new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Ex Convento del Desierto de los Leones (Coajimalpa) Ciudad de México | by Catedrales e Iglesias
Back to photostream

Ex Convento del Desierto de los Leones (Coajimalpa) Ciudad de México

Ex Convento del Desierto de los Leones

Parque Nacional Desierto de los Leones

Col. San Mateo

CP 05000,

Cuajimalpa de Morelos,

Distrito Federal

 

Impresionante. Este sería uno de los muchos adjetivos que se le podrían aplicar al templo y ex convento del Desierto de los Leones, inmueble que data del siglo XVI fundado por la Orden de los Carmelitas Descalzos.

 

El nombre original era Santo Desierto de Nuestra Señora del Carmen de los montes de Santa Fe; fue modificado a simplemente Desierto de los Leones, ya que los frailes no podían ejercer acciones de índole jurídica, por lo que las efectuaban contratando los servicios de una familia de abogados con apellido León, lo que hizo pensar que eran los propietarios del lugar.

 

La historia inició cuando los Carmelitas Descalzos decidió fundar un convento; por lo cual se expuso el proyecto a Melchor de Cuellar, oriundo de Cadiz, España, quien aceptó financiarlo a condición de que se erigiera a 10 leguas de la ciudad de Puebla.

 

Empero, por esos tiempos ocurrió la milagrosa aparición de la imagen de San Juan Bautista en San Mateo Tlaltenango ante fray Juan de la Madre de Dios en los montes llamados de Santa Fe, Cuellar aceptó cambiar la ubicación del convento, para lo cual se consiguió el permiso del virrey Márques de Montes Claros y la fundación se llevó a cabo el 16 de diciembre de 1604.

 

La primera misa que se ofreció fue en una choza habilitada para capilla el 25 de enero de 1605, con lo que se estableció formalmente el Santo Desierto.

 

De acuerdo con la ficha del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), un año después se presentó una petición ante la Real Audiencia de parte de Pedro Cortés, márques del Valle, nieto de Hernán del mismo apellido, en la que solicitaba la revocación de la concesión a los Carmelitas, pues a su parecer habían actuado en su perjuicio; la propuesta fue rechazada y la primera piedra del convento la puso el mismo virrey el 23 de enero de 1606.

 

Fray Andrés de San Miguel fue el encargado de construir el inmueble, mismo que concluyó en 1611. También se levantó una barda de 3 leguas, es decir, de 12 mil 570 metros, que salvo barrancos y algunos lugares abruptos, rodeaba todo el convento formando una muralla que tenía una sola puerta del lado de Cuajimalpa.

 

Esta edificación fue muy modesta; su techedumbre que cubría toda la nave era de madera; igual de sencillo resultó el convento con celdas muy pequeñas y pasillos angostos.

 

Completaron las obras 10 ermitas dedicadas a San José, Santa Teresa de Jesús, San Juan Bautista, Santa María Magdalena, Santa Soledad, San Alberto, una se advocó a la oración del huerto de Getsemaní, otra al Calvario, a San Juan de la Cruz y a Santa Bibiana; son pequeñas y constan de un oratorio, una celda, una cocinilla y una barda.

 

De estas ermitas, desapareció ésta última al eregirse la segunda iglesia y convento; la correspondiente a San Juan de la Cruz se encuentra en ruinas y las de Santa Teresa y Calvario, se les conoce actualmente como San Elías y de la Trinidad.

 

Luego de un siglo plagado de incendios y temblores -el más fuerte ocurrido el 16 de agosto de 1711 -, el arquitecto Miguel de Rivera dictaminó que se debía demoler, por lo que el 8 de febrero del siguiente año el provincial fray Pedro del Espiritú Santo puso la primera piedra del nuevo convento que estaría localizado al sur del antiguo.

 

El mismo Rivera empezó la obra, que fue continuada por Manuel de Herrera y finalizada por José Antonio de Roa. Además, en la cumbre del mismo cerro edificaron una capilla llamada San Miguel. Sin embargo, debido a lo frío del lugar, los monjes se trasladaron al Santo Desierto de Tenancingo en 1801.

 

El monasterio del monje Carmelo es uno de los conjuntos monacales de amplias dimensiones que ha conservado buena parte de su estructura, en parte porque está aislado en el propio Desierto de los Leones.

 

Su portón principal estaba en el ángulo nor-poniente; tenía una huerta y una capilla denominada de los Secretos, así como un sistema hidráulico para el jardín.

 

Este convento por su majestuosidad ha sido utilizado para algunas filmaciones en cine y televisión. Se trata de un tesoro de incalculable valor artístico que fue declarado Monumento el 16 de mayo de 1937.

 

Reseña copiada de

www.indaabin.gob.mx/dgpif/historicos/desierto.htm

2,347 views
0 faves
0 comments
Taken on March 14, 2010