new icn messageflickr-free-ic3d pan white

PUEBLO DE MONROY.(Cáceres)

Geografía

  

Monroy se encuentra situado en el centro de la Provincia de Cáceres, en la Comarca de "Los Cuatro Lugares".

 

Predomina el paisaje típico de Extremadura. Al norte Limita con Torrejón el Rubio, Serradilla y el Parque natural de Monfragüe, al Sur con Cáceres y el rio Almonte. Al Este con Jaraicejo y al Oeste con Talaván, Hinojal y Santiago del Campo.

 

Se encuentra a 35 Km de Cáceres, y se accede por la Carretera CACERES-TORREJON EL RUBIO-PARQUE MONFRAGÜE.

 

También se puede acceder por la N-V (Carretera de Extremadura) en el desvío de JARAICEJO.

Monroy está situado a 35 km al noroeste de Cáceres. Su término municipal tiene una extensión de más de 20.000 hectáreas. Forma parte de los cuatro lugares y se encuentra próximo al parque natural de Monfragüe.

 

El clima es de tipo continental con inviernos rigurosos y veranos calurosos. La zona que rodea la población está caracterizada por el llano. En el paisaje destacan las dehesas de encinar y el pastizal. Existen numerosos acuíferos subterráneos que se manifiestan al exterior en forma de fuentes, entre ellas destacan la Fuente del Corchito, Las Guapas, Las Palomas, El Manantío, La Juntana, El Huerto y La Amapola por lo que el problema del agua no existe en el pueblo.

 

Los primeros datos sobre el lugar del pueblo de Monroy se remontan al año 1.309 cuando Fernando IV otorga privilegios al noble placentino Hernán Pérez de Monroy para que pueda poblar el lugar y construir un castillo. El linaje de los Monroy, con solar en la ciudad de Plasencia, donde también poseen una importante casa fuerte, repartió sus dominios por otros lugares de la Alta Extremadura, como en el castillo de Belvís de Monroy y, además de gran importancia en el ámbito señorial, desempeñaron relevante protagonismo en el de las órdenes militares, siendo responsables en elevada medida de los desajustes políticos y enfrentamientos militares en los que se vio inmersa Extremadura con ocasión de los sucesivos conflictos dinásticos y señoriales que se produjeron a finales del siglo XV.

  

El castillo, como suele ser común en las fortalezas que han tenido dilatada vitalidad, se ha ido configurando a lo largo de los siglos con múltiples añadidos, y en este caso concreto incluso hasta a finales del siglo XX, ya que ha sido habilitado como residencia privada y ello motivó una intensa restauración por parte de sus propietarios, llegando a construirse, incluso, una torre nueva, en el lugar donde parece que existía o se proyectó una en sus orígenes.

  

(www.monroy.es/)

  

3,327 views
0 faves
12 comments
Taken on January 10, 2009