new icn messageflickr-free-ic3d pan white

VALVERDE DE LOS ARROYOS = OCTAVA DEL CORPUS 2012

VALVERDE DE LOS ARROYOS = OCTAVA DEL CORPUS 2012

 

A la tarde, los danzantes a petición bailan, el peticionario se sienta en el banco, y una vez terminada la danza, se entrega al Zorra la voluntad.

 

Otro lugar en el que tengo que agradecer a sus habitantes todas las atenciones que han tenido conmigo. (especialmente a José-María)

 

La procesión, la rifa y danzas de la mañana se ven en www.flickr.com/photos/josemariamorenogarcia/sets/72157630...

 

Los preámbulos del domingo se ven en www.flickr.com/photos/josemariamorenogarcia/sets/72157630...

 

El sábado de vísperas se ve en www.flickr.com/photos/josemariamorenogarcia/sets/72157630...

 

microVIDEOS en www.youtube.com/playlist?list=PLE15C4695F6E79433

 

Lleva la fama Valverde de los Arroyos, además de por los paisajes y sus aspecto serrano peculiar, por las conocidas fies­tas de la Octava del Corpus. Se celebran éstas el domingo siguiente a la octava de la festividad del Señor, esto es, diez días justos después, siempre en domingo.

 

Esta es la fiesta que centra todo el folclore, riquísimo y vario, muy peculiar, que posee este enclave de nuestra sierra. A esta fiesta le dan vida el grupo de danzantes con su botarga. Son ocho en total, y portan una vestimenta muy peculiar, consistente en camisa y pantalón blanco, cuyos bordes se adornan con puntillas y bor­dados; en el cuello se anudan un largo y coloreado pañuelo de seda; el pantalón se cubre con una falda que llega hasta las rodillas (sayolín) de color rojo con lunares blancos estampa­dos. En la cintura se coloca un gran pañuelo negro sobre el que aparecen bordados, con vivos colores, temas vegetales. El pecho y espalda se cruzan con una ancha banda de seda que se anuda a la altura de la cadera izquierda. Los brazos se anu­dan también con cintas rojas más estrechas, y en la espalda, pendientes de una cinta transversal, aparecen otras múltiples de pasamanería. Sobre los hombros hay flores. La cabeza se cubre con un enorme gorro, que se adorna con gran cantidad de flores de plástico, presentando en su parte frontal un espe­jillo redondo. Calzan sus pies con alpargatas anudadas con cinta negra. Les acompaña «el botarga» ataviado con un traje de pana en que alternan los colores marrón, amarillo, rojo y verde. Sobre su espalda, las iniciales A. M., del sastre que lo confeccionó a principios del siglo XX. En la cabeza una gorra compuesta de varios trozos de tela dispuestos radialmente, rematados en una borla roja. Finalmente, forma también parte del grupo el «gaitero». Ataviado con traje de fiesta, de chaqueta y pantalón oscuro, corbata discreta y camisa blanca, sin tocar, cruzando el pecho gruesa correa de la que pende el tambor, y sujetando en su mano derecha el palillo, y en la izquierda la flauta o «gaita», pieza metálica de agujeros hecha con el cañón de una antiquísima escopeta.

 

La fiesta comienza con una misa, a la que asisten los dan­zantes, sentados en el presbiterio, y tocados con sus gorros ante el Sacramento que porta el sacerdote, bajo palio, escol­tado de los danzantes, el botarga y el resto de los hermanos de la cofradía. En la plaza Mayor se expone el Sacramento sobre una mesa y casa ataviados con grandes colchas de colo­res, formando el «monumento». Luego suben hasta la era, un alto prado sobre el pueblo, rodeado de las altas montañas antes citadas, y allí danzan ante el Sacramento varias veces, formando el baile de «la Cruz», que se ejecuta al son del tambor, la flauta y las castañuelas que hacen sonar los propios danzantes. Luego se baja a la plaza, y allí se ejecutan otros bailes rituales: «el Verde», «el Cordón», «los Molinos» y «la Perucha», de paloteo y cintas, de gran belleza plástica, acompañadas del monótono y peculiar sonido del músico. Entre una y otra danza se realiza la «Almoneda» de las roscas, que van colocadas en una especie de árbol gigante.

 

En esta fiesta valverdeña de la Octava del Corpus, se integraban una serie de representaciones teatrales que corren a cargo de los vecinos del pueblo y cofrades del Santísimo. Se trataba de sencillos «autos sacramentales» o piezas costum­bristas en las que se mezclaba un fondo de teología con los afanes diarios del pueblo. Algunas de estas piezas, como el «Papel del Género Humano», «Sainete de Cucharón», «Auto Sacramental de San Miguel» y «La Infancia de Jesús», se han conservado entre los pobladores de Valverde, representándose algunas de ellas, con motivo de la fiesta.

 

SI ALGUIEN NO DESEA APARECER EN EL ÁLBUM POR FAVOR COMUNICALO A josemariamorenogarcia@gmail.com

 

Autor: José-María Moreno García. Fotógrafo humanista y documentalista. Una de las mejores formas de conocer la historia de un pueblo es a través de sus imágenes; en ellas se conserva no sólo su realidad tangible, calles, plazas, monumentos, sino también sus costumbres, fiestas, tradiciones, lenguaje, indumentaria, gestos y miradas, que nos dicen sin palabras como se vivía, cuales eran sus esperanzas y temores, qué había en su pasado, qué esperaban del futuro. Uno de los objetivos más ambiciosos es recuperar y catalogar todo el material gráfico existente en nuestra familia desde 1.915, para después ponerlo a disposición de vosotros, que la historia volviera a sus protagonistas, y los que aún siguen con nosotros pudieran disfrutar con ello. VISITA La colección "CIEN AÑOS DE FOTOGRAFÍA FAMILIA MORENO (1915-2015)" en www.josemariamorenogarcia.es y www.madridejos.net

124 views
0 faves
0 comments
Taken on June 17, 2012