new icn messageflickr-free-ic3d pan white
LA RIOJA Haro   C.M. | by Cesalf .
Back to photostream

LA RIOJA Haro C.M.

HARO VISTA DESDE EL CERRO DE LA MOTA TAMBIEN LLAMADO ATALAYA.

Haro es una localidad y municipio español, situado al noroeste de la Comunidad Autónoma de La Rioja, siendo cabecera de su comarca homónima y la población más importante de la denominada Rioja Alta. Linda con la provincia de Burgos por los Montes Obarenes al Norte y con Álava por el Ebro al Este.

Cuenta con un importante patrimonio arquitectónico y urbanístico, entre el que sobresale la portada principal de la iglesia de Santo Tomás, obra de Felipe Vigarny, sus numerosos palacios y el casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1975.

 

Que fue la primera población española que dispuso de alumbrado público por electricidad y una de las siete poblaciones no capital de provincia que tuvieron una sucursal del Banco de España.

Ubicación

El municipio limita al norte con Briñas y Miranda de Ebro, este último perteneciente a la provincia de Burgos, al este con Labastida perteneciente a la provincia de Álava, al sur con Gimileo, Ollauri, Rodezno y Zarratón, y al oeste con Villalba de Rioja, Cihuri, Anguciana y Casalarreina.

 

Hidrografía

Por el municipio transcurre el río Ebro y el río Tirón. El primero entra en el municipio por el norte, proveniente de Miranda de Ebro, en la zona de las Conchas de Haro, donde separa los Montes Obarenes de la Sierra de Cantabria. Continúa dibujando amplios meandros con una sinuosidad de 2,22,[5] saliendo por el sur en dirección a Gimileo. El segundo entra por el oeste proveniente de Anguciana; en la presa de Arrauri se canalizan parte de sus aguas (cauce de Arrauri) para conducirlas hasta la central hidroeléctrica de San José, devolviéndolas de nuevo al cauce del río que termina desembocando en el Ebro cerca del barrio de las bodegas en la denominada "boca del Ebro". Por una donación de 1421 se sabe que en esa fecha ya existía el cauce de Arrauri,[6] que probablemente se usaba ya entonces para mover molinos.

 

La abundancia de agua crea un paisaje de sotos y choperas, que proporciona tierras de regadío para cultivos hortofrutícolas.

 

Los suelos de la zona están formados principalmente por calizas del Cretácico Superior. Su permeabilidad forma acuíferos recargados por la infiltración de las precipitaciones.[7] El agua potable de Haro es extraída de varios de estos acuíferos, por las captaciones de El Mazo con unos 2,5 millones de litros diarios, El Estrecho con unos 3,3 y Villalobar, siendo esta última la principal captación durante todo el año, salvo en verano en las que sus niveles bajan y se requiere una mayor extracción de las otras dos. En 2006 la ciudad era abastecida con unos 4 millones de litros diarios, aumentando estas necesidades durante el verano hasta los 7,5 millones, debido al aumento de población durante este periodo.

 

Historia

Hay varias teorías sobre la fundación de Haro, tomándose como la más realista la de Domingo Hergueta, quien argumentaba sobre la existencia de un villorrio que cuidaba el faro del cerro de la Mota que alumbraba la desembocadura del río Tirón en el Ebro, ya que esta zona era navegable. La villa recibiría el nombre de dicho faro, que evolucionaría, como el castellano, transformándose en Haro.

La zona estuvo poblada por Berones.

Durante la Hispania Romana en los riscos de Bilibio se construyó un castro de defensa que era denominado Castrum Bilibium.

La primera alusión a Haro data del 1040, en un documento del rey navarro García Sánchez III de Navarra "el de Nájera" en el que donaba a su esposa Estefanía de Foix, mediante la carta de arras, "Bilibium cum Faro".[12]

 

De 1063 es el primer documento donde se cita la presencia de judíos en la villa. Pertenece a una donación de Sancho Garcés IV de Navarra al obispo de Álava don Nuño, en la que le entregaba la heredad del judío Marlahim, situada en el termino del Viano.

 

La villa fue donada por Alfonso VI de Castilla a Diego López I de Haro,[13] señor de Vizcaya desde 1093, reafirmando su posesión Urraca de León y Castilla hija de Alfonso VI por la ayuda que prestó este en las luchas contra su ex-marido el rey aragonés Alfonso I de Aragón sobre el año 1110.

 

Alfonso VIII concedió fuero a Haro, el 15 de mayo de 1187, conseguido por mediación de Diego López II de Haro, y que sería confirmado en 1254 por Alfonso X "el sabio". Alfonso VIII también concedió un fuero específico a los numerosos judíos de la aljama jarrera.

 

En 1288 el Castillo de Haro es asaltado, saqueado y destruido por Sancho IV "el Bravo". Poco después rebautizó la villa como Villabona y convocó las Cortes.

 

El 6 de agosto de 1358 se reúnen en Haro la junta de los principales pueblos próximos: Vitoria, Logroño, Nájera, Santo Domingo de la Calzada, Miranda de Ebro, Treviño, Briones, Davalillo, Labastida, Salinillas de Buradón, Portillo, Salinas de Añana, La Puebla de Arganzón, Peñacerrada y Santa Cruz de Campezo, para unirse y auxiliarse contra los malhechores o poderosos, formando las Ordenanzas.

Cenotafio en recuerdo de los liberales muertos durante la Primera Guerra Carlista. Situado en la margen derecha del Ebro junto al puente de Briñas

 

En los siglos XIV y XV, la villa pasó a poder de los Trastámara y posteriormente a Navarra, hasta que en 1430, Juan II de Castilla lo donó a Don Pedro Fernández de Velasco, con el título de Conde de Haro, por la ayuda recibida en su lucha contra Juan II de Aragón. Los Fernández de Velasco mantuvieron el señorío de la villa hasta la abolición de los señoríos y mayorazgos por las Cortes de Cádiz en el año 1811.

