17_11_2015 Lesvos, Días 3 y 4
Uno de los campos que hay en Lesvos es el de Mandamados. Está gestionado por la gente de Médicos Sin Fronteras (MSF). Nos reciben con los brazos abiertos, a diferencia de las autoridades griegas o de la UCHCR, enseguida se prestan a explicarnos el funcionamiento interno del campo y su organización.

Cuando llegan las refugiadas son separadas según nacionalidad y por familias. Al llegar se les reparte individualmente un vale de comida, menú proteico de 700 calorías. Van muy buscadas las personas que hablan inglés, pudiendo así hacer de intérpretes. A su llegada se les reparte también ropa y mantas. Éstas están fabricadas en Paquistán.

El campo está en construcción, y la planificación es a largo plazo. Es vital la importancia de las grandes tiendas ya instaladas y por instalar, pues con el paso de las semanas el clima se volverá muchísimo más duro. La gente de MSF destaca el buen ambiente que, de momento, reina en el campo. Las distintas zonas están separadas según su función y su uso, repartidas en el campo de forma estratégica para evitar aglomeraciones en zonas de paso. Nos explican con detalle la construcción de las letrinas, planificada de tal forma que se evita en todo momento el contacto directo entre personas de distintos géneros. El miedo a las violaciones es una constante en los campos. Tienen también en mente habilitar una zona donde las madres puedan dar el pecho a sus hijos e hijas sin miedo a miradas furtivas.

“Nuestras prioridades son garantizar la propia seguridad de los refugiados y sobretodo dignificar la experiencia, dignificar tanto como nos sea posible su estancia en Mandamados.” Sorprende por su ausencia en todos los otros campos donde hemos estado de la lógica del trabajo de MSF: la perspectiva de dignificar y no controlar. Los responsables del campo prefieren mantenerse en el anonimato; los juegos y las tensiones entre ONG’s y organizaciones gubernamentales están siempre presentes. Fuera de la lógica de “mujeres y niños primero”, típico tópico, nos explica la persona de MSF que la vulnerabilidad es transversal a la condición de refugiado.

En Oxi, otro campo de Lesvos, hablamos con Omar, el coordinador sirio-español del campo. Pertenece a la organización Starfish formada por voluntarias de Lesvos. Nos explica que la isla absorbe entre el 70 y el 80% de las migradas que entran a Grecia.

Otro de los puntos claves de la isla es el puerto de Mitiline. Allí hay la la piscina municipal. El Ayuntamiento autorizó su apertura tres semanas atrás, para que sirviera de refugio durante los días de lluvia. Desde entonces nadie se ha preocupado de su limpieza. El estado con el que nos lo encontramos es lamentable.

Y durante todo el día se van sucediendo embarcaciones y llegadas a Lesvos. El Día de la Marmota, de Bill Murray, hecho pesadilla. Contrasta la euforia de algunas al poner pie en tierra con la desesperación de otras de no saber si saldrían vivas o no de la fosa común en que se ha convertido este trozo de mar.

Lesvos, 17 de noviembre de 2015

Texto de Bru Aguiló
Fotografías de Antonio Litov, Rober Astorgano, Manu Gómez y Bru Aguiló
19 photos · 3 videos · 379 views