new icn messageflickr-free-ic3d pan white
View allAll Photos Tagged Academicismo

Ministerio de agricultura y ganaderia de Argentina en la ciudad autónoma de Buenos Aires, Capital Federal.

Edificio inaugurado en 1919, proyecto de Andres Vanelli e hijos, es una mezcla de estilos Tudor, Neo-Gótico y academicismo francés.

La Casa Amatller (izquierda)

Entre 1898 i 1900, en 18 meses, el joven arquitecto Josep Puig i Cadafalch, ayudado por cincuenta equipos de artesanos especializados, convierte un viejo edificio, de planta baja y cuatro plantas, construido en 1875 por Antoni Robert i Morera, en la residencia del industrial del chocolate Antoni Amatller i Costa.

En la casa Amatller hay tres espacios superpuestos:

1. En la planta baja y el piso principal la residencia del propietario.

2. Encima, una casa de vecinos destinada al alquiler, de tres plantas, con escalera propia desde un segundo patio.

3. Encima, el estudio de fotografía del propietario.

La fachada es plana y está decorada con un esgrafiado, como un tapiz de motivos florales que fue sacado de un encaje de la colección del propietario.

Las variadas aperturas, las puertas, las ventanas y la tribuna, están embellecidos con finas esculturas de Eusebi Arnau que contó con la colaboración de Alfons Juyol. Son un verdadero regalo para la vista. La decoración integrada en las aperturas de la fachada es una de las características que Puig i Cadafalch adopta del repertorio decorativo del gótico catalán, sobre todo en los escudos heráldicos y figuras mitológicas.

El conjunto es una delicia.

 

Texto: Edu García

 

La Casa Batlló (derecha)

La Casa Batlló es uno de los dos grandes edificios diseñados por Gaudí en Paseo de Gràcia, el otro es la Pedrera (Casa Milà).

Desde fuera la fachada de la Casa Batlló parece como si estuviese hecha de calaveras y huesos. Las calaveras son en realidad balcones y los huesos son pilares.

Gaudí usó colores y formas encontrados en la vida marina como inspiración para su creatividad en este edificio; por ejemplo, los colores escogidos para la fachada son aquellos encontrados en un coral natural.

El edificio fue diseñado por Gaudí para Josep Batlló, un rico aristócrata barcelonés, como una casa de lujo, y se construyó sobre una mansión preexistente.

El senor Batlló vivió en las dos primeras plantas con su familia, mientras que las plantas superiores se alquilaron como apartamentos.

Gaudí diseñó el proyecto de remodelación de la Casa Batlló a los 52 años, cuando ya había superado las modas historicistas de mediados del siglo XIX, y su estilo arquitectónico había trascendido el mero academicismo para reflejar una visión personal de la arquitectura, de gran originalidad y sello innovador. Sin embargo, como es habitual en las obras de Gaudí, el diseño y la innegable artisticidad del conjunto no privan de que el edificio esté concebido bajo el prisma de la funcionalidad, a la que el arquitecto subordina todos los demás elementos. En ese sentido, cabe resaltar la importancia otorgada tanto a la iluminación como a la ventilación, dos ejes básicos para una vida sana y confortable en un edificio de viviendas. Para ello dispuso un gran patio central en el centro del edificio, al que daban las habitaciones de servicios, mientras que los salones y los dormitorios daban a la fachada. Este patio también articulaba el movimiento dentro del edificio, a través de escaleras y un ascensor.

 

Texto: Wikipedia

 

Música recomendada: "Bachelorette". Björk.

 

Alejandro Obregón, apodado por la crítica como el expositor del expresionismo romántico. Era de origen catalán, viviría sus primeros años en Barranquilla. Hijo de colombiano y catalana, creció en medio del Caribe Colombiano. Rechazaba el academicismo y al respecto decía: Yo no creo en las escuelas de pintura;creo en buena pintura y nada más. La pintura es una expresión individual y hay tendencias como personalidades. He admirado los buenos pintores, los españoles sobre todo, pero considero que ninguno ha ejercido una influencia decisiva en mi formación.

Tomado de Wikipedia

Gaudí diseñó el proyecto de remodelación de la Casa Batlló a los 52 años, cuando ya había superado las modas historicistas de mediados del siglo XIX, y su estilo arquitectónico había trascendido el mero academicismo para reflejar un visión personal de la arquitectura, de gran originalidad y sello innovador.

Sin embargo, como es habitual en las obras de Gaudí, el diseño y la innegable artisticidad del conjunto no privan de que el edificio esté concebido bajo el prisma de la funcionalidad, a la que el arquitecto subordina todos los demás elementos.

 

En ese sentido, cabe resaltar la importancia otorgada tanto a la iluminación como a la ventilación, dos ejes básicos para una vida sana y confortable en un edificio de viviendas, para ello dispuso un gran patio central en el centro del edificio, donde se articulaba toda la circulación entre pisos y al que daban las habitaciones de servicios, mientras que los salones y los dormitorios daban a la fachada.

 

Gaudí ensancha el patio de luces y lo reviste completamente con azulejos con relieve, en distintos tonos de azules, que son más intensos en la parte superior y más claros en la parte inferior, logrando así una distribución uniforme de la luz.

 

Tiene 13 metros de largo por 4 de ancho y 26 de altura, con un total de 54 m2 de superficie, se cubrió con una claraboya de cristal sostenida por una estructura de hierro con forma de doble T, que apoya en una serie de arcos catenarios, y fue igualmente revestido de azulejos, con una ingeniosa gradación de color desde el azul de la parte superior hasta el blanco de la inferior, para mejor aprovechamiento de la luz, lo que provoca la sensación de estar en una cueva submarina.

Tiene un total de 32 ventanas, con un doble diseño, una parte superior para la entrada de luz y unas rendijas inferiores para la ventilación, las ventanas son más pequeñas en la parte superior donde llega mayor cantidad de luz natural, mientras que hacia abajo, estas se van haciendo más grandes.

La parte inferior de las ventanas incorpora unas rendijas de madera que pueden abrirse o cerrarse asegurando una buena ventilación.

 

Asimismo, tanto el piso principal como los dos primeros tienen terrazas, cubiertas con barandillas de malla metálica, por otro lado, la escalera de vecinos está cubierta tan solo por unos vidrios esfumados que permiten una amplia iluminación de todos los rellanos.

En la parte central del patio de luces instala un ascensor, cuya hermosa cabina original de madera continúa en funcionamiento.

 

La Casa Batlló ocupa un total de 4300 m2, con 450 m2 de superficie por cada piso, tiene 32 metros de altura y 14,5 de ancho, aumentando considerablemente las anteriores proporciones del antiguo edificio: 21 metros de altura y 3100 m2.

  

Tiene ocho plantas, bajo el nivel de la calle se encuentra un sótano, destinado a zonas de servicios y trasteros, así como a calderas y carboneras, presenta un conjunto de diez columnas de soporte, que junto a los muros de carga sostienen el edificio, este espacio también fue ampliado por Gaudí, que dobló su superficie.

Durante los trabajos de ampliación se descubrió una pequeña cueva que debía servir de bodega o fresquera, la nevera de la antigua masía que había en el emplazamiento del edificio, y que Gaudí decidió conservar, restaurado entre 1989 y 1995, actualmente el sótano se dedica a eventos sociales y culturales.

 

La planta baja se dedicó inicialmente a cochera y luego a almacén, y junto a los accesos a las viviendas se ubicó una tienda, ocupada primero por el establecimiento de fotografía Lumière, luego por la productora cinematográfica Pathé Frères y posteriormente por la Galería Syra; la planta noble estaba ocupada enteramente por la familia Batlló, cuenta con un gran patio en la parte posterior del edificio, las otras cuatro plantas estaban destinadas a alquiler, con dos viviendas cada una, en total ocho viviendas de unos 200 m2, distribuidas en cuatro plantas, que gozaban de todos los adelantos y comodidades para la época, desde calefacción y agua caliente hasta electricidad, sin descuidar el diseño y la estética, cada vivienda contaba con una terraza que daba al patio de manzana, así como un trastero y un lavadero situados en el desván cubierto por la azotea.

Actualmente queda una vivienda habitada (en el tercer piso), y el resto se dedica a oficinas o espacios de convenciones.

 

Barcelona, España.

 

Fuente: casabatllo.es – wikipedia.org

LA CULPA

Estudio académico #82

con Marcel Medrano

© Aurelio Monge 2013

Rembrandt Peale (Bucks County, 1778 - Philadelphia, 1860) Rubens Peale with a Geranium (1801)

Washington D.C. (National Gallery of Art) via Wikimedia Commons

Rembrandt Peale (Bucks County, 1778 - Philadelphia, 1860) Portrait of Rosalba Peale (c. 1820)

Washington D.C. (Smithsonian American Art Museum) via Wikimedia Commons

Sátiro embriagado I

ACADEMICS II

 

:copyright:2013 Aurelio Monge

Con la colaboración de Franck Grall y Frederich Sancho

www.flickr.com/photos/francktg

Vista interior de la iglesia dedicada a S Joaquín en Valencia, se trata de un templo neoclásico de planta totalmente circular . La iglesia fue levantada en 1767 -1772 obra del arquitecto Gilabert (1716-1792). Puchol la empezó y en 1768 Gilabert se hizo cargo de la obra. La planta tiene 24.5 metros de diámetro y 48 de alta cubierta con una gran cúpula semiesférica de 24 mts. Muy singular en la arquitectura academicista valenciana. La advocación a San Joaquin fue en honor del industrial sedero Joaquín Fos, cuya familia costeó mobiliario y el Altar Mayor.Conocida como la iglesia de las Escuelas Pías de Valencia constituye en fachada, alzado interior y planta un inmejorable ejemplo para apreciar la impronta de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos desde mediados del siglo XVIII en Valencia.

Por encargo de los hermanos Massimiliano y Miguel Bencich, dueños de una empresa constructora, el arquitecto francés Édouard Le Monnier diseñó en 1927 dos edificios enfrentados que conjugan elementos del clacisismo y el academicismo francés. Armónico, el edififico de Av. Pte. Roque Sáenz Peña 615 es rematado por dos cúpulas que se ven favorecidas por la perspectiva diagonal.

El remate de ambos edificios se da por sus magníficas cúpulas que cierran de alguna manera estas cuatro esquinas determinadas por la Avenida Roque Sáenz Peña, Florida, Bartolomé Mitre y Rivadavia. A pedido expreso de los constructores, Le Monnier diseñó un edificio de oficinas. Actualmente es un bien de Patrimonio Histórico. En esta obra se manifiesta su gran capacidad para componer volúmenes y para resolver los detalles. El orden de la fachada resulta monumental, y el remate, logrado a través de las dos grandes cúpulas de cinco pisos, refuerza la escala del edificio y la perspectiva de la Diagonal.

Bronz

 

CAM Collection, Calouste Gulbenkian Foundation, Lisbon, Portugal

 

Inv. 90E964

 

João Cutileiro (1937)

 

in Wikipedia

 

João Pires Cutileiro é um escultor português, nascido em Lisboa a 26 de Junho de 1937. Sua mãe, de nome Amália era de Pavia, no Alto Alentejo, e foi viver para Évora, onde se casou com José Cutileiro, um médico da Organização Mundial da Saúde aí sediado. Dos três filhos do casal, João Cutileiro é o do meio.

 

Aos quatro (4) anos, Cutileiro muda-se para os Açores, para a ilha Terceira, onde se sitiava o novo posto de seu pai, e regressa ao continente em 1943.

 

Aí, em Lisboa, a sua casa foi frequentada pela chamada intelligentsia, um grupo de personalidades da época. António Pedro, um deles, trá-lo para desenhar no seu atelier, em 1946. Durante os dois anos que aí trabalhou, foi fortemente influenciado pelo Surrealismo.

 

Entre 1949 e 1951, passa a frequentar o estúdio de Jorge Barradas onde executa trabalhos de modelismo e de pintura, para além de vidrados de cerâmica. Descontente, muda-se para o atelier de António Duarte, onde é assistente de canteiro, voluntário, durante dois anos. Lá se dá o seu contacto com a pedra, pois tinha como trabalho ampliar os modelos do mestre canteiro, passá-los a gesso e, a esses últimos, metamorfoseá-los no mármore.

 

Com apenas catorze anos, no ano de 1951, Cutileiro apresenta a sua primeira exposição individual em Reguengos de Monsaraz, numa loja de máquinas de costura, mostrando esculturas, pinturas, aguarelas e cerâmicas.

