new icn messageflickr-free-ic3d pan white
1951-1964: REID III. Reid & Sigrist Ltd. Leicester (Inglaterra) | by Coleccionando Camaras
Back to photostream

1951-1964: REID III. Reid & Sigrist Ltd. Leicester (Inglaterra)

Antecedentes y gestación de la Reid

Si hay una marca que ha conseguido el consenso de profesionales y aficionados como sinónimo del dechado de virtudes en una cámara, esa es la Leica y es por ello que durante décadas se ha erigido como el modelo a seguir e imitar por la competencia.

 

Las estrategias seguidas han sido diversas, unas empresas lo han hecho con fines pérfidos, creando clones y violando derechos de marca y propiedad industrial con plagios descarados, en cambio, otras han reconocido el liderazgo y se han basado en Leica para desarrollar sus propias cámaras, tratando de producir a menores costes para comercializar fijándo precios más baratos para así captar determinados nichos de mercado (véanse Zorki I o la FED ) e incluso ha habido firmas que en sus inicios han copiado la tecnología y el diseño para progresivamente dotarlas de unos desarrollos e innovaciones que las han configurado como marcas de referencia, como es el caso de Canon o de la Nikon que picó un poco de Leica y un poco de Contax. No obstante, la Reid III que se presenta aquí, se gesta de forma peculiar y solo la americana Kardon 35 tiene unos orígenes similares.

 

Al reseñar sus antecedentes hemos de retrotraernos a los tiempos de la II Guerra Mundial cuando el gobierno británico, consciente de no contar con una industria fotográfica puntera, se ve obligado a solicitar la colaboración de sus ciudadanos para que cedan sus cámaras fotográficas Contax y Leica para dotar a su ejército, y principalmente a la Royal Air Force, de unos instrumentos de máxima calidad. Esa carencia fue tenida muy en cuenta una vez finalizada la guerra, decidiéndose que por razones de estado, había que procurar a la industria domestica de los medios necesarios para contar así con una tecnología fotográfica de primer nivel.

 

Como es sabido, ante la inminente derrota del Tercer Reich y por supuesto tras la ocupación y rendición de Alemania, las grandes potencias aliadas comenzaron a diseñar el futuro de Alemania, creando en 1945 un Consejo de Control Aliado en Berlín bajo el que se instauraban los tribunales para juzgar los crímenes de guerra, se fijaban las reparaciones a las que debía hacer frente el país y se reestructuraba económica y políticamente el país. En el marco de todas esas resoluciones se fueron promulgando leyes que las desarrollaban aunque, finalmente, tras el rechazo de la URSS al Plan Marshall y el inicio de la Guerra Fría, solo se dio cumplimiento parcial a los planes iniciales.

 

No obstante, en ese contexto fue en el que unas primeras misiones del Subcomité de Objetivos de la Inteligencia Británica (BIOS) fueron comisionadas para investigar la industria alemana y entre ellas la fotográfica. Entre la documentación desclasificada actualmente, se puede acceder en Internet a un interesante dossier titulado “German Camera Industry”, referenciado como “Final Report No. 184 – Item 9” en el cual un equipo del BIOS informa sobre las industrias que inspeccionó en el verano de 1945 y que incluye las fábricas de Plaubel y Lork en Franckfurt; Nagel A.G en Stuttgart; Franke & Heidecke y la Voiglander en Brunswick; Deckel en Munich y E. Leitz en Wetzlar, es evidente que las empresas como Zeiss-ikon y otras de la ciudad de Dresde quedaron excluidas por estar dentro de la zona soviética.

 

En las reseñas de cada una de ellas se documentan a través de fotografías y entrevistas a encargados y directivos tanto del estado en que se encuentran las instalaciones, los procesos que empleaban para el desarrollo, fabricación y control de calidad de sus productos, preparación del personal e incluso sistemas contables y situación económica. En las conclusiones finales, destacan especialmente las excelencias de la firma Leitz.

