new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Los pilares de la Lonja | by fffrancis
Back to photostream

Los pilares de la Lonja

Declarada Monumento Historico Artistico Nacional en 1931 y Monumento Patrimonio de la Humanidad el 07-12-1996

 

"por tratarse de un lugar de valor universal excepcional, ejemplo de edificio secular

de finales del periodo gótico e ilustrativo del poderio y riqueza de las grandes ciudades

mercantiles mediterraneas"

 

Si un edificio pudiera simbolizar la pujanza y la riqueza del floreciente siglo XV valenciano, éste sería sin lugar a dudas La Lonja. Muestra del alcance de la revolución comercial en el Medievo, del desarrollo social y del prestigio alcanzado por la burguesía valenciana. Es la pieza más singularmente bella de la arquitectura civil valenciana en la Baja Edad Media.

 

La lonja de Valencia es uno de los edificios emblemáticos de la ciudad, pieza maestra de la arquitectura civil gótica, y maravilla en piedra gótica. La llamada Lonja de la Seda o de los Mercaderes es un edificio del siglo XV que además de Patrimonio de la Humanidad está considerado como el más brillante ejemplo del gótico civil europeo. Situada en el conocido como "Barri del Mercat" (Mercado), es uno de los barrios históricos de la ciudad. En los primeros tiempos de la reconquista también se le conoció como barrio de Tarazona, aunque tal denominación ya ha pasado a la historia.

 

El nombre de lonja proviene de la voz italiana "logia" que significa pórtico, ya que bajo los pórticos de iglesias y edficios públicos era donde se reunian los mercaderes para realizar sus transacciones y estar a resguardo de las inclemencias del tiempo.

 

La historia cita que a mediados del siglo XV la prosperidad mercantil había alcanzado tal desarrollo en Valencia que el Consejo General de la Ciudad, considerando insuficiente el local de la primitiva Lonja, que se hallaba situada en lo que actualmente es la plaza del doctor Collado (detras de la actual Lonja), acordó que se construyese una Lonja "molt bella, magnífica y sumptuosa, la cual fora honor e ornament daquesta insigne ciutat". Compráronse al efecto veinticinco casas, y arrasadas que fueron, comenzóse a levantar el suntuoso edificio. Pere Compte, maestro cantero, "molt sabut en l'art de la pedra", según se le cita en documentos de la época, y que ya había acreditado su pericia en diversas obras, especialmente en la prolongación de la Catedral, por él terminada, fue el encargado de las obras.

 

El soberbio edificio es uno de lo más importantes en la arquitectura gótica civil de Europa. Sus grandes fachadas rectangulares y labradas, los suntuosos medallones, las artísticas gárgolas, los pináculos ligeros, las proporciones de sus bellisimas puertas, los delicados ventanales, los señoriales escudos y las majestuosas almenas, rematadas por coronas reales, recuerdan épocas de esplendor, donde el Renacimiento y el gótico bordó sus más delicadas y elegantes fantasias.

 

La lonja de los mercaderes está edificada en el centro de la urbe, como centro de poder de la misma y muestra de la gran ciudad que era Valencia en aquellos tiempos. Frente al Mercado Central y el templo de los Santos Juanes "Barri del Mercat". Este rincón ha sido calificado por numerosos cronistas de Valencia como un escenario colorista y ruidoso dotado de un encanto sensual, al que es dificil sustraerse.

 

Cerca de la lonja actual, en la plaza del doctor Collado, existía ya a principios del siglo XIV una lonja posteriormente conocida por "Llotja de l'Oli" (La Lonja del aceite), aunque también se empleaba para otras operaciones mercantiles.

 

Al resultar insuficiente, "El Consell General de la Ciutat" (Consejo General de la Ciudad) resolvió en 1469 contruir un edificio que reuniera las comodidades y condiciones requeridas. Se le llamó "Lonja de los Mercaderes" porque al uso de ellos se dedicaba, y "Lonja de la Seda" en razón del comercio que allí se realizaba, como era la seda.

