new icn messageflickr-free-ic3d pan white
La maquina | by roblestjorge
Back to photostream

La maquina

Que nos ha pasado. (El Tren - Mariachi Vargas)

 

www.youtube.com/watch?v=tsxACbbzKTI

 

www.aguascalientes.gob.mx/ficotrece/historia/historia.aspx

 

LA LLEGADA DEL FERROCARRIL A LA CIUDAD DE AGUASCALIENTES

 

Llenos de jubilo, los habitantes de Aguascalientes recibieron la fría mañana del 24 de febrero de 1884 la primera locomotora de vapor, entró triunfante por un extraño camino: el de hierro, y dejó atrás y para siempre el “camino de la herradura”, anunciando con su silbato una nueva era de progreso.

La pequeña estación cobró tal relevancia que en 1890 el Ferrocarril Central se propuso unirla con el Golfo de México pasando por San Luis Potosí, con el fin de controlar el tráfico de carga que salía para Veracruz y Tampico. Los beneficios no se hicieron esperar, con prontitud los hacendados y los talleres artesanales comenzaron a transportar sus productos hacia mercados más grandes y lejanos, fomentando con ello la construcción de ramales para la salida de los productos agrícolas y mineros atrayendo nuevas industrias como la Gran Fundición Central Mexicana parte del emporio minero de los Guggenheim. estableciéndose en 1894.

A partir de ello y por las características privilegiadas de su geografía, agua, clima y laboriosidad de la gente se decidió establecer en Aguascalientes los Talleres Generales de Construcción y Reparación de Máquinas y Material Rodante. Por las cláusulas del contrato de concesión y sumados a los estímulos de subsidio y exención de impuestos del gobierno local, don Rafael Arellano gobernador en aquella época, logró la donación de 832,592 M2 de terreno pertenecientes a la Hacienda del Ojocaliente, se dio inicio los trabajos en 1898 y se concluyeron en 1903.

Nacieron con la tecnología ferroviaria más avanzada, siendo los más modernos e importantes de la república, tanto por sus dimensiones, como por la diversidad de la maquinaria, herramientas y por el número del personal calificado conque que se contaba.

En enjambre se laboraba en la Casa Redonda: sobre una gigantesca plataforma giratoria se iniciaban las maniobras, máquinas y unidades de arrastre se desplazaban en reparación, el proceso era una serie de acciones compartidas donde la calidad dependía de la capacidad y responsabilidad individual del operario.

A esta le siguió la construcción de numerosos talleres y departamentos que dieron paso a las “especialidades” o gremios que serían más tarde la base del Sindicato Nacional de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana

Aguascalientes cambió rápidamente, el progreso y crecimiento se apoderaron de la ciudad capital. Se transformó la fisonomía urbana y arquitectónica con la inmigración constante de personas de entidades vecinas que atraídas por los altos sueldos que las líneas férreas pagaban; demandaban la creación de nuevos fraccionamientos, colonias, avenidas y servicios. La forma de vida evolucionó. Aparecieron nuevas estructuras de organización, elementos de recreación como el cine y los deportes, la agricultura se benefició promoviendo la utilización de maquinaría agrícola, la implantación de nuevos sistemas de riego y el cultivo de diversos productos que hicieron más redituable al campo.

La minería se reanimo volviéndose a explotar y ser más productivo el distrito Asientos – Tepezala, gracias al capital extranjero.

El comercio recibió un impulso inusitado, aparecieron un sinnúmero de pequeñas y grandes industrias muchas de ellas “satélites” de los talleres.

Aguascalientes entró así al pujante escenario mundial.

El Gobierno Federal procuró a partir de 1906 que los beneficios que el ferrocarril producía llegaran equitativamente a los trabajadores; por ello en 1908 la empresa del Ferrocarril Central se integra a los Ferrocarriles Nacionales de México y en 1909, los despachadores, maquinistas, telegrafistas e ingenieros extranjeros son sustituidos por personal mexicano altamente calificado.

Aguascalientes por su excelente comunicación ferroviaria, fué el centro de las luchas revolucionarias de 1910, transportando en sus vías pertrechos militares, víveres, revolucionarios y a la población en general. Las fuerzas villistas ocuparon la ciudad y se estableció la Soberana Convención Revolucionaria de 1914, pretendiendo terminar en ella las diferencias entre las fracciones carrancistas, villistas y zapatistas.

Para 1927 se construye la primera Escuela Técnica: “La Maestranza” de donde surgieron los operarios y oficiales para los talleres y fabricas de la región.

El 23 de junio de 1937, el Presidente Lázaro Cárdenas, expropia los Ferrocarriles Nacionales de México por considerarlos estratégicos y de utilidad pública para el país.

El cambio tecnológico del vapor al diesel, promovió que los talleres de Aguascalientes se adaptaran, iniciando en 1947 con la llegada de la primera Locomotora de este tipo y despidiendo en 1963 a la última máquina de vapor en su viaje final a la ciudad de México. Nuevas plantas quedaron integradas en 1967, conformadas por 53 departamentos: laboratorios de pruebas y análisis, casa de máquina y de fuerza, de laminación, de fundición, sistemales, etc.

Fue tal la calidad y eficiencia de los trabajos y productos desarrollados, que el 27 de septiembre de 1980 se inició, mediante un convenio con la General Electric Company el armado y ensamble de máquinas diesel – eléctricas instalando un área de 14,917 M2, con el compromiso de entregar en 10 años, 1000 locomotoras.

El auge llega a su fin en 1991, se anuncia formalmente la privatización de la Constructora de Carros de Ferrocarril, liberándose posteriormente al sector privado la comercialización, los servicios y el mantenimiento de vías y reparación.

Finalmente, en febrero de 1995 el Congreso de la Unión aprueba la reforma constitucional promovida por el presidente Ernesto Zedillo, comenzando con ello las licitaciones para obtener los títulos de concesión.

 

FICOTRECE

10,308 views
14 faves
40 comments
Taken on March 10, 2012