la plaza, la Cárcel, capilla y cuartos de alquiler de la villa de Talca, 1769

    Newer Older

    Don Juan de la Cruz y Bernardotte, Su casa solariega cuya construcción él mismo dirigiera, se compuso de 71 varas de frente por cien de costado. Tenía diez piezas, y la casa era toda de tejas:
    «Una ventana de fierro llana bolada a la calle, con sus dos puertas de tableros de una vara de alto y una y media de ancho, con sus aldabas de fierro».

    Tenía corredores de «pilares labrados», «puerta de calle principal, que es de dos manos, con 150 clavos de bronce grande con su trascason y su postigo, y su llave y chapa corriente, y sus quicialeras de bronce, de tres varas y cinco de alto y tres sesmas de ancho, con un zaguán, con sus umbrales arriba y abajo con sus batientes de madera de ciprés».
    Tan importante mansión fue poco a poco llenándose de una crecida prole, sus legítimos hijos. Había casado con doña Silveria Álvarez de Bahamonde y Herrera, descendiente de los primeros conquistadores y primeros pobladores del partido del Maule.
    Don Juan de la Cruz y Bernardotte pasó su vida en el trabajo. Hombre de gran tino y probidad, fue considerado por los vecinos nobles como un buen caballero, a pesar de su calidad de extranjero. Hizo y puso al servicio del vecindario toda su persona. Fue benefactor de los jesuitas.
    La apacible existencia de don Juan vino a ser perturbada por la orden de expulsión de todos los extranjeros residentes en él. En 1763, el corregidor publicó un bando por el cual se ordenaba a los extranjeros dejar el país en un corto plazo. Cruz presentó una solicitud pidiendo se le dejara por su edad, pues tenía entonces setenta años, por sus servicios y por ser uno de los primeros pobladores. El corregidor la remitió al Gobernador, el que dispuso que Cruz se quedara en Talca. La calle La Cruz es la actual 1 Oriente.

    1. silly quill [deleted] 90 months ago | reply

      Gran documento amigo Pedro. ¿ Existe este predio?

    2. santiagonostalgico 90 months ago | reply

      Período Colonial: 1742 - 1859.

      Si, corresponde a la division predial de la Colonia. Aquí en Talca, el término colonial se hace extensivo hasta 1859, por cuanto, desde la fundación de la ciudad por José Antonio Manso de Velasco, el 12 de mayo de 1742 hasta esa fecha, la Plaza conservó un mismo diseño.

      En ese entonces, la Plaza era una explanada de tierra en cuya área sur-poniente se ubicaba un corral de cabalgaduras y un depósito de leña. Como centro del nacimiento de la ciudad se emplazaban en su costado oriente, de norte a sur, los edificios de la Maestranza, el Matadero, Juzgado de Letras, la Cárcel, el Cabildo y el Depósito de Municiones; en el costado sur, de oriente a poniente, la Intendencia, Depósito General de Provisiones y el Hospital de Sangre; y en el costado poniente, de norte a sur, la Iglesia Matriz, el Corral, Hotel du Nord y la Caballeriza.

      La primitiva cárcel fue construida junto al Cabildo a los dos años de la fundación de la ciudad. La fachada que enfrentaba la Plaza tenía un corredor en base a un Portal de Arquería, con arcos de medio punto de madera y entablado, siendo sus bases de piedra.

      Este edificio estaba en ruinas en 1769 y su reconstrucción fue lenta. En 1773 se obtenían los $2.000 para repararlo y, en 1798, gracias a los esfuerzos del Cabildo, se levantaba un nuevo edificio con planos del Arquitecto italiano Joaquín Toesca y Ricci, agregado en la Academia de San Lucas.

      La presencia de Toesca en Chile, a partir de 1780, se debía a Franco Sabatini, especie de primer ministro en materia de obras públicas durante el reinado de Carlos III y que supervisó no pocos proyectos americanos.

      Hasta esa época la tecnología de construcción predominante era el adobe. Con Toesca se introducían nuevos métodos constructivos y el estilo neo-clásico, pero, por carencia del oficio y desconocimiento de la nueva tecnología, con los terremotos de 1822 y 1835 de Valparaíso, Chillán y Concepción, respectivamente, se caía su torre y luego sus portales.

      En 1796, Toesca realizaba los planos de la Catedral y la nueva Casa de la Pólvora (depósito de municiones) y el Hospital, a 5 cuadras de la Plaza, los que no se terminaron de construir por las razones anteriormente expuestas.

    3. silly quill [deleted] 90 months ago | reply

      Gracias amigo Pedro por tan valiosa información. El gran espíritu de Toesca y el acierto del ministro Sabatini

    4. santiagonostalgico 69 months ago | reply

      El edificio fiscal más importante que se levantó en Talca, fue el que debían ocupar las oficinas municipales, la Intendencia y la Cárcel, en un solo cuerpo. La primitiva cárcel fue construida junto al Cabildo, a los dos años de la fundación de la ciudad. Era éste un edificio construido en el costado Oriente de la Plaza, esquina Sur, o sea de la antigua calle de la Gloria, después Gamero o Comercio. Tenía un frente de 79 varas dos tercios de vara a la Plaza y 66 varas dos tercios a la calle Gamero. La fachada tenía corredor al frente de la Plaza, corridos de dos y media varas de claro, de medio punto de madera y entablado, con sus bases de piedra. Éstos eran los llamados portales de Arquería. La fachada que daba al sur, la constituían ocho cuartos con sus respectivas puertas. Todo el edificio tenía 5 y media varas de alto.
      Hacía el norte estaba la sala del Cabildo, después seguía hacía el sur la capilla de la cárcel de San Antonio, de 18 varas de largo por 7 de ancho, con su puerta de dos manos de tableros con dibujos mozárabes, de tres y media varas de alto por tres de ancho. Tenía la capilla en su interior dos ventanas, una a cada lado del altar, que daban justamente a los patios de la cárcel de hombres y de mujeres, por donde los presos podían escuchar los oficios religiosos.
      Este edificio estaba en ruinas en 1769, en vista de lo cual el superintendente de obras públicas don Rafael Parrado solicitó del Gobierno del Reino la suma de dos mil pesos para repararlo, dinero que sólo se obtuvo en 1773, de una comisión integrada por don Nicolás de la Fuente, «persona que no carecía de inteligencia», de don Domingo País, «de un gran amor y anhelo por la villa», y de don Dionisio de Opazo, «muy eficaz y de igual empeño».
      La reconstrucción fue lenta, al extremo que en 1794 «la cárcel se sostenía en puntales». Cuatro años después, en 1798, gracias a los esfuerzos del Cabildo, se levantaba un nuevo edificio para la cárcel y Cabildo, con planos del arquitecto don Joaquín Toesca.

      aparece marcado un cauce de aguas, se trata del Canal Baeza, que atravesaba Talca de oriente a poniente, cruzado por un puente en la calle 1 oriente, a raiz de trabajos del agua potable en 2010 se encontró los restos enterrados de este puente de cal y Canto. Ahora hay arqueologos trabajando en su identificacion.

    keyboard shortcuts: previous photo next photo L view in light box F favorite < scroll film strip left > scroll film strip right ? show all shortcuts