 

Completa o liceu e é nesse período que apresenta a sua ideologia política, quando ingressa o MUD Juvenil.

 

A Caminho de Cabul, para visitar o seu pai que lá ficaria um ano, passou por Florença, onde se encantou pela obra de Miguel Ângelo e confirmou a certeza da fixação na escultura, que existia desde os seus seis anos, quando esculpiu um presépio. Na volta, inscreve-se na Escola Superior de Belas Artes de Lisboa sendo aluno de Leopoldo de Almeida.

 

Não passa mais do que dois anos na referida Escola Superior, entre 1953 e 1954, por perceber que em Portugal o único material considerado prestável era o bronze e as pesquisas eram travadas. Sai do país e dirige-se a Londres, à Slade School of Art. Nesse curso desenvolveu a sua capacidade com o seu mestre escultor Reg Butler e no final recebeu três prémios: Composição, figura e cabeça.

 

Vida Profissional

  

Estátua de Cutileiro representando D. Sancho I frente ao Castelo de Torres Novas

  

Monumento ao 25 de Abril, em Lisboa

Ao começar a utilizar máquinas eléctricas para executar o trabalho, dedica-se ao mármore e surgem as figuras , as paisagens as caixas e as árvores. Nos dez anos seguintes a 1961 faz cinco exposições em Lisboa e uma no Porto

 

Em 1970 regressa à pátria e instala-se em Lagos e é lá que executa a sua obra mais polémica, D.Sebastião, eregida nessa mesma cidade.

 

Essa obra confontou o academicismo do Estado Novo e recebeu fortes críticas e diz, numa frase irónica, que desistia da escultura, passando a ser apenas «um fazedor de objectos destinados à burguesia intelectual do ocidente» espantando os escultores por, segundo ele próprio, ser essa mesma a função de um escultor, a de criador de peças decorativas. Esta frase pretende também menosprezar as críticas de quem o achava escultor menor.

 

Conquistou uma menção honrosa no Prémio Soquil no ano de 1971 e, cinco anos mais tarde as suas esculturas e mosaicos foram expostos em Wuppertal na Alemanha, seguindo-se exposições em Évora (1979, 80 e 81) e, no ano de 1980, a sua obra volta à Alemanha, mas a Dortmund. Nesse mesmo ano, expões em Washington D.C. e na Sociedade Nacional de Belas Artes. No ano seguinte participou no Simpósio da Escultura em Pedra, na cidade de Évora e numa exposição na Jones Gallery em Nova Iorque.

 

A sua costela alentejana impulsiona-o a mudar-se para Évora no ano de 1985 e aí está exposta, na sua casa, uma grande parte do seu leque de obras.

 

As Meninas de Cutileiro, ironicamente chamadas, são provavelmente o tema mais famoso de Cutileiro e valeram-lhe (e valem) a mais distinta glória e dinheiro, mas também desprezo da parte de alguns.

 

No ano de 88, Cutileiro realiza exposições em Almansil, Macau e Lisboa e no ano seguinte faz novas exposições em Almansil e na Capital de Portugal. Em 1990 elabora uma exposição que se apresenta como a retrospectiva da sua arte em Lisboa, na Fundação Calouste Gulbenkian. Daí resultou a armagura de só ver mostrada parte da sua obra e que não irira conseguir reunir todos os seus trabalhos de uma só vez.

 

Nos anos de 1992 e 93, o mestre realiza mais exposições em Bruxelas, Luxemburgo, Évora, Guimarães, Lagos, Almansil e Lisboa. Faz nos anos seguintes mais exposições.

 

Embora de grande prestígio e muito cobiçadas, poucas foram as suas peças edificadas publicamente após o D. Sebastião.

El Palacio de Correos y Telecomunicaciones de la ciudad de Buenos Aires, también llamado Correo Central, ubicado en el barrio de San Nicolás, es un exponente clásico de la arquitectura del academicismo francés. Fue el presidente Miguel Juárez Celman quien en 1888 aprobó el proyecto para su construcción. En principio fue diseñado por el arquitecto francés Norbert Maillart para ser sede del Correo Central de la Argentina

El 28 de septiembre de 1928, después de varios contratiempos, se realizó su inauguración que difería en muchos aspectos del diseño original del arquitecto Maillart.

 

En 1997 fue declarado Monumento Histórico Nacional debido a su calidad arquitectónica, su importancia histórica y por las obras de arte que se hallan en su interior.

 

En el 2003 dejó de utilizarse como Correo Central y en el 2005 el Gobierno Nacional resolvió convocar a licitación para convertirlo en un centro cultural como parte de las celebraciones del bicentenario de la Revolución de mayo de 1810. El 24 de mayo de 2010 fue inaugurada en este edificio la primera etapa del Centro Cultural del Bicentenario. Actualmente está cerrado al público, mientras continúan las obras de remodelación.

 

www.fotorevista.com.ar/Portfolios/10/100822-DiazDeVivar/i...

Vitoria-Gasteiz (Museo de Bellas Artes de Álava)

Almancil, Algarve, Portugal

 

in Wikipedia

 

João Pires Cutileiro é um escultor português, nascido em Lisboa a 26 de Junho de 1937. Sua mãe, de nome Amália era de Pavia, no Alto Alentejo, e foi viver para Évora, onde se casou com José Cutileiro, um médico da Organização Mundial da Saúde aí sediado. Dos três filhos do casal, João Cutileiro é o do meio.

 

Aos quatro (4) anos, Cutileiro muda-se para os Açores, para a ilha Terceira, onde se sitiava o novo posto de seu pai, e regressa ao continente em 1943.

 

Aí, em Lisboa, a sua casa foi frequentada pela chamada intelligentsia, um grupo de personalidades da época. António Pedro, um deles, trá-lo para desenhar no seu atelier, em 1946. Durante os dois anos que aí trabalhou, foi fortemente influenciado pelo Surrealismo.

 

Entre 1949 e 1951, passa a frequentar o estúdio de Jorge Barradas onde executa trabalhos de modelismo e de pintura, para além de vidrados de cerâmica. Descontente, muda-se para o atelier de António Duarte, onde é assistente de canteiro, voluntário, durante dois anos. Lá se dá o seu contacto com a pedra, pois tinha como trabalho ampliar os modelos do mestre canteiro, passá-los a gesso e, a esses últimos, metamorfoseá-los no mármore.

 

Com apenas catorze anos, no ano de 1951, Cutileiro apresenta a sua primeira exposição individual em Reguengos de Monsaraz, numa loja de máquinas de costura, mostrando esculturas, pinturas, aguarelas e cerâmicas.

 

Completa o liceu e é nesse período que apresenta a sua ideologia política, quando ingressa o MUD Juvenil.

 

A Caminho de Cabul, para visitar o seu pai que lá ficaria um ano, passou por Florença, onde se encantou pela obra de Miguel Ângelo e confirmou a certeza da fixação na escultura, que existia desde os seus seis anos, quando esculpiu um presépio. Na volta, inscreve-se na Escola Superior de Belas Artes de Lisboa sendo aluno de Leopoldo de Almeida.

 

Não passa mais do que dois anos na referida Escola Superior, entre 1953 e 1954, por perceber que em Portugal o único material considerado prestável era o bronze e as pesquisas eram travadas. Sai do país e dirige-se a Londres, à Slade School of Art. Nesse curso desenvolveu a sua capacidade com o seu mestre escultor Reg Butler e no final recebeu três prémios: Composição, figura e cabeça.

 

Vida Profissional

  

Estátua de Cutileiro representando D. Sancho I frente ao Castelo de Torres Novas

  

Monumento ao 25 de Abril, em Lisboa

Ao começar a utilizar máquinas eléctricas para executar o trabalho, dedica-se ao mármore e surgem as figuras , as paisagens as caixas e as árvores. Nos dez anos seguintes a 1961 faz cinco exposições em Lisboa e uma no Porto

 

Em 1970 regressa à pátria e instala-se em Lagos e é lá que executa a sua obra mais polémica, D.Sebastião, eregida nessa mesma cidade.

 

Essa obra confontou o academicismo do Estado Novo e recebeu fortes críticas e diz, numa frase irónica, que desistia da escultura, passando a ser apenas «um fazedor de objectos destinados à burguesia intelectual do ocidente» espantando os escultores por, segundo ele próprio, ser essa mesma a função de um escultor, a de criador de peças decorativas. Esta frase pretende também menosprezar as críticas de quem o achava escultor menor.

 

Conquistou uma menção honrosa no Prémio Soquil no ano de 1971 e, cinco anos mais tarde as suas esculturas e mosaicos foram expostos em Wuppertal na Alemanha, seguindo-se exposições em Évora (1979, 80 e 81) e, no ano de 1980, a sua obra volta à Alemanha, mas a Dortmund. Nesse mesmo ano, expões em Washington D.C. e na Sociedade Nacional de Belas Artes. No ano seguinte participou no Simpósio da Escultura em Pedra, na cidade de Évora e numa exposição na Jones Gallery em Nova Iorque.

 

A sua costela alentejana impulsiona-o a mudar-se para Évora no ano de 1985 e aí está exposta, na sua casa, uma grande parte do seu leque de obras.

 

As Meninas de Cutileiro, ironicamente chamadas, são provavelmente o tema mais famoso de Cutileiro e valeram-lhe (e valem) a mais distinta glória e dinheiro, mas também desprezo da parte de alguns.

 

No ano de 88, Cutileiro realiza exposições em Almansil, Macau e Lisboa e no ano seguinte faz novas exposições em Almansil e na Capital de Portugal. Em 1990 elabora uma exposição que se apresenta como a retrospectiva da sua arte em Lisboa, na Fundação Calouste Gulbenkian. Daí resultou a armagura de só ver mostrada parte da sua obra e que não irira conseguir reunir todos os seus trabalhos de uma só vez.

 

Nos anos de 1992 e 93, o mestre realiza mais exposições em Bruxelas, Luxemburgo, Évora, Guimarães, Lagos, Almansil e Lisboa. Faz nos anos seguintes mais exposições.

 

Embora de grande prestígio e muito cobiçadas, poucas foram as suas peças edificadas publicamente após o D. Sebastião.

  

La historia de Miranda es bastante curiosa y llena de peripecias. Aunque nacido en Venezuela, sus padres eran de origen canario y en 1771 viajó a España, donde terminó convirtiéndose en capitán del ejército, participando en distintas campañas militares en el norte de África, como la defensa de Melilla en 1774-75 o el ataque a Argel en esas mismas fechas. Algunos años más tarde fue enviado a Norteamérica, donde luchó contra los ingleses en la batalla de Pensacola o la toma de las Bahamas dentro de acciones vinculadas con la Guerra de la Independencia de EE.UU. y las aspiraciones españolas por ampliar sus territorios de Luisiana y reconquistar La Florida.

 

Pese a sus notables logros y méritos militares –había sido ascendido al rango de teniente coronel–, Miranda llevaba tiempo en el punto de mira de la Inquisición debido a sus numerosas lecturas –que incluían varios “libros prohibidos”– y a la posesión de “pinturas obscenas”. Sus problemas con el Santo Oficio terminaron por obligarle a huir a Estados Unidos, donde entabló relación con personajes de la talla del mismísimo George Washington o Samuel Adams. Los episodios vividos en tierras americanas, sumados a sus innumerables lecturas, hicieron germinar en Miranda la idea de una independencia que liberara a las posesiones españolas en América de la metrópoli.

 

Con aquella idea ya en su cabeza, Miranda viajó a Londres en 1785 y comenzó a contactar con diversas personalidades para que le ayudaran en sus planes independentistas. Sin embargo, no obtuvo demasiado apoyo en aquella ocasión.

 

Desde allí iniciaría una serie de viajes que le llevarían a recorrer buena parte de Europa, visitando países como Rusia, Bélgica, Alemania, Polonia o Hungría, y llegando incluso a la capital de Turquía. Tras aquel largo peregrinaje, Miranda terminó recalando en Francia, donde no dudó en participar activamente en la Revolución Francesa y trabó amistad con distintos personajes de la facción girondina. Allí intentó convencer a los franceses para que le ayudaran en su plan libertador frente a España y, nuevamente, recibió un no por respuesta.

 

Allí había entrado en contacto con otros personajes, como un joven O’Higgins y Bolívar, mientras que José de San Martín habría entrado a formar parte de la misma en Cádiz, donde había creado una “delegación” Carlos Alvear.

