flickr-free-ic3d pan white

SOMEWHERE IN GALICIA / EN ALGÚN LUGAR DE GALICIA

Galicia es una comunidad autónoma española. Está situada al noroeste de la península ibérica y formada por las provincias de La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra. Geográficamente, limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con Portugal, al oeste con el océano Atlántico y al este con el Principado de Asturias y con la comunidad de Castilla y León (provincias de Zamora y de León).

 

A Galicia pertenecen el archipiélago de las islas Cíes, el archipiélago de Ons, y el archipiélago de Sálvora, así como otras islas como Cortegada, Arosa, las Sisargas, o las Malveiras.

 

El topónimo «Galiza»

 

El topónimo "Galiza", usado en galaicoportugués en la Edad Media junto con "Galicia", cayó en desuso hacia el siglo XV coincidiendo con la decadencia de la literatura escrita en lengua gallega.

 

La forma "Galicia" fue la única que siguió empleándose de forma ininterrumpida a lo largo de la historia en la lengua hablada.15 En el siglo XIX, con el surgimiento del galleguismo se recupera el uso de "Galiza" por parte de intelectuales y literatos. Ya en el siglo XX, el término "Galiza" se convierte en una de las reclamaciones del nacionalismo gallego. Desde la recuperación de la autonomía, la forma "Galicia" es la única usada institucionalmente y la más habitual entre población. Tras la aprobación por parte de la Real Academia Gallega de la normativa de la concordia en 2003, «Galiza» fue aceptado, también, como un topónimo lingüísticamente válido en gallego.

 

Lenguas

 

Los dos idiomas oficiales de Galicia son el castellano y el gallego. El gallego es reconocido como lengua propia de Galicia en su estatuto, y tiene con el portugués un tronco común (galaico-portugués). La independencia portuguesa en la Edad Media favoreció la evolución del portugués y el gallego hacia lenguas distintas, ya diferenciadas en el siglo XV.

 

Geografía

 

El territorio de Galicia tiene una superficie total de 29.574 km². Está comprendido entre 43º 47' N29 (Estaca de Bares) y 41º 49' N (frontera con Portugal en el Parque del Xurés) en latitud. En longitud, entre 6º 42' O (límite entre Orense y Zamora, concretamente en la Estación Invernal de Trevinca (Orense)) y 9º 18' O (conseguido prácticamente en dos lugares: cabo de la Nave en Finisterre y cabo Touriñán).

 

El centro geográfico de Galicia se sitúa en un bosque en la aldea de A Vila, parroquia de Borraxeiros, en el municipio de Agolada (Pontevedra).

 

Se obtiene como la media de los valores máximos y mínimos de latitud y longitud:

Norte 43,7924041112 Estaca de Bares (A Coruña) Sur 41,8072541522 Feces de Abaixo (Ourense) Este -6,734324529 Estación Invernal de Trevinca (Ourense) Oeste -9,29885967 Cabo da Nave (A Coruña)

 

La ría de Arosa (Pontevedra) constituye la mayor ría gallega en superficie, y es la más grande de toda España.

 

Contrariamente a la creencia popular, el cabo Finisterre no es el punto más occidental de la España peninsular. Esta distinción debe otorgársele al cabo Touriñán.

 

Relieve

 

En la geografía gallega destaca el contraste entre el relieve costero y el del interior, más elevado que el primero. También contrasta la morfología entre las llanuras elevadas septentrionales y las sierras y depresiones meridionales.

 

El aspecto orográfico que presenta Galicia en su interior es de montañas bajas y romas, con multitud de ríos, estructurados como tributarios del río Miño en el interior, y en las cuencas atlántica y cantábrica, ríos más cortos (en particular los que van al mar Cantábrico). Las pendientes suaves a veces ceden el paso a laderas escabrosas, como ocurre en los Cañones del Sil. En otras zonas aparecen amplios valles, si bien son minoritarios.

 

La costa gallega cuenta con 1.500 kilómetros y se caracteriza por la presencia de las rías. Las rías están tradicionalmente divididas en Rías Altas (Ribadeo, Foz, Vivero, Barquero, Ortigueira, Cedeira, Ferrol, Betanzos, La Coruña, Corme y Lage y Camariñas) y Rías Bajas de mayor tamaño, se encuentran al sur de Finisterre como punto más occidental de Galicia (Corcubión, Muros y Noya, Arosa, Pontevedra y Vigo). Entre las Rías Altas se hace continuamente una división entre las denominadas propiamente Rías Altas (al este de Estaca de Bares) y las Rías Medias.

