new icn messageflickr-free-ic3d pan white
All Photos Tagged comprador+inglés

Guachinche es el nombre que recibe un tipo de taberna típica de la isla española de Tenerife. En otras partes de Canarias se denominan buchinches o bochinches.

 

Estos establecimientos tienen su origen en los tenderetes que montaban muchos agricultores y ganaderos en determinadas fechas del año para vender sus productos (especialmente vino de malvasía) directamente al comprador inglés y posteriormente al consumidor local. Probablemente tenga su origen [cita requerida] en la expresión inglesa I'm watching you! /aim wachingye/ "le observo" (indicando con ello que el posible comprador inglés se encontraba preparado a probar y negociar).

 

Los guachinches surgen a la vera de la importante actividad vitivinícola de la isla de Tenerife: en los municipios del norte, como Tacoronte, El Sauzal, Tegueste, La Matanza de Acentejo, Santa Úrsula, el Valle de La Orotava, abundan populares ventas, casas de comidas o sencillos bares.

 

Desde mucho antes de que, surgiera la primera Denominación de Origen para vinos canarios (Tacoronte-Acentejo), los guachinches se correspondían con una habitación de la casa familiar, donde la esposa del bodeguero ofrecía alguna tapa sacada de la cocina familiar para acompañar a la perra de vino (el chateo), actividad que con el tiempo se ha ido profesionalizando.

 

Por encima de comodidades, el cliente del guachinche encontrará una cocina familiar y tradicional: guisotes caseros, rotundos, como garbanzas con costillas, conejo en salmorejo, costillas con papas, costillas saladas con papas y piñas de millo (mazorcas de maíz), bubangos rellenos, papas con mojo, carne de fiesta (cerdo adobado en cubitos), baifo (cabrito), churros de pescado (pescado rebozado), etc.

 

En los útimos años se está restringiendo la oferta gastronómica de los guachinches debido a las quejas y denuncias de los restaurantes y bares "legales" que se sienten perjudicados por la competencia desleal que éstos les infringen, debido a que los guachinches normalmente no están dados de alta como actividad económica, no pagan impuestos, ni están sujeto a la vigilancia de sanidad ni consumo.