new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Estatua colosal del Emperador Trajano procedente de Baelo Claudia. Museo de Cádiz. | by Pedro y Sergio
Back to photostream

Estatua colosal del Emperador Trajano procedente de Baelo Claudia. Museo de Cádiz.

Escultura recuperada en las excavaciones llevadas a cabo en la zona de la basílica de Baelo Claudia. Provincia de Cádiz.La cabeza apareció separada del cuerpo, situada a sus pies. Ambas piezas estaban en buen estado de conservación, faltando los antebrazos, y con algunos desperfectos en los pies y la nariz. Ocupaba un lugar destacado en el intercolumnio central de la basílica, justo delante de la tribuna de los magistrados, presidiendo los actos públicos que se celebraban en el citado edificio. El cuerpo y la cabeza tienen distintos orígenes y cronología, aunque en su momento formaron una única estatua. El cuerpo, que representa a un togado, con los pliegues poco trabajados y apoyado en una cornucopia, es posible que sea obra de un escultor local. La cabeza está realizada en mármol de Carrara y podría ser obra de algún taller oficial de la misma Roma. Se elaboró reutilizando una cabeza de Domiciano, y sigue los rasgos típicos del retrato oficial creado con motivo del ascenso al poder de Trajano en el año 98 d.C.. Está datada en los años 98 a 117 d.C.

  

La antigua ciudad romana de Baelo Claudia está situada en la Ensenada de Bolonia, en la pedanía tarifeña de Bolonia a unos 22 km al noroeste de la ciudad de Tarifa, en la provincia de Cádiz (España) dentro del actual Parque Natural del Estrecho.

 

La ciudad nace a finales del siglo II a. C. sobre un asentamiento fenicio-púnico más antiguo (Bailo, Baelokun), y su existencia está muy relacionada con el comercio con el norte de África (era el principal puerto marítimo que enlazaba con la ciudad de Tánger en Marruecos). Es posible que Baelo Claudia tuviera algunas funciones de centro administrativo, pero la pesca, la industria de salazón y el garum (una salsa derivada del mismo) fueron las principales fuentes de riqueza. El emperador romano Claudio le concedió el rango de municipium (municipio romano).

 

La vida de estas poblaciones alcanzó pleno esplendor entre los siglos I a. C. y II d. C., iniciándose su decadencia a partir de segunda mitad del siglo II, cuando un gran maremoto arrasó gran parte de la ciudad. A sus desastrosos efectos se sumaron la crisis del siglo III y las incursiones de hordas de piratas, fundamentalmente mauritanos y germanos. Aunque experimentó un ligero rebrote en el siglo III, la ciudad fue abandonada definitivamente en el siglo VII.

 

En el yacimiento se conservan los elementos más representativos que constituían la esencia de una ciudad romana; ésta contaba con

 

* una cerca o muralla, reforzada con más de cuarenta torres de vigía, se conservan las puertas principales de la ciudad, la que se dirigía a Gades, al oeste, y la que se dirigía a Carteia (San Roque), hacia el Este, exístía una tercera puerta situada al norte de la ciudad, denominada Puerta de Asido.

* edificios de carácter administrativo como la curia (senado local) o el archivo municipal,

* una plaza pública (foro),

* un palacio de justicia (basílica judicial), situado en el foro frente a los templos, tiene planta rectangular y mide 19,5 por 35,5 metros, estaba presidida por una estatua del emperador Trajano de más de tres metros de altura.

* cuatro templos: Tres dedicados a cada uno de los componentes de la Tríada capitolina (Júpiter, Juno y Minerva) y uno dedicado a la diosa egipcia Isis, relacionado al culto isíaco en la península, descubierto recientemente por un grupo de arquéologos del histdeutsch. Una disposición similar sólo ha sido hallada en la ciudad de Sbeitla en Túnez.

* También pueden verse restos de las tiendas (tabernae), el mercado (macellum), las termas (termae) y el teatro.

 

Mercado de Baelo.

 

El abastecimiento de agua de la ciudad se realizaba por medio de tres acueductos. También puede apreciarse la zona industrial con restos de las instalaciones para la fabricación del garum, calles, acueductos, restos del sistema de alcantarillado, etc. En ningún otro yacimiento romano de la Península Ibérica es posible extraer tras la visita una visión tan completa del urbanismo romano como en Baelo Claudia. En esto radica su principal interés, destacado también por el espectacular paisaje que rodea a la ciudad.

 

4,351 views
2 faves
12 comments
Taken on December 24, 2005