ibort - ecoaldea al norte de la sierra de guara, huesca, aragón
Aguas abajo del río Gállego, junto a Sabiñánigo, entre un paisaje de pinos repoblados, se encuentra el pueblo de Ibort, una ecoaldea recuperada de la desaparición.

Sólo un día antes de acercarnos a Ibort, trataba de contactar con varias ecoaldeas del Pirineo navarro y aragonés. Demasiado poco tiempo, pensé. Efectivamente, muchas de mis llamadas fueron recibidas con frialdad.

Ibort es una pintoresca aldea abandonada y recuperada a partir de los 80 por un grupo de entusiastas del ecologismo y la vida sencilla. El primer teléfono que probé negó su pertenencia a asociación alguna de ecoaldeas oscenses, pero me recomendó hablar "con Ricardo, de Ibort. No te arrepentirás". Tras hablar con Ricardo e insistir en que queríamos perturbar lo mínimo su cotidianeidad, me contestó con un campechano acento navarro: "qué va, pásate a saludar".

Así que, al día siguiente, Kirsten y yo nos acercamos a la aldea con nuestras dos hijas, tras haber pasado una agradable estancia en Lakabe, una ecoaldea autogestionada navarra, la tarde anterior.

Ricardo y su mujer, holandesa, nos recibieron con amabilidad y hubo tiempo para charlar sobre el pueblo, la ecología, el estado de ésto y aquéllo. El tiempo corría como en los pueblos de antes.

Kirsten se impacientaba y quería recoger con su cámara nuestra conversación, así como hacer una entrevista a Ricardo ante la cámara. Pero este veterano vecino de Ibort, con dos hijos que van a la escuela en la cercana Sabiñánigo ("nos recogen a los niños en una pequeña furgoneta, que es de agradecer"), tenía menos ganas de charlar ante la cámara que hacerlo con nosotros.

Finalmente, accedió a ponerse ante la cámara, mientras yo me ocupaba de Inés y Ximena, paseaba por el pueblo y charlaba con otros vecinos, entre ellos otro veterano habitante de la aldea recuperada, también de origen navarro.

Hay cierta tensión entre los últimos en venir y los que recuperaron Ibort del olvido. "Hoy ya vivimos 60 personas en la aldea, pero tememos que el efecto llamada sea contraproducente y aumenten las tensiones".

Sea como fuere, Ibort está bien vivo. Vuelve a ser una preciosa aldea a las puertas septentrionales de la recomendable Sierra de Guara oscense, y a tiro de piedra del pirineo aragonés.
58 photos · 2,579 views