new icn messageflickr-free-ic3d pan white
01 Santa Lucía del Trampal. 11541 | by javier1949
Back to photostream

01 Santa Lucía del Trampal. 11541

Basílica de Santa Lucía del Trampal. Alcuéscar (Cáceres). Siglo VII

Investigación arqueológica y restauración: Pablo Latorre González-Moro y Leandro Cámara Muñoz, arquitectos y Luis Caballero Zoreda, Fernando Saéz Lara y Antonio Almagro Gorbea, arqueólogos. 1990-1999

La basílica de Santa Lucía del Trampal, edificada en el siglo VII quizás sobre un santuario previo de origen romano -está construida en su totalidad con sillares reutilizados pertenecientes a algún edificio mucho más antiguo-, es la única de época visigoda que permanece en pie en el área sur de la Península.

Hasta bien entrado el siglo XX no se tenía constancia de la existencia del templo. Se conocían las ruinas de un edificio antiguo, utilizado primero como ermita y lugar de romerías, y mas tarde como establo o refugio, que debió ser desamortizado en época de Mendizábal (S. XIX), pero hasta 1980, no se confirma su importancia histórica. La Junta de Extremadura lo declara Bien de Interés Cultural y promueve su restauración y estudio.

El uso eminentemente monacal se puede deducir de la forma y distribución del edificio. Se estructura mediante un cuerpo central de tres naves muy estrechas, la zona destinada a los fieles, separadas por pilares que ya no existen, -sus cimientos aparecieron en las excavaciones y su arranque se ha señalado en la restauración con sillares-; un estrecho pasillo central que comunica con la zona reservada a sacerdotes y monjes, un crucero, y tres cabeceras rectangulares.

En la nave, los muros originales, de mampostería, rematan en un techado gótico, correspondiente a una intervención del siglo XV ò XVI poco fiel a la estructura original, que en la restauración actual se ha mantenido. A ambos lados de las naves se adosaban habitaciones, de función incierta, de las que solo conocemos su planta gracias a la excavación arqueológica.

Un elemento excepcional en la arquitectura del momento es su cabecera compuesta por tres ábsides, que hay quien relaciona con la herejía arriana. En la cabecera central se dispondría el altar, pudiendo servir las laterales de sacristías. Sus cubiertas son abovedadas con arcos de herradura, al igual que las del crucero.

Al templo se accedía mediante dos porches, Norte y Sur, desaparecidos con las habitaciones laterales, y cuyas puertas siempre estaban abiertas ya que no existen restos de haber tenido carpinterías.

La restauración ha sustituido los elementos desaparecidos, cubiertas, rejas, dinteles, basa de columnas… por otros fácilmente reconocibles del momento actual, a fin de dejar constancia de los elementos originales y ha rematado las estructuras existentes a nivel de planta mediante losas blancas que muestran la configuración de los espacios.

En 2005 se edifica en las proximidades un centro de interpretación de la basílica dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura.

 

4,560 views
2 faves
3 comments
Taken on October 25, 2008