14_11_2015 Lesvos, Día 1
En nuestro primer día en la isla de Lesvos no faltan las emociones. Nos adentramos entre los de olivos de esta isla mediterránea para descubrir el mar; al fondo se divisan las tierras de Turquía y nos parece ver una embarcación que se acerca. Al llegar a la costa, descubrimos los campamentos de los voluntarios que atienden a las personas que llegan en los botes. Nos dicen que están viniendo unas 20 barcas desde Turquía y de pronto comienzan a llegar una tras otra.

Mientras se acercan, los voluntarios les hacen señales para indicarles donde deben atracar. Las personas agolpadas en la embarcación saludan: alegres por llegar a la costa europea pero exhaustas. Una vez la barca toma tierra los voluntarios se acercan y comienzan a rescatar a la gente: Primero los niños, que lloran asustados, mojados, sin llegar a darse cuenta de lo que les está sucediendo. Una mujer se desvanece víctima de un ataque de ansiedad. Otra, emocionada por la llegada después de su tercer intento, rompe a llorar mientras se abraza a una de las voluntarias. No hace falta saber idiomas para entender los gestos de agradecimiento. No faltan manos de voluntarios que tras llevar a las personas a tierra y darles muestras de cariño, traen mantas térmicas, ropa seca y comida caliente…

Como siempre voluntarios, gente que de forma altruista viene a ayudar en todo lo que puede.

Más tarde nos acercamos al campo de refugiados que se encuentra a unos pocos kilómetros de esta zona, donde no cesa el flujo de personas que se van agolpando a la entrada. Junto a unos compañeros voluntarios conseguimos introducirnos, pero inmediatamente después de sacar la cámara no nos dejan hacer fotos y nos echan, aunque podemos llegar a tomar alguna fotografía.

Volvemos a la costa y cuando parece que todo ha terminado y por fin llega la calma, se acerca otra embarcación. Y luego otra, y otra, y otra más…

Lesvos, 15 de noviembre de 2015

Texto: Rober Astorgano
Fotografías: Moni, Manu y Rober Astorgano
13 photos · 808 views