new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Lonja de la Seda o de los Mercaderes - Valencia | by Antonio Marín Segovia
Back to photostream

Lonja de la Seda o de los Mercaderes - Valencia

Declarada Monumento Historico Artistico Nacional en 1931 y Monumento Patrimonio de la Humanidad el 07-12-1996 "por tratarse de un lugar de valor universal excepcional, ejemplo de edificio secular de finales del periodo gótico e ilustrativo del poderío y riqueza de las grandes ciudades

mercantiles mediterráneas"

 

Si un edificio pudiera simbolizar la pujanza y la riqueza del floreciente siglo XV valenciano, éste sería sin lugar a dudas La Lonja. Muestra del alcance de la revolución comercial en el Medievo, del desarrollo social y del prestigio alcanzado por la burguesía valenciana. Es la pieza más singularmente bella de la arquitectura civil valenciana en la Baja Edad Media.

 

La lonja de Valencia es uno de los edificios emblemáticos de la ciudad, pieza maestra de la arquitectura civil gótica, y maravilla en piedra gótica. La llamada Lonja de la Seda o de los Mercaderes es un edificio del siglo XV que además de Patrimonio de la Humanidad está considerado como el más brillante ejemplo del gótico civil europeo. Situada en el conocido como "Barri del Mercat" (Mercado), es uno de los barrios históricos de la ciudad. En los primeros tiempos de la reconquista también se le conoció como barrio de Tarazona, aunque tal denominación ya ha pasado a la historia.

 

El nombre de lonja proviene de la voz italiana "logia" que significa pórtico, ya que bajo los pórticos de iglesias y edificios públicos era donde se reunían los mercaderes para realizar sus transacciones y estar a resguardo de las inclemencias del tiempo.

 

La historia cita que a mediados del siglo XV la prosperidad mercantil había alcanzado tal desarrollo en Valencia que el Consejo General de la Ciudad, considerando insuficiente el local de la primitiva Lonja, que se hallaba situada en lo que actualmente es la plaza del doctor Collado (detrás de la actual Lonja), acordó que se construyese una Lonja "molt bella, magnífica y sumptuosa, la cual fora honor e ornament daquesta insigne ciutat". Compráronse al efecto veinticinco casas, y arrasadas que fueron, comenzóse a levantar el suntuoso edificio. Pere Compte, maestro cantero, "molt sabut en l'art de la pedra", según se le cita en documentos de la época, y que ya había acreditado su pericia en diversas obras, especialmente en la prolongación de la Catedral, por él terminada, fue el encargado de las obras.

 

El soberbio edificio es uno de lo más importantes en la arquitectura gótica civil de Europa. Sus grandes fachadas rectangulares y labradas, los suntuosos medallones, las artísticas gárgolas, los pináculos ligeros, las proporciones de sus bellísimas puertas, los delicados ventanales, los señoriales escudos y las majestuosas almenas, rematadas por coronas reales, recuerdan épocas de esplendor, donde el Renacimiento y el gótico bordó sus más delicadas y elegantes fantasías.

 

La lonja de los mercaderes está edificada en el centro de la urbe, como centro de poder de la misma y muestra de la gran ciudad que era Valencia en aquellos tiempos. Frente al Mercado Central y el templo de los Santos Juanes "Barri del Mercat". Este rincón ha sido calificado por numerosos cronistas de Valencia como un escenario colorista y ruidoso dotado de un encanto sensual, al que es difícil sustraerse.

 

Cerca de la lonja actual, en la plaza del doctor Collado, existía ya a principios del siglo XIV una lonja posteriormente conocida por "Llotja de l'Oli" (La Lonja del aceite), aunque también se empleaba para otras operaciones mercantiles.

 

Al resultar insuficiente, "El Consell General de la Ciutat" (Consejo General de la Ciudad) resolvió en 1469 construir un edificio que reuniera las comodidades y condiciones requeridas. Se le llamó "Lonja de los Mercaderes" porque al uso de ellos se dedicaba, y "Lonja de la Seda" en razón del comercio que allí se realizaba, como era la seda.