 

Fue así como Miranda comenzó sus acciones revolucionarias en Venezuela. Como ya hemos visto, Finalmente terminó traicionado por muchos venezolanos negociando con los españoles, y murió en una prisión de Cádiz en 1816 como lo vemos en la imagen.

 

Los historiadores reconocen que algunos de estos personajes fueron masones –Miranda habría sido iniciado de la mano de Laffayette y Bolívar entró en la Hermandad durante su estancia en Francia–, y que formaron parte de la sociedad Lautaro. Sin embargo, la mayoría de los estudiosos rechazan que Lautaro fuera una logia masónica al uso y niegan la versión difundida entre círculos antimasónicos de la época.

 

Según ésta, Miranda habría entrado a formar parte de la masonería durante su estancia en Londres, tomando contacto con las logias Fitzroy y Grafton.

  

Así, habrían sido los masones ingleses quienes “inspiraron” a Miranda para que iniciara la revolución independentista. Historiadores como Seal-Coon niegan esta posibilidad y, además, rechazan el carácter masónico de la sociedad Lautaro, calificándola de “pseudomasonería revolucionaria hispanoamericana”. De la misma opinión es Ferrer Benimelli: “Estas sociedades secretas políticas eran cosa muy distinta de la masonería, e incluso de la carbonería, de las que solo habían tomado una superficial apariencia de signos, fórmulas, grados y juramentos secretos. La institución de Miranda fue obra pura y exclusivamente suya; fue él quien la ideó, fue él quien la fundó, fue él quien la dirigió, erigiéndose por sí y ante sí en Gran Maestre”.

 

Es muy significativo que Bolívar –el único de los mencionados cuya condición masónica está demostrada documentalmente– terminara prohibiendo cualquier tipo de sociedad secreta –masonería incluida– en 1828.

Este texto forma parte del reportaje sobre Simón Bolívar del nº140 de la revista Historia de Iberia Vieja.

 

El Edificio Carrión, (también conocido como Edificio Capitol), es uno de los más conocidos del tercer tramo de la Gran Vía madrileña. Está situado en la esquina de esta calle con la de Jacometrezo, en la plaza del Callao. Su perfil se ha venido empleando como icono de la calle en las celebraciones del centenario de la Gran Vía. El edificio fue ideado como un espacio multiuso, en el instante que se construyó el edificio contenía oficinas, cafeterías y el Cine Capitol. A comienzos del siglo XXI el edificio acoje el cine, una tienda de ropa y un hotel. El estilo de su fachada corresponde a una arquitectura expresionista con claras influencias mendelsohnianas.

 

Historia

 

El edificio, de catorce plantas, fue proyectado por los arquitectos Luis Martínez-Feduchi y Vicente Eced y Eced y construido entre los años 1931 y 1933.3 Su promotor fue Enrique Carrión y Vecín, marqués de Melín que promovió un concurso arquitectónico restringido al que asistieron otros arquitectos experimentados como Pedro Muguruza (constructor en 1924 del vecino Palacio de la Prensa), Emilio Paramés, Luis Gutiérrez Soto.6 Se presentaron un total de seis proyectos, de los cuales salió ganador el presentado por la pareja de jóvenes arquitectos Luis Martínez-Feduchi y Vicente Eced y Eced. En la época en que se presentó el concurso convivían en la arquitectura madrileña diversas tendencias: el academicismo y clasicismo con el tradicionalismo moderado, el racionalismo, expresionismo y Art Decó y los proyectos presentados al concurso así lo demostraron. El solar de más de mil trescientos metros cuadrados correspondía a un espacio que hacía la convergentes entre las calles de Jacometrezo y la entonces llamada avenida de Eduardo Dato que correspondía al tercer tramo de la Gran Vía.

 

El solar hacía ver que la solución más adecuada era un planteamiento en forma de chaflán. Utiliza materiales como mármol y granito y la decoración y los muebles corrieron a cargo de la firma Rolaco-Mac (empresa en la que posteriormente trabajaría Luis Feduchi). Pero lo más destacado en su época fueron los adelantos tecnológicos que incorporaba, como el uso inovador de vigas de hormigón tipo Vierendeel, la utilización de telas ignífugas o el sistema de refrigeración, el primero centralizado de Madrid y que ocupaba toda una planta.7 El 21 de abril de 1931 se concedió la licencia para las obras y la Sala de Espectáculos del Cine Capitol se inauguró el 15 de octubre de 1933.8 En la prensa de la época se le tilda de edificio comercial.9 Se emplearon 30 meses para construir un edificio complejo y plurifuncional. La situación económica del país era delicada, tanto es así que durante su edificación era el único que se ejecutó en la capital. Por lo que se refiere a su ordenamiento inicial de espacios, el edificio está constituido por una sala de fiestas en el sótano, un café en la planta baja, en la que también se ubican los accesos al hotel y a la sala principal, un “salón de thé” en la entreplanta, y oficinas en las plantas cuarta, quinta y sexta, quedando reservadas para hotel las plantas sexta a séptima.

 

La edificación corrió a cargo de la constructora española Macazaga, estando a cargo de la construcción el arquitecto Luis Moya Blanco. Recibió el Premio Ayuntamiento de Madrid de 1933 y la Medalla de Segunda Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1934. En el proyecto original albergaba 64 apartamentos, un hotel (el Capitol, en la actualidad del grupo Vincci), una cafetería, un bar, un restaurante, una fábrica de agua de Seltz y oficinas y salas de fiesta. En su planta inferior disponía de una sala de cine para casi 2.000 espectadores, llamada cine Capitol, hoy dividida en varias salas más pequeñas. El primer propietario fue Enrique Carrión, marqués de Nelín. Durante la Guerra Civil Española y durante la defensa de Madrid su azotea fue empleada como observatorio avazado.

 

En 2007, dirigida por el arquitecto Rafael de la Hoz, se terminó una total rehabilitación que eliminó todos los anuncios publicitarios de su fachada, conservándose sólo el de Schweppes y uno más moderno de la compañía de telefonía móvil Vodafone en la azotea.

Edificio en la Cultura Popular

 

El edificio se constituye en el icono reconocible de todo un siglo de arquitectura española.11 Comentado su parecido con el edificio Flatiron de Nueva York. El edificio logró ser el emblema del Madrid moderno y su imagen aerodinámica inspiró a otros arquitectos en capitales españolas. El anuncio luminoso de neón de la marca Schweppes situado en las plantas superiores es uno de los símbolos de la Gran Vía y de la ciudad y ha aparecido en numerosas películas españolas, una de las apariciones más famosas El día de la Bestia, dirigida por Álex de la Iglesia.

 

es.wikipedia.org/wiki/Edificio_Carri%C3%B3n

Remate del edificio "La Unión y el Fénix", en Valencia, obra de 1929 del arquitecto Enrique Viedma Vidal. De la exposición "Visions breus de València" en Sala Gestalguinos, 2012-2013.

Canon 5D Mark II.

Objetivo Canon EF 70-200 L USM.

Polarizador circular B+W.

Recordando esta vieja mansión que hace algún tiempo fue demolida para dar paso a uno de los tantos proyectos que arrebatan la historia de la ciudad.

 

Levantada en el año 1893, por encargo de Benjamín Montt Montt, fue obra del arquitecto catalán José Forteza Ubach, quien conjugo el estilo neoclásico y el academicismo, lamentablemente su estado y mantención no era el que se merecía, por años estuvo abandonada lo que de una u otra forma la llevo a tener ese destino, y ahora pasa a la larga lista de los edificios que un día dieron belleza a la ciudad.

 

Santiago Centro, Región Metropolitana.-

 

Teófilo Castillo Guas (* Carhuaz, Áncash, 2 de octubre de 1857 – † Tucumán, Argentina, 7 de diciembre de 1922) fue un pintor, crítico de arte y fotógrafo peruano. Representante del academicismo pictórico peruano, estuvo influenciado por el impresionismo.

El edificio del Museo de Historia y Cultura, Casa Pedrilla fue adquirido a principios de 1990 por la Diputación Provincial de Cáceres, siendo rehabilitado entre los años 94 y 95, manteniendo la influencia portuguesa que le diera el arquitecto cacereño José Mª López Montenegro, cuando lo construyó en la década de los años cuarenta por encargo de la familia Martín Pedrilla, de ascendencia en el país vecino.

 

Partiendo del patrimonio artístico de la Diputación, y completando la colección inicial con la colaboración de muchos particulares, surgió la concepci6n del Museo como punto de información de nuestro pasado más reciente.

 

Se plantea así la filosofía del centro, dando a conocer los siglos XIX y XX de la Historia cacereña, cubriendo de esta manera el vacío existente en cuanto a contenidos museográficos se refiere. Pues se considera necesario el conocimiento de los hechos culturales que se han ido acumulando a lo largo de los años para que la valoración de los mismos contribuya al enriquecimiento de los hechos culturales que se producen hoy, y de las personas que los provocan. Por otra parte, se incrementa la información que de nuestra ciudad se muestra al visitante, como complemento al contenido hist6rico que de por sí muestra.

 

El edificio se distribuye en tres plantas, con el siguiente contenido:

 

La planta baja, dividida en secciones según materias, muestra objetos personales, documentos, manuscritos, publicaciones, fotografías y biografías de personajes que han destacado en el mundo de la música, la literatura, la investigación, la filosofía o la política.

 

La primera planta está dedicada a las artes plásticas, desde Lucenqui hasta Juan José Narbón, único autor vivo para enlazar el pasado con el presente y el futuro, transcurriendo su discurso por los artistas más representativos del academicismo decimonónico, del costumbrismo, por los grandes dibujantes de nuestro siglo o por escultores tan destacados como Pérez Comendador.

 

La segunda planta, denominada "Didáctica de la Historia" presenta un recorrido por la Historia de Extremadura, con medios visuales de diseño contemporizador. Desde la Prehistoria, pasando por una breve síntesis de la relación con América, hasta nuestros días, imágenes, mapas y textos muestran una idea globalizadora de la cultura extremeña.

Coventry (Herbert Art Gallery and Museum)

From Wikimedia Commons

From the book "Academics, honoring Caravaggio (2010-2011)".

 

:copyright: Aurelio Monge 2009-2011

This image is copyrighted. Don't use without permission of the author.

Books availables at: aureliomonge.prosite.com/35486/books

 

Website: www.aurelioMONGE.com

Facebook: www.facebook.com/aurelioMONGE.artwork

Iglesia del Santo Angel

www.artesacro.org/conocersevilla/templos/iglesias/santoan...

 

El templo se edificó a principios del XVII, interviniendo en la construcción el maestro de obras Juan de Segarra y el arquitecto Pedro Sánchez Falconete.

 

Fue bendecido en 1608 por D. Fernando Niño de Guevara, perteneciendo siempre a los religiosos de la Orden Carmelita.

  

Exterior del Templo

 

La portada pétrea se data en 1640 y consta de un solo cuerpo. En el dintel figura una cartela escrita en latín con la siguiente inscripción: (Dios mandó a sus ángeles para que te custodiasen en todo momento. La portada está rematada por una escultura del Ángel de la Guarda. Cierra esta fachada una reja ante un pequeño compás.

  

Interior del Templo

 

El interior, reconstruido totalmente, es de tres naves con cruceros de brazos cortos. La nave central se cubre con bóveda de cañón, mientras que las laterales lo hacen con bóveda de arista y se exornan con decoración de yeserías. En el centro del crucero se alza una gran bóveda semiesférica, cuyo centro se decora con un gran florón.

 

En el Presbiterio se erige el Retablo Mayor, que sustituye al de 1625 que había contratado Luis de Figueroa, destruido en época de la invasión francesa. El actual Retablo principal es obra Neoclásica de la primera mitad del siglo XIX. En su cuerpo central se abre un amplio camarín que alberga una buena talla de la Virgen del Carmen con niño, obra de Cristóbal Ramos del año 1780.

En esta imagen de la Virgen del Carmen se ve anudado el mundo del Barroco y el Academicismo. El primero se observa en los ropajes, que se muestran movidos, cuyos pliegues se ven favorecidos por la ductilidad de la tela encolada, material con el que están realizados; mientras que la nueva estática es patente en los rostros, como el de María, que en vez de parecer una Virgen sevillana se asemeja mas a una diosa helénica.