Las rías destacan por su importante ayuda a la pesca de Galicia, contribuyendo a que la costa gallega sea una de las zonas pesqueras más importantes del mundo.

 

La erosión del océano Atlántico en la costa gallega también contribuyó a la presencia de multidud de cabos entre los que destacan Estaca de Bares (punto más al norte de Galicia y la separación entre el océano Atlántico y el mar Cantábrico), cabo Ortegal, cabo Prior, Punta Santo Adrao, cabo Vilán, cabo Touriñán (punto más occidental de Galicia), cabo Finisterre, considerado por los romanos como el fin del mundo conocido, y el cabo Silleiro que cierra por el sur la ría de Vigo.

 

A lo largo de la costa gallega se encuentran cerrando las rías un gran número de archipiélagos que destacan tanto por sus fondos marinos como por sus colonias de aves marinas. Se calcula que en la costa de Galicia hay 316 archipiélagos, islotes y peñascos, según un inventario realizado en el año 2007. Los principales grupos de islas son los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora así como las islas de Cortegada (junto con los tres archipiélagos anteriores forman el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia), Arosa, Sisargas y Malveiras.

 

El aspecto orográfico gallego en su interior es de montañas bajas y romas. Las pendientes suaves a veces ceden el paso a laderas escabrosas, como acontece en los cañones del río Sil. En otras zonas aparecen amplios valles, si bien son minoritarios.

 

Galicia es recorrida de norte a sureste por dos fallas tectónicas, partiendo las características del suelo gallego por dichos lugares. Una de estas fallas forma el escalón rectilíneo que se encuentra en la costa sudoccidental gallega entre el cabo Silleiro y la desembocadura del Miño, donde pueden verse facetas triangulares que marcan nítidamente la separación costera entre el continente y el mar. Por otra parte, los manantiales termales presentes en varias partes de Galicia (por ejemplo, en Orense) marcan el trazado de las fallas que atraviesan el territorio gallego. Así, se encuentran en la zona de Porriño canteras de granito, una roca muy abundante en buena parte de Galicia, pero ausente en el extremo nordeste, lo cual se nota en la arquitectura dominante: las construcciones defensivas (castros, murallas), puentes y las obras tanto civiles como religiosas emplearon tradicionalmente bloques de granito en la mayor parte de Galicia, mientras que en el noreste se ha venido empleando otros materiales de construcción, como puede verse en la muralla romana de Lugo, construida con lajas de pizarra. Las principales cadenas montañosas de Galicia son las sierras de O Xistral (norte de Lugo), Los Ancares (frontera con León y Asturias), O Courel (frontera con León), O Eixo (frontera entre Orense y Zamora; a 2.124 metros se encuentr Peña Trevinca, el techo de Galicia), Macizo de Manzaneda (corazón de la provincia de Orense), O Faro (frontera entre Lugo y Pontevedra), Cova da Serpe (frontera Lugo y La Coruña), Montemayor (provincia de La Coruña), Montes do Testeiro (entre Pontevedra y Orense), A Peneda, y las de O Xurés y O Larouco (frontera entre Orense y Portugal).

Las principales cimas de Galicia son Peña Trevinca (2.127 m), Peña Surbia (2.095 m), Alto do Torno (1.942 m), Maluro (1.925 m), Los Ancares (1.821 m) y Cabeza de Manzaneda (1.778 m).

 

Hidrografía

 

El río Sil divide las provincias de Lugo y Orense.

 

Galicia mantiene una buena cantidad de cursos fluviales. En general, y debido a su pequeñez, salvo el Miño en su desembocadura o en los muchos embalses, los ríos no son navegables (excepción hecha para pequeñas barcas en el tramo final sin pendiente de algunos, que propicia la celebración de fiestas semi-acuáticas como las llamadas "zaleas").

Vinculado con su hidrografía destaca la Reserva de la Biosfera Terras do Miño que se extiende por la cuenca alta del río Miño, en la provincia de Lugo y comprende los territorios pertenecientes a los ayuntamientos de Orol, O Valadouro, Muras, Alfoz, Mondoñedo, Abadín, Germade, Vilalba, Pastoriza, Riotorto, Guitiriz, Cospeito, Meira, Begonte, Rábade, Castro de Rey, Otero de Rey, Pol, Lugo, Friol, Castroverde, Guntín, O Corgo, Baralla, Páramo y Láncara.

