal acoge el hemiciclo de sesiones rodeado de la rampa con una galería acristalada sobre el Támesis, mientras que los pisos superiores se destinan a oficinas administrativas en torno a un gran espacio sobre el hemiciclo. Finalmente, la planta octava se reserva a despacho del alcalde y asesores, y las dos plantas superiores, conocidas como “el living room de Londres”, se constituyen en mirador de la ciudad.

 

Masterplan Plan Director “More London” Southwarks London, U.K.

 

Arquitectos: Foster & Partners con KSS Architects Limited. 1998-2003-2010

El plan director “More London” se concibe con el fin de reordenar la ribera sur del Támesis, entre el London Bridge y el Tower Bridge. El proyecto constituye un elemento clave en la regeneración Southwarks y ocupa una posición estratégica en la ruta peatonal turística y cultural que incluye la Tate Modern, el Globe Theatre, la catedral de Southwark y el HMS Belfasthasat el London Bridge. Establece un barrio completamente nuevo, sobre una zona urbana que había permanecido sin desarrollar durante décadas, con una rica mezcla de usos, que incluyen el nuevo ayuntamiento de la ciudad, oficinas, un hotel de 4 estrellas, zona comercial y hostelera, y gimnasio, además de la nueva sede del Teatro Infantil Unicornio; un complejo con capacidad para 18.000 puestos de trabajo. Más de la mitad de su superficie se destina a espacios públicos, incluyendo dos grandes plazas y “la pala” un anfiteatro hundido junto al Ayuntamiento para actuaciones al aire libre. El tratamiento paisajístico combina zonas arboladas y láminas de agua, además de esculturas realizadas por artistas como Stephan Balkenhol, Fiona Banner, David Batchelor.

 

Los edificios, proyectados para conseguir la mayor eficiencia energética, se edifican entre los años 2000 y 2010 con proyectos de la oficina Foster & Partners, salvo el hotel The Hilton London Tower Bridge, obra del equipo de arquitectos Jestico + Whiles, en 2006 y el Teatro Unicornio obra de Keith Williams Architects

   

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

  

Masterplan Plan Director “More London” Southwarks London, U.K.

 

Arquitectos: Foster & Partners con KSS Architects Limited. 1998-2003-2010

 

El plan director “More London” se concibe con el fin de reordenar la ribera sur del Támesis, entre el London Bridge y el Tower Bridge. El proyecto constituye un elemento clave en la regeneración Southwarks y ocupa una posición estratégica en la ruta peatonal turística y cultural que incluye la Tate Modern, el Globe Theatre, la catedral de Southwark y el HMS Belfasthasat el London Bridge. Establece un barrio completamente nuevo, sobre una zona urbana que había permanecido sin desarrollar durante décadas, con una rica mezcla de usos, que incluyen el nuevo ayuntamiento de la ciudad, oficinas, un hotel de 4 estrellas, zona comercial y hostelera, y gimnasio, además de la nueva sede del Teatro Infantil Unicornio; un complejo con capacidad para 18.000 puestos de trabajo. Más de la mitad de su superficie se destina a espacios públicos, incluyendo dos grandes plazas y “la pala” un anfiteatro hundido junto al Ayuntamiento para actuaciones al aire libre. El tratamiento paisajístico combina zonas arboladas y láminas de agua, además de esculturas realizadas por artistas como Stephan Balkenhol, Fiona Banner, David Batchelor.

 

Los edificios, proyectados para conseguir la mayor eficiencia energética, se edifican entre los años 2000 y 2010 con proyectos de la oficina Foster & Partners, salvo el hotel The Hilton London Tower Bridge, obra del equipo de arquitectos Jestico + Whiles, en 2006 y el Teatro Unicornio obra de Keith Williams Architects

  

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

Eis un curioso exemplar de "campánula de Edison", a flor que dá luz en vez de collela.