 

El "Consell General de la Ciutat" fue una institución creada por Jaime I en la ciudad de Valencia en 1245 con la finalidad de organizar politica y administrativamente la vida pública local. El rey cedía parte de su poder en estas personas para que gobernasen la ciudad en su nombre. Eran elegidos por los prohombres de la ciudad y no podían ser ni nobles ni clérigos. Más tarde se extendería esta institución a otras ciudades valencianas. Sus integrantes eran llamados los jurados de la ciudad, y en la actualidad vendría a representar lo que hoy es un Ayuntamiento.

 

La primera piedra se colocó oficialmente el 7 de noviembre de 1482 aunque el inicio de las obras fue el 5 de febrero de 1483, según se encargaron de perpetuar los constructores en una inscripción en piedra, y se dieron por terminadas, en lo fundamental colocandose la última clave de la bóveda del salón de contratación el 19 de marzo de 1498. La clave central de la bóveda la forman un conjunto de cuatro escudos de la ciudad unidos entre si.

 

La incripción de comienzo de la obra figura en letra gótica en la filacteria que adorna el escudo de la ciudad, en la esquina del edificio que da a la Plaza del Doctor Collado. Y dice: "La noble ciutat hi ... de Valencia ab cor de acabar la mia excellencia me ha començat a cinch de febrer del any que corrent es compta en ver MCCCCLXXXIII". (La noble ciudad de Valencia acordó mi excelente fábrica a 5 de febrero de 1483).

 

A lo largo del siglo XV Valencia apareció como una de las principales plazas comerciales del Mediterráneo. La importancia de la actividad mercantil condujo a la construcción de grandes edificios públicos para albergar las operaciones de intercambio y ubicar las sedes de los órganos y de gobierno mercantil. La Lonja de Valencia se contruyó con el objeto de dar cabida a las numerosas operaciones de contratación de aquellos productos que se comercializaban en la ciudad. En ella se reunian mercaderes y comerciantes para llevar a buen término sus transacciones, principalmente de seda, ya que la manipulación de este material tenía gran importancia entre los habitantes de la ciudad y sus alrededores.

 

La principal figura que intervino en la construcción fue Pere Compte, ciudadano de Valencia, con categoria al mismo tiempo de arquitecto e ingeniero. Perítisimo en el arte de la piedra "molt sabut en l'art de la pedra", según lo definió el capellan del rey Alfonso el Magnanimo.

 

Pere Compte y Johan Yvarra fueron elegidos en 1481 para la construcción del edificio, no obstante, hasta cinco nombres de "pedrapiquers" se conocen. Pere Compte y Johan Yvarra fueron los primeros, este último también muy conocido hasta el punto que en los escritos se hace constar "de modo quel hun mestre no sia subordinat al altre nil altre al altre" (de modo que ningún maestro este subordinado al otro).

 

Pere Compte emprendió la obra de la nueva Lonja en 1482 y la concluyó en 1498, en tan sólo quince años, quedando el Consejo General tan satisfecho de su constructor, que le nombró alcaide perpetuo de tan grandiosa obra debida a su ingenio y asignandole el sueldo de trescientas libras anuales.

 

Más tarde también se le encargó las obras del edificio adjunto, del Pabellón del Consulado, pero no pudo acabar su obra, ya que falleció en 1506.

 

El conjunto se divide en cuatro partes: La Sala de Contratación, El Torreón, el Pabellón del Consulado y el Jardin. Guardan entre si perfecta armonía. La Torre central severa y robusta, de elegante trazo y a sus lados el Pabellón llamado del Consulado y el grandioso Salón Columnario o Sala de Contrataciones que indudablemente, por su magnificencia y por sus proporciones extraordinarias resulta lo más admirable del magnifico edificio.

 

Comprende el conjunto una superficie aproximada de 2.000 metros cuadrados, formado por un rectangulo de 51,47 metros x 39,10 metros. La sala de contratación tiene una superficie de 35,60 metros cuadrados x 21.39 metros cuadrados y una altura de 15,75 metros.

