new icn messageflickr-free-ic3d pan white
CASTILLO DE URUEÑA | by mel . li
Back to group

CASTILLO DE URUEÑA

La historia de esta villa nos traslada hasta los primeros asentamientos vacceos, fue romanizada a principios de nuestra era y cristianizada sobre el siglo X. Fue cabeza de Infantado de Valladolid en los siglos XII al XIV.

 

El lugar donde está ubicada la villa, dominando estratégicamente el valle fue muy atractivo para los primeros asentamientos. Se cree que su topónimo es una voz heredada de sus primeros habitantes, los vacceos: Ur-Uru (zona de aguas) y Anna-Eneas (hermana). En la ladera del cerro donde se asienta la villa existe desde la antigüedad un manantial de aguas limpias del que se fue surtiendo la población a lo largo de los siglos. A mediados del siglo XX se construyó dentro del pueblo una fuente con la traída de agua de dicho manantial, para facilitar el aprovisionamiento a los vecinos.

 

Los romanos llegaron a estas tierras hacia el año 1 a. C. Por el término pasaba una vía de unión entre Palencia y Zamora, vía de la Toresana, donde quedan restos de la calzada y de un puente.

 

En la Edad Media, con el rey Sancho II de Castilla (Sancho el Fuerte), la villa fue cabeza del Infantado de Valladolid . Su hermana Doña Urraca cuidó y habitó el feudo. Más tarde, Alfonso VII concedió a su hermana Sancha Raimúndez el Infantado de Valladolid, con el dominium de las villas de Medina de Rioseco, Castromonte y Urueña, las tres en plena frontera de los reinos de León y de Castilla, que en el reinado de este rey estaban unidos. En 1157 murió Alfonso VII, dividiendo de nuevo los reinos: dejó León a su hijo Fernando II y Castilla a su otro hijo Sancho III el Deseado, que fue quien fortificó la plaza de Urueña en vista de la nueva división. Sancho III reinó tan sólo un año, le sucedió Alfonso VIII de Castilla que era solo un niño, pero el Infantado de Valladolid pasó a la jurisdicción de Fernando II de León que sintiéndose perjudicado por el testamento de Alfonso VII aprovecho la minoría de Alfonso VIII para hacerse con estas tierras. Cuando Alfonso VIII alcanzó la mayoría de edad, hizo la guerra contra Fernando II forzando un tratado de paz en Medina de Rioseco, que restauraba las fronteras entre ambos reinos tal como había dejado Alfonso VII en su testamento. Después de este tratado volvieron las rencillas entre ambos monarcas que hubieron de hacer otro tratado de paz, el llamado Tratado de Fresno-Lavandera en el que se enumeran los lugares que debían pertenecer a cada reino, quedando Urueña dentro del reino de Castilla. Durante los reinados siguientes, la villa de Urueña se mantendría como punto crucial de frontera entre los dos reinos.

 

En el siglo XV, el rey Juan II donó la villa a don Pedro Girón, mayordomo y favorito del príncipe y futuro rey Enrique IV.

 

En 1876, la villa sufrió un terrible incendio que destruyó medio pueblo. El Ayuntamiento quedó totalmente devastado y con él todos los archivos. Recientemente, en los últimos años del siglo XX y primeros del XXI, la villa ha dado un gran cambio en su aspecto, estructura y calidad de vida. Las calles están pavimentadas, las casas y algún palacio reconstruidos y el castillo que sirve como cementerio, está siendo restaurado y ajardinado en el año 2005. Cuenta además con una vida cultural muy interesante, gracias a los distintos museos que se han ido abriendo al amparo del más importante de todos que es el Museo Etnológico y ubicado en una casa reconstruida del siglo XVI.

CastilloCon torre del homenaje cuadrada y tubos en las esquinas. Está bastante arruinado y ha servido durante muchos años como cementerio. Cuando se edificó fue una fortaleza muy importante pues formaba línea fronteriza entre los reinos de Castilla y León, división que había llevado a cabo a mediados del siglo XII el rey Alfonso VII de Castilla. Aquí vivieron personajes importantes de la historia de España. Fue la mansión habitual de doña María de Padilla, amante de Pedro I el Cruel. Otros estuvieron prisioneros como la princesa de Portugal doña Beatriz, que más tarde casó con Pero Niño, señor de Cigales (Valladolid). El conde de Urgel Jaime II, derrotado en el Compromiso de Caspe y militarmente en Balaguer, fue juzgado y traído prisionero por don Fernando de Antequera. La leyenda cuenta que el huésped prisionero más famoso fue el conde castellano Pedro Vélez, al ser sorprendido en amoríos dentro del recinto con una prima carnal del rey Sancho III el Deseado. Un romance cuenta la historia completa, con estrofas tan descriptivas como ésta:

 

que el conde don Pedro Vélez

en el palacio fue hallado

con una prima carnal

del rey Sancho el Deseado,

las calzas a la rodilla

y el jubón desabrochado…

 

y para escuchar:

youtu.be/10W6xI_fS7E

13,470 views
254 faves
650 comments
Taken on April 5, 2012