flickr-free-ic3d pan white

Sobre mi cama, una estrella

Una noche, la Luna (no la del coche, ni la de Valencia, ni la luna de miel, tampoco la luna lunera cascabelera...), la Luna, luna, la que vemos brillar en el cielo las noches claras; con su voz alunada pidió a Miguel que le buscara una estrella que se le había caído bajo su cama. Pero no una estrella cualquiera, de esas fugaces, no, una estrella fija que estaba a su cuidado: la luna se quedó dormida unos momentos, y la perdió. Debían encontrarla antes de que se despertara el señor Sol, para que no se enojara.

 

Lo que ni la señora Luna ni Miguel sabían, es que la estrella no estaba bajo su cama, sino sobre la mía.

 

(Versión libre adaptada del encantador libro del cuentista [léase escritor] Pablo Albo, "Bajo mi cama, una estrella")

2,744 views
15 faves
40 comments
Taken on January 26, 2012