 

El edificio tiene una traza rectangular, la fachada principal recae a la Plaza del Mercado (fachada oeste), la fachada posterior recae en la calle de la Lonja (fachada este), y la fachada izquierda según se mira el edificio, a la calle Cordellats (fachada norte) , y la de la derecha a una calle peatonal, a la que se accede por unas escaleras que recibe el nombre de Pere Compte, mestre en el noble art de la pedra (fachada sur). A esta calle también se le denomina calle de los escalones de la Lonja. El estilo gótico llega a Valencia con la Conquista, sin embargo, y dada la fecha en que se produjo (la ciudad de Valencia fue conquistada en 1238), este estilo no es el mismo que se estaba desarrollando en el norte de Europa. Por sus caracteristicas especiales algunos especialistas lo denominan gótico mediterráneo o meridional. La arquitectura gótica se caracteriza por ser más elevada que sus predecesoras, aparecen altos pilares, más vanos, enormes ventanales y vidrieras, se utiliza sobre todo el arco apuntado en sus diversas variantes: lobulado, trigeminado, etc. La escultura se utiliza para adornar el edificio. Se colocan obras escultóricas o relieves en tímpanos, jambas, etc., mientras que en el interior la decoración es de tipo geométrico o con motivos vegetales. Algunos elementos como los púlpitos de las grandes iglesias se convierten en soporte de complicados diseños escultóricos cuyo significado es, a veces, muy complejo. El realismo y el movimiento sustituyen a la antigua estaticidad.

 

La Sala de Contratación o Salón Columnario constituye el cuerpo principal del edificio. Su contrucción se inspira en la Lonja de Palma de Mallorca a la que llega a superar en belleza y técnica. La Lonja palmesana fue contratada con Guillem Sagrera en 1426, dandose la circunstancia que este a su vez se inspiró en la Sala Capitular del Convento de Santo Domingo de Valencia para la construcción de su lonja mallorquina.

 

El Salón Columnario o Sala de Contratación se inició en 1482 y consta de una gran sala dividida en tres naves longitudinales de igual altura, sostenida la bóveda por columnas helicoidales donde apean los arcos de crucería de la bóveda, dando la vistosa apariencia de palmera. El edificio está concebido como un templo al comercio y presenta un marcado carácter simbólico, en el que se ha querido ver la representación del paraiso en el que las columnas sería los árboles y las bóvedas representarían la cúpula celeste. Es un amplio recinto de 35,60 metros de largo por 21,39 de ancho y 17,40 de altura en su punto más alto. Por el exterior la altura que alcaza el salón de contratación contando las almenas es de 22,16 metros.

 

La magnifica decoración que se despliega en una rica iconografía invade casi todo el edificio con motivos cotidianos, religiosos, animalísticos o guerreros, emergiendo en baquetones, jambas, dinteles, etc. El techo de la bóveda fue pintado en 1498 por el maestro Martí Girbes de azul con estrellas, queriendo simular la bóveda celeste. Las claves y los nervios se pintaron de verde, pan de oro y rojo. En 1506 la policromia de los arcos fue sustituida por dorados, y así se mantuvo durante siglos, hasta que en el siglo XIX se decidió eliminar cualquier resto de pintura de la Sala de Contratación.

 

Sobre las columnas y a una altura de 12 metros unos delgados haces de nervios se distribuyen para formar los arcos. En sus claves podemos encontrar figuras de santos, cada santo corresponde al patrón de los gremios valencianos de la época. Un adorno de soga trenzada enlaza las claves con las ménsulas, en clara referencia al gremio de los sogueros (fabricantes de cuerdas). Noventa y siete claves podemos encontrar en esta Sala, aparte de los citados santos titulares de los gremios, en ellas podemos encontrar angeles músicos y oferentes, escudos de la ciudad, escudos reales etc.

 

La sala de contratación es un espacioso rectangulo, dividida en tres naves longitudinales y cinco transversales, cuya elevada bóveda de crucería sostienen un total de veinticuatro columnas helicoidales, ocho de ellas exentas, doce medias columnas adosadas a los muros y, las cuatro restantes cuatro partes de columna que ocupan los angulos del amplio salón. A una altura de 11,20 metros, corre una inscripción latina realizada en 1498 con caracteres góticos, pintada en oro sobre fondo oscuro y que dice asi:

 

Inclita domus sum, annis aedificate quindecim gustate et videte concives quoniam bona est negociacio que non agit dolum in lingua quae iurat proximo et non decepit quae pecuniam non dedit ad usuram eius mercatores sic de gens diviciis redundabit et tandem vita fruetur eterna.

