new icn messageflickr-free-ic3d pan white
José Moreno Carbonero: Festín de Sancho Panza en la Insula Barataria | by iesluisvelez
Back to photostream

José Moreno Carbonero: Festín de Sancho Panza en la Insula Barataria

En un tiempo este cuadro alcanzó una más que notable popularidad, pero parece ser que los pintores y lienzos que decoran cajas de carne de membrillo (que luego serán costureros) están condenados al olvido.

 

La reproducción que hemos escaneado no es nada buena (El Facsímil de la Espasa no tiene ni de lejos la calidad del original) y hemos tenido que recortar los bordes. Como tantas otras imágenes de este «set» la uplodeamos ante la absoluta ausencia de esta obra en la red.

 

En estas tinieblas que nos movemos no sabemos el lugar donde se conserva y tampoco el título exacto del lienzo. El pie de foto es el siguiente: «Primera parte de la escena del festín en la ínsula del Gobierno de Sancho Panza. Cuadro de Moreno Carbonero. (El Quijote, Parte II. Capítulo XLVII).». Tal vez pudiese ser «Sancho y el doctor Pedro Recio» que figura al frente de grabados de la misma escena. Recordemos que el nombre completo del médico era el doctor Pedro Recio Agüero de Tirteafuera.

 

Tras reseñar el infortunio del cuadro y de su artista en la actualidad convendría señalar para la interpretación de la escena cervantina, la existencia de una nutrida producción sobre dieta y alimentación en nuestro siglo de oro. Fue un tiempo de gota, obesidad y cólico miserere, pero también de las admoniciones de Lobera de Ávila y del Médico Sorapán. Destaca Juan de Zabaleta con su magistral «El Glotón que come al Uso», el primer relato de suspense de la literatura hispana y uno de sus más conseguidos. Otra perla de la dietética hispana son los consejos del extremeño Luis Zapata:

 

«Yo temí la gordura tanto en mi juventud, viendo los inconvenientes dichos, que hice al reparo remedios grandísimos. No cené en más de diez años, sino comía al día una sola vez; nunca bebí antes ni después vino, con lo que se engorda mucho; no comí en grandísimo tiempo cocido; anduve algún tiempo vendado el cuerpo, dormí algunas noches con grebas para enflaquecer las piernas; vestía y calzaba tan justo que era menester descoser a la noche las calzas para quitármelas (porque a la noche a todo hombre se le engrüesan las piernas) y cuando había sarao y danzas con las damas a la noche en Palacio, porque la cama enflaquece las piernas, me acaeció muchas veces para llevar delgadas estarme en la cama todo el día, con lo que al fin salí, gracias a Dios, con mi intento, ni yo llegara hoy a sesenta y seis años con salud, si la templanza no fuera en mí ayuda y remedio. »

 

En fin que algunos de estos remedios tenían su lógica y funcionaban y otros (los de Zapata) era una sarta de estupideces, exactamente igual que ocurre con los consejos médicos sobre alimentación de hoy en día.

 

La lámina que hemos escaneado se encuentra en el tomo 48 de la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, publicado por Espasa-Calpe en Madrid en 1922 (Manejamos una reedición facsímil fechada en 1980.)

 

 

 

5,224 views
7 faves
0 comments
Uploaded on November 8, 2009