So-unha-foto-mais

O moderníssimo forno rotativo da Votorantim utiliza resíduos industriais e pneus inservíveis na produção de cimento (coprocessamento), contribuindo para o meio ambiente com a eficiência energética e redução da poluição.

 

Votorantim's state-of-the-art rotary kiln uses industrial waste and waste tires in the production of cement (coprocessing), contributing to the environment with energy efficiency and pollution reduction.

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Colegio Alemán de Madrid - Neubau Deutsche Schule Madrid

 

Calle del Monasterio de Guadalupe 7, barrio de Montecarmelo Madrid

 

Arquitectos: Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst (Grüntuch Ernst Planungsgesellschaft mbH, Berlín) y Lützow7 paisajistas. Coordinación de Proyecto: Bureau Veritas. Equipo de ejecución de las obras: Martin Lange, Britta Echinger, María Cifuentes y Laura Diez. Concurso 2009 obras 2012-15. Promotor: Oficina Federal de Construcción y Planeamiento de la República Federal de Alemania.

  

El Colegio Alemán de Madrid fue fundado en 1896 y tuvo su primera sede en la carrera de San Jerónimo desde donde se traslada sucesivamente a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos, antes de ocupar la sede de Concha Espina en 1961.

El nuevo Colegio Alemán en Madrid es la mayor obra civil realizada por el gobierno alemán en el extranjero. El proyecto redactado por el estudio de arquitectura berlinés Grüntuch Ernst asociado con los paisajistas Lützow7 resultó ganador del concurso convocado en 2009 para su construcción. El segundo premio recayó sobre los también alemanes Volker Staab junto con Levin Monsigny y los tercer y cuarto puestos fueron para los equipos formados por Sauerbruch Hutton con Ecosistema Urbano, y Moneo Brock con Fonts Retail respectivamente. Además han recibido mención los estudios de Mansilla y Tuñón, Müller Reimann y Schilling Architekten.

El proyecto se sitúa sobre una parcela, cedida para su uso por un periodo de 75 años a la República Federal Alemana por la Ciudad de Madrid, con superficie aproximada de 34.700 m2 situada en el PAU de Montecarmelo, al norte de la capital madrileña. El programa espacial se optimizó con los requisitos de una arquitectura moderna y pedagógica, y plantea, claramente definidas y zonificadas, una escuela primaria y secundaria para 1500 alumnos con cantina, cafetería, salón de actos con un aforo para 750 plazas, gimnasio-polideportivo multiusos y aparcamiento subterráneo, así como una escuela infantil –kindergarten- para 300 niños, lo que supone una superficie total construida de 27.063 m2. La solución propuesta ha sido valorada por su forma orgánica y su riqueza espacial, así como por su funcionalidad y su adaptación a las condiciones climáticas.

Según comentan sus arquitectos “cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana”.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: “Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro”.

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

El edificio incorpora tecnologías y sistemas constructivos de primera generación habituales en Alemania, en algunos casos nunca antes empleados en obras en España. En muchos aspectos el Nuevo Colegio Alemán es un edificio pionero técnicamente en Madrid. Por otro lado, el diseño ha sido adaptado al clima de Madrid para optimizar sus prestaciones en cuanto a eficiencia energética. El diseño de la fachada permite el paso del sol del invierno pero protege del de verano y en el sótano, un laberinto térmico subterráneo se ocupa de controlar la temperatura del aire que después se empleara en ventilar el edificio. Por la realización prevista de instalaciones con aprovechamiento de energías renovables, que van mucho más allá de la medida habitual, el proyecto fue galardonado con el premio “Arquitectura y Energía” en julio de 2011 por el Ministerio Federal Alemán de Economía.

 

www.arquitecturaviva.com/Info/News/Details/1814

dsmadrid.org/lugar/dsm/?title=Hauptseite

www.spanien.diplo.de/contentblob/4167400/Daten/4064131/dd...

www.gruentuchernst.de/

 

Fotografia para concurso de eficiencia energética

1 3 4 5 6 7 ••• 79 80