Con la mano izquierda María toma a su Hijo. Abre sus brazos para captar la devoción del espectador. Con su mano izquierda toma la bola del Mundo y con la diestra el escapulario. María viste hábito carmelita y Jesús túnica roja con vueltas verdes. Todo este conjunto da muestra del insigne escultor que fue Cristóbal Ramos, por su perfecta ejecución tanto desde el punto de vista formal como compositivo.

Figuran en el retablo otras esculturas que representan a Santa Teresa y San Juan de la Cruz que son de principios del XIX. En los muros laterales del presbiterio, hay unas pinturas entre las que destaca una Inmaculada que puede atribuirse a Juan del Castillo y puede fecharse hacia 1630.

En el ático luce un resplandor con el anagrama mariano junto con las esculturas de San Rafael y el Ángel de la Guarda, de Blas Molner, ejecutadas en 1792. Este conjunto se completa con dos ángeles lampadarios de la Roldana procedentes del convento Regina Angelorum.

 

Desde el muro de los pies y hacia el presbiterio en la zona de la Epístola, a la derecha según se entra, se disponen las siguientes imágenes y altares: (1) en hornacina escultura que representa a Ecce Homo del siglo XVIII. (2)A su lado se halla, dentro de una Capilla, una imagen de vestir de la Virgen del Carmen del siglo XVIII. Se encuentra sobre unas andas que son las que utiliza en su salida procesional del 17 de Julio. Imagen de gran devoción.

(3) Retablo del siglo XVIII que aloja escultura moderna de Santa Teresita de Lisieux. (4) Retablo Barroco del XVIII en el que figura en una vitrina talla moderna de San Antonio, y a los lados las efigies de San Eliseo y San Juan de la Cruz, ésta última atribuida a Francisco Antonio Gijón, realizada en 1675 aproximadamente.

(5) A media altura de esta nave derecha se encuentra un retablo moderno que sostiene magnifica imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

(6) Junto a éste se halla un retablo del último tercio del siglo XVIII, en el que se venera escultura de San Elías de Pedro Roldán, obra de 1679. (7) Cierra esta nave un retablo moderno con grupo escultórico de la misma época de la Virgen de Lourdes y Santa Bernadette.

(8)En el brazo del crucero de la nave derecha hay un retablo moderno con una monumental Inmaculada (1,95) del siglo XVIII realizada por Pedro Duque Cornejo, y fechable hacia 1743. Obra de plena madurez del maestro, que puede y debe sobresalir de su antología. Tanto la composición, el dibujo, el modelado, talla y policromía, son tares de Cornejo. Hay que destacar el valor y la calidad alcanzada por los ropajes, que se mueven de adentro a fuera provocando un genial claroscuro.

En el crucero del lado del Evangelio (o nave de la izquierda) se establecen las siguientes imágenes y altares: (1) en el brazo Retablo moderno con escultura en el centro de San José con el Niño de principios del XIX.

La flanquean las tallas de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, que se atribuye al círculo de Pedro Roldán, y otra de San Joaquín de principios del siglo XVIII.

En el centro se dispone una hornacina con una pequeña efigie del Niño Jesús del siglo XVII. El ático se decora con pintura de la Verónica. (2) Junto a este Retablo se abre la Capilla del Santísimo, justo a la derecha del Retablo Mayor.

En el interior de ella, y ante un enmascaramiento marmóreo, recibe devoción el Cristo de los Desamparados, cuya talla magnífica se atribuye a Juan Martínez Montañés, fechable en 1617 (José Hernández Díaz). También existen teorías que la atribuyen a Juan de Mesa, aunque ésta postura está menos extendida. Imagen con mucha devoción particular por parte de los feligreses. Los numerosos bancos que se sitúan enfrente de esta capilla suelen llenarse de feligreses que, en silencio y fuera de horas de misa, rezan devotamente a esta imagen de los Desamparados.

Continuando por la nave hacia los pies se contemplan las siguientes obras: (3) retablo de últimos de siglo XIX bajo la advocación de María Salus Infirmorum, con dolorosa de vestir que se atribuye a Juan de Astorga (imagen que recuerda mucho a las Vírgenes que procesionan en Semana Santa).

A sus flancos tallas de Teresa de Redi y Santa María Magdalena de Pazi, del siglo XVIII. (4) Junto a este altar enmarcamiento de mármol moderno en cuyo centro se halla una escultura de la Virgen de Fátima de la misma época.

(5) Al lado, en otro marco parecido, se venera la efigie moderna del Niño Jesús de Praga, que sale procesionalmente el 17 de Julio junto a la Virgen del Carmen de la entrada. Junto a éste se sitúa una imagen de la Virgen de Candelaria flanqueada por San Francisco y San Expedito.

(6) A los pies de la nave izquierda y dentro de un retablo neogótico se encuentra la pintura de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, una de las advocaciones mas populares y difundidas, no solo en España, sino en el resto del mundo. La difusión de su devoción se debe a los padres de la congregación del Santísimo Redentor (recordemos Iglesia de los Redentoristas). La imagen de la Virgen es copia del icono original que se venera en Roma en la casa generacional de esta orden.

(8) En el mismo retablo y delante del icono del Perpetuo Socorro se halla una pequeña imagen de María Auxiliadora, que recibe mucha devoción y ante la cual se reúnen numerosos devotos.

(9)En los muros de los pies de este mismo lado hay una hornacina con la talla moderna del Ángel de la Guarda. Finalmente, sobre los arcos de la nave central se encuentran numerosas pinturas que constituyen un amplio programa iconográfico angélico.

Si desea conocer los cuadros zurbaranescos, puede visitar el siguiente enlace: Serie de Cuadros dedicados a los Ángeles

 

Todas las imágenes se flanquean de un pequeño marco en el que se explica la advocación e historia del santo en particular. Esto último es muy interesante ya que ayuda bastante a aquellos visitantes que desconocen las imágenes aquí expuestas al culto.

Destacar por la gran devoción que levantan; el Cristo de los Desamparados, La Virgen de Candelaria, María Auxiliadora, el Sagrado Corazón , San Antonio y la Virgen del Carmen que preside la Iglesia. Llama la atención San Expedito, una pequeña imagen situada a los pies de la nave izquierda muy devocional en este templo.

 

Hermandades

La Iglesia pertenece a la Orden religiosa de los Carmelitas descalzos, y en ella se hallan la Cofradía de la Virgen del Carmen (imagen situada en la capilla de la entrada) y la Archicofradía del Niño Jesús de Praga (imagen situada a media altura de la nave izquierda).

 

Texto: José Alfonso Muriel

 

El Palacio de Correos y Telecomunicaciones de la ciudad de Buenos Aires, también llamado Correo Central, es actualmente sede del Centro Cultural Néstor Kirchner. Está ubicado en el barrio de San Nicolás. Es un exponente clásico de la arquitectura del academicismo francés.

 

Recientemente ha sido restaurado respetando en gran parte el diseño original. En esta imagen se pueden apreciar los ascensores originales instalados en el edificio y las nuevas escaleras de emergencia construidas a los lados.

 

======================================================

 

The Buenos Aires Central Post Office (native name: "Palacio de Correos y Telecomunicaciones" or most commonly, "Correo Central"), was the seat of the Argentine Post Office, and the Néstor Kirchner Cultural Centre since May 2015. The building, made in Beaux-Arts architecture style and designed by French architect Norbert Maillart, is located in the San Nicolás, Buenos Aires neighborhood of Buenos Aires.

 

It has recently been restored trying to keep the original style. In this image you can see the original elevators installed in the building and the new emergency staircase built at its sides.

Pedro Sáenz y Sáenz (Malaga, 1863-1927) Portrait of Trinidad Sáenz Martos, Painter's Daughter (c. 1910-1927)

Málaga (Museo de Arte y Arqueología)

Fotos por Cortesia de Alejandro Blanco

 

Visita la Pagina Facebook y da clik en me gusta

www.facebook.com/catedralesiglesias

 

© Álbum 3063

By Catedrales e Iglesias

By Cathedrals and Churches

Par Cathédrales et Eglises

By catedrals i esglésies

Archidiócesis de Sevilla

www.iglesias-espana.blogspot.mx/

 

El templo se edificó a principios del XVII, interviniendo en la construcción el maestro de obras Juan de Segarra y el arquitecto Pedro Sánchez Falconete.

 

Fue bendecido en 1608 por D. Fernando Niño de Guevara, perteneciendo siempre a los religiosos de la Orden Carmelita.

  

Exterior del Templo

 

La portada pétrea se data en 1640 y consta de un solo cuerpo. En el dintel figura una cartela escrita en latín con la siguiente inscripción: (Dios mandó a sus ángeles para que te custodiasen en todo momento. La portada está rematada por una escultura del Ángel de la Guarda. Cierra esta fachada una reja ante un pequeño compás.

  

Interior del Templo

 

El interior, reconstruido totalmente, es de tres naves con cruceros de brazos cortos. La nave central se cubre con bóveda de cañón, mientras que las laterales lo hacen con bóveda de arista y se exornan con decoración de yeserías. En el centro del crucero se alza una gran bóveda semiesférica, cuyo centro se decora con un gran florón.

 

En el Presbiterio se erige el Retablo Mayor, que sustituye al de 1625 que había contratado Luis de Figueroa, destruido en época de la invasión francesa. El actual Retablo principal es obra Neoclásica de la primera mitad del siglo XIX. En su cuerpo central se abre un amplio camarín que alberga una buena talla de la Virgen del Carmen con niño, obra de Cristóbal Ramos del año 1780.

En esta imagen de la Virgen del Carmen se ve anudado el mundo del Barroco y el Academicismo. El primero se observa en los ropajes, que se muestran movidos, cuyos pliegues se ven favorecidos por la ductilidad de la tela encolada, material con el que están realizados; mientras que la nueva estática es patente en los rostros, como el de María, que en vez de parecer una Virgen sevillana se asemeja mas a una diosa helénica.

Con la mano izquierda María toma a su Hijo. Abre sus brazos para captar la devoción del espectador. Con su mano izquierda toma la bola del Mundo y con la diestra el escapulario. María viste hábito carmelita y Jesús túnica roja con vueltas verdes. Todo este conjunto da muestra del insigne escultor que fue Cristóbal Ramos, por su perfecta ejecución tanto desde el punto de vista formal como compositivo.

Figuran en el retablo otras esculturas que representan a Santa Teresa y San Juan de la Cruz que son de principios del XIX. En los muros laterales del presbiterio, hay unas pinturas entre las que destaca una Inmaculada que puede atribuirse a Juan del Castillo y puede fecharse hacia 1630.

En el ático luce un resplandor con el anagrama mariano junto con las esculturas de San Rafael y el Ángel de la Guarda, de Blas Molner, ejecutadas en 1792. Este conjunto se completa con dos ángeles lampadarios de la Roldana procedentes del convento Regina Angelorum.

 

Desde el muro de los pies y hacia el presbiterio en la zona de la Epístola, a la derecha según se entra, se disponen las siguientes imágenes y altares: (1) en hornacina escultura que representa a Ecce Homo del siglo XVIII. (2)A su lado se halla, dentro de una Capilla, una imagen de vestir de la Virgen del Carmen del siglo XVIII. Se encuentra sobre unas andas que son las que utiliza en su salida procesional del 17 de Julio. Imagen de gran devoción.

(3) Retablo del siglo XVIII que aloja escultura moderna de Santa Teresita de Lisieux. (4) Retablo Barroco del XVIII en el que figura en una vitrina talla moderna de San Antonio, y a los lados las efigies de San Eliseo y San Juan de la Cruz, ésta última atribuida a Francisco Antonio Gijón, realizada en 1675 aproximadamente.

(5) A media altura de esta nave derecha se encuentra un retablo moderno que sostiene magnifica imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

(6) Junto a éste se halla un retablo del último tercio del siglo XVIII, en el que se venera escultura de San Elías de Pedro Roldán, obra de 1679. (7) Cierra esta nave un retablo moderno con grupo escultórico de la misma época de la Virgen de Lourdes y Santa Bernadette.

(8)En el brazo del crucero de la nave derecha hay un retablo moderno con una monumental Inmaculada (1,95) del siglo XVIII realizada por Pedro Duque Cornejo, y fechable hacia 1743. Obra de plena madurez del maestro, que puede y debe sobresalir de su antología. Tanto la composición, el dibujo, el modelado, talla y policromía, son tares de Cornejo. Hay que destacar el valor y la calidad alcanzada por los ropajes, que se mueven de adentro a fuera provocando un genial claroscuro.

