new icn messageflickr-free-ic3d pan white
ABANICOS DE MAR, LICMOPHORA FLABELLATA, PLAYA DE BALEA | by PROYECTO AGUA** /** WATER PROJECT
Back to photostream

ABANICOS DE MAR, LICMOPHORA FLABELLATA, PLAYA DE BALEA

En Biodiversidad virtual y también en Twiter

*

*

Sobre los abanicos pardos de Laminaria, Licmophora se abre en otros verdes e invisibles de varillas de cristal, y suavemente, como un masaje de ida y vuelta que acariciase a las olas al ritmo de su latido, recoge el brillo que el Sol derrama sobre las aguas y que ella, transforma en vida. Quizá también por la noche, mecida por esas olas, sobre las ondas pardas de Laminaria, sueñe con un mar limpio, del que pueda beber la luz de las estrellas, siempre acariciando al mar bajo sus rizos.

 

La diatomea Licmophora flabellata crece bajo las aguas de sal y olas en praderas de abanicos sobre los campos inmensos de otras algas rojas y pardas, haciendo crecer campos sobre los campos. En el extremo de unos delicados tallos aplastados de gelatina, ligeramente labrados y transparentes, se disponen una a una sus varillas estrechas de cristal, peinadas en surcos finos y pintadas de verde y pardo.

 

Con frecuencia, si el oleaje no rompe junto a la orilla, estos abanicos vivos, mantienen su estructura perfecta y semicircular que se articula suavemente sobre su base, pero el paso del tiempo y los temporales van deshaciéndolos como a muñecos de paja y una a una, las varillas de su cuerpo son despedidas por el viento acuático, y obligadas a navegar solitarias sembrarán nuevas praderas.

 

Las especies del género Licmophora presentan un característico contorno triangular en vista pleural, que se convierte en una silueta en forma de clavo si se observan en posición valvar. Ésta de hoy Licmophora flabellata es una de las de mayor longitud y cuerpo más estrecho, puede llegar a alcanzar hasta trescientas micras de longitud. Generalmente vive en los fondos poco profundos cerca de la orilla tapizando el lecho del mar y acompañando a otras algas filamentosas y laminares rojas y pardas.

 

Licmophora flabellata parece ser especie cosmopolita y de morfología bastante variable, el líquido gelatinoso segregado por el ápice de cada individuo deja un rastro sólido, marcado por pequeños surcos en cuyo extremo se disponen las células ligeramente adheridas, este "tallo" mucilaginoso las sujeta al fondo e impide que sean arrastradas por la corriente, al mismo tiempo que permite que se muevan como un abanico en el agua al ritmo de las olas, lo que permite, su cambio de posición y que lleguen a alcanzar con estos movimientos una disposición casi parelela a la superficie del agua, al ritmo del oleaje. Todo ello permite el que puedan captar de una manera más eficiente la luz del Sol.

 

Las valvas de esta especie son estrechamente clavadas y planas, se extienden muy gradualmente desde el polo del pie algo capitado, al polo de la cabeza, que es ampliamente redondeado. Las células tienen una forma de cuña muy estrecha en la vista pleural y se asocian formando estos conjuntos bellos de abanicos de cristal

 

La fotografías que mostramos, realizadas a 400 aumentos con la técnica de contraste de fase y de interferencia, se han tomado sobre una muestra de recogida a 2 metros de profundidad, sobre la superficie de laminarias, en la playa de Balea en la costa de la ría de Arousa el día 28 de agosto de 2018, en San Vicente do mar.

 

Más información

 

2,450 views
12 faves
3 comments
Taken on August 28, 2018