new icn messageflickr-free-ic3d pan white
1974… | by A.D.Belmont
Back to group

1974…

foto: Arq. Pedro Becerra V. @costa chica de Guerrero. Interestingness # 426 May 26 2009

  

*Terminaba oficialmente la licenciatura en 1973, había trabajado en construcción y despachos diversos desde agosto de1968. Mi falta de tacto motivó decirle a mi profesor del taller integral quien había garrapetado en mi proyecto de taller de composición criticando sin razones objetivas, yo le solicitaba me fundamentara sus críticas y que no fueran el tradicional no me gusta, discutimos hasta llegar al punto que le solté:

 

–Para qué nos hacemos pendejos, ustedes hacen como que enseñan y nosotros como que que aprendemos…

–Pues yo voy a hacer de cuenta que lo doy de baja…

 

Acto seguido canceló mi nombre en su lista y salí de su cubículo con el orgullo reforzado.

 

*Al año siguiente me volví a inscribir en la misma terna con la finalidad de demostrarle que su práctica docente carecía de toda metodología. [habrá que recordar que por esos tiempos en el mundo se había iniciado el boom de la metodolatría del diseño]…la mayoría de mis profesores tenían un pensamiento pragmático. Solamente recuerdo y admiro a Rafael López Rangel como un verdadero teórico, a Eduardo Pareyón como una enciclopedia de la Arqueología y Arquitectura colonial y a José Luis Hernández Mendoza como un creativo del diseño arquitectónico

 

*Cuando hicimos las paces el Arq. Valadéz nos invitó a su tierra en Ometepec, Gro. junto con otros compañeros de la escuela que formamos un equipo denominado "Los tres chiflados y Yo". No terminé mis créditos por que unos meses después tenía otro proyecto de vida y debía trabajar duro para sacarlo adelante.

 

*Cumpí los créditos del quinto año de Ingeniero Arquitecto en 1976…Me titulé hasta julio de 1984. Once años después…mejoré mi tiempo en la maestría, solamente me tardé ocho.

 

*Entre otras chambas que desempeñaba era asistente de mi tío que era maistro albañil con él colaboraba de 7 a 14 horas, y por las tardes trabajaba como profesor de Artes Plásticas en el Centro Escolar Revolución, era muy cómico llegar al Taller Infantil # 4 con mi overol sucio de cemento, cal o lo que fuera.

 

*Tenía un vocho modelo 1968 y medio [el primer motor 1500] y lo mandé pintar con los colores del equipo donde había jugado americano en el Poli: Lobos Plateados de la ESIA. Fondo azul dos franjas blancas y una franja roja más ancha. La camiseta que lllevaba en la foto dejó de servirme hace un par de meses, el jersey de juego con el 77 aún lo conservo.

 

* Con este mismo look a final de año hice examen de admisión en Compañia de Luz y Fuerza del Centro [consistió en 5 días de diversas habilidades del dibujo, mecánico, eléctrico, topográfico, arquitectónico, letreros con leroy y geometría descriptiva].

 

*Casualmente había entrado a trabajar en la Vocacional 2 para hacer un bomberazo a mi amigo Alfonso Ugartechea quien había obtenido beca para estudiar master en la Universidad Veracruzana, mi fuerte era el dibujo, y cuando cayó en mis manos el examen de geometría descriptiva observé que estaba mal planteado, me levanté de mi mesa de trabajo y me dirigí hacia los sinodales [representantes sindicales del escalafón de dibujo en el SME]. Les hice notar que el problema estaba mal planteado y deliberaron largamente, volteando reiteradamente hacia mi y me señalaban con muecas de desagrado.

 

Tras una larga deliberación uno de los sinodales se dirigió a los aspirantes y expresó que ese punto del examen se cancelaba.

 

Tiempo después me enteré que mi actitud había causado enojo entre los representantes sindicales del mencionado escalafón, habiendo obtenido el segundo lugar general en todo el examen entré a la maternal compañia de luz hasta el 18 de agosto de 1975. Casi un año después…

 

*Me colocaron en la gerencia de proyectos y normas de distribución. Mi look fué criticado desde el primer día, recuerdo haber sacado de mi portafolios un ejemplar de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y ponerlo sobre el escritorio del gerente del departamento 23 Kv.

 

Le comenté lo siguiente:

–Señor ingeniero, esta es la carta magna que regula las relaciones de los mexicanos, yo me apego a ella con respeto, dígame en qué artículo de la constitución se explicita el tamaño del cabello… el ingeniero se pasó un rato argumentando el reglamento interior de trabajo y yo lo veía divertido.

 

A partir de ese día me gané la enemistad del gerente de líneas aéreas, año y meses después era transferido [como castigo por mi rebeldía] a la gerencia de Cables Subterráneos…pero esa es otra historia.

