Tarifa - Ruta de los Nómadas del Surf 2012
Una semana después de nuestra aventura por el Algarve. Nos encontrábamos en Málaga, con el recuerdo aún reciente de nuestras experiencias en tierras lusas. Se aproximaba el fin de semana y no había planes a la vista. Bien es cierto que la capital de la costa del sol siempre tiene un amplio abanico en su oferta de ocio, pero me apetecía hacer algo diferente, haciendo alarde de mi gusto por las sorpresas, le dije a mi novia:

"¿Mañana te apetece que salgamos en moto?" Le pregunté.
"Si claro, como la semana pasada." Respondió animada y con la mirada encendida por la curiosidad.
Por supuesto la siguiente pregunta fue el destino. "Nos vamos a Tarifa" - le dije complaciente.
"¿Cuantos kms son eso?" Empezó a preguntar con ávido interés "Te encantará, sólo 160 kms".

Esa última frase pareció gustarle más. Esta vez iba a ser un viaje más leve y a un sitio conocido por los dos ya que en el 2009 fuimos a un curso de kitesurf en la localidad gaditana, cuna sin duda, de los deportes acuáticos en España. De aquel curso, seguía guardando aún hoy buen recuerdo, así que le pareció estupendo hacer una nueva salida en moto para ver una zona de indudable belleza natural. Además como le comenté en ese momento, si hacía buen tiempo podríamos ver la costa del continente africano al otro lado del estrecho. Cosa que ella no había visto nunca y que sin duda le pareció digna de ver. Así que, aprovechando la afluencia de ilusiones aproveche y eché el condimento final para terminar de aderezar el fin de semana ,ya que no era la única sorpresa.
"Si te gustó aquel curso que hicimos en verano, vete preparando porque vamos a ir en moto a Tarifa a hacer un curso de surf". Ella no supo salir de su asombro.

"¿En moto?, y ¿como guardamos las cosas? ¿Cuanto cuesta? ¿Cuanto dura?", etc., y otras muchas preguntas más, que ahora no recuerdo pero que buscaban desvelar todos los entresijos de esta sorpresa y añadir a la misma un poco de cordura y sentido común, de paso. Y es que a mi se me da muy bien sorprender, pero no tanto las cosas colaterales a la sorpresa, como puede ser comida, alojamiento y otros gastos aleatorios, que son importantes y que a mi novia, más cabal que yo, y a cualquier otra persona preocuparían.
115 photos · 43 views
1