flickr-free-ic3d pan white

Tiempo

View On Black

 

Puede que te parezca una tontería, pero no es lo mismo levantarse, salir corriendo, ducharse a la velocidad del rayo, tomar un café rápido (más que rápido, veloz) y llegar, ya estresada y con prisas, a la oficina; que empezar el día con buen pie.

 

Merece la pena que te levantes media hora antes y que lo hagas de buen humor y con energía positiva ya desde por la mañana. ¡Pruébalo! Ya me contarás la diferencia…

 

El sonido del despertador suele ser estridente y un poco impertinente. Claro, que su función es despertarte y no sé si lo harías con cantos de pajaritos, pero una recomendación: cambia de melodía. Hay expertos que aseguran que una melodía suave o tipo chill out tienen un efecto relajante y disminuyen el ritmo cardiaco.

 

Después, a la ducha. Elige un gel de baño con esencias cítricas, que dan energía y revitalizan. Y después, el desayuno: recuerda la importancia de tomar un desayuno equilibrado y sano, que te dé energía para todo el día. Y un consejo: mientras desayunas, desconecta.

 

Olvida el duro día de trabajo que te espera, la cantidad de papeles que tienes en la oficina…, dedica cinco minutos a no pensar en nada, a mirar por la ventana, a jugar con tu mascota… Seguro que sales de casa con un ánimo diferente.

 

Empieza bien el día

  

6,362 views
9 faves
21 comments
Taken on July 11, 2009