new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Bolivia. Santa Cruz de la Sierra. Concepción. (Misiones jesuiticas) | by Cesar Catalan
Back to photostream

Bolivia. Santa Cruz de la Sierra. Concepción. (Misiones jesuiticas)

El municipio de Concepción es la primera sección municipal de la Provincia Ñuflo de Chávez. Esta situado en el extremo Noroeste del departamento de Santa Cruz a 290 Km. de la ciudad y a 60 Km. de San Javier, viene a formar parte de lo que hoy se denomina La Gran Chiquitania.

 

Concepción fue fundada en 1709 por el padre Lucas Caballero y refundada en 1722 por el padre Juan de Benavente. El conjunto misional también fue construido por el padre Martín Schmid entre 1753 y 1756, la iglesia fue restaurada en 1975 por Hans Roth y su disposición es inversa a la de San Javier. La riqueza de los tallados y del pan de oro que adorna los altares y retablos es una muestra del esplendor artístico que lograron los jesuitas.

 

En la iglesia destacan los retablos laterales que representan al Calvario y la Inmaculada. En el altar mayor, San Ignacio de Loyola y San Francisco Xavier flanquean a la Virgen María. Las paredes han sido revocadas y pintadas de nuevo, aunque un pedazo de la pared original se conserva en la parte trasera de la catedral. Los bancos son nuevos y ha sido tallados cada uno con un motivo diferente por los artesanos de Concepción.

 

En Concepción se halla el archivo misional, que guarda más de 5.000 hojas de música entre misas, salmos, cantos religiosos y motetes en latín, guaraní, español e italiano. Muchas de estas obras se han presentado en diferentes festivales de música barroca en el mundo. Junto con el convento adyacente, forman un armonioso conjunto arquitectónico. La iglesia de Concepción es desde 1951 la Catedral del Vicariato Apostólico de Ñuflo de Chávez.

 

En Concepción también se pueden visitar el Museo Misional, ubicado en la casa natal del presidente Hugo Banzer; el Museo Antropológico, donde las dos principales culturas nativas de la zona, la chiquitana y la ayorea, exponen sus misterios; las estancias ganaderas que han combinado sus labores con el interés de los turistas. En una de ellas el grupo invitado tuvo oportunidad de deleitarse con la ambrosía, leche recién ordeñada a la que se le añade esencias de distintos sabores.

 

Misiones jesuiticas

La colonización de América fue emprendida por sacerdotes de distintas órdenes religiosas, que llevaron a cabo una amplia labor evangelizadora. Entre las misiones de dichas órdenes destacaron las de los jesuitas y franciscanos, y su labor en la Chiquitania Boliviana.

La Compañía de Jesús, bajo el mando de Ignacio de Loyola y por mandato del papa Paulo III, emprendió para marzo de 1540 la labor de fundar reducciones y evangelizar en las tierras del Nuevo Mundo así como la incursión y descubrimiento de nuevos dominios. En Bolivia influyó fuertemente fue la búsqueda de El Dorado, o el Gran Paitití, denominativos de una mítica ciudad de oro.

A finales del siglo XVII comenzó la creación de las misiones jesuitas en el territorio boliviano, esencialmente en las regiones de Chiquitos, al norte del departamento de Santa Cruz de la Sierra, y en Moxos, ubicado en el territorio del departamento del Beni. Primero se fundó la Misión de San Francisco Xavier en 1691, por el jesuita José de Arce. Seguidamente se creó la Misión de San Rafael en 1696, debida a los jesuitas Zea y Herbas. Posteriormente, en 1698 el jesuita Felipe Suárez fundó la Misión de San José. La Misión de San Juan Bautista data de 1699, y la Misión de Concepción de 1709. La Misión San Ignacio de Zamucos fue creada en 1724, siendo abandonada en 1745. Posteriormente se fundaron la Misión de San Ignacio en 1748, la Misión de Santiago en 1754, y finalmente las últimas en fundarse fueron las Misión de Santa Ana en 1755 y la Misión de Santo Corazón en 1760.

La evangelización mediante el uso de la música renacentista y barroca tuvo gran acogida en la época y que se ha desarrollado consecutivamente hasta la actualidad, dejando un legado propio.

En 1767, la Compañía de Jesús fue expulsada de España y América, quedando su labor incompleta y abandonada. Aunque en Argentina, Paraguay y Brasil el trabajo hecho desapareció notablemente, en Bolivia sin embargo la obra se mantuvo y se desarrolló durante generaciones hasta la actualidad.

Las «Misiones jesuíticas del Chiquitos» fueron declaradas en 1990 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Señala la Unesco que, entre 1696 y 1760, seis conjuntos de reducciones (asentamientos de indios cristianizados) inspirados por las ciudades ideales de los filósofos del siglo XVI, fueron fundadas por los jesuitas en un estilo que aunaba la arquitectura católica con las tradiciones locales. Las seis que quedan (San Francisco Javier, Concepción, Santa Ana, San Miguel, San Rafael y San José) son un patrimonio vivo en el anterior territorio del Chiquitos.1

Tanto las autoridades bolivianas como organizaciones sin fines de lucro llevan a cabo el lanzamiento turístico de la zona mediante el Festival de Música Renacentista y Barroca de Chiquitos.

17,193 views
24 faves
8 comments
Taken on December 30, 2009