 

El "Consell General de la Ciutat" fue una institución creada por Jaime I en la ciudad de Valencia en 1245 con la finalidad de organizar política y administrativamente la vida pública local. El rey cedía parte de su poder en estas personas para que gobernasen la ciudad en su nombre. Eran elegidos por los prohombres de la ciudad y no podían ser ni nobles ni clérigos. Más tarde se extendería esta institución a otras ciudades valencianas. Sus integrantes eran llamados los jurados de la ciudad, y en la actualidad vendría a representar lo que hoy es un Ayuntamiento.

 

La primera piedra se colocó oficialmente el 7 de noviembre de 1482 aunque el inicio de las obras fue el 5 de febrero de 1483, según se encargaron de perpetuar los constructores en una inscripción en piedra, y se dieron por terminadas, en lo fundamental colocándose la última clave de la bóveda del salón de contratación el 19 de marzo de 1498. La clave central de la bóveda la forman un conjunto de cuatro escudos de la ciudad unidos entre si.

 

La inscripción de comienzo de la obra figura en letra gótica en la filacteria que adorna el escudo de la ciudad, en la esquina del edificio que da a la Plaza del Doctor Collado. Y dice: "La noble ciutat hi ... de Valencia ab cor de acabar la mia excellencia me ha començat a cinch de febrer del any que corrent es compta en ver MCCCCLXXXIII". (La noble ciudad de Valencia acordó mi excelente fábrica a 5 de febrero de 1483).

 

A lo largo del siglo XV Valencia apareció como una de las principales plazas comerciales del Mediterráneo. La importancia de la actividad mercantil condujo a la construcción de grandes edificios públicos para albergar las operaciones de intercambio y ubicar las sedes de los órganos y de gobierno mercantil. La Lonja de Valencia se construyó con el objeto de dar cabida a las numerosas operaciones de contratación de aquellos productos que se comercializaban en la ciudad. En ella se reunían mercaderes y comerciantes para llevar a buen término sus transacciones, principalmente de seda, ya que la manipulación de este material tenía gran importancia entre los habitantes de la ciudad y sus alrededores.

 

La principal figura que intervino en la construcción fue Pere Compte, ciudadano de Valencia, con categoría al mismo tiempo de arquitecto e ingeniero. Perítisimo en el arte de la piedra "molt sabut en l'art de la pedra", según lo definió el capellan del rey Alfonso el Magnanimo.

 

Pere Compte y Johan Yvarra fueron elegidos en 1481 para la construcción del edificio, no obstante, hasta cinco nombres de "pedrapiquers" se conocen. Pere Compte y Johan Yvarra fueron los primeros, este último también muy conocido hasta el punto que en los escritos se hace constar "de modo quel hun mestre no sia subordinat al altre nil altre al altre" (de modo que ningún maestro este subordinado al otro).

 

Pere Compte emprendió la obra de la nueva Lonja en 1482 y la concluyó en 1498, en tan sólo quince años, quedando el Consejo General tan satisfecho de su constructor, que le nombró alcaide perpetuo de tan grandiosa obra debida a su ingenio y asignándole el sueldo de trescientas libras anuales.

 

Más tarde también se le encargó las obras del edificio adjunto, del Pabellón del Consulado, pero no pudo acabar su obra, ya que falleció en 1506.

 

El conjunto se divide en cuatro partes: La Sala de Contratación, El Torreón, el Pabellón del Consulado y el Jardín. Guardan entre si perfecta armonía. La Torre central severa y robusta, de elegante trazo y a sus lados el Pabellón llamado del Consulado y el grandioso Salón Columnario o Sala de Contrataciones que indudablemente, por su magnificencia y por sus proporciones extraordinarias resulta lo más admirable del magnifico edificio.

 

Comprende el conjunto una superficie aproximada de 2.000 metros cuadrados, formado por un rectángulo de 51,47 metros x 39,10 metros. La sala de contratación tiene una superficie de 35,60 metros cuadrados x 21.39 metros cuadrados y una altura de 15,75 metros.

