new icn messageflickr-free-ic3d pan white
81 Real Observatorio Astronómico Sala del telescopio de Herschel. A. Fernández Alba 3355 | by javier1949
Back to photostream

81 Real Observatorio Astronómico Sala del telescopio de Herschel. A. Fernández Alba 3355

flickriver.com/photos/javier1949/popular-interesting/

 

Real Observatorio Astronómico de Madrid

 

Calle Alfonso XII, 3. Cerrillo de San Blas junto al Parque de El Retiro

 

Arquitecto Juan de Villanueva. Obras 1790-1808. Terminación de las obras y reforma, Narciso Pascual y Colomer 1845-47

Restauración: Antonio Fernández Alba. Proyecto 1975 Obras 1976-79.

El Gran Ecuatorial. Arquitecto José Aguilar y Vela 1855

Pabellón del Sol. Arquitecto Enrique María Repullés y Vargas, 1901

Pabellón del Telescopio de Herschel. Arquitecto Antonio Fernández Alba 2004

Sala de Ciencias de la Tierra y del Universo. Arquitecto Antonio Fernández Alba 2005-10

 

El conocido hoy como Edificio Villanueva del Real Observatorio Astronómico de Madrid e sitúa en el denominado Cerrillo de San Blas, en el extremo sur de los terrenos de la posesión real del Buen Retiro. Ideado, al parecer, por el célebre marino D. Jorge Juan y Santacilia, durante el reinado de Carlos III para completar la zona de Madrid dedicada al cultivo de las Ciencias, junto con el Jardín Botánico de 1781 y el Gabinete de Historia Natural, hoy Museo del Prado, de 1785. El proyecto se le encomienda al arquitecto Juan de Villanueva que inicia las obras en 1790 en el solar donde se situaba con anterioridad un polvorín y un juego de pelota, y en las inmediaciones de la Ermita que daba nombre al Cerro, destruida en 1812. La construcción fue muy lenta, debido a los problemas económicos y políticos de la época, aunque en 1808, al estallar la Guerra de la Independencia, debía hallarse casi concluido, a falta de algunas esculturas decorativas, el acristalamiento y el antepecho de coronación del edificio.

Tiene planta cruciforme, con un pórtico hexástilo de orden corintio, desde el que se accede a un gran salón central y octogonal, con el que comunican cada uno de los brazos en los que se disponen las diversas piezas. Es interesante el sistema de circulación vertical, casi oculto al espectador, en torno al cuadrado en el que se inscribe la rotonda y constituido por dos escaleras de caracol.

Lo más característico es su imagen exterior y, concretamente, el templete circular de orden jónico o tholos que corona la composición piramidal y cuya transparencia, como la del pórtico, contrasta con la opacidad de los demás cuerpos. Formando parte de este conjunto, frente al acceso principal, se creó un cuerpo de escaleras adosado al talud sobre el que se asienta, cuya masividad, desnudez y austeridad parece inspirada en la arquitectura oriental.

Antes de finalizar la guerra, en 1812, el rey José Bonaparte encargó al arquitecto Silvestre Pérez un proyecto para rehabilitar el edificio, pero nunca se llevó a cabo.

El edificio resultó muy maltratado por las tropas francesas que destruyen el telescopio principal, y que instalan allí una batería que domina Madrid. Los daños de las fábricas fueron reconocidos por los discípulos de Villanueva, Santiago Gutiérrez de Arintero y Antonio López Aguado, quienes apremiaron al Ayuntamiento y a la Corona para su reparación. Sin embargo, las obras de reparación y conclusión del edificio no se abordan hasta muchos años después, bajo la dirección de Pascual y Colomer, quien obvió el proyecto original, y remata la cornisa con una barandilla isabelina y añade unos más que discutibles cupulines en la fachada principal.