 

Una vez promulgada la London Agreement de 1946 que dejaba sin efecto las patentes alemanas, se encargó el proyecto a Reid & Sigrist, empresa realmente especializada en la fabricación y suministro de instrumental aeronáutico de precisión que incluso llegó a fabricar algún prototipo de avión. Quizás su condición de proveedor de la RAF fue determinante para que fuera la elegida para el proyecto de clonaje de la Leica y por tanto, fue a quien se le suministró toda la documentación obtenida de Leitz, incluyendo planos específicos de la Leica IIIb que se requisan en ulteriores inspecciones.

 

Una vez otorgados los derechos y licencias, R&S produjo hasta seis prototipos para su presentación en la Feria de Industrias Británicas del 47, mostrándose también en el British Journal of Photography de Mayo de ese mismo año. No obstante, parece ser que surgieron algunos problemas de índole administrativa así como también de carácter logístico y de calidad con las empresas subcontratadas que retrasaron notablemente la salida de las primeras cámaras, teniéndo que asumir directamente la practica totalidad de las tareas de producción. Así pues, no fue hasta 1951 cuando la Reid llegó al mercado y lo hizo en cantidades muy limitadas. Eso si, en todos los modelos, se incluyó la óptica de Taylor, Taylor & Hobson con sede también en Leicester, una empresa óptica de gran prestigio (introductora de la lente de Cooke)

 

El modelo finalmente anunciado como Reid (la nomenclatura con la distinción de los números romanos no se le asignó hasta que no hubo unos modelos distintos en 1958) se ofreció al precio de 118/12/6 o 118 libras, 12 chelines y 6 peniques (precio referido a tiempos en que la libra funcionaba con un doble sistema divisionario que compatibilizaba el vigésimo-decimal y duodecimal, por lo que una libra equivalía a 20 chelines y un chelín 12 peniques)

 

Este primer modelo, conocido como Reid III – Tipo 1 (en algunas fuentes referido como IIIa) no disponía de sincronización de flash, prestación que se añadió en el Tipo 2 que se comercializó a partir de 1953 y que se corresponde con el ejemplar de cámara adquirido para esta colección y mostrado en imagen. Este segundo modelo tenía un precio contado de 126/0/0 libras (impuestos incluidos).

 

A partir de 1958 -1959 se añadieron dos nuevos modelos de cámara sin telémetro o Reid I, y Reid Ia, según tuviesen o no dial de velocidades lentas. Estas versiones se destinaron principalmente para proveer a policía y fuerzas armadas aunque algunas unidades también se pusieron a disposición del público en general, rebajando el precio hasta el entorno de las 75 libras.

 

En 1959 se anunció una tercera versión telemétrica o Reid II sin velocidades lentas que al parecer no fue finalmente comercializada aunque, paradójicamente, se han detectado falsificaciones basadas en las FED y Zorki por lo que podríamos decir que ¡La copia fue también copiada!

 

La Reid estuvo presente en el mercado hasta 1964 cuando Reid & Sigrist abandona definitivamente la producción de cámaras, extinguiéndose seis años después tras ser absorbida por la discográfica Decca aunque, según datos que no he podido contrastar suficientemente, A.W.Young y Marston & Heard de Londres y A.W. se habrían quedado con los equipos y materiales remanentes de sus líneas de producción de cámaras.

 

Descripción de la Reid

La cámara presenta un cuerpo unitario de metal fundido cromado y con recubrimientos de goma vulcanizada negra. En su plataforma superior lleva grabada de la marca Reid con grafía similar a Leica e inmediatamente debajo la denominación y ciudad sede de la empresa. Sobre la zapata para el acoplamiento de elementos accesorios, incluye el número de serie de producción que en esta cámara es el P1580.