 

El edificio tiene una traza rectangular, la fachada principal recae a la Plaza del Mercado (fachada oeste), la fachada posterior recae en la calle de la Lonja (fachada este), y la fachada izquierda según se mira el edificio, a la calle Cordellats (fachada norte) , y la de la derecha a una calle peatonal, a la que se accede por unas escaleras que recibe el nombre de Pere Compte, mestre en el noble art de la pedra (fachada sur). A esta calle también se le denomina calle de los escalones de la Lonja. El estilo gótico llega a Valencia con la Conquista, sin embargo, y dada la fecha en que se produjo (la ciudad de Valencia fue conquistada en 1238), este estilo no es el mismo que se estaba desarrollando en el norte de Europa. Por sus características especiales algunos especialistas lo denominan gótico mediterráneo o meridional. La arquitectura gótica se caracteriza por ser más elevada que sus predecesoras, aparecen altos pilares, más vanos, enormes ventanales y vidrieras, se utiliza sobre todo el arco apuntado en sus diversas variantes: lobulado, trigeminado, etc. La escultura se utiliza para adornar el edificio. Se colocan obras escultóricas o relieves en tímpanos, jambas, etc., mientras que en el interior la decoración es de tipo geométrico o con motivos vegetales. Algunos elementos como los púlpitos de las grandes iglesias se convierten en soporte de complicados diseños escultóricos cuyo significado es, a veces, muy complejo. El realismo y el movimiento sustituyen a la antigua estaticidad.

  

Maestros de Obras

Cinco "pedrapiquers" principales han trabajado en La Lonja:

 

Johan Yvarra nació en Tolosa (Guipuzcoa), pero la mayor parte de su vida estuvo avecindado en Valencia, muriendo en esta ciudad el 5-11-1486.

 

En el momento de la firma del contrato se especifica claramente que Pere Compte y Johan Yvarra trabajarían en igualdad de condiciones, sin estar uno supeditado al otro. La muerte de Yvarra dejó al frente de la obra en solitario a Pere Compte.

 

Johan Corbera elegido en 1506, a la muerte de Pere Compte. No se sabe su lugar de nacimiento pero se creé con casi total seguridad que era valenciano.

 

Miguel de Maganya colaborador de Corbera nació en la villa de Magaña (Soria).

 

Domingo de Urtiaga también colaborador de Corbera, fue el finalizador de las obras de la Lonja, a él se debe la terminación del piso superior del Pabellón del Consulado y los medallones que en el mismo podemos contemplar. Nació en Azpeitia (Guipuzcoa) y en 1534 es nombrado maestro principal de La Lonja.

 

Junto a estos "pedrapiquers" también se citan como colaboradores de importancia a Johan de Córdoba y a Miquel Johan Porcar. Y no olvidar los cientos de trabajadores que en las distintas ramas del arte trabajaron con estos maestros, en la construcción de este fantástico edificio. (carpinteros, escultores, tallistas, pedrapiquers, entalladores, etc).

 

La cronología total de las obras en la Lonja es la siguiente:

 

- La Sala de Contratación: realizada entre 1482 y 1498 por Pere Compte y Johan Yvarra hasta el fallecimiento de este último en 1486.

- Pabellón del Consulado: entre 1498 y 1506 por Pere Compte, hasta su fallecimiento (las dos primeras plantas)

- Pabellón del Consulado: entre 1506 y 1533 por Johan Corbera (la tercera planta)

- Pabellón del Consulado: entre 1533 y 1548 por Domingo Urtiaga que completa el remate del edicio y realiza los medallones

 

En total el edificio completo se construyó entre 1482 y 1548, que hace un total de sesenta y seis años, a caballo entre finales del siglo XV y mitad del siglo XVI.

 

Para conocer más detalles de la "Lonja de la Seda o de los Mercadores" entre en el siguiente enlace:

 

www.jdiezarnal.com/valencialalonja.html

1,762 views
0 faves
0 comments
Taken on December 26, 2014