En el crucero del lado del Evangelio (o nave de la izquierda) se establecen las siguientes imágenes y altares: (1) en el brazo Retablo moderno con escultura en el centro de San José con el Niño de principios del XIX.

La flanquean las tallas de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, que se atribuye al círculo de Pedro Roldán, y otra de San Joaquín de principios del siglo XVIII.

En el centro se dispone una hornacina con una pequeña efigie del Niño Jesús del siglo XVII. El ático se decora con pintura de la Verónica. (2) Junto a este Retablo se abre la Capilla del Santísimo, justo a la derecha del Retablo Mayor.

En el interior de ella, y ante un enmascaramiento marmóreo, recibe devoción el Cristo de los Desamparados, cuya talla magnífica se atribuye a Juan Martínez Montañés, fechable en 1617 (José Hernández Díaz). También existen teorías que la atribuyen a Juan de Mesa, aunque ésta postura está menos extendida. Imagen con mucha devoción particular por parte de los feligreses. Los numerosos bancos que se sitúan enfrente de esta capilla suelen llenarse de feligreses que, en silencio y fuera de horas de misa, rezan devotamente a esta imagen de los Desamparados.

Continuando por la nave hacia los pies se contemplan las siguientes obras: (3) retablo de últimos de siglo XIX bajo la advocación de María Salus Infirmorum, con dolorosa de vestir que se atribuye a Juan de Astorga (imagen que recuerda mucho a las Vírgenes que procesionan en Semana Santa).

A sus flancos tallas de Teresa de Redi y Santa María Magdalena de Pazi, del siglo XVIII. (4) Junto a este altar enmarcamiento de mármol moderno en cuyo centro se halla una escultura de la Virgen de Fátima de la misma época.

(5) Al lado, en otro marco parecido, se venera la efigie moderna del Niño Jesús de Praga, que sale procesionalmente el 17 de Julio junto a la Virgen del Carmen de la entrada. Junto a éste se sitúa una imagen de la Virgen de Candelaria flanqueada por San Francisco y San Expedito.

(6) A los pies de la nave izquierda y dentro de un retablo neogótico se encuentra la pintura de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, una de las advocaciones mas populares y difundidas, no solo en España, sino en el resto del mundo. La difusión de su devoción se debe a los padres de la congregación del Santísimo Redentor (recordemos Iglesia de los Redentoristas). La imagen de la Virgen es copia del icono original que se venera en Roma en la casa generacional de esta orden.

(8) En el mismo retablo y delante del icono del Perpetuo Socorro se halla una pequeña imagen de María Auxiliadora, que recibe mucha devoción y ante la cual se reúnen numerosos devotos.

(9)En los muros de los pies de este mismo lado hay una hornacina con la talla moderna del Ángel de la Guarda. Finalmente, sobre los arcos de la nave central se encuentran numerosas pinturas que constituyen un amplio programa iconográfico angélico.

Si desea conocer los cuadros zurbaranescos, puede visitar el siguiente enlace: Serie de Cuadros dedicados a los Ángeles

 

Todas las imágenes se flanquean de un pequeño marco en el que se explica la advocación e historia del santo en particular. Esto último es muy interesante ya que ayuda bastante a aquellos visitantes que desconocen las imágenes aquí expuestas al culto.

Destacar por la gran devoción que levantan; el Cristo de los Desamparados, La Virgen de Candelaria, María Auxiliadora, el Sagrado Corazón , San Antonio y la Virgen del Carmen que preside la Iglesia. Llama la atención San Expedito, una pequeña imagen situada a los pies de la nave izquierda muy devocional en este templo.

 

Hermandades

La Iglesia pertenece a la Orden religiosa de los Carmelitas descalzos, y en ella se hallan la Cofradía de la Virgen del Carmen (imagen situada en la capilla de la entrada) y la Archicofradía del Niño Jesús de Praga (imagen situada a media altura de la nave izquierda).

 

Texto: José Alfonso Muriel

Sátiro embriagado II

ACADEMICS II

:copyright:2013 Aurelio Monge

Con la colaboración de Franck Grall y Frederich Sancho

www.flickr.com/photos/francktg

Invitado por Victoria Ocampo para dar tres conferencias en la Sociedad Amigos del Arte, Siqueiros llegó a Buenos Aires a principios de 1933, y en las primeras dos charlas se las ingenió para irritar a la intelligentzia porteña, exhortando a los artistas vernáculos a “sacar la obra de arte de las sacristías aristocráticas y llevarla a la calle, para que despierte y provoque, para libertar a la pintura de la escolástica seca, del academicismo y del cerebralismo solitario del artepurismo, para llevarla a la tremenda realidad social, que nos circunda y ya nos hiere de frente”.

No hubo tercera conferencia y el escándalo dividió bandos en una modesta conmoción mediática. Crítica había sido el diario más atento a la visita de la tercera pata del movimiento artístico que mayor carga política había disparado en lo que iba del siglo, publicando incluso una prolija síntesis de los principios fundamentales del muralismo, empezando por la célebre declaración: “Vamos a producir arte en los muros más visibles, en los lugares estratégicos”.

Crítica era un monstruo periodístico fundado en 1915 por un uruguayo de 25 años llamado Natalio Botana: para el ‘30, el diario se había convertido en la usina periodística más importante del mundo de habla hispana, con una redacción a la que llegaban colaboraciones de Jack Dempsey, George Bernard Shaw y Albert Einstein, en cuyas páginas se publicaban las entregas de lo que terminaría conformando la Historia universal de la infamia de Borges y donde un periodista completamente desconocido se ganó el puesto de redactor al contestarle a Botana, quien le había encargado a manera de prueba una nota sobre Dios, si el artículo en cuestión “tenía que ser a favor o en contra”.

Botana era el hombre detrás y al frente de todo eso: se dice que él mismo se encargaba de abastecer a la tropa con cocaína, que apoyó el golpe de Uriburu y exigió a Justo la restitución democrática, que era el tipo con el que había que sentarse a negociar, una versión menos ordinaria del norteamericano Rudolph Hearst, el capanga multimediático que inspiraría y destruiría a Orson Welles después del estreno de Citizen Kane de 1941. Botana era el mandamás de dos de los tres medios de difusión masiva de la época: no sólo dirigía y poseía el diario más vendido de Latinoamérica, sino que también era el dueño de los Estudios Baires, cuna de “la época de oro del cine argentino”.

 

Durante años, Baires funcionó en la “Villa Los Granados”, 18 hectáreas en Don Torcuato con una casona de 1300 metros cuadrados construida durante la década del 20, a imagen y semejanza de la arquitectura colonial, cerámica sevillana y decoración de origen árabe que había fascinado a Botana durante un viaje por España. La casa era un repertorio de lugares comunes del nuevorriquismo: arañas de setenta velas en techos saturados de volutas; un sistema de micrófonos y parlantes que conectaba la pajarera del jardín con la cabecera de la cama del dueño de casa a manera de despertador; estufas, chimeneas, patios y puentes de estilos incompatibles, procedentes de caudalosas importaciones supervisadas por el propio Botana con el mismo cuidado que ponía en organizar fiestas de dimensiones báquicas, en una de las cuales orquestó el encuentro entre el hijo de Mussolini y el fundador del PC argentino Victorio Codovilla (quien, viejo compadre del Duce en el paese antes de partir a Sudamérica, dijo: “Por favor, no hablemos de Mussolini; pero por favor, hablemos de Benito”).

Cuando Siqueiros quedó varado en Buenos Aires en 1933, el matrimonio de Botana con Salvadora Medina Onrubia –vidente, parapsicóloga, escritora, pintora y adicta a las novelas policiales y los manuales espiritistas– se iba a pique: en enero de 1928 Salvadora le confesó al primer hijo del matrimonio que en rigor de verdad no era hijo de Botana. Helvio, otro de los hijos, escribió en sus memorias: “Aquel entrañable hermano Pitón, riéndose nerviosamente, abrazó a mi otro hermano y a mí con esa fuerza constrictora que le dio sobrenombre, nos besó en la frente y se pegó un tiro”. Salvadora se volvió morfinómana de manera casi instantánea y Botana decidió internarla en Alemania, donde la trataron con éter, una sustancia que según los médicos de entonces nadie tolera más de seis meses. Para el ‘33, Salvadora vivía recluida en una cabaña construida en el jardín de Los Granados, adicta al éter que moriría respirando a los ochenta años.

 

En medio de la polémica desatada por las dos charlas de Siqueiros, Botana le ofreció al muralista casa y comida a cambio de que se abocara tiempo completo a pintar su primer mural de interior en el sótano de aquella casona. Sin pensarlo demasiado –y sin demasiadas opciones–, Siqueiros aceptó pintar “en una lejana y aislada residencia privada, y en el más recóndito lugar de esa residencia, una obra que no posee ideología revolucionaria y que carece de beligerancia política, ya que en ese ámbito no cabía tal cosa. Sólo era ahí posible por causas demagógicas, inaceptables para nosotros. La plástica de lucha proletaria se realiza en la calle (...) Ese mural es un fruto forzoso de nuestra condición de productores asalariados”. Para trabajar en el sótano de 200 metros cuadrados y techo abovedado que pensaba pintar íntegro, Siqueiros convocó –como había hecho para sus murales de Los Angeles– a una troupe de artistas noveles: Berni, Castagnino, Spilimbergo y el uruguayo Lázaro (algunos de los cuales más tarde pintarían los frescos de las Galerías Pacífico).

La idea original y respetada hasta la última pincelada fue la de crear “una visión algo etílica, como la de estar parado en el centro de una burbuja transparente en el fondo del mar”, que –según la noción de “plástica en movimiento” postulada por Siqueiros en el folleto Ejercicio plástico, escrito a propósito de este trabajo– se tradujo en una serie de cuerpos de mujer desnudos que se deforman y se fusionan a lo largo y ancho de las paredes, el techo y el piso. La musa para todas las figuras fue la misma: Blanca Luz Brum, la esposa de Siqueiros, que aparentemente posaba desnuda dentro de un cubo transparente mientras la fotografiaban para después proyectar esas imágenes en las paredes como bocetos. Años después, Siqueiros explicó que “los trabajos en Los Angeles me ayudaron a descubrir la aplicación de la tecnología moderna al muralismo, lo que modificó todos mis métodos”.

Siqueiros y su troupe experimentaron por primera vez con pinturas sintéticas –piroxilina y silicato– y pistolas de aire, volviendo el mural prácticamente indeleble. Tres meses después de terminar la obra, Siqueiros es gentilmente invitado a dejar la Argentina por participar en actividades sindicales. Con la entrada a México todavía prohibida, parte rumbo a España para enrolarse en el ejército republicano. Solo. Blanca Luz Brum se quedó en Buenos Aires. Teniendo en cuenta las declaraciones posteriores de Siqueiros (según las cuales “la figura cornúpeta” del mural era él mismo), Botana habría sido el tercero en discordia dentro de un matrimonio que no volvió a verse nunca más. Dentro de la nutrida variedad de anécdotas y rumores que terminan de cincelar la leyenda alrededor de Botana, el ejercicio casi artístico de la extorsión se roba buena parte de las escenas, al punto de sospecharse que el edificio de Crítica en la Avenida de Mayo se habría construido con los fondos aportados por esas extorsiones.

 

Entre las nunca comprobadas, la más célebre es la de los fósforos Ranchera: al parecer, Botana estaba jugando al truco y le pidió a un colaborador que contara los fósforos en cada una de las cajas que tenían; como ninguna resultó tener los noventa anunciados en la caja, Botana calculó la defraudación anual y se la cobró a Compañía Sudamericana de Fósforos a cambio de no publicar el asunto en el diario. Otra extorsión menos conocida se suscitó a partir de la película Una novia en apuros, una de las primeras producidas por los Estudios Baires y filmadas en Los Granados, que incluía una invalorable secuencia en la que una novata Eva Duarte salía prácticamente desnuda de una bañadera de cerámica sevillana. Botana pensaba convertir esos fotogramas en un elemento desequilibrante de su batalla contra un ignoto pero ascendente militar de apellido Perón. No se sabe si llegó a hacerlo: en 1941, cuando tenía 53 años, Botana partió a Jujuy a recorrer las Lagunas del Yala acompañado por el gobernador, buscando un campo que pensaba convertir a lo Hearst en un muestrario perfecto de la flora y fauna mundial. El Rolls Royce en que viajaban se desbarrancó y ambos murieron.

