flickr-free-ic3d pan white

La novia especial

Navegando por los mares te encuentro drograda, cansada de tu reflejo y el flan con dulce de leche. Migrás a otros países, cogés con monos y residuos blancos. Cuando volvés el dolar bajó y los chocolates están baratos. Festejo esa iniciativa. Los cuadros ya secaron y Duchampte un poco.

 

Cuando comés tu primer chocolate, dejame contarte que comí mi primer chocolotate: lo sentí como un primer beso en la almohada: pegajoso y rústico -podríamos decir que el dulce de leche del chocolate que absorbí era como la almohada con semen seco que lamí – los debuts no son gran cosa, los que vendrán espero que sí. La almohada contiene caballos que me hacen pensar en practicar zoofilia si no tendría que ir al colegio a cabalgar recreos y cigarros).

En todo caso, quiero que este espacio sea una relación conflictiva con mi madurez, la que voy a tener cuando pueda dejar el chocolate y los caballos de las almohadas.

Mis hormigas están contentas porque no comen chocolate y no le salen granos Y hoy hace calor. Pasate vos.

460 views
1 fave
2 comments
Taken on November 12, 2008