new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Primer retrato de Santa Teresa de Jesús, obra de Juan de la Miseria, h. 1576 | by José Luis Pajares
Back to photostream

Primer retrato de Santa Teresa de Jesús, obra de Juan de la Miseria, h. 1576

Retrato a los 61 años de Teresa de de Jesús; de fray Juan de la Miseria. MM. convento de Carmelitas Descalzas de Alcalá de Henares.

Se considera el único retrato en vida de la Santa. Al parecer, según una leyenda no demostrada, tras posar Teresa para el artista, esta le dio su opinión:“Dios te perdone, Fray Juan, que ya que me pintaste, podías haberme sacado menos fea y legañosa”. Lo cierto es que en esta obra se aprecian ojeras y varias verrugas poco favorecedoras.

 

_______

 

"Este retrato de Teresa es probablemente el más fiel a su apariencia. Es una copia de un original pintado de ella en 1576 a la edad de 61 años. Fray Juan de la Miseria pintó el rostro de Santa Teresa sobre lienzo, que es el cuadro más parecido al aspecto original, por realizarlo con la protagonista delante de sus ojos, y con los pinceles en la mano." es.wikipedia.org/wiki/Santa_Teresa_de_Jesús

www.stj500.com/el-retrato-de-santa-teresa/

_______

 

FISONOMÍA DE STA. TERESA DE JESÚS.

NICOLÁS GONZÁLEZ.

 

"Fray Juan de la Miseria pintó el rostro de Santa Teresa sobre lienzo, que es el cuadro más parecido al aspecto original, por realizarlo con la protagonista delante de sus ojos, y con los pinceles en la mano. Pero un historiador, también contemporaneo de nuestra Santa, nos dejó otro retrato no menos auténtico que refleja su natural. Se lo debemos al jesuita P. Francisco Ribera, primer biógrafo de santa Teresa.

 

Era Teresa de Jesús de muy buena estatura; y en su mocedad hermosa, y aún después de vieja, parecía harto bien; el cuerpo abultado y muy blanco; el rostro redondo y lleno , de muy buen tamaño y proporción; la color blanca y encarnada, y, cuando estaba en oración, se le encendía y se ponía hermosísimo, todo él limpio y apacible.

 

El cabello negro y crespo; frente ancha, igual y hermosa; las cejas de un color rubio que tiraba algo a negro, grandes y algo gruesas, no muy en arco, sino algo llanas.Los ojos negros y redondos y un poco papujados (que así los llaman y no sé cómo mejor declararme), no grandes, pero muy bien puestos, y vivos y graciosos, que, en riéndose, se reían todos, y mostraban alegría, y, por otra parte, muy graves, cuando ella quería mostrar en el rostro gravedad.

 

La nariz, pequeña, y no muy levantada de en medio, tenía la punta redonda y un poco inclinada para abajo, las ventanas de ella arqueadas y pequeñas; la boca ni grande ni pequeña, el labio de arriba delgado y derecho, y el de abajo grueso y un poco caido, demuy buena gracia y color; los dientes muy buenos y la barbilla bien hecha; las orejas ni chicas ni grandes. La garganta, ancha y no alta, sino antes metida un poco; las manos, pequeñas y muy lindas.

 

En la cara tenía tres lunares pequeños al lado izquierdo, que la daban mucha gracia; uno más abajo de la mitad de la nariz, otro entre la nariz y la boca, y el tercero, debajo de la boca. Toda junta parecía muy bien, y de buen aire en el andar, y era tan amable y apacible, que a todas las personas que la miraban, comunmente aplacía mucho."

 

nicolas-capellanencarnacionavila.blogspot.com.es/2010/04/...

12,598 views
5 faves
0 comments
Taken sometime in 2012