 

El imperio quedó irremediablemente debilitado, al punto de ser sólo cuestión de tiempo para que Perón expropiara el diario en el ‘51 y ordenara la destrucción del negativo original de Una novia en apuros. Tres años antes, en 1948, se habían loteado y rematado las dieciocho hectáreas de Los Granados. El lote que incluía el caserón fue comprado por Alvaro Alsogaray junto a otros tres socios como negocio inmobiliario, sin considerar en ningún momento el mural como un valor agregado. Aparentemente, los Alsogaray postergaron el negocio y terminaron instalándose una temporada allí. Cuando la señora Alsogaray descubrió las obscenidades albergadas en el sótano mandó a rociar el mural con ácido, dispuesta a mantener alejada a su hija María Julia de tamaña lujuria. Ante la inusual resistencia de la técnica siqueiriana, la nueva señora de la casa cortó por lo sano: tapó el mural con cal y cerró el sótano con llave. Los Alsogaray terminaron concretando su negocio inmobiliario a fines de los años 50: vendieron la casa a la familia Vadell, por entonces responsables de una de las escribanías más conocidas de Buenos Aires.

 

Los nuevos propietarios contrataron a Juan Carlos Castagnino –uno de los miembros de la troupe de Siqueiros– para restaurar el mural, tarea que consistió básicamente en remover la cal. En 1986, José Pirillo –por entonces dueño de La Razón– le ofreció a los Vadell 200 mil dólares por la casa, donde pensaba montar un nuevo estudio de cine, siguiendo el modelo de Botana. Por más Siqueiros que fuera, el mural seguía siendo considerado una mera rareza: por la aparente imposibilidad de ser sacado del sótano, nunca fue tasado y sumado al precio de la casa. Los Vadell vendieron. Pero a pesar de los 80 mil dólares anticipados en efectivo, Pirillo sólo llegó a pagar dos de las seis cuotas antes de presentar la quiebra y desatar un monumental juicio hipotecario. Dos años más tarde, después de descubrir el mural en las páginas del libro Mexican Muralism (publicado por Putman’s & Sons en Nueva York en 1951) y de enterarse de que el Instituto Getty había recuperado íntegros los dos murales pintados por Siqueiros en Los Angeles, un grupo de socios crea Seville S.A. y compra el lote de la casa con una sola idea en la mira: limpiar el sótano –que durante años había servido de refugio a parejas y vagabundos–, desmantelar el mural y convertirlo en una muestra itinerante. Para tal fin se contrató a Restauro –la empresa mexicana que restauraría las Galerías Pacífico– y al estudio de ingeniería Fontán Balestra y Del Carril.

 

La recuperación del mural demandó quince meses y puso en funcionamiento un despliegue de técnicas hasta entonces nunca experimentadas, mediante las cuales se cavó alrededor del sótano, se redujo el espesor de las paredes de 60 a 2 centímetros, y se lo cortó en siete partes: el mínimo en que se lo podía dividir para guardarlo en los cinco containers especialmente acondicionados. En el íntern, los socios de la empresa viajaron a la isla Robinson Crusoe, en pleno archipiélago Juan Fernández del Pacífico, donde Blanca Luz Brum había terminado poniendo una posada después de que Siqueiros partiera a la Guerra Civil Española y ella diera por terminado el supuesto affaire con Botana. En la isla, se reunieron con Beche Blum, hija y heredera de Blanca, y ella les vendió todas las cartas, bocetos, dibujos y demás papeles de Siqueiros que la dama uruguaya había acarreado a su exilio voluntario. Cuando todo esto sale a la luz, se arma un modesto revuelo mediático: en 1991 Menem estuvo a punto de firmar un decreto que declaraba al mural “de valor histórico cultural”; el diputado platense Jorge Derkos denunció que lo estaban cortando en partes símil Muro de Berlín para venderlas en San Telmo y después amplió su denuncia, afirmando que en realidad ya había sido vendido al gobierno mexicano (donde, según decía, el mural pasaría legal y automáticamente a ser propiedad del Estado); y el entonces subdirector de Cultura de la Nación, Jorge Schroeder Olivera, explicaba como podía que no era tan fácil montar una muestra itinerante, porque “hasta ahora, el mural no está registrado oficialmente (en la Comisión Nacional de Museos) por lo cual se hace muy difícil, sino imposible, realizar un control de sus movimientos”.

 

Con el asunto demorado, y casi ahorcada por las deudas, Seville vende en 1994 el mural a la empresa Dencanor S.A. por 820 mil dólares. Dos años después, Seville pidió la quiebra y –hasta donde se sabe, ya que todo el asunto se convierte en una madeja judicial de la que los abogados de las partes poco y nada dicen, amparados en el secreto de sumario–, los acreedores de Seville consiguieron medidas cautelares sobre las partes del mural que todavía no habían sido entregadas a Dencanor. Unos reclaman que el mural es la única forma de cobrarse las deudas. Los otros argumentan que compraron el mural y que desde hace seis años están perdiendo fortunas y rechazando invitaciones de Berlín, Nueva York, París y una del Museo Nacional de Arte de México a propósito del centenario del nacimiento de Siqueiros. Unos tienen la mitad del mural y los otros tienen la otra mitad. Para sacarle una foto a cualquiera de los cinco containers diseminados por Buenos Aires, se necesita una inconseguible autorización judicial. Hay tantas versiones como abogados, aunque casi todas se tocan en el mismo punto: si bien Siqueiros repitió hasta el cansancio que este mural había sido pintado sin bocetos anteriores, Chiche Gelblung tiene colgado en el living de su casa, y firmado por el autor, el único boceto que existe (Gelblung dice haberlo heredado de su abuelo, un veterano del PC en los tiempos de la visita de Siqueiros). Ésa es la historia del mural.

 

Fuente: Juan Ignacio Boido

 

Diciembre 2010:

La presidenta de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner y su par mexicano Felipe Calderón inauguraron ayer, finalmente y luego de años de problemas, el increíble mural Ejercicio plástico del artista mexicano David Alfaro Siqueiros.

 

En verdad, la inauguración fue un acto simbólico y oficial al que podía asistir un exclusivo grupo de elite: unos pocos centenares de invitados especiales que tuvieron el privilegio de ver la obra por algunos minutos. El resto del mundo podrá verlo recién en marzo o abril del año que viene, cuando la Aduana Taylor –el espacio subterráneo que está bajo la Casa Rosada y la Plaza Colón– esté reconstruida y pase a ser “Museo del Bicentenario”. “Pasa que todavía no se terminó la construcción del museo”, explicaban distintos funcionarios luego del acto oficial, “por eso no se abrirá en lo inmediato.” La obra está emplazada dentro de una enorme caja de vidrio que la protege, en medio de la sala principal de la Aduana Taylor. Los rayos del sol atraviesan tanto la caja como la sala toda, dado que el techo es transparente, y se ubica prácticamente sobre la Plaza Colón. En realidad, el mural es como una especie de cueva oscura –que conserva la forma y las ventanas del sótano de la quinta de Natalio Botana en la que fue hecho en 1933– pintado al estilo figurativo con imágenes de mujeres desnudas; y la entrada es como un pequeño embudo, que comienza con una sólida puerta de madera -podría ser algarrobo- al típico estilo casa-quinta nacional.

 

Dentro del mural-espacio, es como estar en una caverna. Fuera, es como ver una burbuja contenida en una caja de cristal.

 

Más que un mural se podría decir que lo que hizo Siquieros junto a sus ayudantes –Berni, Spilimbergo, Castagnino y Lázaro– fue intervenir todo el espacio del sótano con pintura. Porque hasta el mismo piso está pintado, es parte de la obra (por eso se puede acceder a ver el mural solamente si uno se calza unas pantuflas protectoras por sobre los zapatos).

 

Entre el público había muchos funcionarios y algunos artistas como Rogelio Polesello y Marta Minujín. También integrantes del equipo de restauración de la Fundación Tarea, la UNSAM y la UTN.

 

En el evento hablaron los presidentes. “Hoy como ayer, Siqueiros une a nuestras naciones”, mencionó durante su discurso Calderón. “La cultura nos dice que los latinoamericanos somos un solo pueblo”, agregó.

 

La presidenta Fernández de Kirchner anunció que el recorrido del futuro museo comenzará “con un mural de nuestro querido Ricardo Carpani y seguirá con el mural de Siqueiros”, comentó. “Todavía recuerdo cuando en 2007, en una visita oficial a México en la que acompañé a Néstor Kirchner”, agregó luego la presidenta, “se me acercó un grupo de artistas pidiéndome que me ocupara del mural. Quiero decirles que me ocupé.” El mural es de una enorme riqueza patrimonial a nivel mundial y de valor económico incalculable. “Todavía recuerdo el día que abrimos por primera vez los containers” (ver “Creación...), comentó a Clarín la embajadora Magdalena Faillace, quien dirigió la Comisión de Recuperación del Mural de Siqueiros del principio al fin del proyecto. “Recuerdo que hasta tenía estalactitas, debido a la humedad y las pésimas condiciones.” Lograr el objetivo de tener el mural como un bien histórico y cultural de los argentinos no fue fácil: el mural tenía causas judiciales y hasta intentaron sacarlo del país antes de que fuera declarado patrimonio (por eso estaba guardado en contenedores: sorprendieron a varias personas en el puerto con el mural seccionado y dispuesto en containers, listo para ser vendido en el exterior). Faillace, quien sabe cada detalle del proceso, cuenta: “Cuando empezamos con esto, el mural era un enfermo de urgencia al que había que recuperar rápidamente, con un decreto, para impedir que lo sacaran del país.” El difícil proceso de restauración y traslado del mural fue posible gracias a los gobiernos de Argentina y Méxicos y a los aportes de empresas privadas.

 

David Alfaro Siqueiros fuw uno de los artistas más importantes de la Latinoamérica del siglo XX. Uno de los genios que retrataron la revolución de su país. Pero este joya no es política: fue la única que pintó por amor. A Blanca Luz Brum, la mujer por la que vino a la Argentina

 

Fotos por Cortesia de Alejandro Blanco

 

Visita la Pagina Facebook y da clik en me gusta

www.facebook.com/catedralesiglesias

 

© Álbum 3063

By Catedrales e Iglesias

By Cathedrals and Churches

Par Cathédrales et Eglises

By catedrals i esglésies

Archidiócesis de Sevilla

www.iglesias-espana.blogspot.mx/

 

El templo se edificó a principios del XVII, interviniendo en la construcción el maestro de obras Juan de Segarra y el arquitecto Pedro Sánchez Falconete.

 

Fue bendecido en 1608 por D. Fernando Niño de Guevara, perteneciendo siempre a los religiosos de la Orden Carmelita.

  

Exterior del Templo

 

La portada pétrea se data en 1640 y consta de un solo cuerpo. En el dintel figura una cartela escrita en latín con la siguiente inscripción: (Dios mandó a sus ángeles para que te custodiasen en todo momento. La portada está rematada por una escultura del Ángel de la Guarda. Cierra esta fachada una reja ante un pequeño compás.

  

Interior del Templo

 

El interior, reconstruido totalmente, es de tres naves con cruceros de brazos cortos. La nave central se cubre con bóveda de cañón, mientras que las laterales lo hacen con bóveda de arista y se exornan con decoración de yeserías. En el centro del crucero se alza una gran bóveda semiesférica, cuyo centro se decora con un gran florón.

 

En el Presbiterio se erige el Retablo Mayor, que sustituye al de 1625 que había contratado Luis de Figueroa, destruido en época de la invasión francesa. El actual Retablo principal es obra Neoclásica de la primera mitad del siglo XIX. En su cuerpo central se abre un amplio camarín que alberga una buena talla de la Virgen del Carmen con niño, obra de Cristóbal Ramos del año 1780.

En esta imagen de la Virgen del Carmen se ve anudado el mundo del Barroco y el Academicismo. El primero se observa en los ropajes, que se muestran movidos, cuyos pliegues se ven favorecidos por la ductilidad de la tela encolada, material con el que están realizados; mientras que la nueva estática es patente en los rostros, como el de María, que en vez de parecer una Virgen sevillana se asemeja mas a una diosa helénica.

Con la mano izquierda María toma a su Hijo. Abre sus brazos para captar la devoción del espectador. Con su mano izquierda toma la bola del Mundo y con la diestra el escapulario. María viste hábito carmelita y Jesús túnica roja con vueltas verdes. Todo este conjunto da muestra del insigne escultor que fue Cristóbal Ramos, por su perfecta ejecución tanto desde el punto de vista formal como compositivo.