 

Son ríos muy cortos en la vertiente cantábrica y algo más largos en la atlántica, con las excepciones nuevamente del Miño y el Sil que tienen una longitud de varios cientos de kilómetros.

 

En Galicia existen muchos embalses para la producción de energía eléctrica, debido al caudal, pendiente y angostura, lo que produce también el fenómeno de los cañones, como los célebres cañones del Sil (muchos de ellos aprovechados para embalses).

 

Flora

 

Galicia tiene un gran porcentaje de bosque, y es una de las comunidades con más masa forestal, sin embargo, la mayor parte de ellos permanecen abandonados.47 En los bosques se desenvuelven importantes especies forestales en estado natural, se ve en las últimas décadas que las características boscosas están cambiando debido a la importación del eucalipto, quedando un número de fragas reducido, en particular en el centro-norte de la provincia de Lugo y el norte de la provincia de La Coruña (Fragas del Eume). Hoy en día este parque está ardiendo debido a la sinrazón de algunos personajes que sólo quieren causar daño …. y egoistamente beneficiarse económicamente del resultado de los incendios …. Esperemos que se recupere lo antes posible este paraje excepcional y pronto AS FRAGAS DO EUME gocen de su original esplendor como lo vino haciendo desde antaño.

 

Dentro del aprovechamiento de la tierra se fueron introduciendo diversos cultivos, pero respecto a la cantidad de tierra dedicada compiten con los pastos debido a la presión del aprovechamiento económico del ganado.

Galicia es una fuerte potencia de riqueza forestal para España. A pesar de los incendios forestales que queman muchas hectáreas todos los años, la madera producida en Galicia es una importante fuente de ingresos, así como la pasta de celulosa procedente de maderas blandas. La región es una zona de transición entre tres climas y sus biotopos:

 

Atlántico, con bosques de robles, abedules, alisos comunes, etc.;

 

Mediterráneo, principalmente en los valles interiores de los grandes ríos, con elementos significativos como estepas, alcornoques, arbutus, etc.;

 

Continental bastante suavizado, con elementos puntuales como tejos, acebos, algunos abetos (alóctonos), pinos rojos, etc.;

 

Debido a la bonanza del clima y los altos niveles de lluvias y humedad, se dan también fácilmente especies subtropicales e incluso tropicales: palmeras, orquídeas, etc. En Galicia hubo tres revoluciones botánicas o forestales, que se dieron en tres épocas diferentes y con resultados bien distintos:

 

Llegada del castaño europeo (Castanea sativa) con los romanos, rápidamente aclimatado y ahora ya considerado como autóctono;

 

Llegada de las repoblaciones de Pino Rodeno (Pinus pinaster), con el tiempo llamado incluso pino de Galicia o pino gallego, desde el descubrimiento de América, sobre todo para la construcción de barcos;

 

Llegada de las repoblaciones de eucalipto (especialmente Eucalyptus globulus), desde el franquismo, aún contemplado como especie alóctona, principalmente para abastecer de materia prima a ENCE, la papelera de Pontevedra.

 

Fauna

 

Existen en Galicia oficialmente 262 especies de vertebrados inventariados, de los que 12 son peces de aguas dulces, 15 anfibios, 24 reptiles, 152 aves y 59 mamíferos.

 

Los animales que se ven tópicamente como más característicos de Galicia son domésticos, y corresponden a las explotaciones ganaderas. Sin embargo, los bosques y montes gallegos albergan una variedad de pequeños mamíferos (liebres, conejos) y otros no tan pequeños (como jabalíes o corzos) que son aprovechados en las temporadas de caza.

Dentro de las aves, cabe citar los varios sitios de paso o invernada, zonas ZEPA, etc, como la de la ría de Ribadeo.

 

Cabe mencionar la raza de caballos autóctona de Galicia (caballo de pura raza gallega), y la gallina autóctona de Mos (galiña de Mos), que se encuentra en peligro de extinción, aunque el número de ejemplares ha aumentado considerablemente en 7 años.

 

10,687 views
8 faves
32 comments
Taken on October 9, 2008