new icn messageflickr-free-ic3d pan white
REFLEJOS EN EL CAPRICHO II | by javier1949
Back to photostream

REFLEJOS EN EL CAPRICHO II

Madrid. Alameda de Osuna. El Capricho. Casino de Baile 00462

El Capricho en la Alameda de Osuna

 

De entre las Quintas de recreo que la aristocracia madrileña establece en los alrededores de la Corte, a lo largo de los siglos XVIII y XIX, la más representativa, pues aún conserva sus elementos mas significativos y gran parte de su trazado, es “El Capricho” en la Alameda de Osuna.

La extensa finca, de unas 14 ha, conserva el palacio y los jardines que la duquesa de Osuna, Mª Josefa Alonso-Pimentel y Téllez-Girón, estableció tras su compra en 1783, enriquecidos por ella misma tras la Guerra de la Independencia y por su nieto y heredero, D. Pedro Alcántara Téllez Girón.

El jardín, tiene tres partes diferenciadas: la original, de comienzos del siglo XVIII, muy transformada, situada al sureste y a su vez con dos sectores, el de las Ranas y el Laberinto, hoy recuperado; la septentrional, de gran desarrollo, con el jardín paisajista y variada arquitectura; y, una gran avenida que une el camino Real de Madrid con el palacio, y que separa ambos jardines paisajistas. Se lleva a cabo en intervenciones sucesivas de conocidos jardineros y paisajistas de origen francés como Pablo Boutelou en 1784, Jean Baptiste Mulot, de 1787 a 1790, y Pierre Provost entre 1795 y 1810, hasta la intervención de Ángel María Tadey, hacia 1812, que además realiza la ornamentación de algunos interiores del Palacio y de sus fachadas.

Vendido a la familia Bauer, tras la ruina del duque de Osuna, se propuso como sede del Asilo de San Bernardino. Fue cuartel republicano en la Guerra Civil -aún se conserva un magnifico bunker subterráneo utilizado como cuartel general en la defensa de Madrid- y llegó a finales de siglo muy deteriorado tras pasar por varios propietarios. Adquirido en 1974 por el Ayuntamiento de Madrid, fue restaurado por una escuela-taller municipal bajo la dirección de Joaquín Mañoso entre 1987 y 1993. Finalmente se ha abierto al público de forma restringida, sin tener todavía un uso fijado para el palacio que sigue en estado muy precario.

Está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico desde 1934.

El Casino de Baile, erigido por Antonio López Aguado, entre 1814 y 1815, dispuesto, con su forma ochavada y cuidada ornamentación, -en especial el techo de la bóveda del interior-, sobre un cuerpo de planta cuadrada que aloja la maquinaria y deposito de aguas, y le sirve de terraza, y desde el cual y por doble escalera se alcanza el nivel del jardín; una fuente a él adosada surte de agua la Ría.

  

2,506 views
2 faves
6 comments
Taken on February 28, 2007