Figuran en el retablo otras esculturas que representan a Santa Teresa y San Juan de la Cruz que son de principios del XIX. En los muros laterales del presbiterio, hay unas pinturas entre las que destaca una Inmaculada que puede atribuirse a Juan del Castillo y puede fecharse hacia 1630.

En el ático luce un resplandor con el anagrama mariano junto con las esculturas de San Rafael y el Ángel de la Guarda, de Blas Molner, ejecutadas en 1792. Este conjunto se completa con dos ángeles lampadarios de la Roldana procedentes del convento Regina Angelorum.

 

Desde el muro de los pies y hacia el presbiterio en la zona de la Epístola, a la derecha según se entra, se disponen las siguientes imágenes y altares: (1) en hornacina escultura que representa a Ecce Homo del siglo XVIII. (2)A su lado se halla, dentro de una Capilla, una imagen de vestir de la Virgen del Carmen del siglo XVIII. Se encuentra sobre unas andas que son las que utiliza en su salida procesional del 17 de Julio. Imagen de gran devoción.

(3) Retablo del siglo XVIII que aloja escultura moderna de Santa Teresita de Lisieux. (4) Retablo Barroco del XVIII en el que figura en una vitrina talla moderna de San Antonio, y a los lados las efigies de San Eliseo y San Juan de la Cruz, ésta última atribuida a Francisco Antonio Gijón, realizada en 1675 aproximadamente.

(5) A media altura de esta nave derecha se encuentra un retablo moderno que sostiene magnifica imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

(6) Junto a éste se halla un retablo del último tercio del siglo XVIII, en el que se venera escultura de San Elías de Pedro Roldán, obra de 1679. (7) Cierra esta nave un retablo moderno con grupo escultórico de la misma época de la Virgen de Lourdes y Santa Bernadette.

(8)En el brazo del crucero de la nave derecha hay un retablo moderno con una monumental Inmaculada (1,95) del siglo XVIII realizada por Pedro Duque Cornejo, y fechable hacia 1743. Obra de plena madurez del maestro, que puede y debe sobresalir de su antología. Tanto la composición, el dibujo, el modelado, talla y policromía, son tares de Cornejo. Hay que destacar el valor y la calidad alcanzada por los ropajes, que se mueven de adentro a fuera provocando un genial claroscuro.

En el crucero del lado del Evangelio (o nave de la izquierda) se establecen las siguientes imágenes y altares: (1) en el brazo Retablo moderno con escultura en el centro de San José con el Niño de principios del XIX.

La flanquean las tallas de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, que se atribuye al círculo de Pedro Roldán, y otra de San Joaquín de principios del siglo XVIII.

En el centro se dispone una hornacina con una pequeña efigie del Niño Jesús del siglo XVII. El ático se decora con pintura de la Verónica. (2) Junto a este Retablo se abre la Capilla del Santísimo, justo a la derecha del Retablo Mayor.

En el interior de ella, y ante un enmascaramiento marmóreo, recibe devoción el Cristo de los Desamparados, cuya talla magnífica se atribuye a Juan Martínez Montañés, fechable en 1617 (José Hernández Díaz). También existen teorías que la atribuyen a Juan de Mesa, aunque ésta postura está menos extendida. Imagen con mucha devoción particular por parte de los feligreses. Los numerosos bancos que se sitúan enfrente de esta capilla suelen llenarse de feligreses que, en silencio y fuera de horas de misa, rezan devotamente a esta imagen de los Desamparados.

Continuando por la nave hacia los pies se contemplan las siguientes obras: (3) retablo de últimos de siglo XIX bajo la advocación de María Salus Infirmorum, con dolorosa de vestir que se atribuye a Juan de Astorga (imagen que recuerda mucho a las Vírgenes que procesionan en Semana Santa).

A sus flancos tallas de Teresa de Redi y Santa María Magdalena de Pazi, del siglo XVIII. (4) Junto a este altar enmarcamiento de mármol moderno en cuyo centro se halla una escultura de la Virgen de Fátima de la misma época.

(5) Al lado, en otro marco parecido, se venera la efigie moderna del Niño Jesús de Praga, que sale procesionalmente el 17 de Julio junto a la Virgen del Carmen de la entrada. Junto a éste se sitúa una imagen de la Virgen de Candelaria flanqueada por San Francisco y San Expedito.

(6) A los pies de la nave izquierda y dentro de un retablo neogótico se encuentra la pintura de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, una de las advocaciones mas populares y difundidas, no solo en España, sino en el resto del mundo. La difusión de su devoción se debe a los padres de la congregación del Santísimo Redentor (recordemos Iglesia de los Redentoristas). La imagen de la Virgen es copia del icono original que se venera en Roma en la casa generacional de esta orden.

(8) En el mismo retablo y delante del icono del Perpetuo Socorro se halla una pequeña imagen de María Auxiliadora, que recibe mucha devoción y ante la cual se reúnen numerosos devotos.

(9)En los muros de los pies de este mismo lado hay una hornacina con la talla moderna del Ángel de la Guarda. Finalmente, sobre los arcos de la nave central se encuentran numerosas pinturas que constituyen un amplio programa iconográfico angélico.

Si desea conocer los cuadros zurbaranescos, puede visitar el siguiente enlace: Serie de Cuadros dedicados a los Ángeles

 

Todas las imágenes se flanquean de un pequeño marco en el que se explica la advocación e historia del santo en particular. Esto último es muy interesante ya que ayuda bastante a aquellos visitantes que desconocen las imágenes aquí expuestas al culto.

Destacar por la gran devoción que levantan; el Cristo de los Desamparados, La Virgen de Candelaria, María Auxiliadora, el Sagrado Corazón , San Antonio y la Virgen del Carmen que preside la Iglesia. Llama la atención San Expedito, una pequeña imagen situada a los pies de la nave izquierda muy devocional en este templo.

 

Hermandades

La Iglesia pertenece a la Orden religiosa de los Carmelitas descalzos, y en ella se hallan la Cofradía de la Virgen del Carmen (imagen situada en la capilla de la entrada) y la Archicofradía del Niño Jesús de Praga (imagen situada a media altura de la nave izquierda).

 

Texto: José Alfonso Muriel

LA CULPA

Estudio académico #80

con Marcel Medrano

© Aurelio Monge 2013

Fotos por Cortesia de Alejandro Blanco

 

Visita la Pagina Facebook y da clik en me gusta

www.facebook.com/catedralesiglesias

 

© Álbum 3063

By Catedrales e Iglesias

By Cathedrals and Churches

Par Cathédrales et Eglises

By catedrals i esglésies

Archidiócesis de Sevilla

www.iglesias-espana.blogspot.mx/

 

El templo se edificó a principios del XVII, interviniendo en la construcción el maestro de obras Juan de Segarra y el arquitecto Pedro Sánchez Falconete.

 

Fue bendecido en 1608 por D. Fernando Niño de Guevara, perteneciendo siempre a los religiosos de la Orden Carmelita.

  

Exterior del Templo

 

La portada pétrea se data en 1640 y consta de un solo cuerpo. En el dintel figura una cartela escrita en latín con la siguiente inscripción: (Dios mandó a sus ángeles para que te custodiasen en todo momento. La portada está rematada por una escultura del Ángel de la Guarda. Cierra esta fachada una reja ante un pequeño compás.

  

Interior del Templo

 

El interior, reconstruido totalmente, es de tres naves con cruceros de brazos cortos. La nave central se cubre con bóveda de cañón, mientras que las laterales lo hacen con bóveda de arista y se exornan con decoración de yeserías. En el centro del crucero se alza una gran bóveda semiesférica, cuyo centro se decora con un gran florón.

 

En el Presbiterio se erige el Retablo Mayor, que sustituye al de 1625 que había contratado Luis de Figueroa, destruido en época de la invasión francesa. El actual Retablo principal es obra Neoclásica de la primera mitad del siglo XIX. En su cuerpo central se abre un amplio camarín que alberga una buena talla de la Virgen del Carmen con niño, obra de Cristóbal Ramos del año 1780.

En esta imagen de la Virgen del Carmen se ve anudado el mundo del Barroco y el Academicismo. El primero se observa en los ropajes, que se muestran movidos, cuyos pliegues se ven favorecidos por la ductilidad de la tela encolada, material con el que están realizados; mientras que la nueva estática es patente en los rostros, como el de María, que en vez de parecer una Virgen sevillana se asemeja mas a una diosa helénica.

Con la mano izquierda María toma a su Hijo. Abre sus brazos para captar la devoción del espectador. Con su mano izquierda toma la bola del Mundo y con la diestra el escapulario. María viste hábito carmelita y Jesús túnica roja con vueltas verdes. Todo este conjunto da muestra del insigne escultor que fue Cristóbal Ramos, por su perfecta ejecución tanto desde el punto de vista formal como compositivo.

Figuran en el retablo otras esculturas que representan a Santa Teresa y San Juan de la Cruz que son de principios del XIX. En los muros laterales del presbiterio, hay unas pinturas entre las que destaca una Inmaculada que puede atribuirse a Juan del Castillo y puede fecharse hacia 1630.

En el ático luce un resplandor con el anagrama mariano junto con las esculturas de San Rafael y el Ángel de la Guarda, de Blas Molner, ejecutadas en 1792. Este conjunto se completa con dos ángeles lampadarios de la Roldana procedentes del convento Regina Angelorum.

 

Desde el muro de los pies y hacia el presbiterio en la zona de la Epístola, a la derecha según se entra, se disponen las siguientes imágenes y altares: (1) en hornacina escultura que representa a Ecce Homo del siglo XVIII. (2)A su lado se halla, dentro de una Capilla, una imagen de vestir de la Virgen del Carmen del siglo XVIII. Se encuentra sobre unas andas que son las que utiliza en su salida procesional del 17 de Julio. Imagen de gran devoción.

(3) Retablo del siglo XVIII que aloja escultura moderna de Santa Teresita de Lisieux. (4) Retablo Barroco del XVIII en el que figura en una vitrina talla moderna de San Antonio, y a los lados las efigies de San Eliseo y San Juan de la Cruz, ésta última atribuida a Francisco Antonio Gijón, realizada en 1675 aproximadamente.

(5) A media altura de esta nave derecha se encuentra un retablo moderno que sostiene magnifica imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

(6) Junto a éste se halla un retablo del último tercio del siglo XVIII, en el que se venera escultura de San Elías de Pedro Roldán, obra de 1679. (7) Cierra esta nave un retablo moderno con grupo escultórico de la misma época de la Virgen de Lourdes y Santa Bernadette.

(8)En el brazo del crucero de la nave derecha hay un retablo moderno con una monumental Inmaculada (1,95) del siglo XVIII realizada por Pedro Duque Cornejo, y fechable hacia 1743. Obra de plena madurez del maestro, que puede y debe sobresalir de su antología. Tanto la composición, el dibujo, el modelado, talla y policromía, son tares de Cornejo. Hay que destacar el valor y la calidad alcanzada por los ropajes, que se mueven de adentro a fuera provocando un genial claroscuro.

En el crucero del lado del Evangelio (o nave de la izquierda) se establecen las siguientes imágenes y altares: (1) en el brazo Retablo moderno con escultura en el centro de San José con el Niño de principios del XIX.

La flanquean las tallas de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, que se atribuye al círculo de Pedro Roldán, y otra de San Joaquín de principios del siglo XVIII.

En el centro se dispone una hornacina con una pequeña efigie del Niño Jesús del siglo XVII. El ático se decora con pintura de la Verónica. (2) Junto a este Retablo se abre la Capilla del Santísimo, justo a la derecha del Retablo Mayor.

En el interior de ella, y ante un enmascaramiento marmóreo, recibe devoción el Cristo de los Desamparados, cuya talla magnífica se atribuye a Juan Martínez Montañés, fechable en 1617 (José Hernández Díaz). También existen teorías que la atribuyen a Juan de Mesa, aunque ésta postura está menos extendida. Imagen con mucha devoción particular por parte de los feligreses. Los numerosos bancos que se sitúan enfrente de esta capilla suelen llenarse de feligreses que, en silencio y fuera de horas de misa, rezan devotamente a esta imagen de los Desamparados.

