ANTITRIBALL
A principios de 2008, con el titular “triBall compra un barrio” se presentó a la ciudadanía el proyecto triBall. Bajo estas siglas se esconde una maraña de empresas cuya actividad durante esos meses se ha centrado en la compra de locales en el centro de Madrid. Las calles de Ballesta, Desengaño, Barco y otras que abarcan desde Gran Vía hasta el barrio de Malasaña son ahora de triBall.

Su objetivo es la transformación de la zona, expulsando a los antiguos vecinos y comerciantes, introduciendo en primera instancia un nuevo modelo de comercio y, en última instancia, una operación especulativa encubierta. Todo ello, desarrollando una campaña de marketing y publicidad que legitimen esta operación, siendo los artistas y diseñadores el capital cultural utilizado. Como baluarte que legitima la operación y que otorgan un nuevo valor simbólico a la operación urbanístico-especulativa puesta en marcha por triBall.El proyecto Antitriball surge como respuesta de oposición a la operación urbanística de un holding de empresas, que han puesto en marcha en el centro de Madrid. La operación puesta en marcha por la empresa triball en el barrio de Malasaña es el arquetípico proceso de gentrificación que se repite en muchas ciudades europeas. Como respuesta a este proceso se pone en marcha el blog Antitriball, que articula una campaña de guerrilla comunicación frente a la operación de marketing urbano que supone Triball.
TriBall desarrolló una campaña de marketing y publicidad para legitimar por un lado esta operación y, por otro, construir la nueva imagen que se quiere proyectar como producto comercial: 45 mentes creativas. Como respuesta y en contraposición a esta campaña desde antitriball se convocó a una gran acción colectiva :45 mentes activistas
73 photos · 11 views