flickr-free-ic3d pan white

Devas

--- Mamá, me ha dicho mi amigo Wei que los Devas no existen, que es mentira.

 

--- Qué tonterías dice tu amigo, Chang. Cómo no van a existir los Devas. Mira, mientras vas comiendo el arroz y las verduras, te contaré una historia. Pero te lo tienes que comer todo.

 

--- Sí, sí, mamá, cuenta.

 

--- ¿Te acuerdas de aquel señor extranjero, de pelo blanco y barba, un poco gordo, que nos visitó hace unos años? ¿Te acuerdas? Pues, verás: él dice que en su pueblo, en los días calurosos de agosto, cuando hay tormenta, ve a los ángeles revolotear en el cielo jugando. Él los conoce, y los angelitos pequeños y traviesos juegan con el viejecito gordinflón dándole pellizquitos.

 

--- Pero, mamá, esos son ángeles.

 

--- Son Devas, cariño, pero allí se llaman de otra manera.

 

--- ¿Me puedo comer la manzana, mamá?

 

--- No, cielo, cómete el plátano. La manzana es para tu padre.

 

659 views
19 faves
55 comments
Taken on August 9, 2010