new icn messageflickr-free-ic3d pan white
As Catedrais | by Jose Luis Mieza Photography
Back to group

As Catedrais

Mágica, rotunda, desbordante, monumental. Así es As Catedrais, una playa de arena blanca y aguas límpidas nacida para causar admiración. Las enormes rocas que se distribuyen por su arenal han creado una auténtica catedral natural al borde del mar, que la fuerza del agua, el viento y la lluvia han modelado a su antojo en los acantilados. El resultado es un paisaje de cúpulas, cruceros, espadañas y arbotantes que transmiten la sensación de haber sido trabajadas por la mano del hombre. La grandeza de las rocas que se elevan con formas caprichosas sobre las aguas contrasta con las reducidas dimensiones de esta playa, cuyo nombre original es Augas Santas Carricela: apenas 320 metros de largo por 10 de media de ancho. El mirador del acantilado, en un entorno de prados, ofrece la mejor vista de la playa, más apta para la contemplación que para tomar el sol y bañarse. Pero si lo que se quiere es admirar su belleza en toda su intensidad hay que descender a la arena. La intensa erosión ejercida por el mar ha originado entrantes y salientes en la roca, dando lugar a pasadizos, grandes arcos rocosos, grutas donde se refugian gaviotas y cormoranes, islotes alineados y oquedades por las que penetra el agua para formar pequeños lagos interiores. Tan singular espectáculo tiene sus horas contadas, sólo dura las tres horas y media en que rige la marea baja, una semana por la mañana y la siguiente por la tarde. En invierno, la visión es, si cabe, aún más sobrecogedora, cuando se observa cómo los chorros de espuma entran en las cuevas y salen despedidos por los arcos de la catedral. Una vez que la playa desaparece, el viajero puede seguir admirando, en el camino a Ribadeo, las magníficas playas de As Illas y Os Castros.

 

In Wordpress In Blogger photo.net/photos/Reinante/ In Onexposure

9,366 views
5 faves
69 comments
Taken on April 21, 2008