1951: NIKON S. Nippon Kogaku K.K. Tokio, Japón

Aunque la fundación de la actual Nikon se remonta a 1917, no es hasta después de terminada la Segunda Guerra Mundial cuando, obligada por las circunstancias, se reinventa y emprende el proyecto de fabricar cámaras fotográficas.

 

La Nippon Kogaku Kogyo KK (Compañía Limitada de Fabricación Óptica) de cuyo capital y sucesivas ampliaciones era mayoritario el conglomerado corporativo Mitsubishi, surgió bajo el impulso del gobierno que, en un contexto de modernización militar a gran escala, promovía la fusión de varias empresas del sector óptico para garantizarse así un autoabastecimiento de suministros de calidad para su Marina Imperial, en el que esta empresa resultó clave.

 

Al acabar la Segunda Guerra Mundial y tras la consiguiente rendición del Japón, las directrices políticas y económicas del Estado quedaron sometidas al Comando Supremo de las Fuerzas Aliados – SCAP- bajo el mando del General MacArthur. Es cuando Nippon Kogaku fue autorizada a mantener su actividad pero limitándola a una serie de líneas de producto, todas ellas de aplicación exclusiva en el ámbito civil. Entre las líneas propuestas se incluye la fabricación de cámaras fotográficas, algo para lo que no contaba con experiencia aunque si que había diseñado ya los objetivos Nikkor, paradójicamente, para equipar las Hansa de la Canon y a quien proveyó de estas lentes hasta después de la guerra.

 

Entre 1946 y 1947 produjeron algunos prototipos de cámaras, incluyendo una TLR de 6x6, homóloga a la Rolleiflex pero, dado el auge internacional del 35mm, finalmente optaron por enfocar sus esfuerzos en una telemétrica para este formato, iniciándo su producción bajo la dirección del insigne ingeniero Masahiko Fuketa.

 

Paralelamente, la Canon comenzó a producir sus propios objetivos y ello supondría el nacimiento de una rivalidad comercial y tecnológica entre ambas empresas que persiste en la actualidad.

 

La primera cámara o Nikon I se comercializó en Marzo de 1948 y estaba “inspirada” en lo mejor de sus coetáneas Contax y Leica. De la primera se sacó el diseño de formas de su cuerpo, su respaldo removible, las ruedas de enfoque y control de obturación, así como su montura en bayoneta, en cambio, se optó por un mecanismo telemétrico de tela y un obturador plano-focal horizontal del tipo Leica. Sin embargo, el formato elegido fue el estándar del Japón de 24x32 que permitía obtener 40 exposiciones sobre la película de 35mm. Al ser este incompatible con los sistemas automáticos de revelado y montaje de película impuestos por la Kodak, fue vetada su exportación a América.

 

Un año después, en Septiembre de 1949 fue transformada a un formato de 24x34 que se conoce como Nikon M pero que, sin embargo, se quedó a medio camino entre el formato japonés y el occidental de las Leica, Retina y Contax, pero que al menos era más fácil de adaptar.

 

No fue sino hasta Febrero de 1951 cuando se presenta la Nikon S que, en esencia, volvía a ser la misma cámara pero añadiendo una mejora notable al ser dotada de sincronización de flash.

 

La Nikon S es pues, lo que podríamos denominar la tercera variante del primer tipo de cámaras fotográficas de 35mm diseñadas por la Nippon Kogaku aunque para la propia Nikon tanto la I como la M como la S son la misma cámara.

 

La Nikon S mantuvo el diseño de 24x34 que seguía siendo incompatible con las monturas de diapositiva Kodachrome y que, desde luego, supusieron un obstáculo para que alcanzara una mayor aceptación. No obstante, fue la primera que se comercializó con éxito y de las 738 cámaras producidas de la I y aproximadamente 1.600 de la M, se pasó a unas 36.750 con la S y ello a pesar de no ser mucho más barata que una Leica coetánea.

 

En cuanto a las opciones ópticas, se contaba con un Nikkor-S de 5 cm, f/2 y otro de f/1,4 (similar al que porta la mostrada en la imagen), también se podía acceder a un 3,5 cm gran-angular, un telefoto de 8,5 cm de f/2,0 y un espectacular 13,5 cm de f/3,5. En 1953 se presentó otro notable y rapidísimo objetivo, nada menos que un 85mm de f/1,5.

 

Aunque se suele afirmar que la S2 fue la primera cámara Nikon importada en Estados Unidos, esto no es del todo cierto, pues una cantidad significativa de la producción de la S e incluso de la serie M, no solo llegó a América llevada por soldados destinados en el Archipiélago sino que previamente, la firma Overseas Finance and Trading, pequeña firma de San Francisco, inició su importación desde 1949 (véase anuncio) , hasta que en 1953, Joseph Ehrenrich, personaje clave en la expansión de Nikon, se hiciera con los derechos exclusivos desde New York.

 

No obstante, también cabe resaltar que el primer empujón que recibió la marca hacia su reconocimiento internacional, vino dado por una feliz casualidad ya que un prestigioso reportero gráfico de la revista Life, David Douglas Duncan, en ocasión de estsr realizando un reportaje sobre arte en Japón, quedó gratamente sorprendido por la calidad de la nitidez y contraste que proporcionaban las ópticas que empleaba un colega suyo llamado Jun Miki. Su curiosidad le llevó junto a otro fotógrafo de Life residente allí, Harold Bristol, a querer conocer mejor el producto y visitar la fabrica Nippon Kogaku donde, su propio presidente, el Dr. Masao Nagaoka, organizó una sesión de demostraciones. A partir de ahí, ambos fotógrafos de Life, equiparon sus respectivas Leica y Contax con objetivos Nikkor. Duncan cubriría seguidamente la guerra en Korea con ellos. En 1950, sus famosos reportajes de guerra y sus comentarios sobre el descubrimiento de esos “maravillosos objetivos japoneses” tendrían amplio eco en revistas como Popular Photography y el diario The New York Times.

 

Hacia finales de 1954, este primer modelo comercial fue sustituido por una Nikon S2 que, al margen de poseer un formato normalizado de 24x36, introdujo notables innovaciones. La nueva versión fue sucedida en 1957 por la Nikon SP , cámara que representó el culmen de las telemétricas de Nippon Kogaku y la base de las Nikon F réflex que determinaron el comienzo del reinado casi absolutista de la marca .

 

..........................................................................................................................................................................

Para conocer en detalle la apasionante historia de esta marca, recomiendo la lectura del libro publicado por la Editorial Hove Colleector Books titulado "Nikon rangefinder camera: An illustrated history" y cuyo autor es Robert Rotoloni, quien quizás sea el mayor erudito en la historiografía de Nikon. También, es muy interesante, bien documentado y maravillosamente ilustrado, el trabajo de Brian Long que, bajo el título "Nikon, A Celebration" ha publicado más recientemente la editorial The Crowood Press.

 

5,895 views
4 faves
3 comments
Taken on April 26, 2011