Exposición 'Campo a través'
Sala Alcalá 31
20 febrero – 22 abril 2018

Comisaria: Estrella de Diego

A pesar de su riqueza y altísima calidad, la producción artística colombiana no es tan bien conocida en Madrid, salvo en el caso de algunos creadores que han alcanzado un enorme reconocimiento internacional y que han sido mostrados en esta ciudad en diferentes ocasiones. Ese es el motivo por el cual desde la Sala de Exposiciones Alcalá 31 de Comunidad de Madrid -y coincidiendo con los programas de ARCO que se centran en grandes colecciones públicas y privadas de América Latina- se haya apostado por mostrar algunas obras clave de una de las colecciones más interesantes del continente.

Es precisamente la riqueza de los fondos de artes visuales lo que ha dictado el modo de plantear el proyecto curatorial: a pesar de que la base narrativa estará centrada en la producción más reciente, esta se completará con obras de otros periodos históricos. Dicha decisión curatorial se debe a tres motivos: en primer lugar, ser fiel a la riqueza de la propia colección del Banco; en segundo, seguir la línea de organización de sus salas e incluso de las muestras temporales, donde los momentos históricos dialogan; y el tercero, porque hay temas que se pueden recorrer trasversalmente -la muerte, el cuerpo, la diversidad, la cotidianidad, la violencia, la naturaleza, la vida urbana versus la vida rural…- en este como en otros países.

La muestra, compuesta por un centenar largo de piezas desde la Colonia hasta la producción actual, se organizará en tres grandes secciones que servirán como hilo conductor del relato. La primera, Anatomía y Botánica, es un guiño al proyecto ilustrado de clasificación del mundo que empieza el recorrido por el cuerpo como muerte a través de las monjas y se mueve hasta el cuerpo exhibido, el autorretrato, el juego de espejos, los cuerpos cotidianos y por fin esa anatomía quebrada por la violencia que se relaciona con la naturaleza como camuflaje.

La segunda, Guía de viaje, habla de la diversidad de un país fascinante como Colombia que se delinea a partir de los contrastes; un viaje iniciático y con algo de viaje interior, estrategia de autoconocimiento como en la novela de Eduardo Zalamea -de mediados de los 30 del siglo XX- Cuatro años a bordo de mí mismo. La tercera, Ciudades invisibles, subraya un juego de contrastes extraordinarioas entre lo urbano y lo rural, lo escaso y lo abundante… que la fotografía colombiana ha retomado con una exactitud abrumadora, desde las imágenes de Luis Benito Ramos a las de Fernell Franco o Manuel Rodríguez; desafío a la hora de mostrar la realidad; abordando el mundo campo a través.
54 photos · 126 views