 

cuya traducción podría ser asi:

 

Casa famosa soy, en quince años construida. Compatricios, comprobad y ved que bueno es el comercio que no lleva el fraude en la palabra, que jura al prójimo y no le falta, que no da su dinero con usura. El mercader que así haga rebosará de riquezas y después gozará de la vida eterna.

 

 

La sala de contratación dispone de cuatro puertas de acceso, una en cada fachada, y la cuarta con acceso desde el jardín.

 

Las tres que dan al exterior dispone cada una de dos amplias ventanas rectuangulares góticas por donde entra la luz, y una puerta de acceso. La fachada recayente al Mercado, que es la principal es de advocación mariana, no en vano la Virgen es la Patrona del gremio de los mercaderes.

 

El pavimento de la Sala de Contratación, lo forman piezas de mármol negras, blancas y de color canela, las cuales se unen en algunos puntos para formar estrellas de seis puntas rodeadas por cuadrados. Este suelo no es el original aunque sigue el mismo modelo que el original a excepción de las estrellas que son inventadas.

 

En esta sala se instaló la Taula de Canvis i depòsits (Mesa de Cambios y Depósitos), instituida en 1407 por el Consejo Municipal de Valencia que obtuvo prestigio por su solvencia y volumen de operaciones bancarias. Actualmente la Taula o Mesa en la que se realizaban las transacciones mercantiles, así como la primera letra de cambio conocida en España, se encuentra en el archivo municipal de Valencia, situado en el Palacio de Cervelló.

 

La taula de canvis era una institución de carácter municipal que se dedicaba al cambio de moneda y al depósito de objetos de valor. Fue creada por privilegio concedido por Martin el Humano el 15 de octubre de 1407, aunque no comenzó a funcionar hasta el 31 de junio de 1408.

 

Diferentes avatares le llevarón a la liquidación en 1416. Pero el 14 de abril de 1519 se inauguró la Nova Taula y perduró hasta 1649. Por algún tiempo se ubicó en la dependencias de la Lonja de Valencia al ser el centro mercantil de la ciudad. En 1649 apareció la Taula Novíssima que funcionó hasta la promulgación de los decretos de Nueva Planta y la abolición de los fueros a comienzos del siglo XVIII, desapareciendo definitivamente en 1719.

 

En la Sala de Contratación encontramos la cuarta puerta que da acceso al jardín o patio de los naranjos. La portada tanto por el interior (la que recae al salón columnario) como por el exterior (que recae al jardín) son de caracteristicas similares. Se compone de un doble arco rebajado sobremontado por un gran arco conopial. Este apea en dos ménsulas decoradas. Excelente muestra de los "pedrapiquers" valencianos, está ornamentada con caprichosas figurillas, decoración vegetal y hojarascas cinceladas en piedra.

 

Como ya hemos indicado el arco conopial de la portada interior apea en dos ménsulas, la de la izquierda representa a un centauro tocando un instrumento músical parecido al tambor, la ménsula derecha representa a un centauro tocando una flauta. Sobre el espacio que queda entre el arco rebajado y el conopial el escudo del Reino de Valencia y sobre la parte superior del arco conopial un florón cruciforme.

 

Entre las figurillas que adornan esta portada interior destaca que muchas de ellas son centauros tocando instrumentos musicales.

 

Ya hemos comentado que esta misma portada, pero por la parte recayente al jardín, tiene caracteristicas similares a su pareja interior. Un gran arco rebajado y otro conopial sobremontado por encima. Este apoya en dos ménsulas. En el espacio resultante entre el arco rebajado y el conopial vemos el escudo de la ciudad y rematando el conjunto el florón cruciforme.

 

La ménsula de la izquierda representa a Sansón luchando contra el león, mientras que la de la derecha representa una escena de un jinete a caballo siendo acechado por un hombre con una maza y pezuñas.

 

En las jambas, encontramos diversa decoración de tipo vegetal y hojarasca, junto con representaciones de lanceros, hombres a caballo, arqueros y dragones. También una escena de un ave emplumada con una figura humana a cada lado. En otra escena un hombre parece que azuza o se defiende con un palo de un animal monstruoso y en otra dos figuras vestidas de peregrino descansan una junto a otra, mientras una de ellas bebe de la calabaza. En otra escena un animal ataca a un hombre a caballo que se defiende con una lanza.

 

2,585 views
9 faves
3 comments
Taken on January 31, 2016