 

Diseñada para el uso de película de 24x36, acepta chasis estándar del tipo 135. Para su carga, cuenta con una pletina en su base, cuya remoción da acceso al alojamiento del chasis de película y al eje receptor de la cámara donde se fijan a los engranajes del mecanismo de arrastre. Para avanzar la película, cuenta con una rueda que emplazada a la izquierda de la pletina superior, incluye en su base un disco graduado o contador de fotogramas que debe ser reiniciado manualmente al cargar un nuevo carrete. Cada vez que se gira para avanzar la película, se carga al mismo tiempo el obturador, lo cual previene de dobles exposiciones. El disparador del obturador está situado a su izquierda y por delante se observa una pequeña palanca que permite liberar el carrete. Una pequeña palanca situada por delante del disparador permite liberar el carrete y rebobinar a continuación con la rueda que está situada en el flanco derecho de dicha pletina.

 

La cámara fue equipada con una lente Taylor-Hobson de 2 pulgadas, F/2 de tambor retráctil que dispone de una pequeña palanca para girar y conseguir enfoques entre 3,5 pies e infinito. Su número de serie es el 330084. La montura es de rosca, compatible con las Leica de 39mm (quizás la única medida que se mantuvo en el sistema decimal). La lente corresponde a un triplete anastigmático consistente en 6 componentes en dos grupos cementados, en los que cada una de las ocho superficies de vidrio-aire ha sido tratada con un revestimiento antirreflejos que optimiza la transmisión de luz y ofrece un mayor contraste fotográfico. A este respecto, cabe señalar que un experto como Ivor Matanle, opina en su libro "Collecting and Using Classic Cameras" que esta lente es similar a la Summar de Leitz anterior a la guerra pero que, sin embargo, ofrece un rendimiento notablemente superior.

 

Asociada a esta óptica, se dispuso un obturador de doble cortinilla y desplazamiento horizontal, ubicado directamente delante de la película - en el plano-focal del objetivo - que es ajustable con dos diales, uno para velocidades altas (situado en la plataforma superior de la cámara) de 1/20s, 1/30s, 1/40s, 1/60s. 1/100s, 1/200s, 1/500s, 1/1000s más la opción de B (al apretar el disparador se abre el diafragma y al soltarlo se cierra) que fijándolo en la marca 20-1 se habilita el de velocidades bajas (situado en la frontal) para ofrecer la posibilidad de disparo en 1s, 1/2s 1/4s, 1/8s y 1/20s más la opción de “T” (opción que abre al pulsar el disparador y para cuyo cierre se requiere no de una nueva pulsación sino del retorno a la posición 1 en el dial de velocidades lentas). Como se puede observar en la cámara fotografiada, el dial para velocidades altas está situado sobre la plataforma superior y el de lentas en el frontal derecho de la cámara. Por su parte, la apertura del diafragma de iris se controla haciendo girar el anillo situado en la frontal del tambor de la lente que muestra las escalas graduadas f de: 2 - 4 - 5,6 – 8 – 11 y 16.

 

La cámara incluye un telémetro acoplado de imagen coincidente cuyo visor es adyacente al ocular de enfoque y tiene un efecto lupa 1,5x (aumenta un 50% la imagen). Frontalmente se pueden apreciar dos ventanas circulares que corresponden al telémetro y una central rectangular para el visor. En la rueda para el rebobinado de la película se habilitó una palanca que permite ajustar las dioptrías del ocular.

 

Uno de los rasgos que se diferencian de la Leica es la presencia de dos conectores frontales y en vertical que se corresponden con dos circuitos eléctricos para la sincronización de todo tipo de flash accesorio. El superior está marcado con una “E” para la conexión de un flash electrónico y el inferior con la letra “B” para flashes de bombillas.

 

Es en definitiva, una cámara que se construyó con los más altos estándares de calidad en cuanto a diseño y material pero que retrasó tanto su salida al mercado que llegó desfasada respecto a la Leica que imitaba y, sobre todo, no fue capaz de innovar en una década en la que aparecieron inmediatamente cámaras que aportaban novedades técnicas y prestaciones muy superiores con precios incluso más competitivos. Sin embargo, sus peculiares antecedentes y el hecho de que se produjeron poco menos de 2000 unidades, la han convertido en un objeto coleccionista de primer orden.

21,183 views
18 faves
10 comments
Taken on March 9, 2013