new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Viaje en tren en China | by Carlos Adampol
Back to photostream

Viaje en tren en China

Desde la ciudad de Wuyuan nos aventuramos a cruzar el país para ir al impronunciable parque nacional de Zhangjiajie. Nos levantamos muy temprano y tomamos un taxi, que no es otra cosa que un hombre en una moto en la que nos apretamos Dariela y yo para subir con todo y mochilas e ir a la estación de autobuses. Desde ahí, un autobús de 1 hora y media y 85 km a la ciudad de Jingdezhen. Una vez ahí, corrimos en un tuk-tuk para la estación de tren y, como pudimos, logramos darnos a entender y compramos los tres boletos de tren para las siguientes 20 horas que pasaríamos viajando. El primero, de 2 horas y 158 km a la ciudad de Yingtan, una espera de 2 horas en una estación retacada de gente y otro tren de 4 horas y 500 km a la ciudad de Changsha. Hasta aquí, todo bien. Cansados pero con buen ánimo, bajamos del último tren, salimos a comer y caminamos un rato para pasar las 4 horas de espera antes de nuestro último recorrido a las 10 de la noche, 6 horas más de camino y los 720 km restantes. Fue el único boleto que pudimos encontrar y sabíamos que para ese momento sería mortal: butacas duras que no se reclinan, repletas de chinos que fuman y escupen, en uno de esos trenes ruidosos en los que las horas se escurren lentamente y nos dejan en un estado de estupor interminable, sólo con la añoranza de que acabe pronto esa noche, de que se deje al cuerpo dormir al menos un instante en paz. Por ahí de las tres de la mañana, harto de cabecear al cansancio, entumido y molesto, me paré a caminar por el tren.

Hay momentos que se sufren en los viajes pero que la mente se encarga de borrar con eficacia, es entonces cuando se agradece esa voluntad producto del hartazgo a la nada y que nos hace vencerlo todo e ir y hacer algo. En mi caso, una foto que refleje un instante de realidad tal como se vivió, que la comparta y haga sentir al que ve ese momento como propio. Es ahí donde la fotografía hace su mejor labor, hablando sin hablar, mirando en silencio y dejándonos vivir momentos de otras realidades, difíciles de penetrar.

9,627 views
3 faves
0 comments
Taken on October 10, 2014