new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Nunca Más | by EsDaX
Back to photostream

Nunca Más

El 24 de marzo de 1976 un grupo de delincuentes instigados por la CIA toman el poder por la fuerza en la República Argentina.

Buscan instalar el sistema neoliberal y reprimir los levantamientos y manifestaciones populares, persiguen, secuestran, roban, torturan, asesinan y esconden los cadaveres de sus opositores.

Países "democráticos" del primer mundo apoyan al gobierno defacto financiándolo económicamente. Esa deuda se nacionaliza y queda sobre los hombros del pueblo argentino. También se nacionaliza las deudas de empresarios simpatizantes de los represores. Es emblemático el caso de la deuda de Macri que es transformada en deuda nacional. Su hijo, Mauricio Macri, en la actualidad es jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La sociedad rural apoya y sostiene en el poder a los represores.

30.000 personas "desaparecen" en le proceso de reorganización nacional.

Millones son llevados a la amnesia, la pobreza, y la marginidad. Muchos de ellos cautivos de la propaganda represora y presos de la estupidez defienden el sistema con argumentos insostenibles y necios.

Hasta el día de hoy no se reconoce oficialmente la intervención de la CIA.

La deuda externa se sigue pagando a los países "democráticos" del primer mundo que financiaron el golpe y el subsiguiente genocidio.

La deuda interna profundiza sus cicatrices.

El sistema educativo está destruido.

La salud pública tambalea.

El pueblo todavía teme en salir a la calle.

La mayoría de torturadores gozan de libertad y cobran jubilaciones por su "trabajo".

La falta de justicia instaló en la sociedad un descreimiento sobre las instituciones responsables de hacer justicia: la juventud contempló como los delincuentes gozaron de impunidad y la sociedad toda padece en la actualidad de inseguridad: robos, secuestros, torturas y asesinatos sabiendo los sectores marginales que Argentina es un país que no castiga a quienes cometen esos crímenes.

Es necesario hacer justicia ya.

NO HAY PERDÓN NI OLVIDO. LOS DELINCUENTES TIENEN QUE RENDIR CUENTAS EN LA JUSTICIA Y PAGAR POR SUS CRÍMENES.

 

Y entonces podremos decir en paz

 

NUNCA MÁS

 

1,672 views
1 fave
11 comments
Taken on March 23, 2010