new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Elaborazione | by Zu Sanchez
Back to photostream

Elaborazione

Carnaval de Venecia

 

Esta fiesta pagana que representa a Venecia de modo unívoco, tuvo sus primeros ensayos en el siglo XI. Pero no fue hasta el siglo XIII, con el apogeo de la ciudad, que se popularizó y al canzó su máxima belleza. En esos siglos, celebrar el carnaval permitía a las familias aristocráticas mezclarse con el pueblo, un privilegio que proporcionaba el anonimato de las máscaras.

 

Aunque el carnaval es una fiesta que se vive en toda la región del Véneto, las festividades que se llevan a cabo en Venecia son las más famosas. En sus comienzos, el carnaval duraba dos meses y era la época en que todo estaba permitido; las máscaras protegían a sus dueños de los reproches posteriores. Hoy es tal el auge del carnaval que los hoteles y restaurantes se ven colmados por miles de turistas de todo el mundo. En verdad, Venecia se convierte en una suerte de enorme fiesta colectiva que, a determinada hora, ya no permite el acceso a nadie más.

 

El carnaval comienza, como corresponde, con la celebración más antigua: la Fiesta de las Marías, que data de 1039 y convoca al desfile de un cortejo por San Pietro Di Castello, que culmina en la Piazza San Marco. Al día siguiente, llega el desfile inaugural y entonces toda Venecia se envuelve en un cantar de gesta donde el teatro al aire libre, los conciertos y los mercados de máscaras y comida conquistan los campi (una suerte de plazas) de Santa Margherita, Sant' Angelo y San Stefano.

 

Las máscaras y los disfraces juegan un papel clave en este mundo anónimo, donde las divisiones de clases parecen desaparecer, donde mágicamente todos se vuelven iguales, donde todo, lúdica y no tan lúdicamente, está permitido. Los participantes se regocijan desfilando disfrazados por las calles. Porque allí es donde se disfruta el carnaval: en las calles, con desfiles organizados o espontáneos. Allí es donde los visitantes consiguen el recuerdo más memorable: fotografiarse protegidos por una máscara, envueltos por una capa de seda o de raso, junto a cientos de figuras también enmascaradas.

 

Durante las noches, los bailes invaden los salones y los fastuosos palacios resultan perfectos escenarios para las fiestas, a las que se puede asistir previo pago de una entrada que, de más está decirlo, no es barata. Las comparsas, conocidas como las Compagnie Della Calza, que tienen entre las más conocidas a Los Antiguos y a Los Ardientes, realizan desfiles por la ciudad. En la gran fiesta veneciana, los trajes que se utilizan son los característicos de 1700, donde abundan las maschera nobile, esas caretas blancas a las que se agregan ropas de seda negra y sombreros de tres puntas.

 

Recién en 1779 se fueron sumando otros colores a los trajes, aunque las máscaras siguen siendo en su mayoría blancas, plateadas y doradas. Ese fue el año, además, del resurgimiento del carnaval, que en el siglo XVIII encontró sus mejores versiones. La posterior industrialización restó tiempo para la diversión.

 

12,204 views
85 faves
34 comments
Taken on April 25, 2012