Continuando por la nave hacia los pies se contemplan las siguientes obras: (3) retablo de últimos de siglo XIX bajo la advocación de María Salus Infirmorum, con dolorosa de vestir que se atribuye a Juan de Astorga (imagen que recuerda mucho a las Vírgenes que procesionan en Semana Santa).

A sus flancos tallas de Teresa de Redi y Santa María Magdalena de Pazi, del siglo XVIII. (4) Junto a este altar enmarcamiento de mármol moderno en cuyo centro se halla una escultura de la Virgen de Fátima de la misma época.

(5) Al lado, en otro marco parecido, se venera la efigie moderna del Niño Jesús de Praga, que sale procesionalmente el 17 de Julio junto a la Virgen del Carmen de la entrada. Junto a éste se sitúa una imagen de la Virgen de Candelaria flanqueada por San Francisco y San Expedito.

(6) A los pies de la nave izquierda y dentro de un retablo neogótico se encuentra la pintura de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, una de las advocaciones mas populares y difundidas, no solo en España, sino en el resto del mundo. La difusión de su devoción se debe a los padres de la congregación del Santísimo Redentor (recordemos Iglesia de los Redentoristas). La imagen de la Virgen es copia del icono original que se venera en Roma en la casa generacional de esta orden.

(8) En el mismo retablo y delante del icono del Perpetuo Socorro se halla una pequeña imagen de María Auxiliadora, que recibe mucha devoción y ante la cual se reúnen numerosos devotos.

(9)En los muros de los pies de este mismo lado hay una hornacina con la talla moderna del Ángel de la Guarda. Finalmente, sobre los arcos de la nave central se encuentran numerosas pinturas que constituyen un amplio programa iconográfico angélico.

Si desea conocer los cuadros zurbaranescos, puede visitar el siguiente enlace: Serie de Cuadros dedicados a los Ángeles

 

Todas las imágenes se flanquean de un pequeño marco en el que se explica la advocación e historia del santo en particular. Esto último es muy interesante ya que ayuda bastante a aquellos visitantes que desconocen las imágenes aquí expuestas al culto.

Destacar por la gran devoción que levantan; el Cristo de los Desamparados, La Virgen de Candelaria, María Auxiliadora, el Sagrado Corazón , San Antonio y la Virgen del Carmen que preside la Iglesia. Llama la atención San Expedito, una pequeña imagen situada a los pies de la nave izquierda muy devocional en este templo.

 

Hermandades

La Iglesia pertenece a la Orden religiosa de los Carmelitas descalzos, y en ella se hallan la Cofradía de la Virgen del Carmen (imagen situada en la capilla de la entrada) y la Archicofradía del Niño Jesús de Praga (imagen situada a media altura de la nave izquierda).

 

Texto: José Alfonso Muriel

Fotos por Cortesia de Alejandro Blanco

 

Visita la Pagina Facebook y da clik en me gusta

www.facebook.com/catedralesiglesias

 

© Álbum 3063

By Catedrales e Iglesias

By Cathedrals and Churches

Par Cathédrales et Eglises

By catedrals i esglésies

Archidiócesis de Sevilla

www.iglesias-espana.blogspot.mx/

 

El templo se edificó a principios del XVII, interviniendo en la construcción el maestro de obras Juan de Segarra y el arquitecto Pedro Sánchez Falconete.

 

Fue bendecido en 1608 por D. Fernando Niño de Guevara, perteneciendo siempre a los religiosos de la Orden Carmelita.

  

Exterior del Templo

 

La portada pétrea se data en 1640 y consta de un solo cuerpo. En el dintel figura una cartela escrita en latín con la siguiente inscripción: (Dios mandó a sus ángeles para que te custodiasen en todo momento. La portada está rematada por una escultura del Ángel de la Guarda. Cierra esta fachada una reja ante un pequeño compás.

  

Interior del Templo

 

El interior, reconstruido totalmente, es de tres naves con cruceros de brazos cortos. La nave central se cubre con bóveda de cañón, mientras que las laterales lo hacen con bóveda de arista y se exornan con decoración de yeserías. En el centro del crucero se alza una gran bóveda semiesférica, cuyo centro se decora con un gran florón.

 

En el Presbiterio se erige el Retablo Mayor, que sustituye al de 1625 que había contratado Luis de Figueroa, destruido en época de la invasión francesa. El actual Retablo principal es obra Neoclásica de la primera mitad del siglo XIX. En su cuerpo central se abre un amplio camarín que alberga una buena talla de la Virgen del Carmen con niño, obra de Cristóbal Ramos del año 1780.

En esta imagen de la Virgen del Carmen se ve anudado el mundo del Barroco y el Academicismo. El primero se observa en los ropajes, que se muestran movidos, cuyos pliegues se ven favorecidos por la ductilidad de la tela encolada, material con el que están realizados; mientras que la nueva estática es patente en los rostros, como el de María, que en vez de parecer una Virgen sevillana se asemeja mas a una diosa helénica.

Con la mano izquierda María toma a su Hijo. Abre sus brazos para captar la devoción del espectador. Con su mano izquierda toma la bola del Mundo y con la diestra el escapulario. María viste hábito carmelita y Jesús túnica roja con vueltas verdes. Todo este conjunto da muestra del insigne escultor que fue Cristóbal Ramos, por su perfecta ejecución tanto desde el punto de vista formal como compositivo.

Figuran en el retablo otras esculturas que representan a Santa Teresa y San Juan de la Cruz que son de principios del XIX. En los muros laterales del presbiterio, hay unas pinturas entre las que destaca una Inmaculada que puede atribuirse a Juan del Castillo y puede fecharse hacia 1630.

En el ático luce un resplandor con el anagrama mariano junto con las esculturas de San Rafael y el Ángel de la Guarda, de Blas Molner, ejecutadas en 1792. Este conjunto se completa con dos ángeles lampadarios de la Roldana procedentes del convento Regina Angelorum.

 

Desde el muro de los pies y hacia el presbiterio en la zona de la Epístola, a la derecha según se entra, se disponen las siguientes imágenes y altares: (1) en hornacina escultura que representa a Ecce Homo del siglo XVIII. (2)A su lado se halla, dentro de una Capilla, una imagen de vestir de la Virgen del Carmen del siglo XVIII. Se encuentra sobre unas andas que son las que utiliza en su salida procesional del 17 de Julio. Imagen de gran devoción.

(3) Retablo del siglo XVIII que aloja escultura moderna de Santa Teresita de Lisieux. (4) Retablo Barroco del XVIII en el que figura en una vitrina talla moderna de San Antonio, y a los lados las efigies de San Eliseo y San Juan de la Cruz, ésta última atribuida a Francisco Antonio Gijón, realizada en 1675 aproximadamente.

(5) A media altura de esta nave derecha se encuentra un retablo moderno que sostiene magnifica imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

(6) Junto a éste se halla un retablo del último tercio del siglo XVIII, en el que se venera escultura de San Elías de Pedro Roldán, obra de 1679. (7) Cierra esta nave un retablo moderno con grupo escultórico de la misma época de la Virgen de Lourdes y Santa Bernadette.

(8)En el brazo del crucero de la nave derecha hay un retablo moderno con una monumental Inmaculada (1,95) del siglo XVIII realizada por Pedro Duque Cornejo, y fechable hacia 1743. Obra de plena madurez del maestro, que puede y debe sobresalir de su antología. Tanto la composición, el dibujo, el modelado, talla y policromía, son tares de Cornejo. Hay que destacar el valor y la calidad alcanzada por los ropajes, que se mueven de adentro a fuera provocando un genial claroscuro.

En el crucero del lado del Evangelio (o nave de la izquierda) se establecen las siguientes imágenes y altares: (1) en el brazo Retablo moderno con escultura en el centro de San José con el Niño de principios del XIX.

La flanquean las tallas de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, que se atribuye al círculo de Pedro Roldán, y otra de San Joaquín de principios del siglo XVIII.

En el centro se dispone una hornacina con una pequeña efigie del Niño Jesús del siglo XVII. El ático se decora con pintura de la Verónica. (2) Junto a este Retablo se abre la Capilla del Santísimo, justo a la derecha del Retablo Mayor.

En el interior de ella, y ante un enmascaramiento marmóreo, recibe devoción el Cristo de los Desamparados, cuya talla magnífica se atribuye a Juan Martínez Montañés, fechable en 1617 (José Hernández Díaz). También existen teorías que la atribuyen a Juan de Mesa, aunque ésta postura está menos extendida. Imagen con mucha devoción particular por parte de los feligreses. Los numerosos bancos que se sitúan enfrente de esta capilla suelen llenarse de feligreses que, en silencio y fuera de horas de misa, rezan devotamente a esta imagen de los Desamparados.

Continuando por la nave hacia los pies se contemplan las siguientes obras: (3) retablo de últimos de siglo XIX bajo la advocación de María Salus Infirmorum, con dolorosa de vestir que se atribuye a Juan de Astorga (imagen que recuerda mucho a las Vírgenes que procesionan en Semana Santa).

A sus flancos tallas de Teresa de Redi y Santa María Magdalena de Pazi, del siglo XVIII. (4) Junto a este altar enmarcamiento de mármol moderno en cuyo centro se halla una escultura de la Virgen de Fátima de la misma época.

(5) Al lado, en otro marco parecido, se venera la efigie moderna del Niño Jesús de Praga, que sale procesionalmente el 17 de Julio junto a la Virgen del Carmen de la entrada. Junto a éste se sitúa una imagen de la Virgen de Candelaria flanqueada por San Francisco y San Expedito.

(6) A los pies de la nave izquierda y dentro de un retablo neogótico se encuentra la pintura de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, una de las advocaciones mas populares y difundidas, no solo en España, sino en el resto del mundo. La difusión de su devoción se debe a los padres de la congregación del Santísimo Redentor (recordemos Iglesia de los Redentoristas). La imagen de la Virgen es copia del icono original que se venera en Roma en la casa generacional de esta orden.

(8) En el mismo retablo y delante del icono del Perpetuo Socorro se halla una pequeña imagen de María Auxiliadora, que recibe mucha devoción y ante la cual se reúnen numerosos devotos.

(9)En los muros de los pies de este mismo lado hay una hornacina con la talla moderna del Ángel de la Guarda. Finalmente, sobre los arcos de la nave central se encuentran numerosas pinturas que constituyen un amplio programa iconográfico angélico.

Si desea conocer los cuadros zurbaranescos, puede visitar el siguiente enlace: Serie de Cuadros dedicados a los Ángeles

 

Todas las imágenes se flanquean de un pequeño marco en el que se explica la advocación e historia del santo en particular. Esto último es muy interesante ya que ayuda bastante a aquellos visitantes que desconocen las imágenes aquí expuestas al culto.

Destacar por la gran devoción que levantan; el Cristo de los Desamparados, La Virgen de Candelaria, María Auxiliadora, el Sagrado Corazón , San Antonio y la Virgen del Carmen que preside la Iglesia. Llama la atención San Expedito, una pequeña imagen situada a los pies de la nave izquierda muy devocional en este templo.

 

Hermandades

La Iglesia pertenece a la Orden religiosa de los Carmelitas descalzos, y en ella se hallan la Cofradía de la Virgen del Carmen (imagen situada en la capilla de la entrada) y la Archicofradía del Niño Jesús de Praga (imagen situada a media altura de la nave izquierda).

 

Texto: José Alfonso Muriel

De Lima sus tejados... "Vista de la cúpula del edificio del Diario El Comercio desde un tercer piso. El estilo de la construcción fue influido por el academicismo francés predominante en el siglo 18. Tambien se ven las antiguas torres del templo Jesuita de San Pedro, sus curiosas torres de madera de definido estilo gótico fueron hechas en 1896 y después del terremoto de mayo de 1940 ,quedaron muy dañadas y bajo la intervención del arquitecto Héctor Velarde, se cambiaron a como las vemos hoy .Mas alla divisamos las torres de San Francisco ,de la Catedral y el tutelar San Cristóbal.

 

Foto: Archivo diario el Comercio. #DatosdeLima"

  

Nota: al fondo, a la derecha, se aprecia la iglesia de San Pedro en la época en que sus torres fueron cambiadas a un estilo "neogótico"; detrás de la cúpula asoma el cerro San Cristóbal.

Imagen y texto entrecomillado gentilmente compartidos por "Datos de Lima" en Facebook (19/5/2017)

 

www.facebook.com/datosdelima/photos/a.425470687660165.107...

1 3 4 5 6 7 ••• 13 14