new icn messageflickr-free-ic3d pan white
BURBUJAS PARA CYMBELLA CUSPIDATA, TURBERAS DE CANENCIA | by PROYECTO AGUA** /** WATER PROJECT
Back to group

BURBUJAS PARA CYMBELLA CUSPIDATA, TURBERAS DE CANENCIA

*

En Biodiversidad virtual

 

y también en Twiter

*

En las diatomeas navegantes como Cymbella las gotitas de aceite son burbujas de oro para su vida. Le permiten flotar entre dos aguas, haciendo globo liviano su nave de cristal. Así se puede deslizar de puntillas sobre los fondos poco profundos, y asomarse levitando entre las junglas de algas y las montañas de grumos para tomar la luz del sol, aupada por las burbujas.

 

En vista valvar Cymbella suele presentar forma de cruasán, unas veces fina y recortada casi como una uña de cuarto creciente, otras veces, como en esta Cymbella cuspitada, los contornos son más anchos y casi semicirculares, con un borde regularmente curvado en arco y otro casi recto. En Cymbella cuspitada además los extremos se prolongan en una pequeña protuberancia en forma de bulbo que puede tener una anchura variable.

 

Aunque Cymbella cuspitada no es una diatomea muy común, se encuentra en algunas turberas y entre aguas ácidas y se puede confundir con relativa facilidad con Cymbella ehrenbergii de mayor tamaño y con unas estriaciones en las que se aprecian las punteaduras que les dan forma. Cymbella cuspitada apenas alcanza las 80 micras de longitud y puede presentar entre 9 y 11 surcos en cada 10 micras, siempre dispuestos de forma radial desde el centro a la periferia, en los que no se aprecian las punteaduras.

 

A las diatomeas del género Cymbella les gusta mucho la compañía, pero no cualquier compañía. Casi siempre buscan la superficie de plantas acuáticas para fijarse sobre ellas mediante un pedúnculo gelatinoso, ramificado o no, que remata en ellas, imitando a una diminuta flor sumergida de cristal. Con el tiempo, las diatomeas se pueden desprender del extremo de esos tallos y desgranándose se liberan iniciando su vida de navegantes, como lo hecho hoy Cymbella cuspitada, que en esta navegación carga en su popa y en su proa un tesoro de pequeñas perlas doradas, pequeñas gotitas de aceite que la adornan como joya y que aligeran el peso de su navío de cristal. De este modo Cymbella cuspidata, con esta carga dorada, navega más ligera sobre los fondos del agua.

 

Cymbella cuspidata es una especie poco común que se ha citado pocas veces en la Península Ibérica, casi siempre en el cuadrante nororiental y que se señala desde aquí como novedad para el Sistema Central y Madrid. Sus valvas son elípticas, anchas, claramente más abombadas por el borde dorsal que por el ventral y con extremos algo agudos o redondeados. El tamaño de esta diatomea oscila entre las 40 y 100 micras de longitud y las 14 a 28 micras de anchura, con una ornamentación de estrías punteadas, poco visibles y de disposición ligeramente radial.

 

Se trata de una especie cosmpolita que vive sobre los fondos, generalmente asociada a la vegetación acuática y que hoy, acompañada de una ameba del género Cochiopodium, ha sido fotografiada en vivo a 400 aumentos empleando la técnica de contraste de interferencia. Procede de una muestra de agua recogida el día 25 de noviembre por Sara Navarro y Ajo Fernández en las turberas de Canencia en la Sierra de Guadarrama por donde navega entre junglas espesas de esfagnos y algas en busca del Sol.

1,512 views
14 faves
10 comments
Taken on December 11, 2017