 

*Desde 1970 era vegetariano y cuando ingresé a la Compañía de Luz, tuve que cumplir con el obligatorio ritual iniciático de invitar una tomida a los representantes de mi escalafón, ellos decidieron fecha y lugar, así que un buen día me ví sentado en el legendario Salón Luz [Gante y Venustiano Carranza] esta cantina toma su nombre por que en el edificio de enfrente estaba la antigua Mexican Light Power Company de capital gringo-canadiense, mi padre trabajó en ese edificio como empleado de archivo, me narraba las andanzas de todos los que ahí laboraban. Los hijos de aquéllos resultaron ser la nueva generación que tenía prácticas muy similares de disipación.

 

Como sabían que era vegetariano, me sentaron en un gabinete enmedio de los representantes y ordenaron por mí: una sopa de pollo con queso manchego y huevo cocido, luego vinieron los emparedados de carne tártara con angulas, los de hamburguesa, chuleta y salchicha. Una tortura interminable en ese momento, poco a poco el estilo de vida de los compitas me fué llevando a la dieta de calorías vacías. Ahora cuando salimos con los cuates del "Canon Touring Club" hacemos parada técnica en algún puesto de barbacoa a la orilla de la carretera.

 

*Rentaba un cuarto grande de azotea de un edificio en periférico y constituyentes en la Colonia Garza, frente a la antigua fábrica nacional de vidrio (actualmente Museo del Niño), en la planta baja había un taller mecánico donde hice mi segunda chamba como rotulista, tracé y pinté SERVICIO AUTODROMO en las dos fachadas del taller. En ese tiempo ni remotamente imaginaba mi quehacer docente como profesor de diseño en la EDINBA.

 

*El umbral de ruido en mi pendejaus era tremendo, por un lado el periférico y por otro el horno de la fábrica de vidrio pero lo peor sucedía cuando pasaba el ferrocarril a Cuernavaca haciendo oscilar la estructura de acero del edificio, un grado más de molestia era cuando el maquinista hacía sonar las cornetas de la locomotora. Ahora hay museo del niño y ciclopista mi rótulo duró algunos años hasta que lo cambiaron por una publicidad de lubricantes para auto.

Frente a mi horizonte se mostraba el bosque Chapultepec que significaba para mí un remanso para descansar, hacer una lectura, almuerzo y caminar. Los domingos levantaba temprano para ir a respirar el aire fresco y hacer meditación.

 

* Aprendí el oficio desde cero, apizonar, partir piedra, pegar tabique, azulejo, cortar y habilitar acero para armar losas, trabes, castillos, etc, a cargar 2 bultos de cemento a lomo, a lanzar 5 o 6 tabiques desde el piso un nivel hacia arriba para que lo recibiera un peón sin falla, hice mi propio arco para seguetas, mi gancho para armar, me vacuné contra el tétanos por que varias veces me causé heridas en manos y pies.

 

*Aprendí cómo se establecían competencias productivas entre las cuadrillas de albañiles y de éstas se obtenía un beneficio en el calendario de avance de obra, la recompensa por este plus producto del trabajo consistía en acompañar al tío los sábados por la noche al Mocambo en la avenida del Niño perdido, chelas y baile toda la noche…ninguna de las favoritas del tío me creyó que en realidad había una relación de parentesco, aprendí a bailar estilo albañil cargando tabiques

 

*La hora de comer en la obra era chida por que todos ponían su itacate al centro del comal y uno tomaba de todos, era una comunidad fraternal, la lulú roja y la pecsi rifaban, a veces me tenían guardada una Victoria enterrada en la arena para mantenerla fresca y no balconearla. Eso era en los días tranquilos, cuando tocaba colado me lanzaba por comida al mercado más cercano y preparábamos unos bisteces en salsa de chipotle, nadie comía hasta que se terminaba de colar, entonces salía Doña Vicky a relucir…

 

Una ocasión se descompuso el radio de transistores que tenían en una obra y se me ocurrió poner el radio de mi vocho, abrí las puertas a todo y escuchabamos la extinta XELA sonaba música para órgano, quizá respetaron mi elección por ser sobrino del mero maistro pero en medio de la música uno de los media cuchara apodado El balazo se animó a comentar en tono irónico con acento de michoacán-guanajuato:

–vale…parece que estoy en mi pueblo en la misa de semana santa.

Carcajada general…

Luego solamente me decían:

–qué no vas a poner la semana santa…?

 

*Mi chamba de albañil terminó abruptamente cuando el ingeniero para quien trabajaba mi tío se enteró que me quedaba los sábados después de la hora de la raya a leer cosas de un tal Marx. Mi objetivo era conformar un sindicato de albañiles no charro.

 

*Una cita favorita de esa época era del Doctor Salvador Allende:

Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica.

 

*Dejé de vivir en la casa de mis padres desde septiembre de 1973 un profundo y complejo dolor me acongojaba, también mi madre sufrió. Era torpemente ciego para percatarme de lo que esto la mortificó.

60,764 views
15 faves
26 comments
Taken sometime in 1974