 

En 1520 el pueblo se levanta por primera vez contra los privilegios del conde de Haro y los abusos de los comerciantes flamencos de Carlos I.

 

En 1710, la ciudad juró fidelidad y obediencia al primer rey español de la casa Borbón Felipe V de España, en plena Guerra de Sucesión entre Austrias y Borbones, y prestó refugio a la futura reina doña María Luisa Gabriela de Saboya, junto a su hijo de tres años Luis, príncipe de Asturias, en la casa de la familia Salazar. Por aquella gesta, los Salazar conservan un retrato del niño Luis y privilegios heráldicos. El nuevo rey, Felipe V, correspondió a la hazaña de Haro y la tituló "MUY NOBLE Y MUY LEAL".

 

En 1808, habiendo establecido las tropas napoleónicas cuartel en la ciudad, esta será de las primeras poblaciones españolas en adaptarse al modelo administrativo del reinado de José Bonaparte.

 

En 1833 se creó la provincia de Logroño, dejando de pertenecer administrativamente a la provincia de Burgos.

 

El 13 de marzo de 1834 durante la Primera Guerra Carlista, comenzaban a combatir cerca del Monasterio de Herrera carlistas, al mando de Basilio García, contra liberales. Los liberales corrieron en su huida hasta el Ebro. Algunos se escondieron entre los trabajadores del campo, otros consiguieron cruzar el puente denominado de Briñas y los más desafortunados perecieron en la lucha en los alrededores de dicho puente. En su memoria se levantó un cenotafio en ese lugar. El 6 de septiembre de 1834 las tropas carlistas, tras asolar varias poblaciones de la sierra riojana intentaron entrar en Haro, siendo repelidos.

 

El 27 de octubre de 1891 la Reina Regente María Cristina otorga a la villa el reconocimiento de ciudad. El decreto fue logrado por los buenos oficios del senador vitalicio León López Francos, más conocido como Marqués de Francos y en él se indicaban las razones que llevaban a ese reconocimiento

Castillo de la Mota [editar]

Construido antes del siglo XIII. De él no existe hoy resto alguno conocido.

Era propiedad del rey. Se encontraba en el cerro de la Mota, también conocido como Atalaya. Su mantenimiento y defensa eran responsabilidad de la población judía, según se desprende del fuero que Alfonso VIII de Castilla otorgó a los judíos en la segunda mitad del siglo XIII.

En 1288 después de que Lope Díaz III de Haro fuera asesinado por Sancho IV de León y Castilla, los leales a Lope y la población, se hicieron fuerte en el Castillo. Sancho IV tomó el Arrabal y rebautizó la población como Villabona. Convocó cortes en el solar que hasta entonces había pertenecido a los Haro e hizo desaparecer el topónimo de Haro de numerosas leyes y privilegios. El sitio del Castillo duró más de dos meses, tras el cual los partidarios del rey aplastaron la villa, derrumbaron las murallas y saquearon la población. Hubo muchas víctimas judías, siendo además estos los más castigados tras la contienda (perdiendo privilegios y propiedades) por haber defendido el castillo y ser fieles colaboradores de los Haro.

Llegada de la luz eléctrica [editar]

Placa de intento de hermanamiento con Jerez de la Frontera. Primer centenario de la instalación del alumbrado público por electricidad.

En 1877 se aprobó el proyecto para la instalación de alumbrado público.

La obra constó de la iluminación de 62 calles, donde fueron instalados 260 puntos de luz.

La inauguración se realizó el 17 de septiembre de 1890, tras las fiestas de la Virgen de la Vega. El mismo año, según la sesión ordinaria del 21 de mayo de 1890, folio 266 del ayuntamiento de Jerez de la Frontera, se indica que tras la prueba de dos farolas de cuatro luces cada una realizada frente en la casa consistorial, se aprobaba la instalación de veintidós farolas en dos calles próximas que quedaron montadas en julio del mismo año.[15] Si bien según estos datos, Haro contaría con luz después de Jerez, este último en 1895 contaba todavía únicamente con 36 farolas colocadas en cinco calles y tres plazas, utilizando en el resto de calles gas. Por lo que se puede decir que Haro fue la primera ciudad española en contar con alumbrado público por electricidad en todas sus calles.

Por este hecho se popularizó el dicho de "Ya estamos en Haro que se ven las luces

El 17 de septiembre de 1990, coincidiendo con el centenario, se inicio un proceso de hermanamiento con Jerez de la Frontera para conmemorar este hecho. Ese día, de la fuente de la calle Víctor Pradera de Haro, manó vino y en la farola situada sobre ésta, se colocó una placa para el recuerdo de ese día. No llegó a completarse el hermanamiento administrativo por matices protocolarios, habiéndose intercambiado únicamente un pergamino, el 4 de septiembre del mismo año.

Conde de Haro

En 1430 el rey Juan II de Castilla nombró a Pedro Fernández de Velasco primer Conde de Haro durante las Cortes de Medina del Campo, por la ayuda que le había prestado en la lucha contra Juan II de Aragón.

El título ha ido siendo heredado por sus descendientes, los primogénitos de la casa de los Velasco hasta 1986, cuando la rama principal de la familia quedó sin descendencia. Tras esto el título fue reclamado judicialmente por la Familia Escalona, consiguiendo Francisco de Borja Soto y Moreno-Santamaría sentencia favorable en 1999. Este es considerado el actual conde, si bien el título es meramente honorífico al no existen ya los antiguos señoríos.

 

es.wikipedia.org/wiki/Haro

16,399 views
2 faves
4 comments
Taken on July 19, 2009