En 1974, la Dirección General del Instituto Geográfico encargó al arquitecto Antonio Fernández Alba la consolidación y restitución del Observatorio, lo que llevó a cabo dentro del máximo rigor histórico y arquitectónico, haciéndole acreedor del Premio Nacional de Restauración del Patrimonio Artístico en 1980. Pendiente está aún por recuperar el volumen exterior de escaleras, actualmente enterrado, y la entrada principal, relegada frente a la posterior, a pesar del menor interés de ésta. Fernández Alba lleva a cabo además le restauración de todos los edificios que forman el conjunto, la realización de los dos nuevos pabellones, la restauración y remodelación de su antiguo acceso, entorno y jardinería, además del Plan Especial de Protección

 

El Edificio Villanueva alberga la mayor parte de la biblioteca del Observatorio, con numerosos libros antiguos, además de una colección de instrumentos antiguos y pequeño instrumental que puede visitarse. Entre los instrumentos destacan un círculo meridiano, una colección de relojes de precisión y un espejo de bronce pulido por W. Herschel. Un péndulo de Foucault en la rotonda central ilustra la rotación diaria de la Tierra.

Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento

 

El Edificio conocido como el Gran Ecuatorial, se termina de construir en 1855 según proyecto del arquitecto José Aguilar y Vela, a fin de acomodar en él las viviendas de los astrónomos y sus ayudantes, y debía disponer además de una torre giratoria donde instalar el anteojo dotado de montura ecuatorial de Merz. En la actualidad, tienen sus sedes en él tanto el Observatorio Astronómico Nacional como el Observatorio Geofísico Central. En 2006, se llevan a cabo obras de rehabilitación bajo la dirección de Antonio Fernández Alba.

 

El denominado Pabellón del Astrógrafo, un pequeño edificio de bellas proporciones y de características racionalistas, edificado hacia 1941, su denominación le viene por haber albergado en su interior un astrógrafo para realizar desde su cúpula observaciones sistemáticas de asteroides. En la actualidad se destina a sala de reuniones.

 

El Pabellón del Sol se realiza en 1901 según proyecto del arquitecto Enrique María Repullés y Vargas, a fin de disponer de un edificio donde situar los dos anteojos de la casa Grubb, adquiridos para poder seguir el eclipse total de Sol ocurrido en el año 1900. Se trata de un pabellón lineal con una sala en cada uno de sus extremos, rematada por cúpula, para la situación de los citados anteojos. En la actualidad, este instrumental se ha retirado de las cúpulas y se ha llevado a la Sala de Ciencias de la Tierra y del Universo para su exposición.

 

La Sala de Ciencias de la Tierra y del Universo se levanta en 2005 con proyecto de Antonio Fernández Alba y se inaugura en 2010. Alberga, dividida en cuatro grupos temáticos diferentes: Astronomía, Cartografía, Geodesia y Geofísica, la valiosa colección de instrumentos utilizados por el Real Observatorio y por el Instituto Geográfico Nacional a lo largo de los siglos XIX y XX.

 

El pabellón del Telescopio de Herschel. Realizado en 2004 por Antonio Fernández Alba para albergar la réplica del famoso telescopio destruido durante la invasión francesa. Un edificio de planta cuadrada, casi cúbico, de 16 metros de lado por 13 de alto, cuya fachada está formada por grandes paños de vidrio anti-infrarrojo, que permite la entrada de luz al recinto para ver con total claridad los detalles de la grandiosa obra, y aristas de piedra, y se cubre mediante una gran cúpula con forma de cuarto de esfera acabada en cinc.

 

212.145.146.10/biblioteca/fondos/ingra/index.htm

www.monumentamadrid.es/AM_Monumentos4/AM_Monumentos4_WEB/...

www.unaventanadesdemadrid.com/pdf/madrid/Real_Observatori...

www.unaventanadesdemadrid.com/

www.unaventanadesdemadrid.com/madrid/real-observatorio-as...

8,228 views
1 fave
5 comments
Taken on October 6, 2011