new icn messageflickr-free-ic3d pan white

Floreciendo un año más.

En un momento que cesó la lluvia, me acerqué de nuevo a ver cómo estaba este árbol al que le he tomado un especial afecto.

 

Hasta hoy no me había dado cuenta de su larga existencia, de la vida que aún fluye por su savia, pero cada vez con menos fuerza.

 

Quién sabe cuántos años puede tener, cuántas primaveras ha resurgido de sus cenizas. Quizás ya no tenga la misma energía y esplendor que sus vecinos; apenas unas pequeñas y escasas florecillas brotan de sus ramas.

 

Al acercarme, pude comprobar la belleza de sus pocas flores. Flores que luchaban por salir de esas envejecidas ramas, pero con un encanto y delicadeza que ya quisieran cualquiera de sus compañeros de pradera olvidada. (Esa será mi siguiente foto)

 

681 views
13 faves
33 comments
Taken on March 16, 2012