new icn messageflickr-free-ic3d pan white
EL TARDÍGRADO QUE TAMBIÉN QUISO IR AL ESPACIO | by PROYECTO AGUA** /** WATER PROJECT
Back to photostream

EL TARDÍGRADO QUE TAMBIÉN QUISO IR AL ESPACIO

De paso lento, -es lo que su nombre significa- pero seguro, sus ocho patas se mueven con pereza, como queriendo despertar arañando el agua; así hasta que encuentran el filamento de un alga o la hoja verde de un musgo, es entonces, sobre terreno firme, cuando sus garfios se afianzan para proceder a la rutina del mantenimiento diario. Con su pequeño "hocico" afilado, Pseudobiotus, abre una pequeña ventana circular en la pared del alga o del musgo que encuentra y absorbe su verde contenido ayudándose de los potentes músculos de la faringe que actúan como una bomba de succión.

Los tardígrados siempre han llamado la atención de los naturalistas desde que fueran descubiertos por Goeze a finales del siglo XVIII; los bautizó como "Kleiner Wasser Bären" ositos de agua, por sus movimientos y apariencia, aunque con el doble de patas que un oso de verdad.

Casi tan resistentes como las cianobacterias pueden vivir en cualquier tipo de ambiente, dentro del agua, sobre la nieve, entre el tapiz acolchado y fresco de los musgos...y a pesar de su apariencia rechoncha y blanda son capaces de resitir como una roca temperaturas de hasta 272ºC bajo cero sin ningún abrigo especial y hasta casi 150ºC sin refrigeración. Pueden vivir durmiendo prácticamente desecados durante más de doscientos años para volver a la vida, como si hubiese sido ayer. La Agencia Espacial Europea los ha enviado a hacer turismo como astronautas y no precisamente en un viaje de placer. En el espacio y sin traje espacial ni escafandra, han estado expuestos a radiaciones cósmicas 1000 veces más intensas que las que llegan a la Tierra, sin oxígeno y casi sometidos al cero absoluto (-273ºC), nosotros, no hubiésemos resitido ni una fracción de segundo, pero ellos han vuelto como si nada, se han desperezado con su paso lento y hasta han tenido la ocasión de tener una descendencia tan dura como ellos mismos, quizá para contar a estos hijos la aventura de un viaje espacial.

Pseudobiotus es un tardígrado acuático que se alimenta de algas y aunque todavía no ha viajado al espacio sí lo ha hecho navegando por el río del espectacular hayedo de Tobía en La Rioja.

La fotografía, tomada a 400 aumentos ha sido realizada con la técnica de contraste de interferencia y procede de las muestras recogidas hace un par de días en las aguas del río Tobía.

 

Con nuestra gratitud para Antonio Martínez Ron por la reseña incluida en su excelente blog Fogonazos de nuestra galería...y también a Paul por su referencia en www.dataisnature.com/ y por su magnífica galería

 

Puedes tener otra infomación en la exposición LA VIDA OCULTA DEL AGUA

 

Y en este catálogo

 

También en la galería de Fotolog

 

Y nuestro granito de arena por la

Paz

12,930 views
22 faves
21 comments
Taken on May 26, 2009