Recr.211 años de la Batalla de Vimeiro (Portugal) 27-7-2019
Sucedida el 21 de agosto de 1808, la batalla de Vimeiro fue una de las grandes victorias de la Guerra Peninsular. No sólo puso fin a la Primera Invasión francesa, iniciada en 1807, sino que también derrotó a los hasta entonces “invencibles ejércitos napoleónicos”.
La aprobación por parte del Gobierno Británico de una expedición a Portugal contribuyó aún más a un sentimiento y a insurrecciones contra el ocupante francés por parte de los portugueses. Al Norte fueron muchas las ciudades y poblaciones que proclamaron la restauración del Reino. Al Sur, ese sentimiento fue algo más contenido debido al gran número de efectivos militares franceses. El 1 de agosto de 1808, los ingleses bajo el mando de Arthur Wellesley (futuro Duque de Wellington) desembarcaron en Lavos, Figueira da Foz. El 10 de agosto se concentraron en Leiria con las fuerzas portuguesas bajo el mando de Bernardim Freire de Andrade. La estrategia adoptada fue la de marchar rápidamente a Lisboa, cerca de la costa. Así, Arthur Wellesley avanzó con sus fuerzas con el apoyo de algunas unidades portuguesas y Bernardim aisló las poderosas fortalezas de Almeida y Elvas, en poder de los franceses. El 17 de agosto tuvo lugar la primera batalla de la Guerra Peninsular en Roliça, Bombarral, siendo derrotados los franceses. Al tener conocimiento del avance inglés sobre Lisboa, Junot marchó con el grueso de su ejército al encuentro de las tropas inglesas. Aunque, tras tener información de que el ejército inglés ya se encontraba en la región de Lourinhã, se reunió con las fuerzas restantes de Roliça y siguió en dirección a nuestro municipio.
Entretanto, Wellesley recibió refuerzos en Porto Novo, Vimeiro, de 4.000 hombres, lo que elevó su efectivo a 19.000 hombres, contra los 13.000 de Junot. En la madrugada del 21 de agosto, los franceses llegaron a Vimeiro dispuestos para combatir cuerpo a cuerpo. Wellesley asumió posiciones defensivas en las áreas más elevadas de Vimeiro y Ventosa, sacando partido del terreno. Junot dividió el ejército en dos frentes de ataque, una contra la colina de Vimeiro, flanco derecho luso-británico, y otra contra Ventosa, flanco izquierdo aliado. Sus fuerzas, ya en desventaja numérica, cargaron sobre un enemigo numeroso que supo sacar partido al terreno. Wellesley empleó también una táctica de contra-costa, lo que llevaba a los franceses a subir los cerros pensando en dominar fácilmente las unidades en la cumbre, cuando en el último instante surgían las unidades ocultas en el lado opuesto. Ni la mayor experiencia de las fuerzas francesas impidió la derrota. Durante la mañana casi todas las unidades francesas fueron derrotadas. Junot perdió cerca de 2.000 hombres entre muertos, heridos y prisioneros, y el ejército aliado cerca de 700. Junot fue obligado a rendirse, pero increíblemente, consiguió un acuerdo muy ventajoso, que quedó bien delineado en la famosa Convención de Sintra.
10 photos · 3 views