cotidianidades-aereas-abduccion

Caminaba tranquilo por el parque cuando sintió una fuerza que lo atraía, se arrimó a un árbol seco y se entregó a la luz. Jamás había experimentado tal sensación, era como si volase, como si algo o alguien lo llamara desde arriba, como si su cuerpo experimentara por vez primera la antigravedad.

Los transeúntes lo observaban sorprendidos, mientras él -extasiado- disfrutaba del inusual momento.

Nunca más sería el mismo, nunca más vería las cotidianidades igual. Algo en el había cambiado para siempre, pero lamentablemente lo vivido no lo entendería nadie que habitara fuera de su cabeza.

 

marichams.wordpress.com/2011/03/02/cotidianidades-aereas-...

168 views
0 faves
0 comments
Taken on March 1, 2011