new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Free | by Pilar Azaña Talán 
Back to photostream

Free

Todos los derechos reservados - All rights reserved - copyright © Pilar Azaña Talán

 

Mi Libre Canto

 

Campos encarnados llenos de amapolas moviéndose al compás del viento, sintiéndose libres como el signo de Sagitario.

Las flechas del arquero se sentirán cautivadas por el embrujo que se desprende de la fragilidad de esta cautivadora y pasional flor roja.

Morfeo, dios del sueño, era representado llevando esta flor. De aquí que la amapola sea símbolo del sueño.

Quizá por su parentesco con la adormidera, los sueños en que aparecen las amapolas suelen presagiar un pronto consuelo del dolor, tanto del cuerpo como del alma.

Su nombre también está muy ligado en la mitología a Deméter y Perséfone, hija de Zeus.

Un día Perséfone estaba en un campo recogiendo amapolas, de repente se abrió la tierra ante sus pies y apareció Hades, dios del mundo subterráneo, y la llevó consigo para hacerla su mujer por la fuerza. Su madre Deméter salió en su busca y prohibió a la tierra producir ningún fruto hasta no encontrarla.

Zeus, al ver lo que estaba ocurriendo, ordenó que Perséfone pasara seis meses con Hades y otros seis con su madre.

A partir de entonces, la tierra duerme durante la ausencia de Perséfone, y se despierta con la llegada de la primavera al regresar con su madre.

26,828 views
182 faves
1,336 comments
Taken on May 22, 2010